Jose Reinoso

El sobre rojo y el eunuco

Por: | 28 de enero de 2012

Danza del león en las fiestas de Año Nuevo en Pekín en 2009. (AP)


Durante las fiestas de Año Nuevo, los padres y familiares suelen regalar a los niños en China un sobre rojo con dinero, llamado hong bao ( 红包). Pero no solo los chavales reciben este presente, cuyo nombre significa literalmente paquete rojo. En algunas zonas, especialmente en el sur y Hong Kong, lo jefes lo entregan a los trabajadores, los vecinos a los porteros, los clientes de hoteles a los empleados, los comensales a los camareros de su restaurante habitual, y las parejas casadas a los solteros, como le ha ocurrido a un amigo mío, aunque haga tiempo que cumplió los 30 años.

Sobres rojos con dinero en Hong Kong. (AFP)¿Resulta extraño que un adulto reciba dinero de sus potenciales suegros por las fiestas? Quizás sí para nuestra cultura, pero el amigo que comento no anda sobrado de dinero y a nadie amarga un dulce. Además, ¿no es frecuente en España regalar dinero a los recién casados?

El color rojo del sobre simboliza la buena suerte y sirve para espantar a los fantasmas, a los que tanto gustan ahuyentar con tracas y fuegos artificiales los chinos. El sobre rojo debe incluir billetes nuevos, ya que esto significa que quien lo da pensó con tiempo en quien lo recibe. Y nada de monedas; pesan y son poco discretas.

La cantidad de dinero tampoco debe contener el número 4 (si, 四, pronunciado sé) porque suena parecido a muerte (死) y por tanto traería mal fario. La cantidad debe ser par. Las cifras impares se reservan para los regalos en los funerales. Ah, y el sobre no debe abrirse delante de quien lo entrega, por cortesía.

Estos son días de fiesta, vacaciones y reuniones familiares en China, a pesar de que algunos jóvenes se resisten a regresar al pueblo para evitar tener que repartir sobres bermellones a diestro y siniestro o para no tener que hacer frente a la presión de padres, madres, tíos y abuelas para que encuentren novi@, se casen y, sobre todo, tengan un hijo.

Como estas son fechas de celebración y familia, Taiwán ha querido decir en público cuál ha sido el obsequio que ha realizado en el Año del Dragón a Pekín, cuyo Gobierno considera la isla un hijo rebelde, parte de su territorio, y ha amenazado con invadirla si declara la independencia.

El presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, ha asegurado que las elecciones celebradas el pasado día 14, en las que fue reelegido, son el “mejor regalo” posible para China porque podrían fomentar el deseo de democracia entre sus ciudadanos. Ma ha dicho que cientos de millones de personas vieron por primera vez en China a los candidatos presidenciales taiwaneses debatir en directo en la televisión, gracias a Internet, y la votación podría inspirar el apoyo a la democracia. “La elección pacífica, un signo de democracia que echa raíces y da fruto en el suelo de una comunidad china, les hará sentir que esto también sucederá en el continente”, ha afirmado. “Creo que este es el mejor regalo que podemos hacer al continente”.

Ma Ying-jeou, de 61 años, del Partido Nacionalista (Kuomintang, KMT), fue reelegido el pasado 14 de febrero para un segundo mandato de cuatro años, tras derrotar a su más directa rival, Tsai Ing-wen, de 55 años, del Partido Demócrata Progresista. Esa victoria es el regalo que realmente quería -y ha recibido- Pekín, ya que el partido de Tsai defiende la independencia y unos contactos menos intensos con China. Además, quién es el hijo para decir a la madre patria lo que conviene a la familia. O acaso no ha oído Taipei a los líderes de Pekín decir repetidas veces que China nunca adoptará una democracia de tipo occidental.

Durante el primer mandato, Ma Ying-jeou estrechó las relaciones con Pekín, que se encuentran en uno de los mejores momentos desde que los nacionalistas de Chiang Kai-shek perdieron la guerra civil con los comunistas de Mao Zedong y se refugiaron en la isla en 1949.

El sobre rojo debe entregarse con ambas manos.Según Ma, las elecciones han enseñado a muchos internautas chinos cuál es el camino hacia la democracia. Pero algunos ciudadanos en el continente creen que han sido más bien un motivo de frustración. Así lo resumía un bloguero: “Ver las elecciones en Taiwán es como ver una película porno siendo eunuco”. En vez de ser espectador de una película ajena, a este eunuco electoral seguramente le gustaría recibir algún día un sobre, no de esos rojos con dinero dentro sino del color que fuera con tal de poder introducir la papeleta de su elección. 

Sígueme en Twitter: @josereinosot


Hay 1 Comentarios

Según la nueva versión del vocablo "eunuco" podría extenderse también a Occidente ya que la sesera abunda por su ausencia. ¿Cuál es el camino hacia la democracia? La respuesta es sencilla: gozar y no pensar. El esclavo no debe saber que está encadenado, eso si, deberá dar las gracias por el plato de comida que le da el amo. ¡Viva la eunicidad¡ Menos mal que las mujeres no pueden ser capadas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal del diario EL PAÍS en China, lo que le ha permitido viajar de este a oeste y de sur a norte (dong xi nan bei) para escribir sobre lo que ocurre en este país de más de 1.300 millones de almas. También ha cubierto acontecimientos claves en otros lugares de Asia, una región hacia la cual se ha desplazado inexorablemente el centro de gravedad geopolítico del mundo en los últimos años.

Eskup

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal