Crímenes de guerra contra el patrimonio iraquí

Por: | 05 de agosto de 2014

Ahmed al-Rifai shrine and tomb in Mahlabiya

Defender lo indefendible. Justificar lo injustificable. La barbarie. Miembros del grupo yihadista Estado Islámico —antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)— han intentado explicar porqué están destruyendo y saqueando algunos de los tesoros del patrimonio iraquí. Iglesias, mausoleos, mezquitas. Su explicación se sostiene en el wahhabismo, una de las corrientes de pensamiento más seguidas por los yihadistas, que se basa en la interpretación extrema de la sharía (ley islámica). Aseguran los fundamentalistas que esos espacios históricos que están volando con explosivos o destruyendo a golpe de martillazos y excavadoras (ver imagen superior) son lugares de apostasía, politeísmo e idolatría, y por lo tanto deben ser erradicados.

Isis mezquita
Imagen de la voladura de una mezquita por el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS). BBC vía twitter.

Sobre esta sinrazón, la pérdida del patrimonio iraquí es constante. La última se ha conocido el martes pasado. La mezquita-mausoleo de Sayeda Zenab ha sido destruida, según confirma el reconocido blog Conflict Antiquities. Este hito arqueológico está situado en la ciudad de Sinjar (noroeste del país), donde la etnia predominante está conformada por yazadíes, una minoría religiosa de origen kurdo que basa sus creencias en el zoroastrismo. Algo que, al igual que el cristianismo o el judaísmo, suena a amenaza en las mentes de los islamistas radicales. Por lo que para algunos expertos, la destrucción de esta joya cultural bien podría significar la puesta en marcha de otra campaña de limpieza étnico-religiosa.

La pérdida de esta mezquita es el último grano dentro de un doloroso granero. El 24 de julio pasado miembros de ISIS volaban el santuario suní de Yunus (siglo VIII aC) en Mosul, la segunda ciudad en importancia del país. Según declaraciones de algunos militantes que recoge la agencia AFP y que también publica The Art News Paper, “la mezquita se había convertido en un lugar de apostasía, no de oración”. Antes de su destrucción contuvo —acorde con los relatos históricos— las reliquias y la tumba del profeta Jonás, quien está presente en la tradición tanto musulmana como judeo-cristiana por haber sido engullido por una ballena.

 


Los vídeos muestran la secuencia de la destrucción de la mezquita de Yunus (Mosul, Irak), donde la tradición señala que están enterrados los restos del profeta Jonás.

La voladura de la tumba fue un acto pensado, trazado con tiempo y ejecutado con precisión. Se obligó a la gente a desalojar el templo y sus proximidades. Se colocaron explosivos dentro y fuera del perímetro y se voló. Como consecuencia de la onda expansiva, algunos edificios próximos quedaron dañados.

Saad bin Aqeel Husseiniya
El mausoleo de Saad bin Aqeel Husseiniya en Tal Afar también ha sido destruido. AP.

La magnitud de la tragedia de la mezquita de Jonás la define muy bien el arqueólogo británico Colin Renfrew. “Es un desastre para el patrimonio iraquí y también para el Islam [...]. Si hay que establecer una analogía sería como perder una catedral de la Edad Media levantada en cualquier ciudad inglesa”. Vamos, como sí en España hubiera desaparecido la catedral de Burgos o de León. De esta pérdida hablamos. Por eso no extraña que cada vez más expertos pidan que esta clase de acciones, bárbaras y aberrantes, se consideren crímenes contra la Humanidad. No les falta razón, porque el desvarío es inmenso.

Al-Qubba Husseiniya

La mezquita de Al-Qubba Husseiniya en Mosul explota en una vorágine de humo y ladrillos./AP.

Un solo día después de la voladura de esta mezquita, y también en Mosul, militantes de ISIS destruían el mausoleo del profeta Set (Nabi Shiyt), tercer hijo de Adán y Eva, los primeros seres humanos que habitaron la Tierra acorde con la tradición cristiana, judía e islámica. Este patrimonio perdido se suma a otros objetivos de los fanáticos, como el mausoleo de Saad bin Aqeel Husseiniya (Tal Afar, a 50 kilómetros al oeste de Mosul) y la mezquita de Al-Qubba Husseiniya (Mosul).

Y esto es solo una pequeña parte de la barbarie que trasciende. Imaginen su verdadera escala.


Foto de apertura: Voladura del santuario y tumba de Ahmed al-Rifai en Mahlabiya cerca de Tel Afar/AP.

 

 

Hay 6 Comentarios

esto es una barbarie es comparable con la locura de Hitler el que quiso destruir la cultura de Europa en su desquiciado intento de gobernarlo todo quien destruye su pasado no tiene un futuro

Saqueo, sufrimiento de vidas, destrucción de bienes culturales ... seguro que la marca de los explosivos sigue siendo made in USA ...

Es increíble que por fanatismos e intolerancias religiosas estén destruyendo patrimonio histórico. Interesante artículo.

Este artículo es francamente mejorable. ¿Tan dificil es poner (como la mínima ayuda para que el lector pueda contextualizar la noticia) la fecha, al menos de contrucción de los templos?. Tan sólo se cita y de refilón la del santuario de Yunus, del siglo VIII a.C. Al autor del articulo le parece mas importante las tradiciones y leyendas asociada a cada templo que el propio valor histórico-artístico de las contrucciones en sí.

Y quién está detrás de esto???
Decidmelo. U os lo digo yo...

¡Tremenda diarrea mental la que padecen esos fanáticos que confunden la cabeza con el ano¡

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal