José Ignacio Torreblanca

Expats

Por: | 08 de febrero de 2016

Captura de pantalla 2016-02-07 18.17.27El Gobierno de David Cameron, ese elitista convertido en populista con el fin de derrotar al populismo que le gana terreno dentro y fuera de su partido, pretende reducir la inmigración, o su coste para las arcas públicas británicas, introduciendo discriminaciones en los beneficios sociales a los que pueden acceder los inmigrantes.

No se trata de una cuestión que afecte sólo a polacos, búlgaros, rumanos o estonios: las estimaciones dicen que hay casi 200.000 españoles en Reino Unido, sin que sepamos cómo se verían afectados por ese recorte de derechos. Ninguno de ellos es “emigrante”, son ciudadanos europeos que ejercen un derecho tan esencial para el funcionamiento y la legitimación de la UE como lo es la libre circulación de mercancías, capitales o servicios.

Reino Unido es la plaza financiera del euro sin haber adoptado la moneda de la eurozona y sin haber puesto una sola libra en los programas de rescate que la han salvado del colapso. Se beneficia de los programas del presupuestario comunitario pero recibe un reembolso anual, el cheque británico, que nadie más recibe. Y no participa en Schengen, lo que significa que todos los ciudadanos británicos pueden circular libremente por el continente sin enseñar el pasaporte mientras que todos los demás ciudadanos tienen que enseñarlo al entrar en Reino Unido. No es una relación especial, como dice Cameron, sino especialísima en su asimetría y falta de justificación.

Ahora, con una situación cercana al pleno empleo (5% de paro), el Gobierno británico exige un “freno de emergencia” para limitar la inmigración. Hay que reconocer que los británicos son unos virtuosos del lenguaje y de la diplomacia. Estén en Dakar, Murcia, Amman o La Paz, los británicos nunca son inmigrantes, sino expats, expatriados. Pero cuando te instalas en Reino Unido, da igual que seas un ciudadano comunitario, un miembro de la Commonwealth o un ciudadano del mundo, eres un inmigrante. En España distinguimos entre residentes comunitarios, residentes extracomunitarios e inmigrantes en situación irregular. Pero esos matices allí no valen: la cosa es arrojar unos inmigrantes al volcán del populismo a ver si aplacamos a la fiera. Pero igual le despertamos el apetito aún más.

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el sábado 6 de febrero de 2016

Hay 6 Comentarios

Aunque no soy gaulliste, considero que en su momento el general De Gaulle, supo frenar a los brítanicos. Hoy no veo a ningún mandatario con el carisma y la inteligencia del famoso general, que sepa frenar las osadías de los brits. y que no ayudan en nada a perfecionar la Union Europea. Quizás frau Merkel

Los movimientos masivos y organizados, planificados, desde los países de origen afectan de forma muy negativa a los sectores más desfavorecidos, menos pudientes, de los países de destino, y dichos sectores también votan.

El rechazo a la inmigración masiva tiene muchas causas, no solo la económica. Cito algunas: Perdida de identidad, incremento de la conflictividad social, incremento de la delincuencia organizada, dificulta el acceso a la vivienda de los sectores menos pudientes de la sociedad. etc.

Y ¿ahora se da Ud. cuenta del modus operandi anglo sajón? El caballo de Troya en la UE y ponen al otro lacayo americano, al polaco Tusk para que negocie. Lo que tienen que hacer es simplemente declararse estado de la unión americana que es el papel que desempeñan siempre, poniendo trabas a todo y yendo contra los intereses de la otra unión, la Europea.

Pero es mucho pedirle profesor, ese ascenso en la resbalosa escalera carreril solo se produce si la cerviz se inclina ante quien debe inclinarse, y copia Ud a nuestros medios públicos que hacen propaganda gratis a Star Wars y cada Harry Zipoter que aparece en el horizonte, digo copia Ud. a nuestros colonizados medios públicos haciéndole propaganda gratis nada menos que a StarBucks, ese rico cafelito a 3 euros la taza, cómodamente instalado en la burbuja aislacionista que permite comunicarse con otra burbuja en Australia pero que impide comunicarse con el vecino de al lado, profesor, si uno va al bar a tomarse un café zurraposo y requemado sobre una mesa por la que acaban de pasar un trapo medio mojado y de dudosa limpieza es para tomarle el pulso al pueblo, o al barrio o al lugar donde uno vive, enterarse de cómo va la vida real y no esa nube de pájaros sueltos en la que nos quieren convertir, para tenernos cómodamente aislados y embrutecidos con tanto refinamiento imperial.

Ay profesor, vaya al bareto del barrio e inmunícese, no solo el tracto intestinal se lo agradecerá, también puede ser que se le despeje un poco la mollera. Salud.

Pues ya tienen trabajo porque con la cantidad de inmigantes qye hay , sólo en Londres, se puede quedar la ciudad casi vacía. En cuanto a los españoles, que como dices no se consideran inmigrantes sino ciudadanos comunitarios, constantemente están pidieno trabajo allí para ellos, ¿que quieren cambiar unos por otros? Espero no creerlo.

A pesar de ser el centro mundial de las finanzas, los ingleses hace décadas dejaron de ser una potencia mundial. Conservan contra viento y marea la fortaleza de su libra, y lo que en otros tiempos su solidaridad era tan notoria, es obvio que en estos tiempos sus arcas van muy menguadas. La primera vez que estuvimos en Londres lo que mas nos impactó fue la cantidad de africanos que vivían allí. Luego nos explicaron que ello se debía a sus colonias africanas, las cuales estaban adoptando ambiciosos cambios de gobierno y no solo las elites africanas, sino gente mas humilde había logrado ser admitida en la Albión del siglo XX.

Por qué hay 200.000 trabajadores españoles considerados inmigrantes comunitarios en el RU? Por qué esos 200.000 trabajadores españoles y muchos otros más salen en busca de trabajo a otros países de Europa? Los migrantes económicos españoles se ven obligados a emigrar por el hecho que las empresas o pymes españolas - no asumen la responsabilidad de ofrecer puestos de trabajo a sus parados. Si el Estado español ofreciera las buenas ayudas sociales a sus connacionales - como lo hacen los gobiernos responsables del RU y de otros países de la UE - los parados españoles no se verían obligados a abandonar su territorio. La UE no es una unión social. Como recordatorio: España ha recibido desde 1986 hasta el 2015 la suma de € 350.000 millones en subvenciones. En fondos para la agricultura se destinaron € 151.400 millones hasta el 2013. Mientras que las partidas asignadas entre el 2014 y 2020 superan los € 45.000 millones.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal