Avances importantes para vender online en China desde fuera

Por: | 08 de enero de 2014

El comercio electrónico en China es actualmente un coto privado donde los intentos de tirar la caña desde fuera apenas tienen eficiencia. Existen pero son residuales.  Sin embargo, es una realidad que no se puede ignorar el que no es viable tener un mercado de comercio electrónico aislado en China del resto del mundo. Esta autarquía no se puede aguantar porque siempre habrá intentos de arbitraje.

Para vender online en China desde fuera actualmente se recurre a soluciones imaginativas. A veces son los propios chinos los que compran y revenden productos importados. Incluso, con mercancías traídas en maletas. En otras ocasiones se apaña el pago como se puede, y el envío se arriesga a no pasar aduanas en compras de consumidores finales. Una aventura bastante impredecible, y, por tanto, arriesgada para cualquier plan de negocio.

Recientemente, se están produciendo avances importantes a tener en cuenta que nos han presentado las empresas que los lideran:

- En pago, el banco asociado con "la caixa" en China, BEA, ha sacado un mecanismo para que los chinos paguen con sus métodos y tarjetas habituales y la empresa reciba los cobros en su país y moneda de origen. Esto, que ya lo hacía alipay cross-border teóricamente sólo para servicios, sigue siendo bastante opaco.

- En logística y entrega ha surgido un portal autorizado por el gobierno: Kuajingtong. Este portal promete al vendedor tales ventajas aduaneras y fiscales, que resulta incomprensible e increíble pues en principio disfrutarían de una tarifa plana de aranceles que no encaja. No parece plausible que el propio Estado chino promulgue semejante coladero con la agresividad sanitaria, fiscal, comercial, que se demuestra en otros aspectos en sus aduanas.

En kuajingtong teóricamente podrás tener dos fórmulas.

a) express. Con envío a China directamente desde tu país de origen. Teóricamente aduana e inspección van por canal preferente. Sigue teniendo el problema del tiempo de entrega y el coste del envío.

b) FTZ (Zona de Libre Comercio de Shanghai). El almacenamiento se hace en la zona de libre comercio en pura consigna. Y se hacen las entregas desde allí.

En ambos casos, el proveedor extranjero recibiría sus ingresos en su moneda y país.

Estos avances, habrá que ver hasta que punto maduran y son utilizables. Por el momento, Kuajington (que además es una empreas del Estado chino) y BAE están promoviendo cada cual por su cuenta estos servicios y nosotros mismos estamos avanzando con ellos para ver qué hay de realidad tras las promesas.

Finaliza la primera misión digital de España a China

Por: | 14 de diciembre de 2013

Durante una semana 10 empresas, ya que una de las previstas no pudo formar parte del grupo, han estado en Shanghái descubriendo el panorama que tenemos en China en relación con a economía digital en una misión organizada por Adigital, red.es e ICEX. Mercachef, Ticketbis, Creafi Online Media, Roca Salvatella, QuieroApps, Seeketing, Rastreator, Mubiquo, Solostocks y Opensistemas formaban el grupo. Un viaje en el espacio, pero, imagino también, un viaje interior para personas que llevan un día a día ajetreado y para las que desbloquear la agenda una semana resulta complicado. En el mundo de la tecnología, en una semana pasan muchas cosas. Volverán los participantes al territorio exterior al Great Firewall chino con muchísimo trabajo acumulado que resolver antes de navidades y, esperemos, alguna idea nueva sacada de aquí. Para los que hemos podido compartir tiempo con ellos ha sido un viaje inverso, ya que estando en la centrifugadora china, perdemos perspectiva a veces de lo que está sucediendo en España en el tema digital.

En el ámbito de la economía digital, el gobierno chino ha sido un adelantado a su tiempo. Asumió desde el principio que era un área totalmente estratégica y, posiblemente acertó. La realidad es que hoy por hoy los dos polos de desarrollo digital a nivel mundial son básicamente China y Estados Unidos. En Europa, si acaso, formamos parte del polo estadounidense. Apostó China por tener su propia nube, aunque a costa de, a veces, no estar en la primera velocidad de los desarrollos. Así, ha conseguido tener colosos del mundo digital con una cultura empresarial que se nos hace extraña por su verticalidad y centralización en toma de decisiones.

En servicios, China está lejos de abrir del todo sus puertas al capital extranjero. La situación es muy asimétrica. En China, telecomunicaciones está en el epígrafe de actividades restringidas al capital extranjero, y el negocio editorial y de medios, en el de actividades prohibidas. Son áreas que afectan bastante al negocio digital. En las áreas permitidas, en la práctica hay cierta barrera por la necesidad de tener una persona jurídica que a fin de cuentas sea la que asuma la titularidad del proyecto en China. Bien con un socio doméstico o con una filial. Por esta razón, entrar en China no es solo traducir los servicios y adaptarlos, sino que puede requerir más. Al final, se trata de más coste.

Siendo cierto lo anterior, también es verdad que las dificultades a veces están sobrevaloradas y cabe distinguir entre estar en China y estar "en chino". Lo segundo podría ser un primer paso hacia lo primero y algunos de los participantes manifestaron su interés en darlo relativamente pronto. Estar en chino significa jugar en el ámbito del idioma, a nivel mundial, lo que incluye China continental, pero no necesariamente con el producto totalmente adaptado al mercado de China. Parece un primer paso lógico y más cercano a lo que tienen que afrontar estas empresas en sus proyectos al abordar mercados más cercanos.

En términos generales, y tras haber visto por encima los proyectos de las empresas que han venido en la expedición, tal vez un enfoque (además de las cuestiones más obvias de introspección para conocer ventajas competitivas y conocimiento del mercado y demás), podría ser:

1. Apertura en relación a la posición de la empresa en la cadena de valor. La empresa que en España es un marketplace, en China podría operar como consultora. La consultora en España, tal vez podría opera un proyecto concreto en China. Si no hay alternativas sólidas de entrada operativa, la venta del conocimiento, asumiendo que el conocimiento es muy perecedero, puede ser una alternativa útil.

Esto supone agilidad mental, flexibilidad y asunción de riesgos. Pero también, podría llevar a potenciales beneficios al conseguir encadenar relaciones con el mercado chino que, con su volumen, está llamado a tener impacto global también en economía digital.

2. Unión de fuerzas. Entre las empresas que venían, se podrían formar uniones temporales e incluso proyectos en común de acceso al mercado. Independientemente de que en otros mercados pudieran ser competidores.

3. Evitar pasos que no tengan un mínimo de solidez, respaldo y capacidad de aguante a medio plazo.

4. Ubicar algún tipo de "antena" en el mercado. Alguna cabeza de puente que pueda alimentar a la empresa de lo que en China sucede en su sector, y tal vez facilitarle el acceso a contactos y oportunidades.

5. Mirar, pero no obsesionarse por la competencia. Competidores, es obvio, hay muchos, pero si una empresa tiene una cartera de conocimientos o productos, hay otra forma de actuar que es compararse a sí misma a lo largo del tiempo. Mejorar, y no tratar de imitar en todo al que está al lado.

6. No adaptar en exceso el producto/servicio. Por más que haya quien diga que a los chinos les gusta A ó B, o "China es otro planeta", hay bastante mito al respecto. Es cierto que hay diferencias sustanciales en cosas concretas, pero siguen quedando cosas que son objetivamente (aunque sea como suma de subjetividades) buenas o malas. Hay productos que gustan casi universalmente. Por lo que, no necesariamente hay que cambiar tanto de cara a probar en China.

4. No obsesionarse por intentar estar en China como sea. Si no se encuentra una oportunidad clara, seguir cuidado el producto o servicio, y esperar a mejor ocasión.

La economía digital ya genera un volumen considerable de empleo. Hay empresas españolas en este área que tienen gente de talento muy destacable al y puede que consigan hacer cosas interesantes en el mercado chino más pronto que tarde. Ojalá nos llevemos pronto sorpresas positivas al respecto.

 

Primer evento del software de ecommerce Magento en China

Por: | 19 de noviembre de 2013

Ayer tuvo lugar el primer evento apoyado por Magento en China. MagentoCom 2013 fue un día de presentaciones sobre el estado del comercio electrónico en China donde básicamente participaron empresas interesadas en mejorar sus capacidades de distribución vía ecommerce en el mercado chino y proveedores de servicios especializados en las diferentes áreas: tecnología, logística, marketing, diseño, legal y contable, etc. El evento fue organizado por Bluecom partner "oro" de la empresa de software y una de las empresas que está liderando la cuestión en China. Nuestra empresa fue invitada también a participar.

Magento todavía no cuenta con una gran distribución en el mercado chino. De hecho, la mayor parte de las empresas que utilizan este software suelen ser marcas extranjeras. La plataforma, todavía no está al 100% preparada para el mercado chino, aunque sus carencias son cuestiones de detalle. Detalles importantes, no obstante, porque las dificultades para integrar Alipay pueden ser una barrera importante en el mercado chin donde este sistema de pagos tiene una cuota de mercado muy alta. Alipay pertenece al Grupo Alibaba, que promueve sus propias vías de comercio electrónico, aunque, en principio, debiera ser neutra como plataforma de pagos. Magento ahora mismo pertenece a eBay. Y PayPal, ni está ni se le espera en China.

En todo caso, dichos detalles no parecen frenar la capacidad operativa en la práctica de Magento en el mercado, lo que supone, seguramente, una segunda oportunidad para eBay en China. En su momento, eBay no consiguió imponerse ante TaoBao, en una dura batalla comercial donde participamos muchos. Yo mismo estuve trabajando en las oficinas de eBay en Shanghái durante mi vida anterior intentando promover como táctica de ventaja competitiva el "cross-border trade".

El Grupo Alibaba, que se ha metido en medio de la cadena de valor en la última milla, es un invitado -a veces- molesto a la cena de empresas grandes, que necesitan hacer un ejercicio de flexibilidad para aceptar lo que parece una imposición del mercado chino: vender en TMall o TaoBao. Por eso, cada vez más plantean simultáneamente, si no antes, el establecimiento de una página web de venta propia. De ahí que, parece, el camino se ha allanado un poco para soluciones como Magento.

Los retos que sigue habiendo son básicamente los clásicos:

- Falta de confianza. Hay todavía una gran desconfianza a comprar onine en China, sobre todo productos de valor.

- Problemas con la logística dé envíos. Las empresas logísticas todavía tienen una tasa de error bastante grande.

- Necesidad del cobro contra-reembolso. El Cash On Delivery (COD) es obligatorio en el mix de pagos de una tienda online que quiera alcanzar cierto volumen en China.

- La batalla de plataformas. Vender multiplataforma es muy complejo, y apostar a un caballo, mala estrategia para los grandes. De ahí el dilema.

El impacto que ya está teniendo en China el comercio electrónico es tan brutal que incluso lo están notando las grandes inmobiliarias con una inferior demanda a la hora de alquilar superficies comerciales. Un ejemplo claro son los mercados de electrónica. Puntos obligados de peregrinación para turistas geek. Incluso, Eric Schmidt, CEO de Google visitó uno en su último viaje a China. Estos mercados, al tener un público objetivo que coincide de pleno con el comprador online, están siendo los primeros en notar fuertemente cómo el comercio electrónico acaba impactando sobre las superficies comerciales.

Habiendo seguido las lógicas del gobierno chino en relación con Internet últimamente, la noticia de que suspende de forma experimental la censura a Internet en la zona de libre comercio de Shanghái suena de lo más inverosímil. Lógicamente, no puede desacartarse que sea cierto, pero resultaría sorprendente. Si se quiere competir con Hong Kong, como también se dice de este nuevo motor de desarrollo para Shanghái, no existe tal censura ( aunque censura, la hay en cierto grado en todos los países, incluido España).


Por otra parte, no cabe duda de que el Great Firewall chino sobre su Internet daña de forma severa su productividad. Convirtiendo la red en un inmenso jardín vallado, se impiden intercambios fluidos con el resto del mundo y se aísla de manera ligeramente autárquica su Red. Por ejemplo, siempre será más difícil a sus tiendas de comercio electrónico competir a nivel mundial. No pocas empresas ayudan a sus marcas a estar en facebook o twitter a marcas locales. La propia CCTV (la rtve china) lo hace.


Ha llovido ya mucho desde que el gobierno chino expulsó de su mercado a los jugadores extranjeros grandes que no se atuvieron a sus normas. En cuanto a los pequeños, a veces de manera más o menos arbitraria, se excluía a uno u otro site de su Internet. A veces, sencillmente, porque en el mismo servicio de hosting había caido otra página web por contenidos "inapropiados". Han llovido casos importantes en estos años, como el de Kim Dotcom o los de Snowden, la Primavera Árabe y wikileaks. Casos que aunque son diferentes, de uno u otro modo, tienen que ver con la soberanía de los Estados y su alta vulnerabilidad ante el uso y abuso de las Redes. También, con la soberanía de los ciudanos y uso y abuso de la Red por parte del Estado.


Han sucedido cosas en la Internet China a nivel social, como persecuciones a fugitivos vía microblogs, la reciente narración vía Weibo del juicio contra Bo Xilai (al parecer, bastante parcial), o los casos de accidentes de tren con amplio eco en las redes sociales. Y multitud de anécdotas y casos de opulentos relojes en brazos de líderes así como bastantes infidelidades de jueces y cargos políticos. Una Red que, si no es completamente abierta, como mínimo cabe decir que tiene cierta pluralidad. También, la incursión de Xiaomi e el mundo de los dispositivos.


El debate  sobre la censura aparentemente no ocupa, al menos en el sesgadísimo entorno del que teclea, un lugar destacado en las preocupaciones de una población que sigue en una inmensa mayoría en necesidades más básicas de su pirámide. El que China necesita mayor integración en las Redes para competir en su siguiente etapa de desarrollo seguramente es objetivamente cierto. Veremos si realmente se confirma esta noticia y la zona de libre comercio de Shanghai, sobre la que se están generando grandes expectativas, supone un paso tan firme en esa dirección.

Integración off-online en países emergentes

Por: | 26 de mayo de 2013

Suning es una de las empresas chinas líder en venta de electrodomésticos. La empresa cuenta ya con unas 1.700 tiendas y como a tantas otras, el existencialismo invade al canal de distribución ante un incipiente pero muy pujante papel del comercio electrónico. No le está yendo mal en cuanto a transacciones en la red y ha conseguido una cuota del 5,5% del mercado minorista online en su país a la cabeza de los distribuidores tradicionales y por debajo de actores digitales puros que no padecen el supuesto virus del "conflicto de canales".

Esta semana Suning ha anunciado que su plan de expansión en ubicaciones físicas a lo largo del país sigue vigente. Lo ha hecho al tiempo que exponía su concepto de "tienda online física". Una tienda donde hay muestras y stock en almacén de los productos que rotan más deprisa pero donde las principales interacciones cliente-proveedor se dan en un entorno virtual. El poceso de recogida y análisis de información y comparación de productos, el de realización de pedidos, el de pago, y también el de entrega, se hacen vía la plataforma de comercio electrónico de Suning pese a estar en una tienda.

De este modo, la expansión de tiendas se pretende en un formato y, sobre todo, en una operativa distinta donde las tiendas físicas cumplen una función más de la experiencia de compra (digital) total. Gracias, sobre todo, a que la interfaz por excelencia entre Suning y sus clientes serán los teléfonos móviles de estos últimos. Es ahí donde se darán las mayor parte de las interacciones incluso en tiendas... o showrooms.

El fenómeno de showrooming, si bien es universal, tiene una incidencia especial en China pues expansiones tan ambiciosas como las de Suning no deberán asumir un complicado proceso de gestión de un cambio de modelo de tiendas sino que podrá concebir muchas desde su incio de manera diferente. Según reportaron en su anuncio, y llamándolas "tiendas online físicas" rompen barreras, tabúes, e hipotéticos conflictos de canales aunque la inmensa mayoría de sus tiendas -apenas 40 de las 1.700 son propias- pertenecen a distribuidores. Suning, de esta forma, echa por tierra uno de los vértigos clásicos de integragción on-offline recurrentes al enunciar proyectos de entrada o expansión comercial. También unifica la interacción alrededor del cliente integrandola en un todo. Un todo digital donde la tienda es más bien un showroom.

El 21% de las personas globalmente usa el móvil durante el proceso de compra en las tiendas físicas. El porentaje se eleva según Kantar al 28% en China, prácticamente al nivel de Europa (30%), lo que indica que en este mercado la experiencia de compra "física" se está viendo alterada incluso más rápido por la máquina conectada que acarreamos casi todos los que pateamos el redil de un centro comercial. Kantar define el fenómeno de showrooming como la visita a tiendas físicas donde se prueban productos que luego se acaban comprando en otro lugar. Su investigación incide en el hecho de que en los países emergentes, y donde la Internet ha llegado a parte de su población directamente vía móvil, los compradores tienen más probabilidades de usarla durante sus procesos de compra física. "En países emergentes, donde hay más tendencia a abrazar comportamientos disruptivos, hay una amenaza inminente de que se dé un comportamiento de showrooming dirigido por el móvil." El 75% de los compradores con un smartphone en Asia desarrollada integran la consulta vía móvil a su proceso de compra en tienda física, mientras que en Europa lo hace el 55%.

Resulta espectacular el dato de que ya hay casi el mismo número de consumidores prefiere consultar con otras fuentes vía el móvil que con el propio vendedor en la tienda física: 34% frente a 36%.  Los consumidores queremos asegurarnos de que los precios son correctos, de que el producto es lo que necesitamos, ver opiniones de otros durante la deliberación de compra, preguntar a familia y amigos en tiempo real y antes de llevarnos la mano a la cartera. Es más, un alto porcentaje parece estar interesado en acabar el proceso de compra en el propio móvil, conocer la disponibilidad para entrega, o incluso encontrar otras cosas dentro de la misma tienda física. Un proceso de cambio tal vez evidente ante el que hay que tomar decisiones operativas importantes y más aún en mercados como el chino.

Megaestructuras. El Sistema Operativo chino

Por: | 28 de marzo de 2013

1364394984_285760_1364395959_noticia_normal

 El hecho de que China, su gobierno, esté detrás de un sistema operativo adaptado a las necesidades de sus ciudadanos, usuarios, es una noticia de especial relevancia. Dicho sistema, es una versión de Ubuntu -basado en Linux, de código abierto- en colaboración con la firma de software Canonical y se lanzará en abril. El sistema estará disponible para ordenadores y dispositivos móviles y también se utilizará en servidores, y será compatible con los caracteres chinos. En futuras versiones, herramientas de uso común en China, como los mapas de Baidu o las compras online de Taobao se irán añadiendo a sus funcionalidades. Se trata de un movimiento esperado porque si bien en la parte de contenidos y en la capa más superficial el gobierno chino ha actuado con determinación, en capas más internas ya era de extrañar la carencia de un comportamiento parecido.

En sistemas operativos no está todo dicho. El anunciado lanzamiento de Ubuntu Kylin en el próximo mes de abril, coincidiendo con la nueva versión Ubuntu 13.04, evoca la botadura de un gran transatlántico dispuesto a transportar por los mares del incierto futuro a todos aquéllos que anhelan poder llegar al Ítaca de su porvenir y no saben dónde embarcarse.

Han pasado más de diez años desde la salida de LinEx, que contando digitalmente es más de un siglo. LinEx, ilusión de Extramadura, fue una aventura pionera, ampliamente imitada, elogiada y denostada, como suele pasar a las obras grandes. Ahora parece sometida a una disimulada agonía.

Antes, bastantes grandes infraestructuras de soporte de lo social se sometían a normas tras más o menos sesudos y laboriosos procesos de normalización por “el bien común”. Así se construyeron carreteras, hospitales y hasta Escuelas Normales. Pero cambian los tiempos y los lenguajes, la “norma” se convirtió en “standard” y quedó estandarizada. Ahora ya lo normal es someterse al estándar sin tanta necesidad de normas. En las vitales infraestructuras de lo digital significa someterse a sus dueños, ya sean el Windows, Facebook o Whatsapp, y quedarse quietos, satisfechos, o bien sometidos por ellos. Nada menos que las infraestructuras conversacionales, engendradoras de lo social, en manos de un grupo concreto de propietarios. 

Este mitológico Kylin, reencarnado como biznieto de Linux, no es ningún advenedizo sino que viene ya con su pequeño pan curricular bajo el brazo. Véase en esta vieja gaceta tecnológica de 2007 (columna izquierda, pág. 13), que por otra parte puede ser del interés de los amantes del software libre y las tecnologías abiertas. A nadie debiera sorprender a estas alturas que el díscolo (?¿) gobierno de los chinos siga en su manía, silenciosa, solitaria e incomprendida,  de someter los estándares a normas de lo que asume como infraestructuras de sus sistemas educativo, administrativo, sanitario, económico, militar, etc.  

No, Ubuntu Kylin 13.04 no parece ningún advenedizo nacido en un humilde garaje y dispuesto a comerse el mundo. Al parecer irá tirado por cuatro briosos motores: CSIP, Canonical, NDUT y CCN, alimentados con la más selecta y joven energía cognitiva, consorciada en el Laboratorio Mixto CCN. Es de esperar que en días venideros se hable bastante sobre este desarrollo que promete ser un servicio, en el sentido menos corrompido del término. Potencial ocasión para que la comunidad mundial defensora de la apertura tecnológica se embarque con los chinos en este empeño que, como emprendimiento, si triunfa en China será un triunfo para el mundo. En la Wiki de Ubuntu es posible seguir la aventura que merece la pena.

China o EEUU ¿Quién tardará menos en cerrar Mega?

Por: | 22 de enero de 2013

Mega home
El debate sobre la gobernanza global en general y en particular de Internet es posiblemente uno de los más interesantes que estamos viviendo. Bajo un punto de vista más amplio hay quien habla de la necesaria influencia mutua entre los sistemas políticos chino y occidental.  Mentalidad abierta y poco etnocentrista para reconocer que algo bueno debe haberse hecho para sacar a China de niveles de renta per cápita africanos en los ochenta y situarla en los niveles “latinoamericanos” de hoy. Habrá que ver si no se queda atrapada en lo que se conoce como la “trampa de los ingresos medios”, cuello de botella en el que parecen quedarse algunas economías. Y no son pocos los retos que acechan a la década entrante de Xi Jinping.

Si meritocracia y democracia "con características chinas" -según el eufemismo- forman parte del paradigma político que influirá, si no lo está haciendo ya, nuestros sistemas... cuando hablamos de gobernanza en Internet China es pionera en poner coto. Lógicamente el argumento detrás es la defensa de los ciudadanos y la concepción de que la Red no es sino un territorio más sometido como tal a la soberanía del Estado. Un territorio más complicado de definir a priori pero donde al final lo que hay son usuarios por una parte, y proveedores de servicios y contenidos por la otra. Por eso, aquí en China los mecanismos del Estado están empujando a que se sepa quién está a uno y otro lado. 

En Occidente, en Estados Unidos, el debate ha tenido más luz y taquígrafos y el asunto de la neutralidad de la red ha dado más que hablar. Es una de las ventajas competitivas de nuestro sistema frente al chino. Un mayor pluralismo permite la participación de muchos más cerebros en el enunciado de soluciones con la desventaja de acabar a veces en concursos de belleza o en plebiscitos irónicos que arrojan fenómenos “democráticos” como Rodolfo Chiquilicuatre. Basta con ver las noticias para saber que no fue el peor que hemos vivido. Con el debate abierto, no cabe sino curiosidad por su evolución y más dudas que certezas. 

Teóricamente, y aunque aún accedemos al portal desde nuestros ordenadores en China, Mega no puede operar en este país. Está ya fuera de la legalidad de este sistema. Tampoco es que sea abiertamente ilegal. Para dar servicios en la Red dentro del territorio chino son necesarias una serie de licencias. La política es tolerancia hasta que empice a difundirse demasiado. Por eso Mega aun está abierto. Pero podríamos ir más allá y argumentar que aunque sea P2P, Mega es un “medio de comunicación” (ciudadano). Entonces entra dentro del epígrafe de actividades prohibidas al capital extranjero en el catálogo de inversiones chino y necesita llevar a cabo alguno de los mecanismos existentes al respecto. Por eso, que China cierre Mega es cuestión de tiempo. Alguien habrá mirando métricas en algún despacho y algún día saltará este sitio accesible que vende servicios sin licencia y lo cortará por la vía ejecutiva. Igual que vemos policías corriendo tras vendedores ambulantes de top manta por las calles de Madrid.  

La salida del estado de  naturaleza para convertir súbditos en ciudadanos y dotarnos de derechos y obligaciones evitando abusos derivados de las asimetrías de poder entre los grandes imperios de la red y los individuos aislados ha sido difícil de asumir en otras latitudes. Bajo otro paradigma, es más fácil aceptar que el individuo es nadie frente a Facebook y Google y no parece tan obvio que tengamos que edificar entre todos un sujeto colectivo para defendernos de nosotros mismos. Somos quien Google dice que somos y además para siempre. Y si no nos gusta el personaje que dice Google que somos tenemos que cambiar de identidad. Un drama que, se ha reportado, a veces acaba en el mismísimo suicidio porque es más sencillo acabar con la propia vida que con Facebook o Google, Baidu o Weibo. Una frase triste de escribir y de leer... como mínimo. Cabe hacerse muchas preguntas al respecto y resultan razonables los argumentos que explican por qué se está creando una red “donde vamos encapuchados”.

La búsqueda y captura pública y notoria solicitando las extradiciones que sean necesarias de Kim Dotcom o de Julan Assange, el fundador de WikiLeaks son parte del sistema educativo global difundido vía medios de comunicación. El sistema educativo más efectivo y barato del mundo. Ya hemos aprendido todos que el que la hace la paga, que Estados Unidos le va a perseguir por los confines del planeta y que su seguridad y secretos de Estado son inviolables, como lo es la propiedad intelectual… que es muy parecido a decir la propiedad privada…  o el sistema económico y político en el que vivimos. El status quo.

Kim Dotcom es posiblemente lo más parecido a un disruptor político (revolucionario¿?) que tenemos, y Julian Assange, así como otros también en China -como Ai Wei Wei- donde el margen de actuación ante el poder establecido es aún más estrecho.Estados Unidos y China. China y Occidente. Igual. Diferente. 

Media Markt también se va de China

Por: | 17 de enero de 2013

Mediamarkt china
Esta misma semana se publicaron dos cifras simbólicas en China. Más de 500 millones de usuarios de Internet, más de 1.000 millones de usuarios de móvil. Alrededor de 200 millones de los móviles son smartphone

Uno de los pronósticos de McKinsey para 2013 en China, también publicado esta semana, es que la competencia del comercio electrónico derribe, este año, a un distribuidor fuerte con una red de tiendas físicas. La apuesta, para nada parece descabellada. Su verosimilitud es manifiesta.

Dio en el clavo. Ayer supimos que al parecer Media Markt se va de China. Otro más. 

Lo cierto es que a Media Markt le ha tocado el entorno más agresivo que pudiera esperarse en un país ya de por sí difícil. Sucesivas guerras de precio, sobre todo entre Suning y Guomei (o Gome), dos actores fortísimos en este campo hicieron que en 2012 hasta tuviera que intervenir el gobierno chino para frenarlas. 

Los argumentos de McKinsey son:

  • En ciudades de tercer y cuarto nivel la distribución minorista está subdesarrollada y, sin embargo, el despliegue vía comercio electrónico allí es manifiesto
  • Por tanto, el rango de productos en oferta en estas ciudades es mucho mayor online
  • Las economías de escala permiten que categorías de margen estrecho, como los electrodomésticos, incrementen su alcance de mercado
  • Se define a la clase media baja como “pobre en tiempo”. Es decir, no es solo la renta disponible lo que define a los ciudadanos de clase media, sino también el tiempo disponible
  • Los distribuidores físicos en China, enfocados a otros procesos, carecen de las habilidades para trasladar hacia el comercio electrónico sus actividades
  • Algunos distribuidores que han mezclado su negocio con el inmobiliario y que son dueños de sus tiendas, serán capaces de esconder por un tiempo determinado el fracaso en sus cuentas de resultados
  • Sin embargo, como Home Depot, Mattel y OBI, es probable que este año acabemos viendo nuevas salidas... de momento, ahí va Media Markt y seguramente no será la última. 

En China, donde hemos visto una escalada fuerte de precios inmobiliarios, la urbanización está siendo más rápido vía Online que mediante desarrollos urbanísticos propiamente dichos. La “urbanización”, entendida como un cambio sociológico donde un agente de socialización, la ciudad, nos hace adoptar hábitos de vida, de gestión de nuestro tiempo, e incluso de forma de vestir, de comer y de pensar determinados… está llegando mucho antes a la pantalla de los ordenadores y por las oficinas de correos que por las tiendas.

A muchas ciudades chinas de tercer y cuarto nivel las marcas llegarán mucho después de haberlo hecho por Internet, o con tiendas multimarca híbridas que serían medio show-room, medio oficina de correos con punto de pago. Pero el fenómeno no acaba ahí. A las ciudades de primer y segundo nivel, donde creíamos que la  urbanización se había culminado llega ahora una re-urbanización. La urbanización digital puede consistir en un primer momento en que muchos negocios no sean viables soportando un coste inmobiliario en su cuenta de resultados, y, al final, directamente en una rebaja de los precios inmobiliarios y una redefinición de cuál es el lugar de la componente inmobiliaria en los modelos de negocio de distribución. Se trata de ver qué lugar ocupa la última milla, la P de posición, en el mix de marketing y en la cadena de valor. 

Media Markt aun tiene una tienda de varias plantas en la calle más cara de Shanghái. Huai Hai Road. 

Cierran en China los servicios de música de Yahoo y Google

Por: | 14 de enero de 2013

Yahoo acaba anunciar el cierre su servicio de música por Internet en China. Google lo cerró hace apenas unos meses (en septiembre de 2012). Debajo, la imagen de Yahoo anunciando el cierre y de Google, diciendo que ya lo ha cerrado.  Ecommerce en china de música

El asunto no está exento de simbolismo. Fue en la búsqueda de música, enlanzando a fuentes cuyo contenido no respetaba siempre la propiedad intelectual, donde Baidu ganó la partida a Google en el mercado chino. Sin embargo, en el último trimestre de 2012 hubo anuncios de que por una parte la regulación se va a endurecer con el intercambio de música online. Por otra parte las grandes empresas chinas de Internet están empezando a cobrar por la descarga de música en calidad alta. El streaming sigue siendo mayormente gratuito. 

Han sido muchas las start ups que han intentado posicionarse en la cadena de valor entorno a la música en China. Agregando enlaces, en el área de los comentarios y opniniones, intentando organizar el P2P... en general, en la parte de agregación y organización de la información relativa más que en la provisión de los contenidos en sí mismos de acuerdo con los tenedores de los derechos. Sin embargo, por fin parece que se está avanzando hacia modelos más cerrados, y en el camino se han quedado como cadáveres dos productos de empresas extranjeras. 

La batalla de fondo en China es así... a la paciencia hay que añadir muchos recursos al ritmo adecuado. Incluso empresas como Google y Yahoo siguen en el intento aprendiendo lecciones por el camino. 

El escenario del comercio electrónico de empresas y particulares (B2C) en China tiene una alta concentración. 

Concentración en el ecommerce en china

Tmall, 360Buy, Amazon, buy.qq.com (Tencent), Suning y Dangdang acumulan cerca del 80% de las transacciones. Concentración que, pese a lo que pudiera parecer, no se está produciendo a costa del consumidor final, pues todos están peleando en los principales factores de crecimiento que tienen a su alcance: 

- Conquista de nuevos consumidores a medida que sigue creciento la penetración de Internet en China y de que las redes logísticas pueden alcanzar más rincones

- Con más categorías de productos para maximizar el valor por cliente. Una expansión que acaba convirtiendo a casi todos en actores atrapa-todo (catch all). 

- Integración vertical. Gestionando su posición relativa en la cadena de valor y, básicamente, ampliándola. Es decir, intentando entrar vía acuerdos estratégicos o adquisiciones en áreas relacionadas, como logística, medios de pago... o incluso lanzando marcas propias. Es en este punto donde a veces se observan dos pasos adelante y uno atrás porque cuando la prioridad cambia de volumen a margen algunos se dan cuenta de que es mejor permanecer más neutrales. Así, por ejemplo, esta misma semana el grupo Alibaba anunció que iba a verticalizar más su gestión de líneas de negocio. Muchas veces, una empresa tiene más valor por partes que unida, y podría llegar a ser el caso de Alibaba. 

Sin embargo llama la atención que la internacionalización, de momento, no ocupa un lugar relevante en su agenda. No ya solo en comercio electrónico sino en otros servicios digitales. Weibo está semana lanzó partes de su interfaz en español y Ctrip tiene servicios en idiomas extranjeros, incluido el español. Son iniciativas, de momento, aisladas y experiementales y no existe un enfoque estratégico para la internacionalización. 

Posiblemente, el factor de mayor peso es la carrera por intentar llegar a un entorno de "vaca lechera". Tierra prometida que parece aún lejos. Mientras China tenga espacio de crecimiento en usuarios y en renta disponible, estas empresas tienen mucho trabajo pendiente dentro y no tienen pensado salir fuera de China. 

Un emprendedor chino de comercio electrónico cuya empresa factura más de 400 millones de dólares en China con tasas fortísimas de crecimiento cuenta que aunque su empresa tuvo una tentativa de franquiciar el modelo para Japón, incluso tuvieron que parar dicho intento porque los inversores exigieron concentrarse en ganar primero en China. Existe un convencimiento de que los que consigan economías de escala en China serán de forma natural jugadores globales.

Pero no se deduce solamente eso de las conferencias de los líderes de gigantes chinos o de los encuentros informales con ellos. Da la impresión de que el Gran FireWall les ha influido en su forma de pensar. Tomando la estructura política como un hecho sobre el que el empresario no influye, sino que constituye el campo de juego, han asumido que las cosas son y serán así. Que China mantendrá un entorno translúcido ante la influencia foránea sobre su Internet. Y, es más, algunos incluso apuestan a que en realidad, ese es el futuro y los ámbitos digitales serán compartimentos relativamente estancos. Al final, las reglas del juego influyen en la visión que se tiene del mundo, en el paradigma que se maneja, y este, sobre las estrategias adoptadas.

A veces, circunstancias sobrevenidas como las barreras de Estados Unidos a las adquisiciones de Huawei dentro de sus fronteras, pueden ayudar a que se refuerce este caldo de cultivo. 

Aun desde el aislamiento relativo y delegando la innovación -para referirnos eufemísticamente al fenómeno de los copycats- China está consiguiendo un entorno de máxima excelencia y exigencia en sus servicios digitales. Sin embargo, las empresas están concentradas casi exclusivamente en su mercado interior. El enfoque al mercado doméstico de los gigantes chinos de Internet puede explicarse por circunstancias económicas pues hay espacio para el crecimiento, pero también políticas ya que las normas del juego no se han puesto de manera arbitraria. 

(Imagen de Iresearch)

China Red

Sobre el blog

La tecnología es clave para que continúe el desarrollo chino. Este espacio propone un seguimiento de la transformación productiva y social del gigante asiático.

Sobre el autor

Luis S. Galán, diez años enfocado al desarrollo social y empresarial aprovechando nuevas tecnologías. CEO de 2 Open.

Eskup

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal