Catalán Errante

SOBRE EL BLOG

El corresponsal de EL PAÍS en Tarragona abandona su ciudad para recorrer un territorio sacudido por la campaña de las elecciones a la Generalitat: cruzando Cataluña de pueblo en pueblo, desplazándose en transporte público o autostop, deambulando lejos de los líderes políticos para retratar cómo los ciudadanos reaccionan, viven y sobreviven a la promoción electoral.

Sobre el autor

Ferran BalsellsFerran Balsells
Hace algo más de un año dejé Maracaibo (Venezuela) para trabajar en Tarragona. ¿Cómo? Nací en Barcelona y me convertí en errante por casualidad. Tras vivir en distintas ciudades, terminé cubriendo las extrañas peripecias de Hugo Chávez. Ahora, los discursos de los aspirantes a presidir la Generalitat han despertado los recuerdos de aquella época en la que pretendía descifrar al lenguaraz líder venezolano. Durante la campaña, volveré a errar por el territorio.

Resultados Elecciones catalanas

ESKUP

Archivo

diciembre 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

18 nov 2010

Sexo en la tierra del caracol

Por: Ferran Balsells

Desde L'Aldea (Baix Ebre) no se entiende muy bien esto de la campaña electoral. Los partidos llevan un par de días promocionando sexo, orgasmos y disparos contra los inmigrantes ilegales. En la zona agrícola del delta del Ebro, estas polémicas cuadran francamente mal: por más afrodisíacos que se pongan los políticos, el único sensible ante el mensaje de fornicación es el caracol manzana. Se reproduce de forma tan voraz que ya es una plaga de cientos de miles de ejemplares, imposible de exterminar de los campos de la zona pese a los esfuerzos -tardíos- de la Generalitat. Y en estos campos, resulta que los inmigrantes ilegales trabajan. A destajo. Por entre tres y cinco euros la hora, según la amabilidad del patrón. Braceros magrebíes, africanos y de Europa del este, en su mayoría sin los papeles en regla, recolectan frutos unas diez horas al día. Arroz, coles, melocotones y naranjas que luego se venden en los comercios de Tarragona y Barcelona. A menudo, a cambio de un salario -el Gobierno fijó el jornal mínimo de los temporeros para 2010 en 4,96 euros la hora- también ilegal. Pero este concepto no aparece en los videojuegos.

Inmigrantes
Resulta que los inmigrantes ilegales trabajan.

Datos del municipio:

Población: 4.000 habitantes

Alcalde: Daniel Andreu (ERC)

Resultados elecciones autonómicas 2006 (votos):

CiU    31,6%   (477)

ERC    29,1%  (439)

PSC    23,4%  (353)

PP      7,8%    (118)

 ICV     3,8%     (57)

Por más que algunos atizen a la inmigración, los agricultores del Ebro no engañan: sin inmigrantes estarían perdidos. Jordi, hijo del dueño de un extenso campo de hortalizas, asegura haber sobrevivido gracias a estos ilegales dispuestos a trabajar más duro por menos. Aunque Jordi, asegura, les paga cinco euros la hora. Cuatro céntimos más del mínimo fijado por la ley. Los amigos de este agricultor que están en el paro se niegan a aceptar estas condiciones.

Los inmigrantes han salvado a Jordi

En esta comarca se teme al caracol manzana, gran devorador de arroz. También persiste la alergia de los catalanes al autoestop. Los agricultores compadecen a este errante pero no le abren la puerta de su vehículo. "Andando todavía tienes un buen rato hasta los arrozales", dicen. Luego arrancan y el viajero debe apartarse para evitar que el vehículo lo embista. Desde el camino se ve el coche avanzando rápido rumbo al sudeste, hacia los arrozales. Ningún reproche. Será fruto de la inquietud que genera el caracol manzana.

Caracol manzana
Los nuevos inquilinos del Ebro se reproducen como conejos.

Joan, un agricultor enfadado de 78 años, no pega ojo con tanto caracol encima pero tampoco cambiará su voto convergente. Era de esperar, tanto con CiU como con el PSC al frente de la Generalitat, nada ha mejorado en el delta. Las especies invasoras no han dejado de aumentar, son ya una veintena. Puestos a escoger políticos ineficaces, mejor seguir con los de toda la vida.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 3 Comentarios

Muy buen post, da que pensar...

cruzar el Estrecho con pasaporte 45 euros, sin él (en patera) 1.500 con riesgo a perder la vida, huir de la miseria en europa (un derecho fundamental) huir de la miseria en Africa ( un riesgo para la vida), vivir entre blancos que te incluyen en un video juego ( un riesgo para la vida)

Señor Balsells, alguien tenía que decir todo lo que dice. Ya sé que no tiene suficientes días para hacerlo y que no es Jordi Pujol, pero a todos nos gustaría que se pasara por nuestros municipios. Después de ser apadrinado por Esperanza Aguirre, no le queda otra que ir a ver a Carmen de Mairena. Y por favor, no se olvide de ir a Malgrat de Mar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal