José Ignacio Torreblanca

Cantinela fría

Por: | 18 de febrero de 2016

Captura de pantalla 2016-02-17 23.47.33

Hay un rito anual europeo, equivalente a la emigración de las golondrinas o el retorno de las cigüeñas, que es el plañir ruso por el injusto aislamiento al que le someten EE UU y la UE. El lamento anual ruso se manifiesta sí o sí con ocasión de la Conferencia de Seguridad de Múnich, el gran evento en el que europeos, rusos y estadounidenses se reúnen para tomar la temperatura a la seguridad del continente. Este año el encargado de los pucheros ha sido el primer ministro Dmitri Medvédev, aquel abogado en el que todos veían al Adolfo Suárez que por fin lideraría una transición hacia un Estado de derecho y una economía de mercado moderna en Rusia pero que al final se ha quedado en recadero de Putin y los aparatos de inteligencia rusos, que son los que realmente gobiernan el país (algo así como si Carrero Blanco siguiera gobernando España todavía hoy).

Medvédev, atención a la sagacidad de este hombre, ha detectado, después de que su país se anexionara Crimea por la cara y ocupara el este de Ucrania, “una actitud poco amistosa” de la OTAN y la UE, lo que le ha permitido concluir que “el mundo se dirige a una nueva guerra fría” (discurso aquí). Esta cantinela con la guerra fría no deja de tener algo de gracia. Primero porque ni en Ucrania ni en Siria estamos viendo una guerra fría, sino bastante caliente. Sin el apoyo directo del Ejército ruso, las milicias que operan en el este de Ucrania en modo alguno serían capaces de mantener el control del territorio.

Lo mismo puede decirse de Siria, donde el régimen de El Asad está logrando recuperar la iniciativa militar gracias al plan diseñado por Moscú consistente en machacar a la oposición siria para que Occidente solo pueda elegir entre Asad o el Estado Islámico.

Putin quiere tres cosas: ser una potencia global a la par con EE UU, crear una esfera de influencia exclusiva en su periferia y mantenerse en el poder a pesar de la crisis económica. Proclamar la guerra fría es la mejor manera de lograrlo. Esa guerra fría le sirve a él, no a nosotros. Y encima nos la endosa.

Hay 8 Comentarios

Gracias Sr. Torreblanca, como de costumbre uno de los columnistas mejor informados sobre Europa, y, en particular, la antigua Unión Soviética.

El discurso del Sr. Medvédev es una descarga más de la cortina de humo que el Kremlin de Moscú lleva tiempo lanzando para enmascarar la situación interna y el latrocinio que sufren los rusos.

Sres. de "izquierdas". El Kremlin de Moscú es un gobierno ultraconservador de extrema derecha, centrado en preservar el control del poder, y del dinero. No queda nada, salvo parte de las formas y la retórica, de la antigua Unión Soviética.

Sres. "periodistas", informen, investiguen, lo que está pasando en Rusia, en Ucrania (incluida la parte ocupada por Rusia) y en Siria. ¿Dónde están las imágenes de los bombardeos rusos? ¿Dónde están las críticas de las ONGs al empleo de bombardeos indiscriminados y armamento prohibido por los tratados internacionales?

Sres. discrepantes (o "trolls" del Kremlin de Moscú), es evidente que no conocen, ni han pisado nunca Ucrania. Por favor, entendemos que tienen que ganarse un salario, pero háganlo con argumentos y hechos reales, no con fantasías y propaganda. El pueblo ucraniano, el pueblo ruso y el pueblo español merecen respeto y estar bien informados. Así podrían formar su propia opinión, y tomar lo más libremente posible, sus propias decisiones.

Por cierto, parece que Renzi amenaza a los paises del Este con cortarles las ayudas (esto es, ser más duros en las negociaciones presupuestarias) si no se suman a la linea que propone la comisión en el tema inmigración y refugiados.-.-Pues bien, independientemente de quien tenga razón en el tema, eso demuestra que la UE es muy débil y no existe una identidad europea. Pues a lo único que se puede recurrir es a presionar con la supresión de ayudas económicas.-.-En cuanto al tema de fondo de los refugiados, los paises del Este no van a ceder, pues sus poblaciones no aceptan la llegada de refugiados musulmanes, en este aspecto son como los rusos. Que eso es una mie rda, probablemente, pero es lo que hay. Que aceptarían la misma cantidad de refugiados si fuesen escandinavos o rusos o de paises vecinos, pues muy probablemente. Pero vamos, es exactamente igual con Jordania o Turquía, que no aceptarían refugiados rusos o serbios, pero si aceptan millones de refugiados musulmanes. Pero bueno, me salgo del tema al que iba. El problema es que claro que los problemas de la UE se han de resolver de la manera más técnica posible, pero no recurriendo al chantaje monetario. Además, parece ser que la integración ha llegado al limite si es que para la resolución de los problemas políticos dentro de la UE ha de recurrirse al chantaje monetario (y el problema de los refugiados, además de logístico a partir de ciertas cantidades de refugiados, es en primera línea político y de identidad cultural, pues depende de la voluntad de la población de aceptar a los musulmanes). En fin, lo que demuestra Renzi con ese chantaje es que como mínimo, al menos de momento, no necesitamos más Europa, pues solo somos capaces de resolver los problemas a base de presiones economicas ya que falta un sentimiento de identidad europea. Ese sentimiento que hace posible que en Italia Renzi pueda gobernar sin necesidad de amenazar a sicilianos o lombardos (o a la region que sea, son solo ejemplos) de hacerles pupa a la hora de configurar los presupuestos del Estado italianos.

El problema es que la UE, una vez acabada la guerra fria no ha sido capaz, yo pienso que por falta de voluntad pero tambien por falta de ser consciente del problema, de asumir su responsabilidad geopolítica. Entre otras cosas porque ni tiene una identidad propia lo suficientemente fuerte como para saber lo que quiera y que unos y otros acepten ceder en aras de un bien común. Y porque muchos quieren que Europa sea geopolíticamente como Suecia o Suiza, pero al mismo tiempo expansionarse por todas partes: lo que genera urticaria en todos aquellos que ven atacada su zona de influencia y, además, hace aún más difícil crear esa identidad europea porque los nuevos elementos incorporados aumentan la dificultad de crear una identidad común. Eso sí, luego es el tio Sam el que tiene que llevar el desgaste de pacificar la ex-Yugoeslavia o de manejar el enfrentamiento con Rusia (y hay sintomas de que el tío SAM empieza a cansarse y que al final, como es lógico, defiende en primer lugar sus intereses aunque en algunos casos solo haya diferencias de matiz, pero los matices son muy importantes). En el fondo, lo que ocurre en Europa es que los que tanto critican la globalización tienen una fe ciega en la misma y además tienen una concepción muy superficial de la cultura y de su contribución a las identidades. De hecho, es muy probable que el renacer de nacionalismos como el catalán o el escoces tengan que ver de manera subconsciente con ese intento de disolver Europa en una especie de cultura global-.-Que sí, que puede ser muy deseable (o no), pero como vemos en los conflictos con Rusia, en los barrios musulmanes de Inglaterra y Francia y en las tendencias secesionistas en lugares como Catalunya, Flandes, Padania, Escocia no deja de ser en estos momentos un sueño. Y por supuesto, nuestros problemas en el norte de África y en lugares como Siria o Turquía también tienen que ver con esa ceguera respecto a las grandes diferencias culturales que hay en el mundo por debajo de que todos tengamos un handy o navegemos en la red.

Medvedev al igual que Putin, son nacionalistas puros celosos de preservar la soberanía de Rusia ante cualquier intento de penetración exterior sea esta hostil o pacífica, como la iniciada por EEUU una vez acabada la guerra fría con el desmembramiento de la URSS.Una guerra fría de la que se consideraban vencedores y como tales, pretendían imponer sus reglas del juego a su antiguo enemigo comunista derrotado.La penetración del capitalismo en el espacio pos-soviético se inicia con Gorbachov y continúa con Yelsin hasta que éste delega en un desconocido,un coronel de la KGB,un tal Putin que frena la expansión de la economía del dólar al imponer un criterio de igual a igual tanto a Bruselas como a Washington respecto a su integración en la escena internacional y no como vasallo a sueldo de la Casa Blanca. La intransigencia de Putin a ceder soberanía a cambio de abrirle las puertas a los mercados occidentales, supuso un escoyo para Washington en sus planes de dominación global,lo que le obligó a reorientar su política exterior enfocada entonces en frenar el avance chino en Asia-pacífico y dirigirla de nuevo hacia una Rusia ya capitalista.La resistencia del hombre del Kremlin a ceder, ha trastocado los planes de EEUU de dominación planetaria de tal forma que ya son mera ilusión, y prueba de ello es Oriente Medio -con Rusia dominando la escena- donde se encuentra desorientado,confuso,perdido,sin saber que hacer en un escenario en el que, al parecer, cada actor tiene su propio libreto en la obra del Gran Juego geopolítico donde, después de todo, los fabricantes de armas son las grandes beneficiados.Recalentar la guerra fría,sin duda,es un buen negocio...

"Sagaz" o "gracioso" es detectar que Rusia no agache la cabeza y reaccione cuando el imperialismo de la UE y la OTAN interfiere en países como Ucrania fomentando revueltas y golpes de estado contra gobiernos democráticamente elegidos para expandirse, o que acaban destruyendo Estados aliados y dando alas al terrorismo islamista como en Siria. Que el articulista no endose a Putin la guerra fría que provocan con su imperialismo la UE y la OTAN y, sobre todo, que no utilice la primera persona del plural porque a muchos no nos representan.

Desconozco por qué motivos y en qué medida, pero es evidente que las relaciones internacionales se están complicando de forma preocupante. Desde la caída del Muro de Berlín, 1989, las elites dirigentes occidentales han tomado decisiones muy equivocadas respecto a Rusia. La ampliación de la NATO fue una de ellas, la injerencia de sectores políticos de la UE en las denominadas revoluciones Rosa y Naranja, otra.


Una de las principales características de la denominada Guerra Fría era que no se notaba o se notaba muy poco: Allí donde surgía un conflicto surgía a la vez un área de interés para ambos bloques, eran los denominados conflictos de baja intensidad, que eran aprovechados por ambos bandos para echar pulsos de fuerza. Luego estaba el asunto del espionaje y las acciones de grupos insurgentes y terroristas.


Es evidente que sucesos como el del atentado de la Maratón de Boston (2013), el ataque armado contra el Charlie Hebdo (Enero del 2015), el ataque armado contra la discoteca Bataclan en Paris (Noviembre del 2015), por citar 3 de la actual década, dan a entender que vivimos ya desde hace tiempo en un escenario de guerra fría, lo que hasta ahora no está claro es quienes son los principales actores y quien es aliado de quien, que parece ser que es lo que quiere dejar claro Medvédev


La situación hoy es mucho más complicada que en el pasado, la principal razón, por decirlo de una forma escueta, es que Este y Oeste están mucho más interrelacionados, hay muchos más vínculos e intereses comunes que antes, una declarada nueva guerra fría afectaría de forma muy negativa a las economías de muchos países, no solo a Rusia, también a países occidentales, entre ellos España. Además el porcentaje de población del Este de Europa, considerada afín a Moscú, se ha incrementado de forma abismal en países occidentales.


Lo más curioso de todo esto es que España, con un Gobierno en funciones, con un futuro posible gobierno en el que participe Podemos y con un ex JEMAD, Julio Rodríguez, miembro de un partido de ideología comunista, a las órdenes del comunismo internacional, financiado por IRAN y anti OTAN, Podemos, su Ejercito forma parte en este momento de lo que se conoce como “la punta de lanza de la OTAN”, es decir, de la Fuerza de muy Alta Disponibilidad. ¿Está el Ejército español dispuesto a combatir en defensa de los valores e intereses de la OTAN? Evidentemente no. Vivimos en mundo político esquizofrénico, lleno de sinsentidos.

1.Los Think Tank occidentales, los lobbies y quienes viven de ellos se niegan a admitir que pueda haber otros puntos de vistas diferentes al suyo... y otros intereses diferentes a los de sus patrocinadores.
2.Algunos hasta se niegan a aceptar que el siglo XXI además de ser el de la globalización y el cambio climático, también lo es de las CIVILIZACIONES y, al menos de momento, DEL CAOS.
3.Los rusos, como los chinos, y como los demás... defienden SUS INTERESES. Ya no estamos como en el siglo XX defendiendo modelos alternativos y competitivos entre si (capitalismo-comunismo) sino que lo que se defienden son intereses.
4.Los que destruyeron el estado libio, por ejemplo, no pueden explicar por qué aquel régimen (que no amenazaba ni nuestra seguridad ni nuestros derechos) merecía nuestra intervención para destruirlo (y provocar así el caos... que ha traído a los jihadistas de hoy) y sin embargo el JIHADISMO y el caos que hay hoy allí, que si amenaza DIRECTAMENTE nuestra seguridad, libertades, democracia y CIVILIZACIÓN... no provoca no ya una reacción mayor... sino ni siquiera una mínima reacción.
Tampoco todos aquellos "analistas" que apoyaron la expedición contra Gadaffi y en favor de "nuestros libios" son ahora capaces no ya de explicar el asunto... sino siquiera de ocuparse de él.
5.Por qué apoyamos un maidan que fue la tapadera que permitió dar un golpe de estado en Ucrania, que está destruyendo a Ucrania y llevando el dolor a su gente.... y somos incapaces de acabar con la barbarie que está instalada enfrente de las costas de italia...
6.Si apoyamos un golpe de estado en Ucrania porque Yanukovich era un corrupto... por qué apoyamos a Poroshenko-Yatseniuk que son al menos tan corruptos como aquel....
7.Por qué apoyamos a un régimen que además de CORRUPTO ha provocado una caída del 20% del PIB, del 70% en el valor de su moneda, de un aumento disparatado de la deuda pública del país... y que es responsable de la muerte de MILES de sus ciudadanos... entre ellos centenares de niños...
8.Por qué siempre esa horrible y detestable doble vara de medir?.
9.LA UE está estancada economicamente y tiene una amenaza EXISTENCIAL procedente de oriente medio y del norte de Africa... que tiene una QUINTA COLUMNA en nuestras sociedades que ya ha demostrado ser LETAL... qué sentido tiene, en esas circunstancias, entrar en "guerra fría" con Rusia.... ¿A quién beneficia?.
10.No hace falta decir a quién perjudica.... aunque think tanks y analistas... prefieran mirar para otro lado... y silbar.

Entonces según usted, sr. Torreblanca, los crimeos tenían que quedarse de brazos cruzados y ver cómo los ultranacionalistas que tomaron Kiev llegaran hasta sus casas y provocasen lo mismo que lo ocurrido en Odessa, ¿cierto?
Y lo mismo tenía que haber ocurrido en el Donbás... Con su apoyo a esos grupos, el mismo gobierno ucraniano ha renunciado a la soberanía de estos territorios, que ya no se sienten representados por Ucrania. No hubo nada ilegal en el referéndum de Crimea, es sólo el doble rasero de la OTAN que quiere acabar con los intereses de Rusia en la zona.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal