José Ignacio Torreblanca

Las causas últimas del terrorismo

Por: | 26 de noviembre de 2015

5463345

Se habla de las “causas últimas” del terrorismo yihadista, un confuso magma en el que se mezcla la marginación que sufren los jóvenes de origen norteafricano con los distintos modelos de integración de minorías. Algunos se alarman cuando la conversación se desliza por esos derroteros pues temen que haya una delgada línea entre intentar explicar el fenómeno de la radicalización de esos jóvenes, en gran número europeos, que se han venido sumando al Estado Islámico, y una eventual justificación de la barbarie terrorista.

Es esta, sin embargo, una crítica injusta e infundada: si queremos ser eficaces en la lucha contra el terrorismo debemos entender el fenómeno en toda su complejidad. Pero ese es precisamente el problema: que la complejidad del fenómeno hace imposible reducirlo a una sola causa que nos permita erradicar el problema de forma certera, rápida y definitiva. Porque en el terrorismo yihadista, además de los elementos mencionados, influyen muchos otros: desde los legados coloniales hasta las divisiones entre chiíes y suníes, la invasión soviética de Afganistán, la guerra de Irak, el papel de Irán y Turquía o el patrocinio por parte de las monarquías del Golfo Pérsico de una visión intransigente del islam, entre otras. La violencia tiene, además, elementos epidémicos pues genera dinámicas que se autoalimentan.

Por tanto, aunque dediquemos mucho esfuerzo a entender y atajar esas causas, los resultados, de lograrse, tardarán décadas en verse. Pensemos que han sido necesarios casi 40 años de democracia para que la violencia terrorista de ETA llegara a su fin, y aun así la organización no se ha disuelto todavía formalmente. Y la magnitud del desafío yihadista supera en cientos de órdenes al terrorismo de ETA en cuanto a fanatismo, perversión ideológica, ambiciones y nivel de violencia. Con el Estado Islámico no va a haber una negociación ni un proceso de paz. Pero si la presión exterior lo debilita lo suficiente para que pierda atractivo y con ello capacidad de reclutamiento, entonces en las comunidades donde está asentado podrán surgir alternativas que lo desplacen o expulsen. Por eso, tan importante como luchar contra las causas es luchar eficazmente contra las consecuencias.

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el miércoles 25 de noviembre de 2015

Hay 10 Comentarios

Alguien ha dicho que a situaciones complejas no hay soluciones simples a no ser que sea la de Alejandro Magno al nudo gordiano que es la que parecen han adoptado los paises de la coalicion contra el llamado EI liderada por EEUU. Aceptemos la hipotesis que es derrotado militarmente el EI y los terrotorios que ocupa en Siria e Irak reconquistados y devueltos a esos paises, con eso no habremos derrotado al EI ya que muchos de sus combatientes viven en nuestras ciudades y pueden desencadenar atentados en cualquier momento y en cualquier lugar como lo vienen haciendo desde el 11/9/2001 en Nueva York. La UE debe revisar su forma de integrarlos a nuestras sociedades y sus valores pues esta claro que con una minoria no lo ha logrado y mientras sigamos durmiendo con el enemigo no se podra acabar con lo que demonimo la primera guerra mundial , pues esra si afecta a todos sin excepcion
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

La pregunta es ¿por qué Francia? y ¿Por qué jóvenes francés?...ya que en términos de "Yihad", como la lucha justa contra los enemigos agresores, abusadores, etc...contra los musulmanes o sus comunidades, pues Francia no debería considerarse como tal, teniendo en cuenta su postura contraria a la invasión de Irak como país árabe y musulmán, su postura contra las masacres del régimen sirio contra su pueblo, de mayoría árabe y musulmana...y sobre todo su postura de la causa palestina, favorable al derecho de los Palestinos a la autodeterminación, una vez liberados de la ocupación Israelí. Causa, que es la principal del mundo árabe y el mundo musulmán, al menos como se manifiesta oficialmente…

"Con el Estado Islámico no va a haber una negociación ni un proceso de paz" es, para mí, incompatible con "Debemos entender el fenómeno en toda su complejidad". Que la única visión de un fenómeno complejo y con causas identificables sea la guerra de aniquilación sin posibilidades de negociación o concesiones me parece ingenuo.

El Papa Francisco ha dicho en Kenia que la violencia, los conflictos y el terrorismo nacen de la pobreza y la frustración. Pues yo creo que tiene mas razón que un santo.

Confuso panorama, problemas políedrico.... excusas seguir dando vueltas a la noria.
Lo que no admite dudas es que los atentados y asesinatos en lugares tan distintos como Nueva York, Madrid, Londres, Paris, Bruselas, Estocolmo, Copenhague, Moscú, Pekin, Bali, Bombai, Sidney y mil sitios más, tienen un denominador común: el islam sunnita patentado y financiado por los wahabitas del golfo.
Todo lo demás será discutible, eso no.
Tampoco es discutible que en Europa ya no podemos hacer chistes y hablar libremente sobre según que cosas y que viajar en tren, y no solo en avión, o tomar una cerveza o acudir a un concierto o a cualquier sitio donde se reúna mucha gente, comienza a tener su riesgo.
Si nuestros derechos reales van a menos, está clarísimo desde donde viene la amenaza.
Vemos estos días que hay países, y personas relevantes que por interés prefieren mirar para otro lado y taparse la nariz pero veremos el próximo año que la mayoría de los ciudadanos no están por esa labor y lo veremos, también, en las urnas. Luego que nadie se llame a engaño.
Publicado por: Victor | 11/27/2015 en 09:38 a.m.

Don Jose Ignacio, dice Ud que hay que hacer que EI pierda tractivo y desde el llano me pregunto: Que le va ofrecer Occidente, pues parece que el estado de bienestar no ha sido suficiente. Cuando Occidente vuelva a ser una cultura que ademas de bienestar material. libertad y democracia viva basa en valores humanos y morales, tal vez nuestros jovenes europeos tendran una razon que de sentido a sus vidas pues ahoar somos una sociedad hedonista. Una sola reflexion, cuando ocurrio el Tsunami en el sudeste asiatico en la Navidad del 2004 o 5 no recuerdo bien un gran numero de victimas fueron occidentales europeos o norteamericanos. Cada uno haga su propia reflexion
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

El yihadismo terrorista en la actualidad es el resultado de la mala digestión que sufre el mundo moderno a la hora de aplicar la democracia, las leyes y el progreso.
Mirando para otro lado, con un doble rasero.
Cuando solo una tercera parte de la humanidad vive al nivel del siglo XXl y es avanzada, mientras que el resto de la población mundial se debate entre la ignorancia, el retraso, la pobreza y todo tipo de carencias.
Viviendo con un siglo de retraso.
La mala gestión de la riqueza a nivel planeta, del progreso, del rendimiento de los avances tecnológicos, de toda la industria, la producción de los alimentos y de la cultura.
Nos trae estos resultados.
Se arman a gentes desesperadas o sin horizontes en la vida desde ideologías y sofismas para que se imponga un mundo extremista a base de muertes y asesinatos.
Fanatizados y al servicio oscuro de ideales de un poder ya pasado y superado.
Usándolos como peones.
O carne de cañón, que pasa por encima de los derechos humanos y de las leyes de ahora.
Condenando cualquier trato natural entre personas como es la risa por ejemplo, aunque se droguen a la hora de lanzarse a la hoguera del suicidio.
Como héroes de la nada.
Llevando como estandarte la Fe extrema y el Credo en un Dios omnipotente.
Desde la demagogia engañosa, como tantas veces se ha hecho en la historia de la humanidad.
Ni más ni menos.

La causa principal del terrorismo islámico es el propio islam, que no en vano es la religión inventada por el profeta armado Mahoma.

Corán 8:60: "¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce!"

Me temo que nuestra razón no llega a comprender las razones de los yihadistas. Es posible que sea la sumatoria de cuanto es mencionado en la nota, pero recordemos que, cuando los musulmanes invadieron la España del 711 los españoles de entonces no habían incursionado en la geografía de esa gente. Quiero decir que la expansión que ellos pretenden, ya la pretendían hace 1300 años. Este detalle no lo podemos obviar.

El denominado conflicto vasco y el terrorismo islamista, son fenómenos completamente distintos. El terrorismo de ETA es un terrorismo nacional, con causas, objetivos y apoyos claros. Apoyos entre los que se encontraba un importante apoyo de la población. La organización terrorista ETA perseguía lograr reivindicaciones políticas, su lucha armada era de naturaleza política. ETA siempre fue una organización abierta al dialogo, con la que era posible negociar, aunque tal vez era difícil debido a la dimensión de sus reivindicaciones. Entre ETA y el Gobierno de España siempre hubo abiertos canales de comunicación. La organización terrorista ETA siempre reivindico sus acciones, incluso algunas veces asumió la autoría de acciones que no había hecho.


El terrorismo islamista es un enemigo exterior que logra actuar gracias a estar infiltrado en las sociedades occidentales, cuyo principal objetivo es destruir nuestra forma de sociedad. El terrorismo islamista es un enemigo exterior, una lacra que logra sobrevivir gracias al fuerte apoyo que tiene de sectores de las elites dirigentes occidentales. El terrorismo islámico no es un terrorismo de naturaleza política, no busca objetivos políticos sino que sus acciones van destinadas a intentar crear terror, chantajear, extorsionar, etc., en las sociedades occidentales en las que se producen sus acciones. Sus acciones son siempre indiscriminadas, realizadas contra los sectores más débiles de las sociedades que atacan, recordemos la Maratón de Boston, no son reivindicadas de forma clara, ni se hace público que perseguían con ellas, aunque es evidente que se realizan con el fin de lograr concretas reivindicaciones. Reivindicaciones que tienen que ser conocidas pero que el Gobierno afectado no da a conocer a la opinión pública.


En mi opinión, la pregunta que nos debemos hacer sobre el terrorismo islamista es ¿Por qué un ciudadano de nacionalidad europea, por ejemplo belga, y origen extranjero, por ejemplo marroquí, se siente identificado con un conflicto en un tercer país, por ejemplo en Siria? En Siria no hay belgas, ni marroquíes. ¿Por qué una persona que se siente discriminada en Bélgica decide realizar un ataque armado en París, se confundío acaso de ciudad? Evidentemente, dicha identificación nada tiene que ver con la falta de integración, la discriminación, o la situación de pobreza que esta persona pueda tener en donde vive, aquellos que lo afirman se equivocan o simplemente quieren buscar un argumento para justificar sus acciones violentas ante la opinión pública. En mi opinión se puede deber a dos razones. Uno, es un mercenario, actúa por dinero, dinero que recibe el o sus parientes. Dos, tienen profundos vínculos religiosos y culturales con el terrorismo islamista, por ejemplo con el EI. El terrorismo islamista está muy poco infiltrado, la gran mayoría de las operaciones que realiza la policía, no sé si todas, son falsas, montajes, ello quiere decir que sus redes no han sido creadas hoy, ni ayer, ni antes de ayer, sino hace décadas, muchos de sus miembros nacen perteneciendo a dichas redes y solo esperan la orden de despertar y la oportunidad de actuar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal