Mirar a los ojos del horror

Por: | 26 de diciembre de 2012

Veterans_Opton-Mickelson_600

La artista Suzzane Opton fotografía con esta sensación de vulnerabilidad a militares jóvenes estadounidenses destinados a Irak o Afganistán. Algunos fallcerán tras ser tomadas estas imágenes. Soldado: Mickelson. Duración de destino sin determinar. Cortesía: Suzzane Opton.

“El Horror. El Horror”. El escritor Joseph Conrad tardó cuatro palabras en describir uno de los sentimientos por el que cualquier experiencia humana evita pasar. Lo hizo en El Corazón de las Tinieblas, y estos días ha regresado a la memoria de muchos tras la matanza en el colegio estadounidense de Connecticut. La aritmética del dolor deja estos números: 27 muertos, un herido y decenas de familias cuyas vidas serán casi imposible de rehacer. Y de fondo, una vez más, el debate sobre la posesión de armas, en una sociedad que parece solo sentirse segura si tiene la posibilidad de proteger su vida o acabar con la del otro. Tal es la paradoja.

Sirva este párrafo para llevar la lectura a nuestro terreno, al arte contemporáneo, y hacernos varias preguntas. ¿Miran los creadores estadounidenses de hoy en día a los ojos de este problema? ¿Lo reflejan en sus obras? ¿O le dan la espalda y lo asumen con normalidad, como si estuvieran anestesiados?

05.Diaz-Length-of-Service-Undisclosed
Soldado: Díez. Duración del destino sin determinar. Cortesía: Suzzane Opton.

En principio, la respuesta nos lleva más cerca de esto último. Estados Unidos ha protagonizado en las pasadas décadas multitud de conflictos, desde Vietnam a la guerra de Irak, y en mayor o menor medida (como veremos) han tenido su refrendo en el arte; sin embargo, esa violencia interior, nada soterrada, producto de la posesión de armas al alcance de casi todo el mundo, no ha sido casi contestada por los estadounidenses. No, desde luego, por creadores con una fortaleza argumental potente. Parece que los artistas asumieran esa violencia como algo normal e inherente a la singularidad del país y a su célebre Segunda Enmienda.

01.Claxton-120-Days-in-Afghanistan
Soldado: Claxto. 120 días en Afganistán. Cortesía: Suzzane Opton.

En los últimos años quizá una de las piezas que mejor ha sabido captar ese dolor en el sentido más universal haya sido Observance 2002, un vídeo del californiano Bill Viola que se pudo ver en la galería estadounidense James Cohan en la edición de 2003 de Arco. El precio, por si lo preguntan, 150.000 euros en una edición de cinco copias y solo a la venta para museos (nadie lo compró). La obra (que hoy triplicaría ese valor) respondía al mejor Bill Viola, el más contenido, y el menos, por escribirlo así, manierista (algo de lo que pecan sus últimos trabajos, en los que a veces cae en un batiburrillo místico).

Bill VIola
El vídeo en alta definición Observance 2002 de Bill Viola es una visión del artista sobre el dolor generado el 11-S.

Observance 2002 es la filmación a cámara lenta y en alta definición –al más puro estilo Viola– de un grupo de personas que situadas en fila se turnan para mirar algo que no se ve, pero que les produce un profundo dolor. Sus rostros son muestra de ello. Es un vídeo que da respuesta a los atentados de las Torres Gemelas de 2001. Por lo tanto, habla del dolor que viene de fuera, no del generado por la violencia que se crea en el interior del país.

El camión fantasma
Otro artista que mira con intensidad crítica a Estados Unidos es Íñigo Manglano-Ovalle, estadounidense, aunque, desde hace unos años, con pasaporte español. Suya es, quizá, la mejor pieza de la Documenta 12 de Kassel, Phantom Truck. Una réplica del presunto laboratorio móvil iraquí que en febrero de 2003 el entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powel, presentó para probar la idea (falsa) de que Irak tenía armas de destrucción masiva, y justificar así los ataques. El camión se mostraba en una habitación cerrada, con escasa luz, “como un testigo fantasma de algo inexistente”, explica Íñigo Manglano-Ovalle.

Phanton TruckPhantom Truck, de Íñigo Manglano-Ovalle, en su exhibición durante la Documenta 12 de Kassel.


Otra obra interesante, dentro de esta visión de Irak, es la que plantea Jeremy Deller (aunque es un artista británico) en su instalación It Is What it Is. Conversations About Iraq. También hay que prestar atención a las fotografías de Suzanne Opton, que muestran retratos de soldados americanos desplazados a Irak y Afganistán y que reproduce a gran escala en vallas publicitarias. Varias de esas fotografías se exponen a pesar de que algunos mueren después de ser tomadas. Esto provoca un fuerte debate.


Deller_Jeremy-It_Is_What_It_Is_Conversations_About_Iraq_installation_view
It Is What It Is. Conversations About Iraq, instalación del artista británico Jeremy Deller.

Pero una vez más es una reflexión sobre la violencia generada por el país en el exterior. Al igual que los famosos neones rojos de Dan Flavin, que el artista creó como respuesta a la guerra de Vietnam. Por lo tanto, ¿dónde está el análisis crítico a esa superpoblación de armas? Sin duda, falta en esos creadores de referencia. Una muestra más que refleja cómo lo extraordinario se confunde con la normalidad. Y hasta qué punto las armas se han transformado en un elemento terriblemente cotidiano en la sociedad estadounidense, a pesar del horror que conllevan.

Guns

Hay 2 Comentarios

Estos soldados fotografiados ¿ Serán verdugos o mártires?Todos los referentes artísticos mencionados son
extranjeros. Se ignora que aquí tenemos jóvenes artistas valiosos que transpasan los límites de la excelencia en sus obras. Por ejemplo Diego Arenales , dibuja, pinta, retrata como nadie el "horror, horror" de lo absurdo que conlleva la violencia, desde el fundamentalismo religioso o militar o social, el horror en todas sus manifestaciones. Miles de mártires a través de este jóven creador de ARTE, ¡ Y nadie se entera! pasen por favor y comparen. Un saludo
http://diegoarenales.blogspot.com.es/search/label/martyrs

El de las armas es demasiado buen negocio, una industria con solo buenos deseoso podran paralo, como lo del cambio climatico, demasiados intereses soterrados como para terminar con eso. Piensen en el verdadero problema. Ve la mano invisible del mercado que esta detras http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/12/la-mano-invisible.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal