La caravana de Rajoy

Blog de Carlos E. Cué

Carlos E. Cué

SOBRE EL AUTOR

Redactor de la sección de España encargado de la información del PP

marzo 2008

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Inicio | marzo 2008 »

29 febrero, 2008 - 13:26 - EL PAÍS

La pancarta sin dueño

Inmigrantes_2 Ya era una pancarta rara. Apareció en Murcia, casualmente un día después del discurso más duro sobre inmigración, el de Canarias. Decía "los emigrantes saludan a Rajoy". Pero alguien, con un imperdible, le colocó un papel blanco para que se leyera "los migrantes", que vale tanto para "in" como para "e". Detrás de la pancarta no había ningún inmigrante, aunque Rajoy, cuando la vio, saludó a "esos amigos de fuera". Los murcianos que había detrás del trapo primero se escondieron, y luego saludaron disimulando. Pero lo más raro es que cuando acabó el mitin, la gente se llevó a casa sus pancartas, y esta se quedó en el polideportivo, sola, esperando a su dueño. Si está por ahí, que diga algo.

Por cierto, Rajoy ayer se fotografió en Alicante con una mujer con velo islámico, una prenda que el PP quiere retirar de los colegios porque la considera como un símbolo de "sumisión" de la mujer.

Las fotos son del maestro Gorka Lejarcegi. Un honor para el blog.

28 febrero, 2008 - 14:55 - EL PAÍS

Rajoy y los inmigrantes

Fue el miércoles de la semana pasada. Estábamos en Mahón. Rajoy visitó un mercado -no ha vuelto a hacerlo desde entonces, porque va de mitin en mitin y apenas pisa la calle-. Se le acercó una señora cuarentona. Una latinoamericana de rasgos indígenas. Estaba entusiasmada. "Tenía muchas ganas de saludarle. Me he enterado de que venía por aquí y me he acercado. Le veo siempre en la tele, me alegro mucho, de verdad". Rajoy sonreía. "Muchísimas gracias, encantado de conocerla", le contestó. Entonces la señora puso su mejor sonrisa, le cogió las dos manos y mirándolo de cerca le dijo: "si pudiera, le votaría". Rajoy se quedó de piedra y no dijo nada. Sonrió y siguió su paseo. La señora probablemente no sabía que Rajoy, sólo una semana antes, en Berlín, había dicho que él no es "partidario de ampliar el voto" a los inmigrantes. Varios países europeos dejan votar en las municipales a la gente que lleva un mínimo de años con residencia legal. En España no hay nada de eso. El PSOE amagó y luego dejó morir la iniciativa. Ayer, en Canarias, Rajoy habló de integración. Es allí, en las islas a las que llegan los cayucos, donde Rajoy siempre hace sus discursos más contundentes sobre inmigración. Dijo que no pueden venir todos los que quieran porque "no cabemos" y que las inmigración se podía convertir en una "pesadilla". De lo del voto, ni una palabra.

27 febrero, 2008 - 17:31 - EL PAÍS

La dichosa niña

No se habla de otra cosa en el micromundo de la política. Esa niña a la que Rajoy hacía mención en su alegato final del debate. Aunque el líder ni siquiera la ha citado en el mitin en Tenerife. Al que suscribe ya le han llegado dos sms, se supone que de gente anti-PP, que se mofan de esa idea de la niña con bastante mala leche. En uno la niña es lesbiana y le dice a Rajoy: lo siento papá, voy a votar al PSOE. En el otro se ha perdido una niña que lleva un bonobus y se llama Esperanza (como Aguirre). Por cierto, frente a quienes acusan a Rajoy de no saber qué es un bonobús, el PP ha preparado un contrataque. Es Zapatero quien no sabe qué es un bonobus, dicen, porque para la regularización de inmigrantes que hizo el PP se pedía un abono de transportes, y no un bonobus, que es un billete de 10 viajes. En cualquier caso, para los que preguntan de quién fue la idea de la niña, os recomiendo que leáis el periódico (que es lo más importante, esto del blog es sólo un añadido). Hoy tratábamos de contarlo en una crónica. Os pongo aquí la alocución final de Rajoy, por si no os acordáis. Tiene miga.

RAJOY: Quiero que esta noche se vayan a dormir con la tranquilidad
de que podemos encarrilar las cosas. Las elecciones nos ofrecen
una gran oportunidad y no deberíamos perderla. No queremos renunciar
a nada. Podemos mirar al mañana con optimismo y con esperanza.
Sabemos perfectamente cómo se hace porque ya lo hicimos todos
juntos en peores circunstancias.
 
   
    Yo estoy dispuesto. El plan de trabajo está preparado y las
herramientas a punto. Solamente falta que usted decida que nos
pongamos en marcha. No le pido el voto para mí, yo no soy lo que
está en juego. Yo no soy quien gana o pierde estas elecciones.
Lo gana o pierde España entera. Está en juego todo lo que podemos
hacer si vamos juntos y todo lo que podemos perder si no lo hacemos.
Por eso es muy importante que acertemos con lo que España necesita.

    Necesitamos los votos pero me importan más los compromisos.
 
   
    Porque yo sólo quiero lo que todos queremos. Y hay un ejemplo
que resume todas mis ideas y que todo el mundo puede entender.
Yo quiero que la niña que nace en España tenga una familia, y
una vivienda, y unos padres con trabajo. Esto es lo mínimo que
debemos exigirnos para todos. Una familia, una vivienda y unos
padres con trabajo. Yo me esforzaré principalmente para que la
familia esté atendida y la vivienda se pueda conseguir y para
que no falte el trabajo.
 
   
    Quiero que esa niña, nazca donde nazca, reciba una educación
que sea tan buena como la mejor, quiero que se pueda pasear por
todo el mundo sin complejos, porque sabrá idiomas y porque tendrá
un título profesional que se cotice en todo el mundo.
 
   
    Quiero que sea un heraldo de la libertad, de la tolerancia
y de los derechos humanos, porque habrá crecido en libertad, y
no tendrá miedo a las ideas de los demás, y habrá aprendido a
respetar a todos los que respetan la ley.
 
   
    Quiero que sienta un hondo orgullo por ser española, por pertenecer
a esa nación tan vieja, tan admirable que le habrá ofrecido las
mejores oportunidades, pero que habrá sabido ser exigente con
ella para convertirla en una mujer madura y responsable.
 
   
    Eso es lo que quiero. Esto y todo lo que esto lleva implícito.
Y por qué no. Nada nos impide lograrlo, podemos hacerlo si quieren
que caminemos juntos. Porque España es cosa de todos, y debemos
tomárnosla muy en serio. Muchísimas gracias y muy buenas noches.
 

27 febrero, 2008 - 14:43 - EL PAÍS

El debate nos da un respiro

Rajoy vuelve a su libro. Todos tenemos la sensación de que ya sólo importan los debates. Por si había dudas, Rajoy se ha despejado dos mañanas para poder preparar mejor el segundo. El acto previsto mañana en Alicante se lleva a la tarde. Y el de Vitoria del día siguiente simplemente desaparece. Todo sea por el debate. A los militantes de Vitoria a lo mejor no les hace mucha gracia, pero para nosotros supone un pequeño gran respiro. Hoy, haciendo honor a uno de los mensajes clave del PP, el de los currantes que se levantan temprano, hemos abierto los ojos a las seis de la mañana para viajar de Bilbao a Tenerife. El avión era un especie de enorme ronquido colectivo. Ahora para Las Palmas. Las islas son así. No puedes ir a Baleares y no tocar las tres islas mayores. Y no puedes venir a Canarias y no dar sendos mítines en las dos islas mayores. Sería la mejor manera de perder unos miles de votos. 

26 febrero, 2008 - 15:46 - EL PAÍS

entre debate y debate

Volvemos a la rutina: avión, mitin, madrugón, mitin, avión, mitin... Pero después de un debate y, sobre todo, sabiendo que hay otro la semana que viene, nada es lo mismo. Lo reconocen incluso alguno de los estrategas del PP con los que hemos hablado esta mañana: los debates convierten la campaña en algo mucho menos importante. Cuando no había, como pasó en las municipales, los mítines y las entrevistas eran la única clave. Pero ahora, la cosa consiste en arrastrarse unos días hasta el debate -Rajoy se lo ha estado preparando en todos los ratos libres que le dejan los mítines y las entrevistas- y luego tratar de vender el éxito. En este circo que es una campaña, es mucho más importante decir muchas veces que has ganado el debate que ganarlo de verdad. Pasó con Solbes y Pizarro. El PP cometió un error de bulto, lo admiten ellos mismos: dejaron que el PSOE dijera que Solbes había arrasado mientras ellos guardaban silencio. Una vez que se instala esa realidad, no hay quien la mueva. Por eso anoche los dos partidos salieron inmediatamente a contarnos que el suyo había ganado de calle. O sea que ahora nos toca unos días de hablar desde este debate hasta que empecemos a hablar del siguiente, para después seguirlo y luego otra vez a analizar quién ha ganado. Cuando nos queramos dar cuenta estamos votando. Saludos, nos vamos a Bilbao.

25 febrero, 2008 - 12:39 - EL PAÍS

Los periodistas molestamos

Un periodista político es algo así como un enterrador (con todos mis respetos). Todo el mundo sabe que su trabajo es necesario, que ese tipo tiene que estar ahí, pero su presencia incomoda a todos. Los periodistas molestamos a los políticos, que cambian de conversación en cuanto nos ven aparecer y pasan al fútbol o la mitología griega para evitar que saquemos información de sus palabras. Molestamos a otros periodistas, porque nuestra presencia implica compartir la información, y eso en el reino de la exclusiva no es plato de buen gusto. Molestamos a los políticos del partido que cubrimos, porque creen que somos demasiado críticos. Molestamos a los del partido rival, porque creen que somos demasiado condescendientes. Molestamos incluso a algunos lectores (como se puede apreciar en algún comentario) porque no escribimos como a ellos les gustaría que escribiéramos. Tal vez por eso, llega el debate más importante de los últimos 15 años, y nos dejan fuera. Uno de los pactos férreos de los dos partidos consiste en que Rajoy, Zapatero y sus 14 hombres fieles no podrán tener ningún contacto con la prensa antes ni después del debate. Estarán solos en el plató. Frente a ellos habrá un montón de butacas, pero estarán vacías. Nosotros, tras una pared, por si acaso. Todos tenemos nuestros trucos para estas ocasiones, pero esta es una demostración más de que España está muy lejos de las grandes democracias del mundo. Os invito a ver este trozo de uno de la docena de debates Clinton-Obama. Hay público, se ríen, aplauden, se interrumpen, tratan de cautivar a la audiencia, se respetan, simulan ser amigos, los periodistas les interrumpen, les hacen preguntas del público... en fin, lo normal en una democracia avanzada. Bueno, ahora en España por lo menos hay debate, que no es poco. En ocho años de Aznar, ni uno.

24 febrero, 2008 - 09:39 - EL PAÍS

Mandar es esto: los carteles no valen

El PP tiene 700.000 militantes, centenares de dirigentes, un enorme equipo que diseña hasta el último detalle en las oficinas de Génova, la sede central. Pero al final, hay un Jefe de Todo Esto. Y resulta que, como en la película de Lars Von Trier, ese jefe de todo esto, el de verdad, tiene un alter ego: el de las farolas. El entorno de Rajoy cuenta que el líder no se reconoce en la foto que se ha elegido para los carteles electorales, los que todos podéis ver en vuestras ciudades. Por eso, porque mandar es esto, decir una cosa y que miles de personas te odebezcan sin rechistar, Rajoy ha ordenado cambiar la foto por otra de un gran mitin en Valencia. Se le ve ganador, con gente detrás, gustándose. Como a Zapatero. Viajando por España, como hacemos los de la caravana estos días, se puede comprobar la gran diferencia entre los carteles del PSOE (siempre con gente desenfocada en el fondo y el líder en primer plano), y los del PP, mucho más clásicos, con fondo azul. Hasta ahora. Porque el líder mandó parar, y aprovechando que había que quitar el lema de precampaña (las ideas claras) por el de campaña (con cabeza y corazón) ya se están cambiando las 6.000 vallas publicitarias, 1.455 cabinas, 13.000 banderolas y 8.655 pancartas que ha comprado el PP en todo el país. Mandar es esto, creo.

22 febrero, 2008 - 15:38 - EL PAÍS

¿Rajoy se hará socialista?

Mapa

De vuelta en la carretera. La campaña es muy larga (a las pruebas del mapa me remito). Uno sabe cómo empieza, pero no cómo acaba. Cualquier cosa puede pasar. Incluso que en el camino, en algún momento de los 12.500 kilómetros que va a recorrer, el candidato de "la derecha", según se define Rajoy con ironía, acabe siendo socialista. Dice que a él lo que le interesan son los "currantes", los que se levantan "a las siete de la mañana", los que "hacen cuentas a fin de mes". Afirma que el PSOE no es socialista, ni obrero, ni español. Insiste en que él defiende mucho mejor los principios del socialismo que Zapatero. Y ahora, en Andalucía, vuelve el "cambio", la palabra clave con el que Felipe González arrasó en 1982. Javier Arenas lleva esa palabra hasta en su lema: "cambiar a mejor es posible". Y aquí es lógico, los socialistas llevan 25 años en el Gobierno y la palabra cambio se vuelve pepera. Pero a Rajoy le empieza a gustar la idea. Su lema es "con cabeza y corazón", pero parece que lo del "cambio" le atrae más. Lástima que tuviera copyright.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal