Catalán Errante

SOBRE EL BLOG

El corresponsal de EL PAÍS en Tarragona abandona su ciudad para recorrer un territorio sacudido por la campaña de las elecciones a la Generalitat: cruzando Cataluña de pueblo en pueblo, desplazándose en transporte público o autostop, deambulando lejos de los líderes políticos para retratar cómo los ciudadanos reaccionan, viven y sobreviven a la promoción electoral.

Sobre el autor

Ferran BalsellsFerran Balsells
Hace algo más de un año dejé Maracaibo (Venezuela) para trabajar en Tarragona. ¿Cómo? Nací en Barcelona y me convertí en errante por casualidad. Tras vivir en distintas ciudades, terminé cubriendo las extrañas peripecias de Hugo Chávez. Ahora, los discursos de los aspirantes a presidir la Generalitat han despertado los recuerdos de aquella época en la que pretendía descifrar al lenguaraz líder venezolano. Durante la campaña, volveré a errar por el territorio.

Resultados Elecciones catalanas

ESKUP

Archivo

diciembre 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

24 nov 2010

Una familia rota en el cinturón rojo

Por: Ferran Balsells

El errante se ha paseado por el cinturón rojo de Barcelona: los municipios del área metropolitana que conforman el principal granero de votos socialistas en Cataluña. Y se ha encontrado con ese cinto algo agrietado. Lo ilustran los Carreño, cuatro vecinos de Santa Coloma de Gramenet que votaban a los socialistas desde que aprendieron a introducir la papeleta en un sobre. Ahora son una familia rota. Políticamente hablando, se entiende. Lo debaten animadamente en una mesa de la plaza del Ayuntamiento de Santa Coloma. A pesar de la insistencia de los padres, no hay nada qué hacer. Las hijas se desmarcan definitivamente del proyecto socialista.

Las hijas cambian de voto

Familia enfrentada
Padres e hijas ya no votarán al mismo partido.

La mayor, Teresa, de 36 años, votó en blanco en las pasadas elecciones y dice que esta vez se pasará a la derecha. El padre se inquieta. La menor, Sonia, se cambia del PSC a otra formación de izquierdas. La madre se resigna. Los padres se mantienen fieles pese a que admiten algunas decepciones: por el tripartito, el vaivén en algunas políticas y los casos de corrupción que han salpicado al PSC en Santa Coloma. El padre de familia, Cayetano, de 62 años, natural de Jaén pero llegado a Cataluña antes de cumplir los dos años y que lleva el socialismo en las venas, se mantendrá firme. Parece que para siempre.

Un padre con el socialismo en la sangre

Araceli, su mujer, de 56 años, está más decepcionada. Pero aguantará. Al menos por esta vez.

La madre aguanta, aunque resignada

Pero la tradición que ha perpetuado el cinturón rojo se rompe. Por más que los padres amenacen a sus pequeñas, el cambio es inevitable. Al menos en estas elecciones.

Los padres amenazan a sus hijas en balde

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 8 Comentarios

Nomes dic que em resulta xocant, i crec que el descontent actual amb tota la classe política provoca que la gent busqui alternatives que d'altre manera no faria.

Trobo be que hi hagi llibertat de votar a qui es vulgui.

Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en Internet son gratuitos. Me refiero a:

EL SHOCK DEL SIGLO XXI
¿Por qué el mundo va hacia una crisis?
¿Como haremos para salir de ella?

LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS
¿Cómo evolucionaran las casas, computadoras,
automóviles, industrias, y robots del futuro?

LOS CUALES PODRÁN LEER O BAJAR GRATUITAMENTE A SUS COMPUTADORAS DESDE:

http://futuro.clan.su

Que tendrá que ver el tocino con la velocidad... ¿Porque ha de enfrentar-se una familia por el partido que vota cada uno? La grandeza de la libertad es cada uno vote o no, haga lo que le dé la gana, mientras respete a los demás...

Pere, no em refereixo a que la familia hagi de votar el mateix, o que els pares inculquin a les filles el que han de votar, pero normalment ha passat que en un nucli familiar que viu sota el mateix sostre, a força de parlar, comentar, viure el dia a dia junts, floreix una conjunció d'idees generals ( tots son d'esquerres o de dretes, el partit concret ja es una altra cosa ).
Aquesta familia parla de dretes i esquerres, hi han diferencies substancials, i no es dolent, al contrari.
Nomes dic que em resulta xocant, i crec que el descontent actual amb tota la classe política provoca que la gent busqui alternatives que d'altre manera no faria.

Trobo be que hi hagi llibertat de votar a qui es vulgui. No cal que la familia "rece unida" o "vote unida", el que han de fer es votar

Al final, el descontento general con toda la clase política conlleva esto, que ni las familias se pongan de acuerdo. Si no se consigue en una familia, por mucha disparidad y libertad de opinión que exista, que haya un mínimo consenso de ideas, como se va a conseguir con todo un pais...
Al final se deduce que la gente mas "mayor" no vota a un personaje, sino a un partido, mientras que la gente mas joven se deja llevar más por la figura individual del personaje político.

Y evidentemente a un partido electo no le da tiempo a nada con una investidura de 2 o 3 años, creo que 4 estan bien.

Vaya, dos generaciones enfrentadas. Es lo que pasa, los partidos se lo tienen que currar. Y no hay cinturones rojos que valgan.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal