Con euros y a lo loco

Sobre el blog

La entrada en el euro de España y otras economías del Sur de Europa les permitió financiarse a unos tipos de interés históricamente bajos. Particulares y administraciones se endeudaron para gastar a lo loco. En el caso español, la fiesta acabó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ahora toca pagar esos excesos, aprender del rigor fiscal y capacidad de ahorro de nuestros socios alemanes y reformar la economía para encontrar un nuevo modelo productivo que nos permita volver a crecer. Pero, ¿cuánta austeridad nos podemos permitir en medio de una recesión? Y ¿servirá esta para que Alemania se fíe de sus socios del sur y acceda a reforzar institucional y financieramente la deficitaria unión monetaria? El futuro del euro depende de ello.

Sobre la autora

Victoria Carvajal

Victoria Carvajal, economista por la New York University, fue redactora en la sección de Economía de El País en los años convulsos de la peseta en su recta final hacia la unión monetaria. Ahora en este blog pretende analizar el también convulso momento que vive la zona euro y otros temas relacionados con la economía internacional.

Señora Merkel, diga ¡sí!

Por: | 26 de junio de 2012

Euro-blog-0625-merkel

Tras tres años de poner paños calientes y miles de millones de euros gastados sin haber resuelto la crisis de desconfianza que azota a la eurozona, los mandatarios europeos han decidido pasar a mayores: en los últimos días se filtran informaciones sobre los planes de la Comisión y el BCE para avanzar en la unión bancaria y la integración fiscal y sobre cómo combinar la cesión de soberanía que estas medidas requieren con la legitimidad democrática... Estos planes, que se podrían aprobar en la cumbre una vez más clave (esta vez parece que sí...) que celebra la Unión Europea los días 27 y 28 de junio, sirven desde luego para dar el espaldarazo institucional que desesperadamente necesita el desacreditado proyecto de la moneda común, pero, dado que es probable que se necesite reformar los tratados y, en muchos casos, la aprobación de los respectivos parlamentos, ¿llegarán a tiempo para salvar al euro?

A tiempo para evitar el rescate soberano a España, que parece inevitable pues la financiación en los mercados del Tesoro es insostenible a los tipos de interés actuales. A tiempo para evitar que Italia vaya detrás de España, ahora que Silvio Berlusconi amenaza con abrir una brecha en el apoyo del parlamento a Mario Monti al declararse partidario de la salida de Italia del euro. A tiempo para contrarrestar la ola populista antieuropea que se extiende peligrosamente por el viejo continente. A tiempo para que la fe de los ciudadanos en Europa no desaparezca del todo y accedan a ceder poder a unas instituciones cada vez más impopulares, tanto para las economías deficitarias de la periferia como para las muy solventes del Norte.

Seguir leyendo »

Un azucarillo de rescate

Por: | 12 de junio de 2012

 

¿Qué celebra Rajoy un día después de anunciar España el rescate a la banca?


España recibe una línea de préstamo de 100.000 millones de euros para resolver los problemas de su sistema financiero (el 10% de su PIB) y sus esperados efectos positivos en los mercados duran apenas unas horas e incluso la Bolsa cae y la prima de riesgo acaba más alta que antes de conocerse la medida. Sorprendente, ¿no?. Ni siquiera la cifra de la ayuda (más del doble de lo propuesto por el FMI y en la franja más alta de las previsiones manejadas hasta ahora), que debería permitir zanjar cualquier duda sobre la solvencia futura del sector financiero español, ha conseguido restaurar la confianza de los inversores. Como por desgracia ocurre a menudo en las iniciativas europeas, hay demasiadas incógnitas que impiden que esta acción coordinada tenga el impacto deseado. Un resultado preocupante que aleja definitivamente las posibilidades de Mariano Rajoy de rentabilizar la medida y evitar su coste político.

 ¿Cuáles son esas incógnitas? La principal y de carácter más técnico es que se desconoce si la ayuda saldrá de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF), el fondo de rescate europeo de carácter temporal, o del definitivo Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que se constituye el 1 de julio. Dependiendo de dónde venga el dinero, las condiciones de los acreedores son distintas. En el primer caso, si hay una situación impago, como la vivida en Grecia, no hay diferencia entre los inversores privados en deuda del Tesoro español y los Estados miembros que han prestado dinero a través de este mecanismo. Ambos tienen los mismos derechos de cobro. En el segundo caso, los Estados tienen prioridad sobre los inversores privados. Esta última posibilidad, que prefieren países como Finlandia u Holanda, los más reacios a rescatar a la banca española, es la que puede desincentivar a comprar deuda española y es lo que está pesando ahora mismo en el mercado.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal