El talento pop de Elizabeth Peyton

Por: | 08 de mayo de 2013

PEY 4 Klara. 2012. Óleo sobre aluminio. 36 x 43,5 cm. Colección privada.

Elizabeth Peyton (Connecticut, Estados Unidos, 1965) quizá sea, junto con Julie Mehrethu, la pintora viva contemporánea más influyente del mundo. Su trabajo –imprescindible– tiene un riesgo. Centrarse en lo obvio y perderse lo fundamental. Lo obvio, muchas veces, son los personajes que representa en sus cuadros. Iconos de la música pop y rock, estrellas de cine, cantantes, reyes, príncipes, diseñadores. Piensen en Kurt Cobain, Peter Doherty, Keith Richards, Jarvi Cocker (cantante de Pulp), Leonardo DiCaprio, Marc Jacobs… Imágenes que traslada a la tela o al papel (acuarela y grafito) procedentes de revistas como Rolling Stone, Hello! o Vogue. Para alimentar esa parte de papel cuché, las crónicas narran que una vez estuvo casada con el siempre singular artista Rirkrit Tiravanija y que fue pareja de Jake Chapman (uno de los miembros del movimiento Young British Artist (YBA) promovido por el publicista británico Charles Saatchi).

Exponer en el Hotel Chelsea
Pero todo esto es bastante accesorio, pues, aunque ayuda a situar su trabajo, lo muestra de una forma incompleta. Lo fundamental de las pinturas de Peyton es que a partir de una escala muy pequeña (sus telas rara vez superan los 70 centímetros) y de unos trazos (en apariencia) sencillos revela los detalles más íntimos de los personajes y motivos a los que se enfrenta. Ya se percibía ese talento hace más de veinte años, cuando su galerista (aún lo es), Gavin Brown, mostró su trabajo por primera vez. Lo hizo en la habitación 828 del tétrico Chelsea Hotel (Nueva York), por donde en su día pasaron Sid Vicious, Leonard Cohen o Patti Smith. El lugar donde Jack Kerouac escribió En el camino. En este caso, los visitantes debían pedir la llave en el mostrador del hotel e ir a la habitación para poder ver las obras. Esa intimidad resultaba un excelente acompañamiento para sus pinturas.

PEY 1 Irises and Klara, Commerce St. 2012. Óleo sobre tabla. 61 x 45,5 cm. Colección de Emmanuel Roman con el compromiso de ser donado a la Tate Gallery.

Ahora, 20 años después, Elizabeth Peyton expone (19 abril al 15 de junio) su último trabajo en la galería neoyorkina Michael Werner. Muchas cosas han cambiado desde los tiempos del Chelsea Hotel. Ella misma se ha convertido en famosa. Sus cuadros forman parte de los grandes museos del planeta. Sus obras tienen lista de espera. Y los coleccionistas están dispuestos a pagar 400.000 dólares (305.000 euros), o más, por esos pequeños óleos. Esta es la pintora que hoy nos concede una breve (da muy pocas) entrevista para hablar de su trabajo. Escuchémosla.

PEY 2Flowers, Berlin. 2010. Óleo sobre cartón. 25,5 x 20,5 cm. Colección de Harm Múeller-Spreer.

Pregunta. ¿Porqué sus pinturas son tan pequeñas? ¿Hay alguna razón en especial?
Respuesta. Es el tamaño en el que me siento cómoda. Una obra con fuerza tiene que tener economía en todos los sentidos. Tienen todo lo que necesitan y nada más. Me gusta la intimidad de ese formato. Últimamente he estado trabajando en algunas pinturas algo más grandes. Bueno, ¡unas pocas pulgadas en ambas direcciones!

P. ¿Prefiere pintar de la realidad?
R. Me gusta todo lo que hago. Trabajar con fotografías, directamente del natural o utilizando la memoria. Todos permiten resultados muy especiales. Trabajar desde la próximidad de la vida tiene un sentido más inmediato, emocionante, como en caída libre, porque todo pasa ahí mismo y ahora. Las fotografías poseen un tipo de saturación en el color y una sensación de deterioro, que no se ve en la vida real, que también me gusta mucho. 

P. ¿Cuánto tiempo trabaja en una pintura?
R. Depende. Pueden ser años o unas pocas semanas.

P. ¿En qué manera sus pinturas se basan en dibujos previos?
R.
No mucho. Son cosas distintas. El único medio en el que a veces trabajo “después” es cuando hago grabados.

PEY 5 Klara, NYC. 2009-2010. Óleo sobre cartón. 25,5 x 20,5 cm. Cortesía del artista.

P. La mayoría de sus pinturas destilan un aire andrógino. ¿Por qué?
R.
Porque las personas a las que pinto tienen esa cualidad.

P. ¿De quién está pintando ahora el retrato?
R.
No lo puedo decir.

P. Bueno, pues entonces, ¿de cuál está más orgulloso?
R.
De mi trabajo.

P. ¿Puede contarnos algo acerca de su nueva exposición en la galería Michael Werner?
R.
La muestra se centra en una sola persona. Una artista llamada Klara Linden. Y las pinturas fueron elaboradas entre 2009  y 2012.

P. ¿Cuándo veremos una exposición de Elizabeth Peyton en España?
R. Espero que pronto, pero no hay nada previsto.

P. ¿Tiene alguna relación con el mercado del arte? ¿Es consciente de los elevados precios de sus obras?
R. El valor es una parte de una obra de arte, y cómo se mueve a través del mundo. Así que sí, sé lo mucho que cuestan.
Pero intento estar concentrada en mi trabajo...

Elizabeth_peyton_craig Craig. Óleo sobre tabla.1997. 51,4 x 41,2 cm. Rematado en noviembre de 2012 por 469.283 euros en Christie's.

  

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal