Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

Daniel Canogar: "Hay que irse de España"

Por: | 26 de febrero de 2013

Daniel Canogar Umea


A medio camino entre la factoría warholiana y la individualidad artística del renacimiento florentino, tal vez Daniel Canogar (Madrid, 1964) haya inventado –o reinventado a la española– un nuevo concepto: “pyme del arte”. Una mezcla de trabajadores fijos y discontinuos que se ocupan desde las redes sociales del estudio hasta la producción técnica de las obras. Una pequeña ONU que le permite tener cada vez más trabajo. Casi todo, eso sí, fuera de España (California, Hong Kong, Houston, donde, por cierto, acaba de instalar una pieza de gran tamaño en el atrio de la banca JP Morgan). Un país, el nuestro, asegura, del que hay que marcharse si se quiere jugar en la primera división del arte internacional. Ya saben, perdemos ingenieros, deportistas, médicos y ahora, también, creadores. Cada vez parecemos una nación más pequeña, como si continuamente estuviéramos comiendo la porción de pastel que hacía encogerse a la protagonista de Alicia en el País de las Maravillas. ¿Pero hasta cuándo seguiremos haciéndonos pequeños? Porque Daniel Canogar se ha dado cuenta de que o gana tamaño o pierde trabajo. Y lo dice alguien de 1,95 metros.

Proyectos_Reel_reel_waves01_g
Waves, instalación de Daniel Canogar en el atrio de la sede de Houston (Estados Unidos) de JP Morgan.

Pregunta. ¿Su taller funciona más como una pyme o como un estudio, en el sentido tradicional del término?
Respuesta.
El estudio opera realmente como una pyme, con un equipo especializado y con una clara división de tareas. Aparte del equipo central del taller con tres personas, subcontrato muchos trabajos, que me facturan por obra realizada. Por ejemplo, tengo a alguien que se dedica exclusivamente a redes sociales. O sea, Facebook y Twitter así como a difundir proyectos en blogs, sobre todo para el mercado anglosajón. No tendría sentido tener un puesto de esta clase a tiempo completo. Trabajan cuando surge un proyecto nuevo. Nunca hubiera imaginado que estructuraría el trabajo del estudio de esta forma tan mercantil, pero es lo que tengo que hacer para poder financiar mis proyectos artísticos.

 

P. ¿Qué quiere decir hoy en día ser una ‘pyme del arte’?
R. Es la única forma de abordar proyectos de gran envergadura, sobre todo los de arte público, en los que resulta imprescindible trabajar con un equipo. Si se trabaja con nuevos medios, que es mi caso, más todavía. Resulta importante tener un concepto de empresa que permita separar el lado de la gestión del lado creativo. El gran problema que tienen muchos artistas es que la dirección del estudio (contestar emails, llamadas de teléfono, problemas de facturación, pagos) absorbe el día a día. La estructura de una pyme es la única manera que he encontrado para poder avanzar con mi investigación artística.

P. Trabaja cada vez más fuera de España. ¿Aquí el panorama es tan yermo como parece?
R. Hay una situación paradójica en el momento actual en España. Incluso instituciones que podrían permitirse financiar un gran proyecto artístico no lo hacen por imagen. Quedaría frívolo hacerlo cuando hay tanta penuria en la calle.

Tracks
Imagen general de la obra de Canogar tracks.

P. Se habla mucho de la marca España, y del daño que están haciendo los escándalos políticos y económicos que padecemos estos días. ¿Lo notan de alguna forma los artistas españoles ahí fuera?
R. En general, el sector artístico internacional es suficientemente sofisticado para poder distinguir entre el talento artístico de un individuo y la mediocridad política y económica de un país. De hecho, creo que la crisis de España está paradójicamente poniéndonos en el punto de mira como un lugar del que quizás pueda surgir una obra creativa interesante, que reaccione a la realidad social del momento.

P. Como tantos otros creadores, ¿se plantea dejar España y mudarse, pongamos por caso, a Berlín o Nueva York?
R. Francamente sí. Ya paso casi la mitad del año en Estados Unidos. Sin embargo, me niego a cerrar mi estudio en Madrid. Me gusta mi ciudad y necesito a mi gente. Pero está claro que ahora mismo puedo aprender mucho más fuera de España.

P. ¿Qué tiene que suceder para que un artista español de el salto y juegue en la ‘primera división’ del arte? Me refiero a entrar en las grandes galerías internacionales.
R. Tiene que irse de España. Lo tengo cada vez más claro. Es imposible llegar a esa primera división de la que habla desde territorio nacional. Nuestro país no está en el punto de mira internacional, y es difícil conseguir un contexto adecuado para que se entienda bien la obra con comunicaciones y visitas esporádicas al extranjero. El puñado de personas locales bien conectadas que podrían apoyar no lo hacen, y la gran mayoría de los profesionales en el mundo del arte español sencillamente no tienen esa cartera de contactos internacionales que sería necesaria. No queda otra que lanzarse a la carretera y hacer ese trabajo por uno mismo.

Sikka Magnum 1

Sikka Magnum, pieza elaborada utilizando  CDs reciclados.

P. Por cierto, ¿cómo le ha ido en Arco?
R.
Buenos contactos, y un excelente lugar para cerrar proyectos futuros.

P. Y como esta bitácora va, entre otras cosas, de arte y mercado, ¿qué tal se lleva con el dinero? ¿Con el mercado?
R. Cada vez mejor. Pero he tenido que hacer cursos de gestión administrativa, aprender a hacer presupuestos y planes económicos a medio plazo. Me ha costado mucho llevarme bien con lo económico, pero no ha habido otra, es la ley de la supervivencia. Un artista que no asume la parte económica de su trabajo lo va a pasar muy mal. Y mercados del arte hay muchos, no solo el de las subastas y ferias, sino también el de las subvenciones, el circuito de arte público, el de los espacios alternativos, los festivales, las bienales. Cuando doy conferencias y talleres en facultades de Bellas Artes, lo que quieren saber los jóvenes artistas sobre todo es qué tienen que hacer para sobrevivir de su trabajo.

Daniel Apertura


Arco: hablan los coleccionistas

Por: | 18 de febrero de 2013

Photo_1

Cierra Arco. Es tiempo de hacer balance y de ver si en esta edición, que se auguraba catastrófica, hay motivos para la alegría o el llanto. Algunos de los coleccionistas más importantes del país cuentan cómo la han visto. ¿Qué les ha parecido? ¿Han comprado? ¿En qué obras y estands se han detenido? Hablan los coleccionistas.


1º Estefanía Meana, coleccionista madrileña especializada en vídeo


Estefanía Meana “Nada muy espectacular”

Pregunta. ¿Qué balance hace de la feria?
Respuesta. La he visto en la línea habitual de Arco. Nada muy espectacular, pero con tiempo y paciencia siempre se pueden encontrar buenas obras.

P. ¿Qué obras o estands le han interesado?
R. Me ha interesado el estand de Chantal Crousel, donde sólo había obra de Abraham Cruzvillegas. Me ha gustado mucho la galería de Gregor Podnar. Había diversos artistas muy interesantes, en especial el búlgaro Attila Csörgö. Y dentro de las galerías nacionales he visto a varios artistas a los que hay que prestar atención, como Juan Luis Moraza o Asier Mendizábal.

P. ¿Ha comprado?
R. Prefiero no desvelar lo que he comprado en particular, pero si lo que me hubiera comprado: un collage de Hans Peter Feldman, un vídeo de Díaz Morales, unas fotografías de Erica Baum, algunas de las obras de Teresa Margolles, la pieza de Óscar Muñoz en MorCharpentier, y el trabajo de Attila Csörgö. Junto a ellos, el fotógrafo Paul Graham. Por su puesto, en mi lista no están ninguno de los imposibles, como la instalación de Juan Muñoz (Galería Faggionato) u otras piezas que ya no se encuentran al alcance de mi bolsillo.


2º Juan Bonet, coleccionista mallorquín especializado en
instalaciones y vídeo

“Buena feria, aunque demasiado grande” 

Pregunta. ¿Qué balance hace de la feria?
Respuesta.
He visto una buena feria, aunque demasiado grande para mi gusto. Me han gustado las secciones Focus, Solo Projects y Latinoamérica. También me han parecido muy interesantes los foros. Pero es una lástima que no se cuelguen en la web con más información.

SEAN SNYDER (VISTA COMPLETA)
Obra de Sean Snyder perteneciente a la colección de Juan Bonet.

P. ¿Qué artistas o estands le han interesado?
R.
Nil Yalter (Galería Visor).

P. ¿Ha comprado?
R.
En esta ocasión, no. Si hubiera tenido presupuesto me habría comprado una obra de Rosella Biscotti (Prometeo Gallery).

 

3º Carlos Pérez, coleccionista madrileño especializado en vídeo, pintura y fotografía 

“Con Carlos Urroz, Arco ha mejorado mucho”

Pregunta. ¿Qué balance hace de la feria?
Respuesta.
La verdad es que me ha gustado. Desde que la dirige Carlos Urroz ha mejorado mucho.

Photo_2
Estand de la galería Ivorypress, uno de los favoritos del coleccionista Carlos Pérez.

P. ¿Qué artistas o estands le han interesado?
R.
Me ha sorprendido gratamente la propuesta de Ivorypress, con la incorporación de nuevas figuras como Juan Uslé o Jerónimo Elespe. También me ha encantado el de Chantal Croussel, con Abraham Cruzvillegas. Es un lujo tener a ambos en Madrid. Junto con Elespe, Uslé o Cruzvillegas me han interesado Asier Mendizábal y Mat Mullican en Project SD, Wolfgang Tillmans (Juana de Aizpuru) y David Maljkovic (Nogueras Blanchard).

P. ¿Ha comprado?
R.
Estoy tanteando varias piezas que, quizá, cierre durante las próximas semanas.

 
4º Marcos Martín Blanco y Elena Rueda, coleccionistas segovianos especializados en pintura y fotografía

“La pintura ha desaparecido de Arco”

Pregunta. ¿Qué balance [en esta ocasión contesta solo Marcos Martín Blanco] hace de la feria?
Respuesta.
Me ha gustado. Además ha sido una edición menos dramática de lo que se esperaba. Y se ha movido en extremos. Hay galerías que han vendido muy bien y otras muy poco. En cuanto a las tendencias, veo que se mueven por ondas. Hubo unos años en los que el predominio de la fotografía era total, ahora he visto que ha desaparecido la pintura y la figuración. Esperemos que esta edición sirva para traer más unidad al sector galerístico español y que dejen de discutir si son galgos o podencos.

Marcos Nueva
"Esperemos que esta edición de Arco traiga más unión a las galerías españolas", dice Marcos Martín Blanco.

P. ¿Qué artistas o estands le han interesado?
R.
No destacaría a ninguno en especial. Debería pensarlo con más calma. 

P. ¿Ha comprado?
R.
No. Ahora no estoy en esa dinámica. Estoy centrado en la puesta en marcha del museo [que debe albergará su colección] en Segovia.

 
5º Paco Cantos, coleccionista madrileño especializado en vídeo, pintura y fotografía española


“Más profesional y más feria”


Cantos con Civera Pregunta. ¿Qué balance hace de la feria?

Respuesta. Creo que en los dos últimos años ha sido más profesional y más feria. Hemos visto más coleccionistas extranjeros que otras ediciones y el nivel de las galerías que han venido de fuera ha sido bueno. En definitiva, un buen balance. Sobre todo con las pesimistas expectativas que había al comienzo. Gran parte del éxito se debe a Carlos Urroz y su buena gestión.

P. ¿Qué artistas o estands le han interesado?
R.
Sin ser una feria de grandes piezas, pues en ese no es el leitmotiv de Arco, sí ha habido obras interesantes, como el lienzo de Carlos Alcolea (Las gafas), las excelentes fotografías de Helena Almeida, las serigrafías de Cristina Iglesias, la librería de Los Carpinteros, los pequeños formatos de Jerónimo Elespe; la pieza del mexicano Eduardo Abaroa en Kurimanzutto –que ganó la votación entre los coleccionistas que asistieron al almuerzo (fund raising) de la Fundación Arco–, las esculturas de Asier Mendizábal (Project SD) y Jaume Plensa ( Lelong) o los Imi Knoebel de Vera Munro.

P.  ¿Ha comprado?
R.
Compré obra de dos artistas que no conocía y cuyo trabajo me fascinó. Un políptico de Daniel Steegman (Mendes Wood) y una pintura de Néstor Sanmiguel Diest (MaisterraValbuena). También produje (y más tarde adquirí) la pieza de Eugenio Ampudia (Max Estrella) que refleja su “acción” de dormir en Arco.

 


Diario de un coleccionista sin presupuesto en Arco (II)

Por: | 15 de febrero de 2013

Ivory Zaha
Estand de la galería Ivorypress con una obra de la arquitecta iraní Zaha Hadid en primer plano.

Jueves

(Apuntes del natural)

Quizá la gran virtud de esta edición sea que es un Arco más reposado. Más tranquilo. Más profesional. Sin tantas estridencias. Sin esa pieza (generalmente horrible) que ocupaba todos los telediarios y con la que no pocos suplementos, incluso culturales (sic), abrían sus ediciones. No. Arco va de otra cosa. Porque lo hace o, sencillamente, no va. Este giro hacia la seriedad, o la contención, hay que agradecerlo.

En esta segunda jornada de “Coleccionista sin presupuesto”, las voces han cambiando. Algunas se mueven hacia la preocupación; otras, hacia el optimismo. Va a ser, en cuanto a resultados, una feria desigual. Así lo cuentan.

La foto 3 Entre tú y yo, de Guillermo Mora, en la sección Solo Objects. Galería Formato Cómodo.

–Se ha parado un poco la cosa. El primer día habíamos arrancado mejor–. Lo narra una joven galerista del pabellón 8. Es su segundo Arco. Y lo compara con la edición del año pasado, que “nos fue muy bien”, dice.

–Vengo a ver la feria. Si se vende o no. ¿Compra arte un país con tanto paro?– Pregunta un galerista suizo que ha dejado de acudir a Arco, pero que en los tiempos del boom reconoce que vendió “fenomenal”. La pregunta no obtiene respuesta.

–Tengo una obra de…. Es estupenda. Son 10.000 euros más IVA [la palabra IVA, este año, en Arco, se pronuncia bajito]. ¿Conoces a algún coleccionista que le encaje?– (Una galerista española del pabellón 10).

–Estamos contentos. He vendido dos cuadros y algún vídeo. Respiramos–. Un galerista con espacio en la calle Doctor Fourquet de Madrid.

Teresa Margolles
En la galería mor.charpentier, junto con el trabajo de Teresa Margolles (en la imagen), destaca el del colombiano Óscar Muñoz.

Estas voces, como otras mil, trazan la cartografía de esta edición de Arco. Pero como toda feria está concebida para vender. Veamos, por lo tanto, qué podríamos comprar de tener presupuesto.

(Suena el teléfono móvil). Vaya. No hay forma de arrancar. Es uno de los coleccionistas más importantes del país.

–Tengo [y cita varios grandes nombres de artistas españoles y extranjeros] estas obras a la venta–, explica en conversación con este bloguero. Pero no quiero ir a subasta. ¿Sabes a quién le pueden interesar? Ojo. Pero tampoco las regalo, –remata–.

Esta es otra de las singularidades de Arco. Algunos, por ahora pocos, coleccionistas españoles están ofreciendo con discreción obras de su colección a galeristas (por si estuvieran interesados en recomprarlas) o directamente a particulares. La crisis aprieta, y pocos quieren pasar por la comisión del 20% de las casas de subasta.

Juan Asensio Bueno. Empecemos el recorrido. En esta ocasión, hacemos parada en los Exercises on abstraction (tinta sobre papel) que Erlea Maneros Zabala (española formada en Los Ángeles) muestra en Carreras Múgica, en las delicadas piezas (Ante la imagen) del colombiano Óscar Muñoz en Mor. Charpentier y, también, hay que prestar atención a las conocidas fotografías (en especial, Desenho/Drawing) de Helena Almeida en Filomena Soares. Para quien quiera otro nombre consagrado, en la galería austriaca Nächst St. Stephan cuelgan dos pequeños papeles (pero muy representativos de su trabajo) de Imi Knoebel.

Natalia LL
En esta edición de Arco, la fotografía y el vídeo pierden presencia frente a la pintura.

Ahora bien, si buscan unos nombres más alejados del establishment, en Solo Projects (lo más interesante, a mi juicio, de Arco) quédense con el chileno Álvaro Oyarzún (Galería AFA), el argentino Sebastián Gordín (Galería Óscar Cruz), la peruana Sandra Nakamura (Wu Galería) y, desde luego, con el colombiano François Bucher en Proyectos Monclova. Y,  para finalizar el segundo día en la feria, vayan a ver (Casa Sin Fin) a un viejo conocido (se mostró en la edición pasada y lo adquirió el Reina Sofía). El vídeo Archivo Fx Intradía: La Casa, de Pedro G. Romero, en el que el Israel Galván baila ataviado con una camiseta del Barcelona. 6.000 euros más IVA. Si tuviera presupuesto...

Carlos Urroz Carlos Urroz, director de Arco

“La sensación es muy buena. Seguiremos vivos”

Pregunta. Segundo día de feria, el de los profesionales, cerrado. ¿Cuál es la sensación?
Respuesta.
Muy buena. Los coleccionistas han venido, se han paseado; han respondido.

P. ¿Se ven puntos rojos?
R. Ya no suelen ponerse puntos rojos en las obras vendidas. En cualquier caso, sí que ha habido ventas.

P.
¿Se han esmerado, de verdad, las galerías con las obras? ¿Más calidad y menos número?
R.
En este momento en el que el mercado va más lento, las galerías traen buenas obras.

P.
¿Han respondido esos 250 coleccionistas invitados?
R.
Así es.

P. ¿Cómo se ve ahora, a mitad de la fería, el año que viene? ¿Seguirá viva?
R. Por su puesto. Seguiremos trabajando con las galerías para hacer una buena edición de ARCOmadrid.


 

 

Diario de un coleccionista sin presupuesto en Arco

Por: | 14 de febrero de 2013

 

 

Juana de Aizpuru

La galerista Juana de Aizpuru junto a una obra de Rogelio López Cuenca.

Miércoles

(Apuntes del natural)

Hay un cierto eco al entrar en el pabellón 10 de Ifema. Es Arco. Se nota que hay ausencias. Que faltan stands. Espacios que absorbían ruidos y conversaciones. Es una edición difícil para la feria. La primera jornada deja, en principio, pocos puntos rojos a la vista. Veremos cómo termina. Esperemos que vaya bien. Por ahora, se escuchan algunos diálogos y se ven ciertos gestos.

–Va lento, la verdad–. Confirma una galería catalana, que a punto estuvo de no venir a la feria. Y pone un gesto que mezcla tristeza y preocupación.

– El franco suizo está fuerte contra el euro. Me va muy bien–. Lo dice un coleccionista helvético que acaba de comprar varios óleos de una tacada en una galería madrileña.

– Lo más interesante, los Solo Projects–, confirma, bloc en mano, el director de un museo de los que aún compran en la feria. Aunque reconoce que acaba de empezar el recorrido.

–La cosa está complicada. La cosa está difícil… La cosa está en candela (Los Carpinteros. Bueno. Ese es el título de una obra de este dúo de artistas cubano que vive en Madrid). Pero es así: “Está en candela”.

Ivorypress
Ivorypress (en la foto, montaje del stand con un panel de la arquitecta iraquí Zaha Hadid) ha "fichado" a Jerónimo Elespe, Juan Uslé, Íñigo Manglano-Ovalle y Vicky Civera. Todos procedentes de Soledad Lorenzo.

Desde luego, nadie esperaba que estuviera de otra forma. Complicado. Como el país. Como los tiempos. Como la vida. Pero coleccionar también es un ejercicio de imaginación. Así que se puede recorrer la feria con lápiz y papel apuntando qué compraría un coleccionista si tuviera, al menos, un poco de dinero contante y sonante. Vamos, un coleccionista con presupuesto. Como si fuera suizo.

Empezaría las compras por dos artistas de esos que ahora se llaman emergentes (nunca me ha parecido particularmente acertado el término). El jovencísimo (28 años) Gintaras Didziapetris, en la galería Elba Benítez, y un casi desconocido, hasta ahora, para mí, François Bucher, en la mexicana Proyectos Monclova.

Siguiendo el viaje, en la alemana Carlier Gebauer destaca sobre todo el díptico de Paul Graham, con un "aire" Philip-Lorca diCorcia, pero con mayor carga intelectual. Mientras que Juan Muñoz está bien representado en la cerámica y técnica mixta que muestra Edward Tyler (un habitual de Arco en los últimos tiempos). Otras cerámicas, las de Miquel Barceló, me presentan más dudas. Las vende Elvira González por "unos 85.000 euros las piezas pequeñas”, precisa un coleccionista. También merece atención Asier Mendizábal y sus serigrafías en la barcelonesa Project SD. En esta ocasión no acude a la feria con su galería inglesa (Anthony Reynolds). Una pena, pues tiene uno de los mejores programas de Inglaterra. Esperemos que vuelva pronto.

Continuemos. La californiana Christopher Grimes ha hecho un largo viaje para mostrar obra reciente de Íñigo Manglano-Ovalle –quien, por cierto, acaba de fichar, junto con Juan Uslé, Jerónimo Elespe y Vicky Civera por Ivorypress (sin duda, la galería que capitanea Elena Foster y dirige Cristina Giménez se apunta un buen tanto)– y el portugués Carlos Bunga, con sus construcciones de cartón que conocimos por primera vez en Elba Benítez.

Iñigo prontotipo nube
Las "nubes" de Íñigo Manglano-Ovalle se pueden ver en Thomas Schulte y en Christopher Grimes.

Una galería imprescindible en Arco, Juana de Aizpuru, muestra una fotografía de gran formato de Wolfgang Tillmans de la serie que más éxito tiene entre sus coleccionistas: freischwimmer. Junto a ella, un óleo del alemán Albert Oehlen (cuyos precios, por cierto, en segundo mercado se han disparado en los últimos meses) con aspecto de “museo” ya lucía punto rojo. Un buen augurio.

Mañana más compras virtuales y más conversaciones de Arco.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal