Cientos de comercios de oro corren peligro

Por: | 28 de abril de 2013

Oro tienda 3

Durante los últimos años, los negocios de compra-venta de oro y otros metales preciosos han sido tan frecuentes en nuestras calles como las panaderías. Sin embargo, el miedo y la preocupación han llegado estas últimas semanas a una de las escasas actividades que parecían impermeables a la crisis. La fortísima caída que ha sufrido el oro en los pasados días ha llevado a muchos dueños de estas casas a preguntarse si serán los próximos en cerrar. Sumando bajas económicas a una lista que no encuentra fin. “Creemos”, reflexiona Corinna Heilmann, responsable de marketing de Oro Direct, una empresa que alterna el establecimiento físico y el online, “que se producirá un pequeño descenso en el número de las casas de compra y venta que hay en el país, pero no se pondrá en riesgo todo el sector, ya que se ha convertido en un servicio necesario para los ciudadanos”.

El joyero de la abuela, vacío
O sea, mientras haya crisis y joyas de la abuela que vender parece que el negocio tiene vida, independientemente de la cotización del metal. Desde luego, de lo primero, crisis, vamos servidos; de lo segundo, joyas, parece que los recursos, después de más de cinco años de dura recesión, se agotan.

Manuel (nombre ficticio que esconde a una persona real) lleva dos años trabajando para una de estas casas. Lo hace consiguiendo clientes en la calle. Cerca de Arenal y Sol, en Madrid. Cobra un fijo muy bajo (no lo cuenta) por repartir la publicidad y una comisión por clientes que llegan al establecimiento captados por él. Y tras un tiempo de gran actividad, siente que algo ha cambiando. “Han bajado las personas que llegan a la tienda. Pero no porque no haya necesidad, se ve en la calle que la hay, sino porque la gente ya ha vendido casi todo lo que tenía. Veo muchas personas que están en las últimas”.

Oro Compradores Bernardo Pérez
Compradores de oro en la Puerta del Sol, de Madrid. Foto: Bernardo Pérez.

Cuentan quienes regentan estas tiendas que hasta hace bien poco era fácil, y cotidiano, escuchar por algunas calles de barrios elegantes de Madrid un extraño tintineo metálico escondido en bolsas de plástico, generalmente de marcas de renombre. Era el sonido de cucharas de platas, bandejas, cubiertos, ensaladeras… repicando en su interior destino a la venta. Y esa es una música, y una imagen, que fotografía muy bien nuestra crisis.

Desde luego no hay mejor análisis posible que el que hacen los dueños de estos comercios, pegados a las calles, a la realidad y también a las críticas. Muchos clientes han puesto en duda la precisión de sus tasaciones. Pero eso es un tema para otra entrada en esta bitácora. Ahora hay que dejar paso a los analistas de despacho y silla ergonómica para que expliquen cómo el oro que, sin excepción, ha subido todos los años desde 2001, caía a los niveles más bajos de los últimos dos ejercicios en un par de días. Escuchemos.

“La caída del oro la semana pasada fue muy violenta y cogió a casi todo el mundo por sorpresa. Quienes quieren ver en ello una conspiración aseguran que fue una estrategia diseñada por los bancos centrales y los grandes inversores institucionales para vender y, después, comprar más barato. Pero no hay nada de eso”, desgrana, desde Hong Kong, Emilio Álvarez, responsable de Vortex Capital, una firma que gestiona fondos especializados en metales preciosos. ¿Qué ocurrió entonces para que la cotización del oro perdiera 200 dólares en solo dos días?

El oro se desploma y pierde interés frente a otros activos

Gráficos ORO Buenos
Retrocedamos en el calendario. El miércoles 10 de abril, la Reserva Federal (Fed) publica un acta en el que se evidencia que no hay consenso. El organismo duda entre inyectar más liquidez o no. Incluso hay varios miembros del comité que están a favor de cerrar el grifo del dinero, pero no como se pensaba a final de año, sino, incluso, este mismo verano. O sea, ya. Con el acta de la reunión encima de la mesa, la todopoderosa Goldman Sachs extrajo la conclusión (de forma acertada, según varios analistas) de que había que vender porque el metal iba a caer con fuerza (a 12 meses el banco de inversión americano lo sitúa en 1.390 dólares por onza). Y así sucedió.

¿Adiós a los días de vino y rosas?
Como consecuencia de esta lectura, el oro ha pasado de abrir el año cotizando en el entorno de los 1.700 dólares la onza (31,10 gramos) a los 1.462 dólares actuales. Y el propio Emilio Álvarez admite que podría bajar hasta 1.200 dólares. Entonces, ¿estamos ante el final de sus días de vino y rosas? ¿Se ha perdido por un largo tiempo su brillo y sus ganancias?

A corto plazo, el consenso del mercado lleva a que la cotización bajará. Se difiere en tiempos e intensidades. Y, desde luego, en el sector cada cual ve los toros desde su particular barrera. Lizette Paternina, directora general de Lingoro.com, un portal que vende oro a través de Internet, asegura que sus ventas “no se han visto afectadas ya que este tipo de bajadas se aprovechan para comprar a un mejor precio”.

Bullion-and-coins Goldman Sachs sitúa la onza de oro a un año vista en 1.390 dólares.

Por esas mismas veredas caminan los responsables de Oro Direct, que vende metal físico a los particulares. “No se puede hablar en ningún caso de pérdida de interés por el oro. A la semana siguiente de la caída del precio hemos agotado existencias y hay lista de espera de hasta cuatro semanas para determinados lingotes y monedas”, narra Corinna Heilman. Es la defensa lógica del negocio. Pero las dudas persisten.

Nicholas Brooks, director de análisis y estrategias de Inversión de ETF Securities, relata que a “corto plazo la previsión para el oro es que permanezca débil mientras los inversores prestan atención a la mejora de la economía de Estados Unidos y a la repercusión de una menor oferta monetaria”. A largo plazo, la mirada de Brooks cambia y asoma el optimismo, tanto para el metal como para su cotización. Asegura que “el aumento de la carga de la deuda en las economías desarrolladas no ha disminuido. Y los tipos de interés tendrán que permanecer estructuralmente bajos para compensar el lastre fiscal y apoyar el crecimiento”. Esta obligada estrategia favorece al oro –a lo que se suma su baja cotización actual–, y “puede ser percibida como una oportunidad potencial de compra”, cierra el especialista. Habrá que estar atentos.

Canadian-gold-coins
Vortex Capital asegura que el oro puede caer a corto plazo hasta 1.200 dólares la onza.

 

 

 

 

 

 




Hay 8 Comentarios

Este negocio es como todos, necesitamos renovar y garantizarles a los clientes que es seguro. Internet es una ventana para este negocio de compro oro, solo que al crear nuestras tiendas online de oro, tenemos que ser claro en el precio del oro, tasación y procedimiento. Nosotros buscamos la claridad y transparencia hacia el cliente, que definitiva es quien tiene que quedar satisfecho con el servicio. https://oroonline.es/

estos negocios siguen subsistiendo pero hay que darle una vuelta de tuerca y no ceñirse sólo a vender oro, el mercado de la plata ahora mismo es más rentable, deja más beneficio ya que normalmente se juega con un margen muy pequeño en el oro, 1 euro o menos.Sin embargo, vender plata en madrid, ahora mismo es mucho más rentable.La compra venta de joyas antiguas también es más rentable que el oro .Es cuestión de reinventarse .

Hasta los anillos de compromiso tuvieron que vender algunas personas para poder paliar los efectos de la crisis tan larga que hemos vivido y que han sufren muchas familias. Pero hay que reconocer que para muchas personas fue un alivio tener oro en su casa, pues al menos les sirvió para pasar algunos muy malos momentos. Para mí el problema ha radicado en algunas casas de compra venta que no han tenido la ética necesaria para ganar lo que justamente les correspondía y por el deseo de ganar lo máximo llegaban hasta trucar las balanzas de precisión.

Efectivamente quien pronosticó una bajada del oro hasta los entornos de 1200 tenía razón, hoy el oro cotiza a 1.178$, pero hemos de tener presente que en Europa poco hemos notada tal bajada al haber subido el dolar de manera significativa. Hoy cuesta en países que no utilizamos en dólar como moneda de curso, igual o más un gramo de oro que hace cinco años. El dolar tocó mínimos con relación al euro cuando cotizaba a 1,55, siendo que ahora cotiza a 1,06. Toda la bajada del oro se la ha comido la fortaleza del dolar. Pero, si bien se ha cumplido lo dicho en este artículo, no es menos cierto que es previsible que vuelva a subir si, como se piensa, empieza a crecer la inflacción.

Atentamente
Jorge Juan Joyeros

El oro seguirá siendo negocio para unos pocos, como suele pasar en todos los sectores donde se tiende a crear burbujas.
Mientras el Shanghai Gold y el London Gold operen con diferente fix la especulación está servida.
Cuando termine de estallar la burbuja creada, de estos negocios sobrevivirán los más fuertes (pocos), mientras el resto será engullido, vendiendo rápido por miedo a que su activo siga bajando.

Cuando esto pase, nos reiremos de la burbuja inmobiliaria.

Es algo fascinante como se puede estimar que este tipo de negocios que viven de la desgracia ajena pueden terminar floreciendo de tal manera. La OCU ya denunció en su momento las manipulaciones en balanzas y como se tasaba el oro de unos kilates a otro menos para pagar menos al probre que iba con la joya familiar. Sinceramente no me dan nada de pena la verdad...

En efecto, la Reserva Federal logro' un bajón del oro, vendiendo casi 25.000 millones de dolares en papel oro. Es su interés, para mantener el privilegio de la moneda del Tio Sam.

Ahora bien, el problema es de saber si la reserva Federal va a lograr la irrupción del proceso de remonetisacion del oro que conocemos desde principios del 2001. En cuyo caso, el dolar mantendrá su privilegio exorbitante durante una generación mas.

Lo que se juega aquí, no es solamente el negocio de los que trabajan con esa materia primaria y sus poseedores, si no también la igualdad de posibilidades en el intercambio internacional

Este es uno de esos negocios que florecen cual hongos en situaciones financieras anómalas, comparables a las inmobiliarias e intermediarias financieras de hace poco. Si encuentra dos por manzana, el país tiene un problema (lo tenía, nomas). Que ahora desaparezcan no es para preocuparse; son hijos de la especulación, como los mencionados, las hipotecas contratadas por gente que sabía perfectamente que no las podía pagar o especulaba lo hicieran sus padres con la pensión, los viajes a las Seychelles, los plasma de 42" en el servicio, etc. Esperemos que no se forme la consabida plataforma perroflauta para pedir por ellos y sus clientes, como la de los sellos y las preferentes, amén de otras delicias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal