José Ignacio Torreblanca

Héroes civiles

Por: | 05 de febrero de 2016

Captura de pantalla 2016-02-05 12.44.43

El Señor X era un joven concejal que asqueado por la corrupción que observaba en su Ayuntamiento hizo algo increíble: infiltrarse en una de las tramas de corrupción más grandes que ha habido en España. Los cientos de documentos que recopiló y las 18 horas de conversaciones que logró grabar mandaron a la cárcel a decenas de personas y pusieron en jaque a la cúpula de su partido. El Señor X podría haberse ido a su casa: nadie se lo hubiera reprochado. También podría haber mirado hacia otro lado. E incluso podría haber pedido una parte proporcional del botín. Pero no, el Señor X se tiró dos años acudiendo con micrófonos ocultos a reuniones con sus compañeros de partido.

Un caso no muy diferente del Señor Y, funcionario en el área de Urbanismo de una de las ciudades más corruptas de España. Durante décadas se cometieron allí todo tipo de desmanes urbanísticos, con el dinero circulando a chorro y los corruptos sin ni siquiera molestarse en ocultar su tren de vida. Donde nadie nunca había visto nada denunciable, el Señor Y se fue a la comisaría y destapó una trama de corrupción cuantificada en nada menos que 2.400 millones de euros que acabó con el procesamiento de 86 personas, entre ellas 20 exediles.

 Héroes, ¿verdad? Pues al Señor X, en lugar de hacerle una estatua y darle las llaves de la ciudad, su Ayuntamiento lo denunció por revelación de secretos. Y al Señor Y, en lugar de nombrarlo concejal de Urbanismo, lo trasladaron de puesto. Lo mismo que a la Señora Z, ingeniera de Caminos que denunció la corrupción en la empresa pública en la que trabajaba y fue premiada con el acoso laboral de sus jefes y el despido.

Una diferencia crucial entre una sociedad mafiosa y una democracia moderna es que en la primera hay clanes y chivatos y en la segunda normas y ciudadanos. X denunció Gürtel, Y, Marbella, y Z, Aquamed. ¿Cuántos españoles saben sus nombres? ¿Dónde están las estatuas, los libros, las películas, las condecoraciones, las invitaciones al Congreso, las audiencias reales? No pongo aquí sus nombres: hagan ustedes el ejercicio cívico de buscarlos. Se lo deben.

Publicado en la edición impresa del diario ELPAIS el miércoles 3 de febrero de 2016

Hay 7 Comentarios

a nada de esto nos sorprende. España ha caído en materia de corrupción al nivel de Argentina donde el anterior gobierno implementó un sistema por el cual concedía la obra pública por miles de millones a sus amigos. El caso es que las obras no se hicieron ni una cuarta parte,pero los cupones correspondientes a las etapas de obra SI fueron cobradas por las "empresas" que a su vez regresaban buena parte de esos montos a sus amigos y jefes. Así es como la ex jefa del Estado posee en Calafate 4 hoteles 5 estrellas que permanecen casi totalmente vacíos . Una evidente maniobra de lavado de dinero.

http://goo.gl/QC6cbw

Pero es que no se deben considerar héroes, es que han hecho lo que toda persona honrada debe hacer, lo que ocurre es que hasta esa corrupción podía verse como normal y ellos han tenido la valentía de denunciarlo.

Ya se encargan los poderes mas afines a esa trama en embarrar el nombre del denunciante,y de hacer tenblar al mas valiente con amenazas de todo tipo,son los propios politicos los que deberian elevar el tono de dnuncia y defender al acusador, pero este pais es difernte

Intente usted denunciar un comportamiento irregular, por ejemplo, de gestión financiera, en una ONG, incluso de las más humanitarias. Y aténgase a las consecuencias.

Julian Assange, otro al que le van a poner una estatua. Ahí pinta poco España.

Ya nada de esto nos sorprende. España ha caído en materia de corrupción al nivel de Argentina donde el anterior gobierno implementó un sistema por el cual concedía la obra pública por miles de millones a sus amigos. El caso es que las obras no se hicieron ni una cuarta parte,pero los cupones correspondientes a las etapas de obra SI fueron cobradas por las "empresas" que a su vez regresaban buena parte de esos montos a sus amigos y jefes. Así es como la ex jefa del Estado posee en Calafate 4 hoteles 5 estrellas que permanecen casi totalmente vacíos . Una evidente maniobra de lavado de dinero.

Nos falta a corrupción de una esquina, Ahí hubi un ciudadano X jugándose los cuartos para denunciar a sindicatos, patronal y al partido del poder.
Ya sabrá usted de donde hablamos, no es gratuito su silencio

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal