'Super Mario' contraataca

Por: | 05 de junio de 2014

Mario-draghi-188848

Su paso por Goldman Sachs le está sirviendo de mucho en su mandato al frente del BCE. Mario Draghi conoce bien los resortes de los mercados financieros y si hace casi dos años logró desactivar la crisis del euro sólo con una amenaza verbal, al estilo de un Bernanke o Greenspan al frente de la Fed, esta vez sabía que había llegado la hora de actuar, que había que acompañar la magia de sus palabras con hechos. La débil recuperación de la eurozona, además de su credibilidad, estaban en juego.  Con la bajada de los todos los tipos de interés que usa el BCE para intervenir en los mercados (depósitos, marginal y refinanciación) y la nueva 'barra libre' a las entidades, Draghi aspira a estimular la actividad económica y el consumo, alejando así el fantasma de la deflación, apuntalar la tímida recuperación y frenar la apreciación del euro que está limitando los beneficios de las empresas exportadoras.

En contra lo que esperaban los más optimistas, Draghi no ha anunciado la adopción de medidas extraordinarias, como la compra de bonos y otros activos a las entidades financieras (Quantitive Easing) usada de forma contundente por Reserva Federal, el Banco de Japón o el de Inglaterra para estimular sus economías. Aunque sí ha dicho que la institución se está preparando para tomarlas si fuera necesario. El hecho de que hayan descartado por el momento esta manera no ortodoxa de inyectar dinero al sistema (cuyos éxitos por otro lado están aún por confirmar en los países donde se ha practicado...), no resta importancia a la acción del BCE.

Desde que ocupó la presidencia en noviembre de 2011, Draghi ha dado la vuelta a la gestión de la política monetaria europea con respecto a sus predecesores. En su misión de salvar la eurozona, el italiano ha desafiado repetidas veces el limitado mandato del BCE, lo que le ha provocado un enfrentamiento constante con el principal accionista de la institución, el ultraortodoxo Bundesbank alemán e incluso el Tribunal Constitucional de ese país. En esta ocasión, decidido a  sacar toda la artillería pesada, ha propuesto una medida sin precedentes en la corta historia de la entidad ni entre otros bancos centrales de las economías avanzadas: cobrar un interés del 0,10% a los bancos que depositen el dinero en el BCE en lugar de prestarlo a otras entidades. Para asegurarse de que el dinero fluye a la economía real, la autoridad monetaria anunció dos nuevas barras libres de liquidez a la banca por valor de 400.000 millones de euros al 1%.

ECB RATES

Draghi está decidido a conseguir que los bancos cumplan de una vez su función: prestar dinero a las empresas para que la economía crezca. Y es que a pesar de las masivas inyecciones de liquidez en diciembre de 2011 y febrero de 2012 (por un valor total de algo más de un billón de euros -el PIB de España-), las repetidas bajadas de los tipos de interés oficiales (esta sería la sexta como indica el gráfico de arriba) y el dinero gastado por los contribuyentes en el saneamiento de las entidades, el crédito sigue sin fluir, sobre todo en los países del Sur de Europa. La fragmentación monetaria (la diferencia a la que se financia una empresa española, italiana o portuguesa frente a una alemana por las mayores dudas sobre la solvencia de sus Estados) junto con los cada vez más exigentes requisitos de solvencia a las entidades, han supuesto el gran obstáculo.

Pero los mercados han ido recuperando la confianza en las economías periféricas. España se financiaba al 7,6% a 10 años en verano de 2012 y ahora lo hace por debajo del 3% y esta semana ha colocado deuda a tres años por debajo del 1%, todo un récord y algo impensable hace sólo un año. Ello ha permitido reducir la brecha entre los tipos a los que se financian las empresas en el Sur y Norte de Europa. Los resultados de los bancos, por su parte, van mejorando en la medida en que han ido limpiando sus balances. Y sin embargo, el crédito, sobre todo a las pymes, seguía siendo el principal obstáculo a la recuperación.

¿Qué más hacía falta? ¿Será este el empujón definitivo que necesitaba la economía europea para apuntalar la salida de la crisis? Quien ocupara un cargo de responsabilidad en Goldman Sachs cuando el banco de inversiones asesoró al Gobierno griego para manipular sus cuentas públicas y entrar en la Unión Monetaria, se ha convertido en el héroe indiscutible de la crisis del euro. Super Mario contraataca. Esperemos que esta vez sea la definitiva.

 

 

 

Hay 4 Comentarios

No estoy de acuerdo en que sea la falta de crédito lo que ata a la PYME.
Lo que la ata es la falta de expectativa de beneficio, ya que si ésta existiese la oferta de crédito sería inmediata porque los análisis de riesgo la darían por buena.
Y ¿ cómo se calcula el beneficio ? Ventas -Costes. Agregando el sistema en su conjunto los costes fundamentalmente responden a salarios. Ergo bajar salarios es la única forma de que las PYMEs puedan vender con beneficios. ¿ A quién ? Obviamente a no residentes, esto es, exportar.
No hay otra, el resto es marear la perdiz. El Bundesbank no es ultraortodoxo, es sensato.

Cambio de bando, y por que nó? Adoro la rentabilidad del dinero, y es posible que el banco como lo hecho siempre, desplace el dinero a otro banco no registrado y lo preste a una empresa en un país lejos, de bajos costes en mano de obra etc. y con una tasa de retorno alta. Esté bien. A mi me lo parece, porque no, después de todo hacer el papel de abogado del.... ante los ganadores. Ya Aburre. Y además no paga aunque ha sido entretenido. Ah propósito, deberiamos cerrar todas las escuelas públicas, y los hospitales y la sanidad pública, pues no renta, y después de todo son otros los afectados, Y a propósito los depositantes pierden potencialmente, no así los accionistas, que tienen el privilegio de ser rescatados, cuando filtre el agua. El dinero hace más dinero.

"Draghi está decidido a conseguir que los bancos cumplan de una vez su función: prestar dinero a las empresas para que la economía crezca" ¿De verdad?.
Los bancos son bancos y se deben a sus depósitos, al dinero. Su misión es conseguir para sus accionistas el máximo beneficio para ese dinero. Es lo que han hecho y seguirán haciendo. Los bancos alemanes prestaron a las cajas españoles por eso. Los bancos alemanes presionaron para que rescatemos a las cajas con dinero público para mostrar que no asumieron riesgos insensatos. ¿Y si en lugar de "rescatar" a los banqueros nos hubiésemos quedado con acciones de esos bancos/cajas? (Es lo que hizo USA cuando rescató a GM).
Entonces, tal vez, los directivos en los consejos hubiesen conseguido que el dinero fluya a la economía real.

Una economía en crecimiento tal vez les podría traer beneficios ¿Y si ese crecimiento, la promesa de crecimiento, no está en el sur de Europa?. Entonces invertirán donde les de la gana en este mundo sin fronteras para el dinero.
Ese dinero fácil para los bancos, me gustaría saber como fluye. El periodismo de datos y las nuevas técnicas de visualización/representación deberían servir para que los medios poderosos nos tengan al tanto. Mientras tanto, el 27% de la población en España está en riesgo de exclusión social. Los viejos, con la angustia en la cara, sacan lo último que les queda en la cartilla porque sus hijos los presionan (lo vi ayer en la calle).

Muy interesante artículo, El tal Super Mario, la tiene difícial con los señores que pagan el baile, muy ortodoxos, pero en fin hay indicadores buenos, la prima de riesgo otra vez en sus mínimos en España, es una gran esperanza a la gran población en paro, tal vez los bancos pierdan la timidez, y recuerden que son bancos y hagan intermediación financiera, para hacer empresa. Tal vez porque pueda que no quieran salir de sus inversiones seguras, en cuasidinero o aquellas de gran rédito escondidas eventualmente, pero la esperanza no se pierde y tal vez se vuelva a la economía real, y la actividad bancaria de verdad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Con euros y a lo loco

Sobre el blog

La entrada en el euro de España y otras economías del Sur de Europa les permitió financiarse a unos tipos de interés históricamente bajos. Particulares y administraciones se endeudaron para gastar a lo loco. En el caso español, la fiesta acabó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ahora toca pagar esos excesos, aprender del rigor fiscal y capacidad de ahorro de nuestros socios alemanes y reformar la economía para encontrar un nuevo modelo productivo que nos permita volver a crecer. Pero, ¿cuánta austeridad nos podemos permitir en medio de una recesión? Y ¿servirá esta para que Alemania se fíe de sus socios del sur y acceda a reforzar institucional y financieramente la deficitaria unión monetaria? El futuro del euro depende de ello.

Sobre la autora

Victoria Carvajal

Victoria Carvajal, economista por la New York University, fue redactora en la sección de Economía de El País en los años convulsos de la peseta en su recta final hacia la unión monetaria. Ahora en este blog pretende analizar el también convulso momento que vive la zona euro y otros temas relacionados con la economía internacional.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal