José Ignacio Torreblanca

Había una vez dos partidos

Por: | 14 de diciembre de 2015

Captura de pantalla 2015-12-13 23.44.47

* Cuadro: Fuerza de los dos grandes partidos en 2008, 2001 y 2015 (estimación)

Hubo una vez, antes de la crisis, en la que dos grandes partidos dominaban la política española. En las últimas elecciones generales celebradas antes del descalabro económico, en marzo de 2008, el PSOE y el PP sumaron entre los dos el 83,8% de los votos. Ahora, salvo que las encuestas se equivoquen totalmente (y no parece que lo vayan a hacer pues desde las europeas de mayo de 2014 hasta ahora han sido capaces de anticipar los resultados con bastante exactitud), la media de las encuestas otorga un 27,4% del voto al PP y un 21,6% al PSOE. Por tanto, la suma de los dos partidos totalizaría ahora un 49%. Esa diferencia, de nada menos que 34,8 puntos, es la que revela hasta qué punto los dos partidos que han gobernado España durante la crisis se han agotado en ella, generando un inmenso mercado político en el que han entrado nuevos y pujantes competidores.

Ni nuestro sistema electoral ni nuestro sistema político han sido sometidos hasta ahora a un test como el que se avecina, con cuatro partidos pugnando en una banda de representación que oscila entre el 15% y el 30% del voto. No sabemos quién quedará en qué posición ni cómo se traducirán los porcentajes de voto a escaños al filtrarlos por un sistema electoral que en realidad es tres en uno debido a las grandes diferencias en el tamaño de las circunscripciones.

Como tampoco sabemos cómo interpretarán los partidos los previsiblemente ajustados resultados del 20-D: si van a concluir que la música ha acabado y que las sillas que ocupan son definitivas o si, por el contrario, pensarán que una nueva ronda electoral en un futuro cercano podría mejorar sus cartas. En el primer caso intentarán acceder al poder y ejercerlo responsablemente; en el segundo buscarán mantenerse al margen, dejar que quien gobierne lo haga desde la debilidad, intentando forzar el desgaste y eventual liquidación de los viejos partidos. Aunque muchos, agotados por la intensidad de la política en este último año, piensen que el 20-D salda las cuentas de la crisis, a lo mejor sólo es el comienzo del verdadero ajuste de cuentas. 

Publicado en el Diario ELPAIS el sábado 12 de diciembre de 2015

Hay 4 Comentarios

El 15M ante el 20D.
https://blog15msierranoroeste.wordpress.com/
Estamos a las puertas de unas nuevas elecciones generales, las segundas desde que nació el movimiento 15M. Han pasado cuatro años durante los cuales grandes movilizaciones populares recorrieron el mundo –desde la Primavera árabe (Túnez) a Occupy Wall Street (Nueva York)–; en nuestro país, el 15M fue el impulso vital de esta transformación histórica: después de estos cuatro años, el mundo, nuestro país y cada uno de nosotros ya no somos los mismos.
Hace cuatro años, la mayoría de los votantes creía que la “recuperación” de la crisis era posible con un cambio de Gobierno; hoy, todos sabemos que la “recuperación” era una falsa ilusión. El movimiento 15M se dispuso a recorrer un largo camino con un lema: vamos despacio porque vamos lejos .
Sabíamos, en primer lugar, que la crisis era el momento esperado para instaurar el dominio absoluto del mercado y acabar, así, con los derechos sociales conquistados por la clase trabajadora; pues esto era lo que venían propugnando las corporaciones transnacionales y muchos gobiernos desde el comienzo de la globalización en los años 80. Y sabíamos, también, que la sociedad estaba saliendo de un largo letargo, en el que el individualismo más ciego bloqueaba la movilización y la participación ciudadana.
Hasta el mismo presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, terminó reconociendo que hablar de “recuperación” no tenía ningún sentido: Algunos piensan que, después de esto, todo volverá a ser como antes. Se equivocan. Esta crisis es distinta... No volveremos a la antigua normalidad; tenemos que forjar una nueva. Atravesamos un periodo histórico de grandes transformaciones... Y añadió: No olvidemos que hace cien años Europa iba sonámbula hacia la catástrofe de la guerra de 1914. (Discurso sobre el Estado de la Unión, 11 de septiembre de 2013). LEER MÁS:
https://blog15msierranoroeste.wordpress.com/

La pregunta es si es bueno que haya esta paridad entre cuatro partidos, sin entender mucho de la cuestion, recuerdo que en Italia tuvieron gobiernos efimeros tripartitos y hasta cuatripartitos que paralizaban tanto la actividad del gobierno como la economica. Soy partidario de la segunda vuelta y que sea el pueblo el que decida y no las componendas entre lideres partidarios. España ha sido gobernada por mas de treinta años por PSOe y PP alternadamente y si quitamos la corrupcion no solo de ambos partidos sinode algun otro que los apoyaba, hemos gozado de un largo perido de estabilidad y crecimiento, por eso me preguntaba si sera bueno un gobierno tri o cuatripartito, la experiencia italiana nos me hace ser demasiado optimista
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires
P.D. PSOe escrito asi por lo poco que le queda de español al partido socialista

El electorado español que tradicionalmente han votado al centro izquierda (PSOE), esta sufriendo una manipulación mediática sin precedentes por parte de los medios de comunicación vinculados a la derecha (hablamos de grupos mediáticos como el grupo planeta,....). Hablamos de un electorado socialdemócrata que esta sufriendo la crisis en toda su crudeza, castigado ademas por las políticas de recortes de la derecha para solucionar la crisis. Hablamos de un electorado que no ve un futuro ni para ellos, ni para sus descendientes. Y que esta manipulación mediática esta ofreciendo como única solución a todos los males de la crisis dos proyectos políticos artificiales PODEMOS Y CIUDADANOS (volviendo al viejo modelo de cuatro partidos del principio de la democracia 1978-PSOE-AP-UCD-PCE esta si de forma natural).
-Estas dos soluciones que ofrecen no dejan de ser simplemente dos montajes- en el caso de PODEMOS un lavado de cara del PCE que le gusta cambiar de nombre, es decir los comunistas de siempre que se presentan con una nueva versión sin aceptar que el comunismo ha fracasado, (PCE=PTE=IU=15-M=GANEMOS=PODEMOS= UNIDAD POPULAR=.....).Observamos como novedad que PODEMOS trata de ocupar el espacio de la socialdemocracia sin renunciar a su espacio natural radical. No es novedad que el comunismo trate de arrinconar a la socialdemocracia como ya ha ocurrido en el pasado, en múltiples casos aliándose con la derecha tradicional si es necesario para hundir al PSOE allí donde esta. En cuanto a CIUDADANOS es una vieja aspiración la de montar un partido potente de centro derecha (la operación roca fue una intentona fallida).
La pregunta que nos hacemos es que oculta estos montajes, que ocultan esta manipulación del electorado socialdemocracia: La respuesta esta en que estos medios de comunicación tratan de manipular la realidad, la realidad de que la crisis se produjo por las políticas de la derecha (de más mercado y menos estado), la realidad es que las políticas de la derecha en Europa de recortes de derechos, y de austeridad han fracasado. Y sobre todo tratan de ocultar la realidad de que los ciudadanos europeos están de nuevo apoyando/confiando en las políticas socialdemócratas y desechando las políticas conservadoras. Francia, Italia, Portugal, Alemania (gobierno compartido),..... confían de nuevo en políticas socialdemócratas para superar la crisis.
Este retorno de las políticas socialdemócratas propiciado por la ciudadanía europea es nefasto para la derecha española. El nuevo viento de cambio y esperanza para vencer a la crisis que propicia la socialdemocracia; tratan de ocultarlo con una manipulación mediática y con el artificio de formaciones artificiales, dispuestas a hundir el proyecto socialdemócrata.
Por tanto es vital para el PSOE hacer que el viento de cambio y esperanza europeo llegue a España y no sea vencido por la manipulación de la derecha, de sus medios de comunicación y de sus aliados.
Los ciudadanos españoles deben de saber, deben de entender que la única ideología que nos puede hacer avanzar en derechos, libertad, prosperidad y progreso es la ideología socialdemócrata y que este camino tiene múltiples enemigos como son el egoísmo, los intereses de minorías privilegiadas en detrimento del interés general, y que promoverán todo tipo de obstáculos para continuar disfrutando de sus intereses particulares.

Los nuevos emergentes (todos van a ser minoritarios) deberán ser prudentes a la hora de no dejar gobernar. Los ciudadanos tienden, tendemos, a ser gregarios. Dedicar demasiada atención a lo imprevisible nos cansa. Si no hay gobierno en breve y que encamine el país hacia afuera de la pobreza (300 mil millones de deuda añadida con el mismo nivel de ocupación no son una salida) las próximas elecciones serán la vuelta al monopartidismo. Frente al caos, que alguien mande, aunque sea napoleón. Será injusto e irracional, como suele ser "el pueblo" (ver Francia, Rusia, Turquía).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal