La polémica ‘Virgen negra’ de Chris Ofili se vende en Christie’s

Por: | 09 de junio de 2015

Apetura Ofilli

Es un viejo conocido del mundo arte de finales de los años 90. Quien tenga memoria para estas cosas recodará como el alcalde de Nueva York, en aquellos tiempos el muy devoto Rudy Giuliani, estaba realmente enfadado por una muestra que se celebraba en el Museo de Brooklyn. Era octubre de 1999 y el publicista y coleccionista inglés Charles Saatchi promocionaba con una ambiciosa exposición en la ciudad neoyorkina el famoso movimiento Young British Artists (YBAs), que el mismo impulsó. De entre el conjunto de obras, que Giuliani no dudó en calificar de algo “enfermizo”, hubo una que le enfadó especialmente. Era la imagen de una Virgen María negra pintada a partir de excrementos de elefante y que estaba rodeada por un collage de imágenes sacadas de revistas pornográficas. El autor de la obra, el británico Chris Ofili, ganador del premio Turner, la había titulado The Holy Virgin Mary (La Santa Virgen María). Escandalizado, el alcalde intentó cerrar la muestra retirando los fondos al museo. Pero un juez federal evitó el dislate.

A pesar del ruido, o gracias a él, la obra fue adquirida por David Walsh, un coleccionista y emprendedor australiano quien se había convertido en millonario gracias a un sistema para acertar en diversos juegos de azar. Con el tiempo, Walsh se ha vuelto muy popular en el circuito artístico por su museo subterráneo (Museum of Old and New Art) en Tasmania (Australia), que mezcla arte conceptual con momias egipcias o antigüedades griegas. Un síntoma de lo que para algunos significa hoy coleccionar.

Pero ahora David Walsh ha decidido poner en valor una de las obras más representativas, junto con el tiburón en formaldehido de Damien Hirst, de aquellos jóvenes artistas británicos. La Santa Virgen María se subasta el próximo 30 de junio en la puja de arte contemporáneo y de postguerra de Christie’s en Londres. El precio que maneja la sala es de 2,3 millones de dólares (unos dos millones de euros) y según The New York Times la pieza sale con un valor mínimo garantizado, lo cual significa que en la práctica ya está vendida. Veremos por cuánto. De momento, la obra más cara adjudica en subasta del artista fue Orgena, una pintura de 1998 que encontró comprador en junio de 2010 por 2,8 millones de dólares.

 

Foto: cortesía Christie's y MONA.

Hay 1 Comentarios

Muchas gracias por publicar esta obra tan exquisita que nos regaló Chris Ofili, es admirable su uso de colores y formas evocadoras y envolventes. Del mismo modo que provocadoras en el pensamiento de muchos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal