José Ignacio Torreblanca

Descubrirse ante la CUP

Por: | 02 de noviembre de 2015

Captura de pantalla 2015-11-02 01.08.59

Hay que descubrirse ante la CUP (Candidatura de Unidad Popular), revelación en las elecciones catalanas. Mérito propio o demérito de Junts pel Sí, que un movimiento antisistema haya logrado convertirse en la bisagra política de una sociedad culta, rica, educada y exportadora situada en el corazón de Europa no deja de ser reseñable.

La CUP tiene dos cosas fascinantes. La primera, un posicionamiento radical a favor de la independencia y, a la vez, en contra del nacionalismo. Su cabeza de lista, Antonio Baños, ha dicho que desprecia “a quien hace de las tradiciones catalanas el centro de la discusión política”. Fuera pues todos los tótems sagrados de la construcción nacional catalana, desde Guifré el Pilós a 1714 pasando por la cultura o la lengua. El rollo étnico esencialista, vienen a decir, es de derechas y por tanto no nos interesa. Si la CUP es independentista es porque quiere romper con el Estado neoliberal y opresor español y crear una nación política republicana, una economía socialista y una sociedad igualitaria. Conseguir la independencia para luego recrear una sociedad burguesa y desigual, una democracia liberal y una economía de mercado anclada en la Unión Europa y la OTAN idéntica a la existente es un sinsentido, sostienen (no sin razón).

El segundo elemento rompedor es su posición respecto a la Unión Europea. Mientras Más, Romeva y Junqueras se desgañitan asegurando que una Cataluña independiente en modo alguno saldría de la Unión Europea, la CUP insiste, con toda coherencia, en la retirada voluntaria de una Cataluña independiente de la UE. Porque, ¿en qué cabeza cabe pensar que se puede hacer una república socialista y autogestionaria siendo miembros de la UE y compartiendo deuda y moneda con Merkel? Que no se preocupe pues nuestro Ministro de Exteriores. Con la CUP no hacen falta digresiones sobre los Tratados de la UE y las cláusulas de adhesión. Debate zanjado.

 Sí, la Cataluña a la que aspira la CUP es un Objeto Político No-Identificado, algo tan radical como huérfano de modelo de referencia en el mundo occidental. Que en sus manos esté la llave de la Generalitat y de la independencia es para descubrirse.
 

Hay 10 Comentarios

"Un modelo huérfano de referencia en el mundo occidental". Viendo la deriva de modelos con linaje no parece una mala idea.
Otros mimbres para nuevos cestos.

Sisifo, vuestro espejo! | 03/11/2015 22:00:06
Los catalanes son españoles... incluidos los separatistas catalanes.
Son los separatistas catalanes los que quieren romper UNILATERALMENTE los acuerdos que ellos mismos ayudaron a elaborar, aprobaron y los que el pueblo (91% en Cataluña) refrendó.
Insisto en que Francia es un país IMPECABLEMENTE DEMOCRÁTICO y hay que ver el autogobierno que reconoce a sus regiones y a las lenguas minoritarias... y a nadie se le ocurre intentar desintegrar el estado francés y robarle a los franceses su derecho a decidir...
Insisto en que ningún Europeo reconoce más autogobierno a sus regiones que España y en que nadie reconoce a sus lenguas minoritarias como lo hace España a las que considera cooficiales.

@Publicado por: pedro ramos | 02/11/2015 11:34:56
Quien niega la realidad y quiere hacernos comulgar como siempre lo han hecho los mismos, solo merece que le llamen por su nombre.

Impongan su fe inapelable y veamos que pasa.

No se preocupe siempre ganan los intolerantes en España, con la bendicion de la Iglesia claro,esa es nuestra roca... Siglo tras siglo...


No es mi culpa si sus rebuznos se oyen hasta en Paris, donde resido.
Porque a lo mejor cree Vd. que con la crisis que se avecina los demas paises van a hacer hacer la diferencia entre catalanes y españoles...


Ellos solo oyen rebuznos y no entienden que nos pasa a los españoles.
No entiendo como Vds. no entienden que tienen un problema enorme..
Todos en coro Hiha! HIha! para que les oigan mejor fuera de España puesto que todos estan convencidos de tener razon, a pesar de repetir las mismas hazañas siglo tras siglo...


Bravo, olé y Viva España cañi!


Cree Vd; qu en el extranjero entenderan otra cosa que se trata de un galimatias que solo entienden los españoles?

Solo piensan, la mayoria, que volvemos a las andadas..

Pero siga persistiendo en darse aires de profesor y no se preocupe, fuera de España nadie entiende nada...
Solo pensaran que somos unos garrulos e incendiarios... Nada ha cambiado..

Seguimos sin resolver la politica con politica. Solo saben Vds. Imponer, en toda legalidad claro..

Lo que verdaderamente es una injusticia, es que Barcelona no sea la capital de España y eso duele mucho. Españoles; estamos robando la felicidad a los separatistas. Cuidado que somos malos.

Hace bien profesor en centrarse en nuestros problemas ya que parece ser desde arriba ya no hay consigna de 'caña a Putin', aunque para no poner todos los huevos en la misma cesta nos tuitea Ud a la inefable Sr. Palacio -née Jauregui- ex ministra de nuestro ex más guerrero. Aun recuerdo el ver en directo su intervención en la ONU ese nefasto día en el que el Sr. Powell agitaba la ampolla capaz de envenenar a todo el mundo occidental y civilizado por el malo malísimo, el entonces cuco de rigor Saddam. Me atrevo a afirmar que la palabra masiva fue pronunciada más veces, con tono más chillón y con más energía por nuestra ex ministra, por lo que no es de extrañar que cuando todo el polvo se asentó esta terminó con un trabajito de esos de puerta giratoria en el banco mundial, bajo las órdenes de un tal Wolfowitz.
Así que en su valiente -como Ud. lo califica- artículo la Sr. Palacio nos dice que:

en lugar de dejarnos atrapar por las fábulas admonitorias de Putin sobre Siria y Libia.

Ay profesor, esperamos su leña al fuego, si lo de Libia fue una fábula el pobre Samaniego se retorcería en su tumba, déjese de amistades peligrosas, que esa escalera en la que los peldaños son víctimas colaterales es muy resbaladiza.

Es aceptado por todos que no se pueden mezclar el agua y el aceite y por mucho que se agite siempre permanecen separados, asi que tranquilos, habra sin duda mucha agitacion y manifestaciones multitudinarias pero nunca se lograra un gobierno formado por CDC y CUP, pues como decia el agua y el aceite no se mezclan, que dejen de marear la pediz y se dediquen a gobernar y a pagara alas farmacias y no a mendigar al gobierno central. Cataluña tierra de emprendedores deben llegar a ser de nuevo los motores del desarrollo español como lo han sido tradionalmente y que con eso de la independencia han dejado de lado y todos hemos salido perdiendo primero ellos mismos y despues el resto de los españoles, Dejen de hacer experimentos contra natura con la CUP y busquen aliados para formar un gobierno estable y confiable para Cataluña
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

No puede haber diálogo con quienes UNILATERALMENTE rompen acuerdos constitucionales que libremente ayudaron a forjar y que los ciudadanos refrendaron. Es simplemente absurdo. Llegar a acuerdos con gente que hace eso es como escribirlos en el agua.
En qué cabeza cabe que gente que ELABORÓ y aprobó la constitución, vengan ahora queriendo dar un golpe de estado contra ella... y contra los derechos de los demás?. Cabe en la cabeza de quienes llevan adelante la "desconexión"... así de claro.
No hay país en la UE que le pueda dar lecciones a España en cuanto al reconocimiento de la autonomía y el autogobierno de sus regiones y en cuanto a la protección de sus lenguas minoritarias a las que considera COOFICIALES.... NADIE.
Francia es un país IMPECABLEMENTE DEMOCRÁTICO y hay que ver el autogobierno que reconoce a sus regiones y a las lenguas minoritarias... y a nadie se le ocurre intentar desintegrar el estado francés y robarle a los franceses su derecho a decidir...
Lo que es evidente es que los nazional separatistas de Cataluña (que no los catalanes que afortunadamente son bastantes más) son los que intentan a los demás ciudadanos españoles robarles sus derechos y romperle el país....
No lo vais a conseguir pero de momento si que habéis dividido, y de que manera, a los ciudadanos de Cataluña... y seguís arruinando su economía, su educación y sus prespectivas de futuro. Amáis tanto a Cataluña... que la estáis asfixiando.

Sigue "Sisifo" con su delicada manera ("el rebuzno tradicional ecuménico de los que lo saben todo pero no entienden de nada") de calificar, desde su independentismo cerrado (de mollera) a España. Y no se da cuenta (¿cómo podría?) de que esas palabras, tan civilizadas, le definen a él mismo más que a nadie. Y se cree dialogante y civilizado. Y piensa que quienes no comparten sus razonadísimas certezas son todo lo contrario. Y proporciona una muestra de hasta qué grado de perversión de la realidad han llegado algunos independentistas. No me extrañaría nada que suscribiera de la cruz a la fecha las cómicas barbaridades de este enlace (http://www.lavanguardia.com/politica/20151101/54438526406/laporta-evasion-fiscal-pujol.html). Cataluña (independiente) bueeeeeeeena, España maaaaaaaala, ya es sabido. Qué admirable muestra de discriminación, finura e inteligencia. De verdad, no nos la merecemos.

En Catalunya como en el resto del estado español, tenemos una serie de partidos políticos que basados en la democracia que nos ampara, y proponen sus alternativas y sus soluciones a los problemas sociales que sufrimos toda la ciudadanía.
Cada cual desde sus ideologías y sentido de la realidad.
España está en el camino del desarrollo y de la historia de la mano de sus ciudadanos y del resto de la comunidad internacional con quien se relaciona.
O sea que tenemos asumido un papel concreto dentro de nuestro entorno que nos afecta en todos los estratos sociales, desde la educación infantil hasta la tercera edad pasando por el avance tecnológico, las familias y las poblaciones grandes o pequeñas.
España es una máquina en movimiento entre otras con su inercia y con su gente dentro.
Las propuestas de las diferentes opciones políticas pasan por todos estos referentes, de trayectoria, de continuidad, de progreso, de vecindad con otras naciones, y también de seguridad para la ciudadanía de cara a futuro.
En función del lugar en que vivimos.
A orillas del Mediterráneo.
Catalunya no es una isla solitaria en medio del océano ajena y alejada de la civilización circundante.
Y el partido que quiera liderar su futuro con acierto y con eficacia, se tendrá que poner a son de mar.
Para corregir los defectos y los fallos del sistema con una mano de terciopelo, pues una sociedad en marcha no puede estar sometida a tirones de volante o a frenazos que desmonten lo que ya bien funciona.
Sabemos que los idealismos son solo teorías que para ver si funcionan se ha de mirar en redondo y ver si se aplican con éxito en otras partes del mundo.
Porque los demás son como nosotros, más o menos con los mismos problemas e iguales necesidades.
Mientras existan los mercados y el papel moneda.

En que cabeza cabe que un pais tan grande como España, con una democracia tan arraigada en su poblacion, reconocida por ser ilustrada y erudita, pueda abrirse al dialogo y buscar soluciones?


En que cabeza cabe que los espiritus liberales, socialistas y social-democratas españoles puedan hacer otra cosa que invitar al rebuzno tradicional ecuménico de los que lo saben todo pero no entienden de nada?


En que cabeza cabe que una sociedad atrasada como la catalana pueda tener representacion democratica de todas las tendencias que animan el espiritu catalan?


Es bien sabido que los catalanes somos retrogradas y nunca hemos hecho politica, nunca hemos sido pactictas y siempre hemos sido sectarios y cerrados al mundo.


Santiago y cierra España es una expresion tan catalana, ya saben!

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal