Jose Reinoso

Los obreros invisibles

Por: | 18 de diciembre de 2011

Un trabajdor camina sobre una viga en una obra en Hefei, capital de la provincia de Anhui. (AFP)

La primera vez que viajé a Shanghai, me alojé en un hotel cuyo amplio ventanal ofrecía una vista excelente sobre una obra en la que pululaban como hormigas cientos de obreros. Llegué a media tarde, y la actividad en el solar vecino era frenética. Recuerdo que salí a dar una vuelta y me acerqué hasta el Bund, el paseo junto al río Huangpu, cita obligada para turistas y visitantes. Allí estaban, al atardecer, chinos y extranjeros fotografiándose ante el escenario galáctico de Pudong, el distrito financiero de Shanghai. Para quien le guste hacerse fotos –que no es mi caso-, el Bund es el sitio en el que inmortalizarse como testigo del ascenso chino.

Tras cenar, regresé al hotel, y al pasar junto a la obra me sorprendieron el gemido de las grúas desplazando material y el ir y venir de los camiones. Los obreros –no sé si los mismos que había visto por la tarde o un turno nuevo- trabajaban bajo los focos como si el día no tuviera fin. Las chispas de los soldadores caían desde las alturas como lluvia de oro y fuego.

Mi habitación estaba bien aislada, y los zumbidos y el repiqueteo no me impidieron dormir; pero ante aquella vista llegué a una conclusión: si alquilas un apartamento en China, más vale hacerlo junto a un edificio en obras.

Así se lo comenté al día siguiente a un amigo, que me miró sorprendido y me preguntó: “¿Por qué?, ¿y el ruido?”. “Bueno”, le dije, “con el ritmo de construcción que vive China, si alquilas el piso en un sitio donde no haya una obra, te tragarás otra entera, desde el principio al final. Si la obra ya está empezada, eso que te evitas”.

Dos obreros trabajan en un puente en un barrio residencial de Shanghai. (Reuters)Puede parecer una exageración, pero los años de estancia en China me han confirmado aquel juicio temprano. La velocidad y la magnitud de la euforia constructiva que vive el país asiático –en particular, las grandes metrópolis como Pekín, Shanghai o Guangzhou-, no tiene precedente en la historia de la Humanidad. Edificios de varias decenas de plantas ocultos durante meses dejan caer un día sí y otro también las lonas verdes para descubrir su desnudez de acero y cristal, de glamour y poder. Barrios del tamaño de ciudades nacen en pocos años, con sus hospitales, colegios, supermercados, centros comerciales y restaurantes.

La construcción, en porcentaje del PIB (producto interior bruto) en varios países. (Société Générale)Según un informe del pasado junio del banco francés Société Générale, China gastó en 2010 en construcción –residencial, no residencial e infraestructuras- el equivalente al 20% del PIB (producto interior bruto), casi el doble de la media mundial. El gasto ha crecido a un ritmo medio del 17% anual durante los últimos 20 años; de 50.000 millones de dólares (38.300 millones de euros) en 1990, a 1,1 billones (0,84 billones) el año pasado.

En la última década, el país asiático ha edificado superficie residencial suficiente para acomodar a 600 millones de personas, asumiendo 30 metros cuadrados per cápita. Casi la mitad de los rascacielos (edificios de más de 150 metros de alto) que serán terminados en el mundo en los próximos seis años están en China. Tiene en construcción más de 200.

Pero no solo los nuevos barrios crecen a un ritmo difícil de seguir. Incluso el centro histórico de las ciudades cambia a gran velocidad. Caen los hutong (callejuelas de casas bajas y viviendas de una planta, típicas de Pekín) bajo las excavadoras para hacer sitio a proyectos comerciales y líneas de metro. Y por todo el país se extienden como regueros de pólvora los tendidos de ferrocarril, las autopistas y los aeropuertos.

Este inmenso bosque de hormigón y cristal ha sido levantado por obreros (mingong, 民工) llegados de todas partes de China, que han dejado sus pueblos en busca de trabajo. Son ciudadanos de segunda clase en las grandes ciudades, ya que la ausencia de permiso de residencia –el llamado hukou (户口)- les impide contar con los mismos derechos y servicios –sanitarios, educación de los hijos- que los que gozan los locales.

Trabajadores de la construcción comen junto a una obra en Pekín. (Reuters)


Son ciudadanos casi invisibles. Durante el día, trabajan ocultos tras las vallas de las obras. Por la noche, descansan en dormitorios comunes –en muchos casos, simples barracones-, levantados junto al tajo. Pero, a veces, se les ve por la ciudad. Cerca de la obra, en cuclillas, comiendo con los palillos el rancho de arroz y verduras en un bol metálico. O caminando con el pico al hombro, el martillo en la mano, el casco ladeado sobre la cabeza y el pelo enmarañado como si hubieran metido los dedos en un enchufe. Muchos tienen la mirada alucinada, sorprendidos aún hoy día ante la visión del extranjero. Otras veces se internan en los grandes centros comerciales, y observan los escaparates como si vivieran un sueño. Actores de una extraña aventura, en un mundo que no es el suyo, antes de regresar a la obra para continuar al día siguiente vertiendo hormigón, plegando acero corrugado.

Cuando llegaron los Juegos Olímpicos de Pekín, estos ejércitos de emigrantes dentro de su propio país fueron expulsados de la ciudad. Las obras fueron paralizadas para disminuir la contaminación, y las autoridades no querían verlos deambulando por la capital. Luego regresaron. Las grúas y los camiones rugen desde entonces con mayor intensidad, alimentados por las fuertes inversiones públicas realizadas para paliar los efectos de la crisis global.

El mes que viene, como todos los años, millones de obreros volverán a sus pueblos para disfrutar de las vacaciones del Año Nuevo chino, el del Dragón. Para la mayoría, será la única vez en 12 meses que vean a sus familias, que puedan abrazar a sus hijos, dejados atrás al cuidado de la esposa o de los abuelos.

Para muchos, será también el momento de discutir con sus jefes el cobro de los sueldos adeudados. Según un reciente informe de la Universidad de Pekín sobre las condiciones de vida de los obreros de la construcción en Pekín, Shanghai, Chongqing y Shenzhen, el 40% sufre retraso en el pago de su salario y el 22,5% solo cobra una vez que el proyecto ha sido acabado. El obrero medio trabaja 9,9 horas al día, 27 días al mes y cobra 125 yuanes (15 euros) al día, según la investigación. Los trabajadores apenas cuentan con soporte legal para proteger sus derechos, ya que el 75% no ha firmado contrato con sus empresas. Los sindicatos son ilegales en China.

El estudio indica que los esfuerzos del Gobierno para acabar con la práctica de salarios impagados o abonados con retraso no han servido para resolver el problema. En China hay 240 millones de trabajadores emigrantes dentro del país, gran parte de ellos en la industria de la construcción. Son los obreros invisibles.

Un trabajador camina en una obra en Suining, provincia de Sichuan. (AFP)





Hay 27 Comentarios

Para mi la maestria china fue poner em perspectiva el liderasco euro-americano.
Ahora la gente del viejo e nuevo continentes estan aun movidos por la perplexidad. Non pudieram imajinarse a si mismos sin el protagonismos ejercidos desde muchos años e seculos. Hay que veer mas lechos para non atrapar las cabezas...

Estimados lectores y comentaristas. Todas las opiniones son bienvenidas en este blog siempre que se basen en el respeto y la educación. El debate se enriquece con ideas y argumentos no con insultos, que no tienen cabida en este espacio. Por favor, los comentarios deben atenerse al tema de la entrada del blog. Muchas gracias por vuestra participación.

Antes,la izquierda española, de las más rancias del mundo, nos presentaba como ejemplo a la URSS,paraíso socialista,Edén de los trabajadores,blablablabla.Teníamos también a Europa del Este,donde paradójicamente los locales odiaban al sistema,en especial por que tenían buena memoria(cosa que en España no abunda; más bananero el país, peor memoria; ver Argentina, Venezuela, & Co.), Cuba, y tantos paraísos del mismo tipo por allí, pululando. Hoy, tocas a China, y te caen encima desaforados, como el "esclavo español", "leotra" y ni hablar de la inefable "amancia". ¿No podría, toda esta gente, tan poco tolerante con la idea ajena, hacer un cursillo de actualización en la sede más próxima del Partido? Si bien estamos informados acerca de que todo el que no piense como uno de izquierdas es tonto, ingenuo, mal intencionado, ignorante y ciego, sería hora de renovar los clichés, aggiornarse un poco, quizás, y no ser tan aburridos y repetitivos. Hay otros caminos, además del campo de reeducación (¡Cómo envidiais a Pol Pot, picaruelos!), el paseíllo tan caro a vuestra cultura, el juicio popular, y otras delicias de la democracia socialista (esa que dura solo lo necesario, y luego se vuelve dictadura por culpa de la malvada reacción, que solo come en McDonalds, viste tejanos, y lee el Wall Street Journal). Un poco de estilo, quizás, algo de razonamiento que no sea repetir como un papagayo a Gramsci y al politruk, originalidad, un toque de cultura, y menos de folleto del Comité de Agitprop. Disentid, por favor, pero no seais tan, pero tan, plastas... Al menos, un "tequiero" más, y menos brotes verdes (¡Ja!).

vivo en china desde el 2005 y soy testigo de otra realidad. gente amable respetuosa de los valores familiares, excelentes amigos, un pais que no se agacha ni se sorprende del europeo o americano. a ver si te das una vuelta sin tu camara y simplemente compartes un poco mas. compartir es la palabra clava en china !. lo mejor de todo aca no manda ninguna religion ... hay orden y a ojos de otros paises asustados por que veian a los chinos como los pobresitos... grande china !!

No sé porque tanto descaro con China. Acaso los países "desarrolldos" no hicieron lo mismo y más para llegar a donde están? Es de una frescura total pedirles a los países del tercer mundo que no desarrollen ni saquen de la pobreza a sus población para que no destruyan el medio ambiento y así podamos vivir tranquilos el futuro. Todo tiene un costo y si quieren vivir tranquilos pues paguen al tercer mundo para que no desarrollen a costa del medio ambiente.

Vivo en Shenzhen y tengo una amiga que es agente inmobiliario,...ayer me dijo que en los últimos tres meses no ha vendido prácticamente nada ¿el principio del fin?

Si te interesan las historias sobre China, visita mi blog:
www.arrozconcristales.zoomblog.com

Pues nada, más dura será la caída. Cuando se agote el proceso de enladrillado, multipliquen por 1.000 lo que está pasando ahora en España, y eso será la crisis china...

Ya llegara el dia en que lloren como chinos ante el desolado panorama de acero y hormigon... Y su antiquisima civilacion caera presa de la subcultura del usar y tirar, casi antes de usar... Y perderan las señas de identidad y nosotros un gran pais que admirar y visitar... pero la especie humana es asi... un cancer para si misma.

Ya llegara el dia en que lloren como chinos ante el desolado panorama de acero y hormigon... Y su antiquisima civilacion caera presa de la subcultura del usar y tirar, casi antes de usar... Y perderan las señas de identidad y nosotros un gran pais que admirar y visitar... pero la especie humana es asi... un cancer para si misma.

Cuando los propios chinos vean que se puede vivir mejor de como viven, a lo mejor estallan y se cargan a su Gigante Chino.

Tanto trabajo, miseria y recursos para crear unas ciudades fantasmas que ríete tú del Pocero:

http://www.idealista.com/news/archivo/2011/12/12/0369069-ciudades-fantasma-en-china-fotos

Y como la inversión privada afloja, piensan no sólo reemplazarla sino incrementarla con pública.

Olé.

Dios...el gigante chino ha despertado y nos comeran a todos....

A lo mejor no conviene perder de vista lo siguiente:

http://dfc-economiahistoria.blogspot.com/2011/07/el-estallido-de-la-burbuja-inmobiliaria.html

Tengan buen día que hoy eligen al prócer y todo irá a mejor!

La construcción masiva, la deforestación, la contaminación galopante, la sobrepoblación..... en fin, que vamos por buen camino. No hay duda que la humanidad destruirá el planeta y, a su vez, se autodestruirá. Acabemos cuanto antes mejor y así puede que dejemos al planeta vivir en paz.

En el articulo hay dos detalles, les dan casa y comida y les pagan 125 yuanes diarios es decir 250 pesos mexicanos diarios! Eso en Mexico es el sueldo de un ingeniero un obrero gana 88 pesos diarios. Y bueno, descansan los domingos y no tienen turnos rolados y se jubilan a los 60 ah y los turnos son de 8 horas no de 9.9 con 2 horas para comer de las 11 a las 13. No es como en Espania donde eso ya se ha perdido. Ah y otra cosa al jefe de estado lo eligen 1500 diputados en vuestro pais lo eligio un dictador muerto despues de matar un millon de personas para liquidar la republica

Esto lleva inexorablemente al agotamiento del planeta, y lo peor es que los que están al mando sólo están previendo a corto plazo, sin medir las consecuencias que tendrá lo que ya está pasando en un futuro no tan lejano.

que van a ser invisibles? si lo habeis publicado en los medios de informacion muchas veces,
invisibles somos los esclavos españoles que llevamos decadas trabajando en la puta cadena de producion a ritmos inhumanos, puteados por los jefes y por los sindicalistas, y nadie ha dicho nada para defender la salud y dignidad de los esclavos españoles

¿Ha pensado alguien en el estallido de aquella burbuja urbanística?
Como potencia colosal que es, China tendrá la posibilidad de inflarla hasta límites increíbles pero, al final, toda extraordinaria bonanza tiene un final. Todo mercado se agota.
Si es escalofriante pensar en los años de recesión (y lo que queda) que nos ha dejado la española, se me escapa imaginar lo que puede ser aquella...

El boom de China quién lo pagará? 600 millones de casas... parece que no aprenden.

No sé por qué dice vd. que son malos tiempos para criticar a China. Básicamente,no hace vd.,ni ningún medio occidental,otra cosa.
Estoy harto de esa falsa historia del buen periodista occidental y sus valores morales frente al cinismo de los políticos. ¿Qué es lo que llega a los lectores occidentales sobre China? Le hago un resúmen de la letanía:1) niñas no deseadas 2) catástrofe ecológica 3) amenaza silenciosa de invadirnos 4) son todos físicamente iguales 5) son ovejas con un sentido inquietante del orden. 6) no fabrican más que baratijas 7) acaban con nuestros puestos de trabajo 8) sufren un abismo de desigualdades sociales 9) son ultramaterialistas 10) abundan las mafias 11) ¿dónde se entierran? 12) oprimen al Tíbet y a sus minorías 13)comen ratas,perros o lo que se tercie 14)van a aumentar las revueltas y traer el caos ( éste es un subgénero profético de aquel próximo invierno que iba a matar a los soviéticos de frío o la Mir cayendo en las ramblas) y un largo etc... Todo esto independientemente de: en todas las culturas rurales se prefería el nacimiento de niños,los desastres ecológicos suceden en Japón,el agua embalsada por habitante es infinitamente superior en España,la invasión de verdad llevamos sufriéndola de EEUU desde la ll Guerra Mundial,el Tíbet era una dictadura teocrática medieval,los muertos en las revueltas uigur fueron sobre todo chinos han, serán ovejas,pero se sacudieron el yugo occidental e hicieron una revolución que cambió la historia,la gastronomía china es superior a cualquier otra del mundo ( Adriá dixit),las desigualdades sociales en China y la explotación poco cuidadosa de los recursos deben ser comparadas con las de la Europa industrial del XlX,no con la Dinamarca del XX. Y la cuenca del Rhur no era un jardín y los niños empujaban los carros del carbón en las minas inglesas hasta que caían muertos.
En general,yo no sé por qué Pekin tolera a periodistas del tipo suyo informando de modo tan sectario. Véngase vd. a España y ponga la misma lupa: a ver cuanto dura en el puesto.

China explota a sus trabajadores, viven en condiciones infrahumanas y probablemente hasta coman ratas. Sin embargo, el fondo de estabilidad financiera europeo, calcula que vendrán de China entre uno y dos billones de euros, según el gobierno alemán. Pregunta: ¿Es coherente recibir ese dinero de ese país? criticamos, pero luego recibimos dinero "sucio". Qué siga la fiesta!

Que voluntad de denegrir de encontrar defectos donde no los hay, no tienes el mimo interés en denunciar los males que el capitalismo le hace a tu España, ejecutando hipotecas despidiendo gente, cortando gastos en salud educación en lo básico en lo HUMANO para atender los intereses financieros internacionales, te llenas la boca de odio para hablar de China solo porque es comunista, estas 200 años atrasado, Montesquieu se había equivocado.
El Partido Comunista Chino va un paso más allá que Montesquieu. Con tres billones de dólares, China afirma que la República popular ha encontrado una manera mejor y más eficaz de gobernar un territorio inmenso y variado.
La tarea que aguarda ahora a los dos gigantes del Occidente liberal democrático es demostrar que Madison tiene razón y Spengler y el Partido Comunista se equivocan.

Lo que pasa es que si China hace lo que esta haciendo es malo y si no hiciera nada de lo que hace seria malo por igual.China avanza impetuosamente hacia el futuro a pesar de todo....por que no hay obra humana perfecta...A mitad del siglo pasado eran 600 millones de habitantes que la revolucion comunista libero de los feudales,los militarista y las potencias extranjera que vivian de las convulsiones que provocan las guerras civiles.La china de Mao los vistio a todos de azules....hoy son otro pais que en cierto sentido retrata el cronista....nada que comparar con esa "democracia emergente" que es la India y a la que bien tratan en la prensa internacional....en España hay decenas de barrios de chabolas que tantas veces la prensa ignora,hay decenas de miles de desahucios con los consecuentes suicidios y la corrupcion que ha alimentado a una burguesia cortesana tan bien vista por la sociedad como los hombres de exitos que hasta son asesores de gobiernos autonomicos ...no hablemos de los politicos....Es bueno hablar con libertad y hasta criticar ...pero no solo a China....parace que este pais quita el sueño mientra hay tantos que dan pesadillas.

Parece que tienen lo peor del capitalismo y lo peor del comunismo. Neoliberalismo en su forma dictatorial.

Es una guerra contra Occidente que ahora pasa por una temporada fria pero que ha sido caliente en otras ocasiones, como durante la Guerra de Corea cuando 1 millon de soldados chinos lucharon contra los americanos bajo la bandera coreana sin apenas disimularlo.Hoy en dia China sabe que esta en guerra para alcanzar un estatus que le permita asegurar su hegemonia y su independencia en el futuro. Que nadie se meta en sus asuntos y que tenga la influencia necesaria para que el mundo ande por donde a ellos les conviene. Asi que unos cuantos obreros explotados o incluso muertos por culpa de unas condiones de trabajo lamentables, son un precio que pueden pagar de sobras. Los americanos bien han pagado con vidas humanas sus recientes guerras preventivas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal del diario EL PAÍS en China, lo que le ha permitido viajar de este a oeste y de sur a norte (dong xi nan bei) para escribir sobre lo que ocurre en este país de más de 1.300 millones de almas. También ha cubierto acontecimientos claves en otros lugares de Asia, una región hacia la cual se ha desplazado inexorablemente el centro de gravedad geopolítico del mundo en los últimos años.

Eskup

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal