José Ignacio Torreblanca

Tu muro, mi valla

Por: | 30 de julio de 2015

Captura de pantalla 2015-07-30 09.36.37

En el mundo hay Gobiernos que no quieren que la gente salga y Gobiernos que no quieren que la gente entre. Durante la guerra fría, los países de la órbita soviética, también la España de Franco, prohibían a la gente salir o ponían muchas restricciones para hacerlo, no fuera a ser que no volvieras o que regresaras con ideas inadecuadas. Pero aun así muchos lo intentaban: cuando a la gente le prohíben votar con las manos acaba votando con los pies. En esa fea costumbre de prohibir salir siguen instalados muchos regímenes dictatoriales, incluyendo China, que restringen la salida de aquellos que disienten del régimen de partido único.

Pero tras el fin de la guerra fría las tornas han cambiado y los países que antes se quejaban de los muros de los demás se han dedicado a erigir todo tipo de vallas para impedir que accedan aquellos que, siguiendo una costumbre ancestral de la humanidad, utilizan sus pies para ir a buscar comida o garantizar la propia vida. Noten por favor un matiz importante: a las barreras que impiden la salida de los países de los demás les llamamos muros, pero a las que impiden la entrada en los nuestros (incluido España) les llamamos vallas, como si al llamarlo así el obstáculo fuera más liviano.

Paradojas de la vida. Recuerden si tienen un momento a ese Ronald Reagan que en junio de 1987, encaramado a una tribuna en Berlín, instaba a Gorbachov a derribar el Muro. O al Gobierno húngaro que en mayo de 1989 desmantelaba las alambradas en su frontera con Austria, permitiendo a los alemanes orientales huir de ese gigantesco presidio que era la RDA. Y ahora avancen los relojes y contemplen esa propuesta de Donald Trump de construir un muro sobre los 3.145 kilómetros de frontera que EE UU mantiene con México. O deténganse en las obras de construcción de la valla que aislará los 175 kilómetros de frontera húngara con Serbia. Hungría lleva en lo que va de año 80.000 solicitantes de asilo, en comparación con los 43.000 que recibió el año pasado. En ausencia de política, ponemos vallas, o directamente muros. Nos falta un Quevedo europeo que pudiera “mirar los muros de la patria europea” y lamentarse. 

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el miércoles 29 de julio de 2015

Hay 13 Comentarios

Todos somos seres humanos habitantes del mismo planeta.
Por otra parte, los culpables de la emigración soo nosotros. Recuerden el caso de Somalia. ¿Quién pescaba en sus aguas y, por tanto, les robaba una parte importante? ¿Quién destrozó su soberanía alimentaria? ¿Quién vertió en sus costas toneladas y toneladas de bidones con residuos tóxicos y peligrosos?

Interesante reflexión.


A lo largo de la historia, incluso en nuestra época, las libertades de los ciudadanos se han visto limitadas por muros de diferente naturaleza, unos físicos, de carácter ideológico, como el Muro de Berlín, otros más sutiles, como los muros económicos. Muros económicos, que existen en todo tipo de sociedades, capitalistas, comunistas, cristianas, de religión musulmana, destinados a diferenciar a unos ciudadanos de otros en función únicamente de su poder adquisitivo. Muros económicos aceptados socialmente, y considerados justos incluso cuando representan discriminación y limitación de derechos, por ejemplo cuando los que están a un lado del muro tienen una asistencia sanitaria mejor que las del otro lado, muros defendidos a través del uso de la fuerza incluso en los estados democráticos.


Seguramente muchos ciudadanos españoles, melillenses, tampoco pueden entrar en el campo de golf de la fotografía, pero en cambio el muro económico que se lo impide es considerado justo, lógico, aceptable. ¿Por qué entonces si debemos de dejar entrar a otro tipo de ciudadanos, inmigrantes del sur del Mediterráneo, en Melilla y con ello en España, o sea, en la UE?


Indudablemente es un tema complejo. No todos los muros son iguales. Hay muros que han existido y existen con el fin de oprimir a los ciudadanos, otros, en cambio su fin es contribuir a defender derechos de unos ciudadanos frente a otros. Por ejemplo, frente a los derechos de los ciudadanos integrados en lo que podríamos denominar movimientos migratorios organizados, masivos y no deseados por las comunidades de destino, están los derechos de los ciudadanos de esas comunidades de destino. Las comunidades tienen derecho a proteger sus derechos, garantizar su seguridad y su bienestar. Surge así la necesidad de definir comunidad. ¿Comunidad debe ser sinónimo de nacionalidad? ¿Cuándo se debe de considerar que una persona pertenece a una comunidad? Únicamente cuando ha nacido en ella o también cuando ya tiene determinados vínculos con la misma ¿Qué tipo de vínculos deben dar derecho a que tipo de derechos?


Lo que está ocurriendo en Calais es muy interesante, a los colectivos de inmigrantes que se encuentran allí ya no les llega con vivir en la rica Francia, ni siquiera en la Europa continental, quieren cruzar a Reino Unido donde saben que existen diásporas de gente de su nacionalidad que les acogerán y les ayudarán, buscándoles alojamiento, trabajo, y ayudas del Estado. La cuestión es ¿Tienen derecho los británicos a proteger su comunidad, y permitir entrar en ella a quien quieran o por el contrario deben de tener la obligación de acoger en ella a todo el mundo que lo desee? En mi opinión, la respuesta está clara: la comunidad británica, como toda comunidad, tiene derecho a aceptar a quien desee.

¿Sólo publica los comentarios que a ud. le gustan?

[Nota de JIT: Lo lamento pero he estado fuera de España y sin acceso a Internet. Publico todos los comentarios no ofensivos con otras personas o el autor]

ESPAÑA tiene un Muro en Ceuta y Melilla para frenar a los africanos hambrientos, pero los progres españoles miran para otro lado y critican el Muro de Israel para frenar a los Terroristas palestinos. ¿Les parecen mas peligrosos los Hambrientos que los Terroristas? ¡¡Cuanto cinismo facha!! ¿Me publicarán ésto, o seré sensurado?

Cameron dijo, ayer: "enjambres". Savater escribió, hace pocos días, un infame artículo de viejo europeo blanco y temeroso que tituló "gobernar". El informe de la ONU de ayer habla de África como la región más poblada del mundo en 2050. En Europa sale agua potable del grifo, incluso se usa para el wc. 1/3 de la comida se tira a la basura. Se multiplican las casas vacías, a medida de que disminuye la cantidad de jóvenes. Lo normal es que la policía no te detenga arbitrariamente para extorsionarte. Esto no tiene solución. Como no la tiene el asunto de la droga. Cuanto más se prohíbe, más sube el precio y los incentivos para traficar. El partido de Orban, Farage, LePen, Savater irá a más. Solo se puede añadir que los emigrantes somos los mejores. Tenemos más confianza en nosotros y en el prójimo. Si es posible, elegimos viajar en lugar de matar. Los que vienen de África son los más fuertes, probablemente elegidos por sus clanes (poner a alguien en Europa cuesta muchos miles), porque sus posibilidades son mayores. Europa, cuando se pone fronterista, como ahora y en tiempos no muy lejanos, es capaz de matar muchos millones. Es decir, sitio no falta. Pueden tratarnos como enjambres o como a personas. El resultado será muy diferente.

DONALD TRUMP no ha atacado a los mexicanos, sino a los mexicanos que entran ilegalmente a EE.UU.. ''NO NOS MANDAN A LOS MEJORES, SINO A LOS PEORES'' ha dicho Donald Trump. Dado el gran crecimiento que México ha alcanzado en los ultimos años, es muy posible que sea cierto que los mejores se queden en casa. Por otro lado, la muralla ya está en marcha hace rato!

Escribo desde el otro lado del Atlantico donde vivo hace mas de 40 años. conozco de primera mano la inmigracion europea antes de la llamada primera guerra mundial, la llegada de miles de inmigrantes europeos a America tanto del norte como del sur entre las dos guerras llamadas mundiales y despues de al segunda, por eso les recuerdo a los europeos lo que el libro de Exodo de la bibllia Judeo Cristina aconsejaba a los hebreos una vez instalados en la tierra prometida:Trata bien al inmigrante que vive contigo, recuerda que inmigrante fuiste tu en Egipto, eso hace 4000 años y los hombres seguimos empeñados en construir vallas y muros, pero no hay valla ni muro que pueda deterner la fuerza que genera el hambre y en otros casos la persecucion por motivos religiosos o politicos. Progongo que a la entrada de todos los edificios publicos de Europa se coloque un escrito que diga. Recuerda que tus abuelos emigraron a America y otros lugares del mundo.
N.B No es mi caso pues no tengo, hasta lo que yo conozco, abuelos ni parientes lejanos ni cercanos que hayan emigrado.
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

En la España del tirano, entre los últimos años 50 y los primeros 70, momento en que la crisis del petróleo puso fin a aquel trasiego de gente trabajadora, se vendió mano de obra a Europa en cantidades más que masivas. Lo cierto es que volvieron muchos de esos trabajadores con ideas inadecuadas, y muy inadecuadas, incompatibles todas ellas con la tiranía. Es mas: dichas ideas y las gentes que las profesaban fueron el sine qua non de la Transición.

Donald Trump, dentro de su xenofobia irredenta, lo que hace este individuo es alargar el muro que ya está empezado en la frontera mexicana con EEUU. Ahora Turquía quiere hacer su propio muro para que los emigrantes sirios no entren en su país. El construir muros y vallas no es de ahora, los chinos empezaron a construir una muralla y la dejaron por imposible.
Nadie quiere tener a personas que no sean de su agrado dentro de sus fronteras. Donlad Trump tiene que saber que él mismo es hijo de emigrante, ya que, su aspecto no es de ascendencia sioux. Si hay algún país mestizo en este mundo es precisamente EEUU. No que no sabe Trump es que, el ansia del desesperado por mejorar su forma de vida no tiene barreras. España tiene sus vallas para impedir que los menesterosos africanos no puedan penetrar sus fronteras, sin embargo, España comprueba que viven en este país personas que han saltado las vallas tres, cuatro o cinco veces hasta que lo consiguen. No hay muro que no haya sido asaltado. Construir uno tiene un interés económico como inversión en obra pública pero nunca conseguirá el propósito para el que se construyó.

El tema de la desbandada de ciudadanos africanos y de otras partes del mundo, que pagan sumas de dinero para que los transporten al otro lado del mar Mediterráneo, es una cosa muy seria.
Por el escarnio social que representa y que se nos presenta delante de los ojos a los ciudadanos europeos, que sostenemos con nuestros impuestos el coste de todas nuestras instituciones públicas como dicta la ley, que acatamos de buen grado.
Y cumplimos con todos los compromisos legales.
Desde pagar el gasto diario que nos toca, hasta colaborar solidariamente con los compromisos de los estados.
Por eso sorprende que no se den soluciones en los países de origen a los ciudadanos extranjeros en precario.
Y se vea como un mal menor el que se marchen a Europa a mendigar por las calles errantes y sin nada.
En la pura miseria, de la que somos responsables aquí en Europa la ciudadanía.
Deteriorando el estatus alcanzado y sin darles soluciones a quienes vienen sin rumbo ni documentación reglada.
Una situación caótica que nada tiene de humanitaria por lo mal organizada, donde solo ganan los traficantes de personas que se ríen de los derechos humanos y de las necesidades de quienes están en la ruina.

Hay que diferenciar - entre la inmigracíón económica (ningún país está obligado a aceptar este tipo de inmigración, si no ha sido requerida) - de los refugiados o solicitantes de asilo provenientes de países en conflictos bélicos, persecusiones y/o torturas, etc.etc. (Eritrea, Irak, Libia, Siria, etc.) a los que si estamos obligados a prestar la ayuda humanitaria necesaria. Desafortunadamente, son varios los países de la UE que se han negado a aceptar la cuota que la CE les había señalado. Es una vergüenza!

¿Y cuál es la solución? si se cierran fronteras mal. Si se abren también. Regularizar con medidas tipo contratación en origen queda bien en papel y a veces funciona, pero no hay trabajo para tanto emigrante a niveles globales . Cerrar mercados a mano extranjera tampoco.
El siglo XXI y la superpoblación. A ver qué solución.

Para Muro, el que asfixia a Palestina

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal