Catalán Errante

SOBRE EL BLOG

El corresponsal de EL PAÍS en Tarragona abandona su ciudad para recorrer un territorio sacudido por la campaña de las elecciones a la Generalitat: cruzando Cataluña de pueblo en pueblo, desplazándose en transporte público o autostop, deambulando lejos de los líderes políticos para retratar cómo los ciudadanos reaccionan, viven y sobreviven a la promoción electoral.

Sobre el autor

Ferran BalsellsFerran Balsells
Hace algo más de un año dejé Maracaibo (Venezuela) para trabajar en Tarragona. ¿Cómo? Nací en Barcelona y me convertí en errante por casualidad. Tras vivir en distintas ciudades, terminé cubriendo las extrañas peripecias de Hugo Chávez. Ahora, los discursos de los aspirantes a presidir la Generalitat han despertado los recuerdos de aquella época en la que pretendía descifrar al lenguaraz líder venezolano. Durante la campaña, volveré a errar por el territorio.

Resultados Elecciones catalanas

ESKUP

Archivo

diciembre 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

15 nov 2010

Ascó no añora a los candidatos

Por: Ferran Balsells

En el primer tren del lunes que circula entre Tarragona y Ascó nadie viaja por trabajo. El tren sale a las 10.10 y llega al pueblo a las 11.36. “Llevo años haciendo este trayecto y todavía no sé si es peor viajar en tren o en autobús”, explica desde su asiento María Vergés, tarraconense de 47 años que se desplaza a Ascó para ver a unos familiares. “Imagínese si tuviera que venir por un empleo. Y eso que aquí también pagamos impuestos, igual que en Barcelona”, añade. La Cataluña que critica la España radial con Madrid como único vértice también peca de centralista. Se vive en los vagones semivacíos que circulan por el interior de las tierras del Ebro, en los rostros de los viajeros que apenas se molestan en quejarse. “No iré a votar porque ningún político resolverá nuestros problemas”, lamenta María. Este discurso teñido de abandono abunda en Ascó, donde la campaña electoral convive con otra incertidumbre. El municipio contiene una de las principales sombras que los grandes partidos -CiU y PSC- evitan abordar en la campaña: la incógnita sobre dónde se instalará el almacén de residuos nucleares, rechazado en el Parlamento catalán con los votos, precisamente, de CiU y PSC. En el pueblo pocos dudan de cómo terminará la historia.

Una calle de Ascó Ascó, municipio plagado de carteles al que no asistirán los principales candidatos.

Datos sobre el municipio:

Población: 1.600 habitantes

Alcalde: Rafael Vidal (CiU)

Resultados autonómicas 2006 (votos):

            CiU 39,2%     (330)

            PSC 27,9%    (235)

            ERC 17,6%   (148)

            ICV  5%         (42)

 

Cualquier lugareño se presta encantado a resolver el interrogante. “Ningún político dirá nada hasta después de las elecciones y después instalarán el almacén aquí”, resume Pere, vecino de 68 años que lleva 23 años trabajando en la central nuclear. No es casual: pocos en el municipio se dedican a una actividad que no esté vinculada con la planta propiedad de Endesa e Iberdrola, padrinos de facto del municipio. “Aquí todos trabajan en la nuclear o en el Ayuntamiento. Son los caciques del pueblo, nos tienen a todos comprados”, comentan varios residentes en una improvisada tertulia de bar. Todos piden mantenerse en el anonimato por temor a las tensiones que el asunto genera en un municipio de apenas 1.600 habitantes. De ellos, apenas un millar residen en el pueblo. El dato contrasta con la plantilla del Ayuntamiento, donde cerca de 70 funcionarios gestionan un presupuesto apabullante gracias a los ingresos por acoger la central: más de 6 millones de euros.

Tanto dinero fomenta el clientelismo entre una población golpeada por la crisis. Tras el hundimiento de la construcción, la nuclear y el Ayuntamiento son casi los únicos que proporcionan empleo. Por ello pocos dudan de que el almacén acabará por instalarse en Ascó. “O viene el almacén o el pueblo se hunde”, augura Tomás Moreno. La necesidad abre una polémica ante el resto del territorio, contrario a acoger más instalaciones nucleares. El debate parece estimulante para una campaña electoral, pero nadie espera que Montilla o Mas vengan a explicarse sobre el asunto. “Por aquí solo llegan políticos de tercera y cuarta fila. Pero tampoco hace falta que vengan los candidatos: nadie dice nada sobre el almacén, entre unos y otros se lo callan todo”, señala Moreno apodado en un cartel de información viaria del municipio.

Un vecino de Ascó Los vecinos de Ascó esperan al almacén de residuos nucleares.

Como la mayoría en Ascó, ignoran la campaña y solo esperan a las elecciones para que, una vez celebradas, el flamante presidente de la Generalitat anuncie la instalación del almacén nuclear en Ascó.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 3 Comentarios

Es evidente que hay mucho que aprender acerca de esto.

Licara, no creo que este sea el foro para debatir sobre la psoriasis. Te lo digo con todo el respeto, pero es que creo que deberíamos estar atentos exclusivamente a las aventuras del errante. Hasta que él no se lance a hablar de la enfermedad no s pertinente que nos embrquemos en el tema, aunque quizás ya lo haya hecho y yo no me haya dado cuenta: todavía no me he leído el post.

Para todos aquellos que conviven con la psoriasis, tienen familiares o amigos o simplemente se quieren informar un poquito sobre el asunto las invito a conocer y comentar en mi nuevo blog http://psoriasisweb.blogspot.com/ la idea es que sea un espacio para darle voz a los miles de personas que tenemos esta enfermedad pero con un toque moderno y despreocupado. Gracias y saludos!!!Espero sus comentarios.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal