El ‘leonardo da vinci’ suizo pinta mal

Por: | 18 de febrero de 2015

Da_Vinci_Fondo de inversión británico
Desde hace siglos se sabe que Leonardo da Vinci es un misterio envuelto en un enigma dentro de un acertijo.
Nada que tenga que ver con el maestro resulta sencillo. El descubrimiento de un leonardo en una caja fuerte de un banco suizo la semana pasada aceleraba el corazón a los miles de seguidores del universo del genio renacentista. Las imágenes mostraban el momento en el que varios agentes italianos de la Guardia di Finanza y de los Carabinieri abrían la pequeña caja de seguridad y, en vuelto en una fina tela, aparecía el retrato de Isabella d’Este, esposa del marqués Francisco II Gonzaga.

 
El lienzo, al parecer pintado entre 1513 y 1516, de 61 centímetros de largo por 45,6 de ancho, había sido exportado ilegalmente de Italia (todas las obras de más cincuenta años de antigüedad necesitan permiso para salir del país), y acorde con una información del periódico británico The Daily Telegraph iba a ser vendido por su propietaria Emidia Cechni (quien asegura que heredó la obra de su abuelo, algo que ponen en duda los investigadores) a un fondo de inversión inglés. Así lo confirmó Manfredi Palumbo, el fiscal a cargo de la investigación. Aunque también precisó que “las negociaciones estaban en una fase inicial, por lo que la venta no parecía inminente”.

Pero el gran enigma de la obra es su autoría. La atribución a Leonardo da Vinci deja muchas dudas. Empezando por el soporte. Sería la primera vez que el genio toscano utiliza la tela en vez de la tabla. Desde luego, viniendo de él, todo resulta posible. Sin embargo, entre los expertos los interrogantes son firmes.

Las informaciones iniciales contaban que Carlo Pedretti, durante muchos años director del Centro de Leonardo de la Universidad de California, y uno de los principales expertos en el pintor, había validado el cuadro. Era, sin duda, un leonardo. Pero el profesor Pedretti negó a la agencia Associated Press que él hubiera mantenido semejante criterio. “Nunca atribuí la pintura a Leonardo. Solo afirmé que merece ser estudiada”.

Leonardo_da_vinci Isabella
La atribución de la obra a Leonardo da Vinci genera muchas dudas. En la imagen de la izquierda, el boceto que se conserva en el Louvre y en el cual, en principio, se basó el genio renacentista para su retrato de Isabella d’Este.

Lo cierto es que la tela genera muchas dudas. El reputado crítico de arte italiano Vittorio Sgarbi ha comentado que es un “pintarrajo sin valor” y ha bromeado con la idea de que seguramente proceda de Porta Portese, un popular mercado callejero de Roma. Tampoco le encajan mucho las piezas a Martin Kemp, profesor emérito de Historia del Arte en el Trinity College (Oxford), y una de las principales voces en el universo leonardiano.

Habrá que tomar tiempo y distancia para aclarar la autoría, aunque, quizá, algo tan simple como los rayos X pudieran cambiar el prisma de la mirada. Pese a que Alessandro Vezzosi, director del museo dedicado a Leonardo en su ciudad natal de Vinci, cree que la mano del maestro no se ve “es posible que bajo la superficie haya sorpresas, quizás un dibujo del genio”, ha asegurado.

En juego hay una cantidad colosal de dinero. Las primeras estimaciones colocaron a la obra un precio de entre 95 y 120 millones de euros, según quién contara la historia. Pero si la tela, finalmente, fuera atribuida al taller del pintor o a alguno de sus discípulos, la discusión pasaría de hablar de millones a miles de euros. Una rebaja sustancial.  

Hay 2 Comentarios

Siempre es lo mismo, pretenden que los artistas cumbres hagan siempre obras cumbres, como si no hubiesen empezado en talleres y hecho bodrios como todo el mundo. Luego está esa élite sabelotodo que tiene como rival normalmente a otro sabelotodo en el mundo y está enfrentado a muerte con aquel por esto y lo otro y en medio, empresas, casas de subastas, dealers y demás tasadores y agentes a ver quién saca más.
Por cierto denuncio desde aqui la pésima gestión de ARCO este año, a 1 semana de inaugurar, aún no han contestado a mucha gente sobre los pases profesionales, es un desastre absoluto con un presupuesto de 4,5 millones que se va en vuelos business, hotelazos y champán mientras tienen a 2 crías para hacer todo el trabajo ¡

Esto ni más ni menos que la historia interminable del Arte. Del descubrimiento a la autoría estallan las guerras.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal