Jose Reinoso

“China no tiene dinero”

Por: | 26 de noviembre de 2011

Coches en la calle Guijie, en Pekín, muy popular por sus restaurantes (J.R.)

Los taxistas suelen ser un buen termómetro para palpar una ciudad. Y más en China. Por un lado, se pasan horas y horas oyendo la radio, lo que les da acceso a la versión gubernamental de lo que ocurre cada día. Y, por otro, están en contacto continuo con la gente y escuchan miles de conversaciones ajenas al cabo del año.

En Pekín, además, trabajan jornadas interminables, casi sin descanso semanal, y son profundos conocedores de la ciudad y sus habitantes. Para poder sentarse al volante de un taxi, es necesario poseer hukou (户口, permiso de residencia) de la capital.

Los taxistas de Pekín no ven con buenos ojos a los conductores de fuera. Muchos aseguran que el caos del tráfico se debe en buena parte a los waidiren (外地人);  es decir, a los no nacidos en la ciudad. Afirman que no saben conducir y no tienen educación.

Así me lo decía el otro día uno -a quien no pregunté el nombre, pero a partir de ahora llamaré Zhao- cuando le señalé los coches aparcados en triple fila en la calle Guijie -una de las más populares de la ciudad por sus restaurantes especializados en cangrejos picantes y sus farolillos rojos-, y los atascos que se forman simplemente porque la gente no se para a pensar en los demás.

Para Zhao, se trata de un problema creado por “los de fuera”. Esto es lo que explica, según me contaba, la ley de la jungla que impera en calles y avenidas, en las que los ciclistas arremeten contra los peatones; los motocarros, contra los ciclistas y los peatones; los coches, contra los motocarros, los ciclistas y los peatones; los camiones, contra los coches, los motocarros, los ciclistas y los peatones, y así, sucesivamente, según aumenta la escala del vehículo.

“Lo que ocurre es que en otros países, cuando uno obtiene el permiso de conducir, lleva años viendo desde el asiento de atrás cómo se conduce”, me dice con buen juicio un amigo que vive en Pekín desde hace mucho tiempo. Es cierto. Probablemente, la inmensa mayoría de los padres de quienes hoy compran un coche en China nunca han tenido coche. La motorización en el país asiático es un fenómeno muy reciente.

Pero, volviendo a los taxistas de la capital, son un colectivo particular. Gente sencilla, en general con bajo nivel de estudios, que pueden llegar a exasperar por su lentitud y parsimonia. Tienen terror a la policía, a las cámaras que siembran los cruces de las avenidas y a las multas que les pueden caer por saltarse un semáforo o cambiar de sentido en lugar prohibido. “Son 200 yuanes (24 euros) si me lo paso”, me responde sin inmutarse uno cuando le pregunto por qué frena -como si anticipara un cambio de color y ya se estuviera imaginando la multa- si el semáforo aún está verde.

En otra ocasión, otro me bajó de su coche porque le recriminé lo contrario, que no hubiese frenado cuando se acercaba a toda velocidad a un paso de cebra en el cual estaba cruzando un anciano; una práctica corriente de los automovilistas pequineses para hacer correr a los peatones en los cruces como quien ahuyenta ocas en la granja.

Zhao, el taxista del que hablaba un poco más arriba, es un tipo especial. No sólo tiene una enorme capacidad de trabajo y aguante, como muchos de sus compatriotas, sino que ha desarrollado un profundo espíritu crítico. Y habla un par de palabras en español, lo cual es mucho en este país, donde de España se conoce poco más que el fútbol y los toros.

Calle Guijie, en Pekín, muy popular por sus restaurantes (J.R.)Me dijo que había trabajado algún tiempo conduciendo un autobús de transporte de turistas. Y cuando, volviendo al tema del tráfico, le comenté que nunca había visto un policía poniendo multas a los coches subidos en las aceras bajo los farolillos rojos, aparcados en el carril de bicicletas o plantados en medio de la calzada en Guijie, pasó directamente a hablar del Gobierno. “Fubai (腐败, corrupto)”, dijo varias veces. Una acusación que hacen muchos chinos, y de la cual es consciente el Gobierno, que asegura que combatirla es una de sus prioridades, ya que supone una seria amenaza para la continuidad del Partido Comunista Chino (PCCh).

Para algunos taxistas, corrupción y problemas de tráfico son dos caras de la misma moneda. Esto es lo que contaba recientemente la escritora Zhang Yihe en su microblog: “Los dos últimos días, los atascos son monumentales en Pekín. Duran 10 horas, desde la mañana hasta la tarde. Mi taxista señala las hileras de coches de las cuales no puedo ver el final y dice (para explicar los embotellamientos): ‘el 25% de los conductores viene a Pekín a visitar a dirigentes, el 25% viene a tejer relaciones (guanxi, 关系) y otro 25% viene a dar o recibir sobornos’. Yo le he dicho: ¿Y el otro 25%? Él…”.

El mensaje se interrumpía aquí, lo que me ha dejado una tremenda curiosidad por el restante 25%; pero los otros tres cuartos ya dicen bastante de lo que piensa este conductor de la política y la economía chinas.

Zhao fue más allá. Le conté que en Europa la situación económica está muy mal, y que China tiene dinero. “Fingido”, me contestó sin dudar un segundo. “Y qué son si no todos esos rascacielos”, le dije, señalando la sucesión de torres de moderno diseño a ambos lados del segundo anillo de circunvalación. “Fingido”, volvió a repetir. “Occidente, Estados Unidos tienen dinero. No China. Si no, por qué yo y muchos como yo tenemos que trabajar tantas horas, prácticamente sin descanso. China no tiene dinero”.

Taxis en una calle de Pekín (J.R.)




Hay 17 Comentarios

Imaginativa es la interpretación que hago de juntar dichos significados, pero era por hacerlo más gráfico e intuitivo.

Lo que sí es cierto es que si buscas en cualquier diccionario ambos caracteres, individualmente tienen ese significado ENTRE OTROS.

podéis hacer la comprobación
http://www.chino-china.com/diccionario

alberto haces unas traducciones mas q "imaginativas" de los caracteres de ji y hui...

una pena ver cómo han cedido espacio las bicicletas

Sobre la pregunta sobre los caracteres de crisis y oportunidad, decir que no... bueno parcialmente.

危机 --> wēi (peligro) jī (ocasión/oportunidad) --> crisis

机会 --> jī (ocasión/oportunidad) huì (poder) --> ocasión / oportunidad

es decir, crisis, ocasión de peligro

y oportunidad, poder tener la oportunidad, por lo tanto, comparten caracter pero con sentidos diferentes

http://www.tallarindelamancha.wordpress.com

Desde la primera entrada detecté el sesgo ideológico que iba a tener este blog y así está sucediendo. Los lectores que no son tontos, se han dado cuenta. Después de leer los últimos comentarios es evidente que la mayoría no le ven pies ni cabeza que se titule un artículo basado en la opinión de un taxista. Si fuera de un blog sobre personas e historias se entendería pero cuándo se quiere hacer un retrato de un país se está usted quedando un poco lejos y contradictorio.

http://www.tallarindelamancha.wordpress.com

Los taxistas siempre nos dan una visión curiosa de las ciudades: oyen mucho la radio, hablan con muchas clases de personas y tienen tiempo para pensar en las paradas... Muy buen artículo. Tú que sabes más de la realidad local, por favor, corrígeme si me equivoco en este post que he escrito, pero ¿no le está entrando gripe a China? http://blog.cdelrio.com/2011/10/sintomas-de-gripe-china.html#axzz1eoNtR4g6
Gracias

Muy interesante la conversación con el taxista. El espíritu crítico nace a la vez que crece la corrupción. Algo es algo.

Exacto, cuando la UE y los EUA dejen de pagar la deuda, entonces China no tendrá dinero, pero tendrán la excusa perfecta para venir a por él. Y no como un "amable cobrador del frac"...

En este momento, China tiene dinero. Pero, cuando los países de UE e los EUA dejaren de pagar sus deudas, China se quedará sin dinero. Entonces, sólo algunos de los miembros del Club de Bilderberg tendrán dinero para empezar una nueva orden mundial... Un nuevo capitalismo? Creo que en un futuro muy cercano nosotros lo sabremos.

Es una metáfora: lo que se expresa por medio del taxista es algo que se comprueba por los números: tasas de ahorro brutales, inversiones en infraestructuras y armamento (más cañones y menos mantequilla), o sea: la gente no tiene dinero para consumo, si se compara con el volumen del PIB total...Exactoooo

El titular dice ...China no tiene dinero. Y sin embargo, tiene en su poder miles de millones de dólares. Todos los imperios económicos y políticos, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania,Rusia y China, todos, sin excepción, cojean del mismo pie... la avaricia de mas poder y mas riqueza, y todos se envidian entre si.

Si nosotros, UE y USA, aumentamos nuestras tasas aduaneras a los países que no cumplen los derechos laborales y que prefieren invertir en deuda de otros países al revés de su próprio pueblo, estamos haciendo un favor a los chinos - China tiene que aumentar salarios en su país para vender su producción - y a nosotros - frenamos la desindustrialización de Europa.

Sr. Reinoso: Elevar al titular de su artículo “China no tiene dinero”, el comentario de un taxista anónimo, de esos… “en general con bajo nivel de estudios” resulta un poco llamativo. Supongo que se debe a un simple despiste interpretativo de los hechos por su parte, sin mayor importancia, porque doy por supuesto que de un corresponsal de su categoría no cabe esperar una utilización tendenciosa de los titulares.

Los mismos hechos que usted describe magistralmente en su artículo parecen desmentir el encabezamiento: chinos que compran vehículos hasta llenar triples filas de aparcamientos; edificios rascacielos; taxistas que se permiten bajar del taxi a su cliente por manifestar que no quiere ser cómplice en un atropello; gasolina para tanto movimiento; etc.

Pero, en fin, la mayor parte de los gobiernos europeos que gastan sus esfuerzos y el dinero de sus vasallos? en buscar préstamos de China le quedarán agradecidos y se irán de pedigüeños (¿le suena el término?) a otra parte.

Debe ser bastante agobiante y sacrificado vivir en ese ambiente para usted, que es una importante fuente de información para nosotros, sus lectores. Pero permítame que, con todo el respeto y admiración sincera (de verdad), le ruegue que cuide la pureza de las aguas que nos sirve. Supongo que China es bastante más que una calle pequinesa.

Gracias, no obstante mi observación.

China si tiene dinero. Es uno de los acredores de la deuda de EUA y Europa mas importante. Lo que ocurre es que el sistema sociopotico es diferente a occidente. El gobierno es dictatorial y al no ser un estado de derecho el pueblo comun tiene menos voz y voto en como manejar sus vidas. El gobierno chino maneja su dinero en "macrosituaciones" consideradas estrategicas a largo plazo pensando geopoliticamente. Ellos sacrifican casi todo en aras de una ubicacion primoldial ulterior en el mundo. Ejemplo: el gobierno chino prefiere invertir en sistemas satelitales estrategicos militares en vez de permitir mas libertades sociales y domesticas que se muestren en mejoria economica de la canasta familiar. Este gobierno no se ve presionado socialmente porque existen condiciones naturales y socilogicas que favorecen (inmensa poblacion que viven en condiciones muy modestas en el pais principalmente fuera de las grandes urbes y que suenan con conseguir un trabajo en el sudeste chino aun con salarios y condiciones por las que casi ninguna persona occidental lo haria (principalmente un espanol)

Interesante lo de los chinos. Miedo nos debería dar. Sobre todo cuando nos invadan de verdad, ahora sólo han mandado la "avanzadilla silenciosa". Dicen que el ideograma chino de la palabra "crisis" es el mismo que el de "oportunidad" (nos lo puedes confirmar?), pero seguro que el de "trabajar para vivir" es el mismo que el de "vivir para trabajar". A que sí? ms.

La verdad lo que se escribe aqui puede fácilmente aplicarse a cualquier pais, incluso a los EEUU, no trabaja mucha gente alli 2 o hasta 3 jornadas laborales para vivir? no cuesta la renta de una vivienda lo mismo o más que un salario básico, por lo que en las grandes ciudades comparten una vivienda muchas personas, eso sin contar los estados del interior en donde casi no hay actividad económica más alla de lo que el gobiernod eja o dejaba caer...en fin es un interesante deporte el de mirar la paja en el ojo de conveniencia y no la viga en otros...asi somos...

China nunca ha tenido dinero. Lo que tiene es una población bestial y una mano de obra barata basada en la imitación que compite en un mercado donde sí se respetan los derechos laborales. Juegan con ventaja porque tienen esclavizados a sus trabajadores. Lo peor de todo es que mucho nos quejamos pero al final todo el mundo compra.
Todos los secretos para seducir mujeres haciendo click encima de mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal del diario EL PAÍS en China, lo que le ha permitido viajar de este a oeste y de sur a norte (dong xi nan bei) para escribir sobre lo que ocurre en este país de más de 1.300 millones de almas. También ha cubierto acontecimientos claves en otros lugares de Asia, una región hacia la cual se ha desplazado inexorablemente el centro de gravedad geopolítico del mundo en los últimos años.

Eskup

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal