José Ignacio Torreblanca

Referendos

Por: | 29 de febrero de 2016

Captura de pantalla 2016-02-29 21.00.13

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha propuesto un referéndum para que los húngaros decidan si quieren o no acoger refugiados. La convocatoria prueba hasta qué punto el señor Orban se toma en serio su intención (declarada públicamente) de instaurar en Hungría una democracia iliberal, es decir, una democracia sin Estado de derecho. Porque lo que hace Orban es convocar un referéndum para incumplir una decisión ya adoptada por las instituciones europeas. Se trata de la Decisión 2015/1601 del 22 de septiembre de 2015 que pone en marcha el mecanismo de realojo de una parte de los refugiados llegados a Grecia e Italia, una decisión tomada en el marco de los artículos 78.3 y 80 del Tratado que establecen el principio de reparto equitativo y solidario en caso de “situaciones de emergencia originadas por la afluencia repentina de nacionales de terceros países”. Entre enero y diciembre del año 2015 Italia registró 153.946 entradas de refugiados y Grecia 885.386, así que la decisión de realojar a 140.000 no sólo está plenamente justificada, sino que es legal y de obligado cumplimiento. Convocar referendos para incumplir la legislación comunitaria sienta un precedente destructivo para la UE.

Pero los húngaros no están solos en el delirio refrendatario. Un cambio en la legislación holandesa, que ha rebajado a 300.000 las firmas para pedir un referéndum, ha permitido a un grupo euroescéptico y xenófobo convocar una consulta popular sobre el acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Ucrania, firmado el 27 de junio de 2014. El Tratado, ya ratificado por una mayoría amplia en el Parlamento neerlandés, es una herramienta esencial para el desarrollo económico de Ucrania y para la paz y la estabilidad en la región. Nada haría más daño en este momento que mandar a Rusia el mensaje de que Ucrania no nos importa nada, dejándola a su suerte. A pesar de que las encuestas pintan mal, el Gobierno neerlandés, temeroso de verse arrastrado por una derrota, ha dicho que no va a hacer campaña a favor del sí en el referéndum, que se celebrará el 6 de abril. Tanta irresponsabilidad duele, máxime cuando se hace en nombre de la democracia.

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el sábado 27 de febrero.

Hay 8 Comentarios

Un detalle más apreciado profesor, [ ] me permito enviarle un enlace en el que se ven fotos de los héroes del Maidán, exposición en el parlamento europeo de los héroes demócratas con tatuajes nazis, así que ya tenemos la swastika de vuelta a ese templo de la democracia por el que Ud. tanto se desvive.

http://www.geenstijl.nl/mt/archieven/2016/02/het_licht_gaat_uit_in_europa.html

No dejo de pasar por este café más que nada para leer los comentarios de los lectores, los que tiene a bien publicar el mesero de este café [ ]
Sr. europeista, ¿que decían los del norte a lo hora de repartir la deuda? ¿De qué democracia habla Ud. cuando esas decisiones las tomó el Eurogrupo, por el que nadie ha votado, ni Ud. ni yo ni nadie?. Hora de espabilar y cambiar de cantata, esos cuentos no se los cree… ni Ud mismo.

Sí, a los palmeros de la eurodictadura, el inmigracionismo y el expansionismo de la OTAN y la UE contra Rusia les duelen iniciativas patrióticas y democráticas como las de Hungría y Holanda. Pues ajo y agua, porque somos cada vez más quienes, en todas las naciones europeas, estamos decididos a defender nuestra soberanía y nuestra identidad frente a las calamidades de la eurodictadura y la globalización.

A ver cómo se explica esta paradoja: por un lado el establishment europeo considera que la democracia es un concepto tan elevado y necesario, que justifica llevarla a Libia, Siria o Irak, incluso a través de bombardear, suministrar armas a las facciones, y favorecer levantamientos violentos. Pese a que esta empíricamente demostrado que las sociedades de la en su mayoría ni la entienden, ni la quieren, y terminan en desastre, por lo visto el concepto "democracia" justifica cualquier intervención.
Pero luego, ese mismo "establishment" reacciona con espanto y ferocidad a cualquier intento de ejercer dicha democracia si esta pone en peligro sus designios. Centrandonos en el caso de Hungría, parece obvio que una inmigración masiva de origen musulmán tiene implicaciones grandísimas sobre temas cruciales como la seguridad, y el estado de bienestar de las generaciones futuras. La propia Merkel confesó que este fenómeno podría cambiar sensiblemente las costumbres, valores y forma de ver la vida de Alemania...¿De verdad pretenden dejar pasar un asunto de esa transcendencia sin consultar siquiera al pueblo?. No soy especialmente euroescéptico, pero es obvio que algo huele a podrido en Bruselas.

En las últimas elecciones al Parlamento Europeo hubo una participación que no supero el 45% del censo. ¿Quiénes son las instituciones europeas? ¿Qué legitimidad democrática tienen las instituciones de la UE? No sé quiénes, que grupos de poder, son realmente, pero su legitimidad democratica es mínima.


El tema de la inmigración es un tema con importantes y negativas consecuencias para la sociedad, y por tanto la decisión del primer ministro de Hungría me parece acertada y legitima. El pueblo húngaro debe poder decidir sobre su futuro, sobre su identidad, sobre qué tipo de sociedad desea para sus hijos.


El tratado de asociación entre la UE y Ucrania fue un enorme error. Ucrania no comparte ni valores, ni principios, ni intereses con la UE. Además, es un tratado carente de significado, pues ¿Qué Estado miembro de la UE está dispuesto a salir en ayuda de Ucrania frente a Rusia? ¿El Gobierno en funciones español? Hoy por hoy ninguno. Apoyar la denominada Revolución Naranja desde al UE fue un error.

Continuo: Que diria el mismo Steiner sobre la "Unidad Europea" si en 1930-40 no lo hubieran dejado llegar a Paris?

Sr Torreblanca: No piensa Ud. que cuando los Paises del Mediterraneo se ven inundados de inmigrantes...( muchos de ellos no "refugiados") y los Paises del Norte no quieren recibirlos, y los dejan clavados en territorio de los primeros, hay lugar a cierto euroesceptisismo?

Todo lo contrario ocurre en nuestro país. A pesar de que estamos en la órbita de los Estados fallidos. La Fundación Guru-Gú dispone de un informe reservado donde PP y Psoe están dispuestos a suspender la inversión aprobada para la construcción de una cárcel en Los Monegros y otra en Las Hurdes y en su lugar montar campamentos para refugiados. El destino de esas cárceles era para los presos de uno y otro partido. No hay que olvidar que tenemos 1.700 imputados. Como tampoco hay que olvidar la "Pedrada" de Pedraz. Aquel juez (Pedraz) que dijo que la casta/clase política está podrida.
Que los politicos corruptos de un y otro partido entraran en esas carceles (pendientes de construir) sería una manera de decirle al mundo que en España se acabó el asar vacas con billetes (con Cándido Méndez a la cabeza),
votar con la pezuña (Gaspar Zarrías), poner cara de asco a la hora de controlar (Mafo/Fdez Ordoñez desde el Banco de España), el fin de las puertas giratorias para "Isidoro" , Elena Salgado y pronto para la "Trini"(Trinidad Jiménez), darse golpes de pecho en misa de 12 y preparar puentes caribeños (Carlos Divar/ex presidente del CGPJ yTS), que el tiempo de los profetas de bolsillo ha llegado a su fin(el besugo de González Pons con sus cuatro millones de empleos), hacerse rico en España en cuatro dias (el puto enano de Carlos Solchaga), el que Miguel Blesa vaya diciendo que fue compañero de pupitre de Aznar(ex presidente del gobierno), etc.
Es decir, que el mundo entero vea que la marca España no es el Cante por Peteneras o como irse de rositas enun Estado fallido. Todo ello en la línea de Calatrava: Si te descuidas te la clave. O Eduardo Zaplana: Yo estoy en politica para forrarme. El paradero del jaguar de Ana Mato sin ir mas lejos. El que se !jodan! de esa elementa hija del corrupto Fabra I el malo. Que se jodan esos 10 millones de desgraciados que Cáritas saca adelante. Esos que su revolución termina en la panaderia de la esquina. Precisamente en la del citado besugo Cándido Méndez y ese pobre hombre de los cruceros (Toxo). Y en ese plan. Ninguno.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal