Europa como 'punching bag'

Por: | 30 de mayo de 2014

La foto

El resultado de las elecciones europeas encierra varias paradojas. La primera es que de los 751 escaños, 229 estarán ocupados por miembros de partidos euroescépticos. La segunda es que ese voto de castigo emitido en los países que más han padecido las políticas de austeridad, sobre todo Europa del Sur, tiene poco que ver con las decisiones que se toman en esa cámara, donde están representados los 28 países de la Unión Europea, y más con las decisiones de los gobiernos de los 17 países que forman el euro y el afán alemán de dar una lección a los países pecadores. El Parlamento Europeo, cuya función ningún candidato se ha tomado la molestia de explicar en la reciente campaña, sigue siendo un ente desconocido además de caro (cuesta 1.750 millones de euros al año, más que el parlamento alemán, francés y británicos juntos, y su legitimidad domocrática sigue resultando extraña a los 380 millones de votantes europeos. The Economist en su pasada edición da datos demoledores sobre los costes de esta institución y la falta de control de los gastos de los parlamentarios que la componen.

En resultado que aún están digeriendo los partidos conservadores y socialdemócratas, que pese al varapalo siguen teniendo la mayoría en esa cámara, parece que tiene más que ver con el hastío de la corrupción nacional y, en consecuencia, con la pérdida de la autoridad moral para seguir exigiendo sacrificios a una ciudadanía que sigue sin percibir la tan anunciada salida de la crisis.

En España, la pérdida de más de cinco millones de votos por parte del PP y del PSOE, lo que representa la primera vez en 35 años de democracia que pierden la mayoría del voto, son el mejor ejemplo de ello. Izquierda Unida, con algún representante en los consejos de las cajas de ahorros cuyo rescate ha costado a los contribuyentes más del doble de los 40.000 millones de euros prestados por Bruselas que han ido a engordar el déficit, ha visto también cómo su voto huía a Podemos, un partido que, además de tener una preocupante confusión con la defensa de la Constitución y el derecho a la audeterminación, propone en su programa la salida del euro, la devaluación de la moneda nacional y la nacionalización de los sectores estratégicos, sin valorar económicamente las consecuencias de estas drásticas medidas.

El caso es que como decía el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo, que será eurodiputado por Podemos y, por cierto, contrario al derecho de autodeterminación pese a lo que diga su líder Pablo Iglesias, en un país con 2.000 causas abiertas y 500 imputados por corrupción, sólo están en prisión 15 personas. No es de extrañar que la gente votara todo menos al PP y al PSOE y buscara alternativas en formaciones no vinculadas a la etapa más oscura de la democracia española en cuanto a corrupción se refiere.

European-Debt-to-GDP-Ratios-Oct-2013

Pero volviendo al tema del euro. El Parlamento Europeo no es el responsable de lo que ha venido dictando Bruselas junto con el FMI y el BCE en cuanto al austericidio. España, Portugal, Irlanda, Grecia han seguido lo que se decidía en los consejos de los jefes de Estado de los 17 miembros del euro, con una Alemania que ha impuesto su fórmula de austeridad y sacrificio a los gestores de esta crisis: la troika formada por el Banco Central Europeo, el FMI y la propia Comisión Europea. Lo sorprendente es que todos ellos en algún momento (el FMI fue el primero y esta semana el propio Mario Draghi) han acabado reconociendo las conscuencias negativas de tanta austeridad, de cómo ese ahogamiento del crecimiento ha incrementado la deuda de todos ellos (ver gráfico), ha impedido atender al principal problema de la eurozona, el paro, y ha sumido a la región en un peligroso círculo de débil crecimiento e inflación negativa que amenaza con matar la incipiente y tímida recuperación.

Así que más allá de que a raíz del Tratado o de Lisboa de 2009, el presidente del órgano ejecutivo, la Comisión Europea, lo eligirá la mayoría del Parlamento Europeo (ahí ya se está cociendo otro lío...), la cuestión es cómo parar ese creciente euroescepticismo y dejar de culpar a Europa de las impopulares decisiones que adoptan los gobiernos de turno y explicar a los votantes qué hace esa cámara y cómo sus decisiones nos afectan. De forma que las elecciones europeas dejen de ser sólo una oportunidad para ejercer un voto de protesta y que los ciudadanos valoren cómo las leyes que emanan del Parlamento Europeo modifican sus vidas. Reconocer su poder, agilizar y simplificar su funcionamiento, acercarlo al público ayudaría a recuperar la fe en la construcción de una Europa fiel a sus fundamentos de cohesión económica, social y territorial que la crisis parece haberse llevado por delante. La atomización del voto disidente de los partidos tradicionales, el alza de los euroescépticos y el dominio de Alemania en la mayoría conservadora de la cámara dejan, desgraciadamente, un escaso margen para el optimismo.

A continuación, repoduzco el video de Joaquín Reyes parodiando a Pablo Iglesias. Genial.

 

 

 

 

Hay 9 Comentarios

Europeo: Se pude decir, francamente, que la izquierda europea del sur es un poco tonta. Al ponerse "contra la austeridad" juega todo el tiempo el juego de los biensituados, patrimonios, que se niegan a pagar mas impuestos.. como en EE UU, UK, etc.. Austeridad en el sentido negativo, significa recortes, en el sentido positivo, equilibrio de gastos/ingresos-impuestos... La izquierda del Sur siempre ha permitido que sus estados sean arruinados financieramente, porque estan "contra austeridad", por solo entienden bajo "polítca de gastos/ingresos equilibrados" la parte negativa.. Justo la izquierda tiene el máximo interés, que no se arruine las finanzas del estado.. A los biensituados no les importa si las finanzas del estado estan arruinades. En EE UU, por ejemplo dicen: mejor asi. Si las finanzas estan arruinadas, Obama no tiene mucho que gastar... La izquierda europea del sur no tiene que jugar a favor de los que se niegan a pagar mas impuestos... Impulsos económicos financiados por impuestos, como la reunificación alemana, es mucho mejor, que a deudas.. Un mito de los keynesianos/neoliberales, son 2 caras de la misma moneda, es que subir los impuestos a los buenos sueldos, patrimonios, por un tiempo: "quita demanda".. No necesariamente, si se reinvirte el dinero.. Es igual el mito que lanzan, del "trickle down".. Mientras mas patrimonio acumulan los biensituados, por el consumo de los biensituados, llegan migajas a los pobres, que consiguen trabajo... Esta bien que empresarios y los que invierten en empresarios se vuelvan ricos, pero que aporten algo mas, tambien esta bien.. La izuierda europea del sur debe dejar de ser tonta y permitir todo el tiempo que arruinen las finanzas de sus estados. La izquierda europea del sur debe exister equilibrio de gastos/ingresos-impuestos, subiendo ciertos impuestos.... De EE UU ya hemos visto, si tuvieran el gasto social de Austria, tuvieran que aumentar la demanda con impuestos por varios trillones.. Simplemente no quieren, como en otros países.. Pero si no quieren, que no jodan con mas "keynesianismo" a los países que son solidarios y hacen keynesianismo continuo (financiando un estado social que vale el nombre.).

Austeridad puede significar a: recortes; b) equilibrio de gastos/impuestos... Que en ciertos países con poca solidaridad, como EE UU, Espana, etc, austeridad significa recortes en cosas básicas, es una cosa de esas sociedades.. En Centroeuropa y los países nórdicos, existen un consenso en el estado social como una seguridad básica institucionalizada, que se financia con impuestos, no con deudas.... Centroeuropa y el Norte de Europa tiene un gasto social mucho mas alto que EE UU, Espana, Italia, etc.. Esta gasto social es un keynesianismo continuo, el mejor de todos, porque el dinero no va a los bancos, proyectos ilusiorios, sino a los necesitados y fomanta la demanda.. EE UU exige p.ej. de Centroeuropa aumentar la demanda.. Es hipócrita.. En EE UU los biensituados y toda la sociedad en general no quiere pagar mas impuetos, prefieren deudas estatales.. Un economista calcúlo que si EE UU tuviera hoy día el gasto social de Austria, tuviera que aumentar el gasto social/estatal por varios trillones de dólares... En EE UU se tienen que hacer impulsos económicos, de acuerdo, pero financiado por impuestos (no quita demanda, se reinvierte), no con mas deudas.. En UK los biensituados se han vuelto despues de Lehman el doble de ricos, deberían aportar con un impuesto de solidaridad de unos 5,5% a los buenos sueldos y patrimonios, por varios anos.. No es porque sea enooooorme dinero, pero alacanza para unos impulsitos keynesianos que estan financiados con impuestos, no con deudas.

Ya hubo alguien que lo ha comentado. Han sido los países que NO se han sometido a la austeridad los que a estas elecciones europeas se han presentado con partidos políticos de tendencia ultraderechista o ultraizquierdista o euroescépticos o nacionalistas los que han dado el varapalo a la UE - a saber: Frente Nacional (francés) - UKIP (británico) - PVV de Wilders (holandés) - Vlaamas Belang (belga) - FPÖ (austriaco) - Partido Popular de Dinamarca - Verdaderos finlandeses - Forza italia - inclusive: AfD (alemán) que no tiene representación en el parlamento alemán, ha conseguido 7 escaños en el Parlamento Europeo. En España el único partido, recién formado, contrario a la austeridad y que ha obtenido 5 escaños en el PE, es PODEMOS, lo que da cuenta que, en España están felices con la 'austeridad' implantada por Mariano Rajoy - desahucios diarios a los estafados por la banca española - ajustar a los más débiles de la sociedad para que recurran a la economía sumergida del 25% - exportar jóvenes a que se busquen el sustento en otros países (55% de paro juvenil) - recortar presupuestos en el sistema de educación y en I+D+i, lo que no fue NUNCA un 'dictado' de la CE. "La Ruta del Despilfarro por la Comunidad Valenciana" - está atrayendo a muchos turistas europeos que hacen el recorrido en un autobús de 55 plazas y se realiza en tres idiomas: alemán, francés e inglés - lo sorprendente es que esta ruta es más conocida en el resto de Europa que en España.

Es verdad que las elecciones al Parlamento Europeo dejan mucho que desear, empezando porque nadie sabe para qué sirve y sus futuros miembros no se molestan en explicárselo a los votantes. Y ello constituye para muchos una auténtica frustración. Especialmente para la gente de mi generación que seguimos creyendo firmemente que la solución de España pasa por Europa. La experiencia de los distintos regímenes políticos en nuestro país era tan desastrosa que confiábamos mucho mas en lo que pudiera venir de una Europa democrática, respetuosa con los derechos humanos y próspera. El problema es que se ha producido una situación que encierra una enorme contradicción. Así, de una parte, nunca ha sido más necesario que ahora avanzar en la construcción de la unidad europea para conseguir la creación de un auténtico mercado único, una unión bancaria y fiscal y eliminar los privilegios reales de algunos países que compiten con ventaja. Pero, de otra parte, nunca, tampoco, ha habido más contestación de los votantes al proceso europeo y a la clase política dirigente. Yo quiero pensar que el rechazo es más a la clase política que a Europa, y que es debido a la pérdida de credibilidad respecto al funcionamiento de la democracia, al desprestigio de los partidos y, sobre todo la corrupción generalizada en muchos países europeos. Porque no se piense que este es un problema de España, Italia, Grecia y algún país periférico mas. Algunas veces he oído críticas de gente alemana sobre la corrupción en España, olvidando que en su país han tenido que dimitir sucesivamente dos Presidentes de la República, Kohler y Wulff por temas de corrupción, que su mayor empresa industrial, Siemens, ha batido todos los récords de pagos ilícitos o que Schroder paso de ser el Chancellor a la nómina de Gazprom en pocas semanas tras hacer grandes favores a la empresa rusa. En fin, que vivimos en Europa, no sólo en España, una gran crisisis de liderazgo y de valores que requiere una profunda renovación.

Guillermo Wilder

(2) Hoy día se pueden financiar la mayoría de los estados del euro a tipos de intereses bajos, como antes de la crisis.. Los izquierdistas se contradicen: a) hablan de una "prima usura", que ya no existe, b) al mismo se quejan, que los tipos de intereses bajos antes de Lehman supuestamente los ha "corrumpido" y por eso hicieron deudas.. Los suizos dijeran, en cierto sentido tienen razón, Suiza siempre ha tenido tipos de financiación bajos y los políticos suizos tambien comenzaron a "corrumpirse" y a hacer deudas keynesianas para "impulsitos" económicos.. Por eso los suizos se impusieron el 2001 en un referéndum un "freno para (nuevas) deudas".. Un freno de (nuevas) deudas sobre un ciclo económico no significa ahorrar de golpe, significa en realidad mantenerlas donde estan y por el mismo crecimiento de la economía bajan las deudas.. Esta es una solución mucho mejor que el "techo" de deudas en EE UU.. "Techo" de deudas y el concepto de "freno" de deudas es diferente.. Existen cosas, donde EE UU pueden aprender de los suizos.

Saludos Frydman. En Alemania no pueden subir las deudas, Gracias a Dios, porque existe un freno de (nuevas) deudas, como en Polonia, Suiza, Suecia, etc... Además, la reunificación, en contra de la opinión de los keynesianos, no se financió con deudas, sino con impuestos, los primeros 2 anos 7,5 % a sueldos, ciertos impuestos de empresas, patrimonios, despues de 5,5%... Esto para keynesianos quita supuestamente la demanda. Son burreras. El dinero no se quita a la economía, se invierte... Hoy dia ya deberían bajar estos "impuestos de solidaridad" paulatinamente, ya hicieron su función, sin aumentar las deudas BIP en Alemania y llegar a una situación como en el Japón.

El ratio deuda/pib de alemania es el único que baja ¿tendrá esto algo que ver con los menores intereses que paga?. ¿Y usted se alarma porque el coletas diga por megáfono que para esto, que venga merkel a dirigir el consejo de ministros?. Entre euro sí y euro no, está la política. Entre euro a 1,37 y euro a 1,25 está la política. TODOS saben que se equivocaron jorobándonos. Todos inluye a Weidman, Rehn, Lagarde, Merkel. No reconocerlo es para conservar su silla.
Aquí en West Cataluña estamos muy preocupados por si primarias o congreso, esas cosas no nos interesan: lo único bueno de la tele es ver como se disuelve la socialdemocracia dejándonos la opción de los antisistema o los de siempre. Votaremos Cañete aunque siga robando. Por otra parte no habría que temer votar al coletas. Yo nunca he visto que un programa electoral se cumpla.

Pero Senora. Usted esta ideologicamente ciega y debería vivir en Europa.. Los países que han hecho austeridad, han votado en mayoría pro-UE... Los países que no han hecho austeridad, Francia, Austria, han tenido aumentos de EU-fobos..

lo cierto es que los resultados dan a entender una europa dividida...

ya veremos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con euros y a lo loco

Sobre el blog

La entrada en el euro de España y otras economías del Sur de Europa les permitió financiarse a unos tipos de interés históricamente bajos. Particulares y administraciones se endeudaron para gastar a lo loco. En el caso español, la fiesta acabó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ahora toca pagar esos excesos, aprender del rigor fiscal y capacidad de ahorro de nuestros socios alemanes y reformar la economía para encontrar un nuevo modelo productivo que nos permita volver a crecer. Pero, ¿cuánta austeridad nos podemos permitir en medio de una recesión? Y ¿servirá esta para que Alemania se fíe de sus socios del sur y acceda a reforzar institucional y financieramente la deficitaria unión monetaria? El futuro del euro depende de ello.

Sobre la autora

Victoria Carvajal

Victoria Carvajal, economista por la New York University, fue redactora en la sección de Economía de El País en los años convulsos de la peseta en su recta final hacia la unión monetaria. Ahora en este blog pretende analizar el también convulso momento que vive la zona euro y otros temas relacionados con la economía internacional.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal