Salvador Camarena

Drogas: se rompe el tabú

Por: | 17 de febrero de 2012

Se llama Gabriel Quadri, es candidato a la presidencia de México y ayer se convirtió en la más reciente voz que en la región cuestiona el tabú sobre descriminalizar las drogas. En declaraciones a la radio este jueves, en su primer día como aspirante presidencial, Quadri se mostró a favor de "ir estudiando" la legalización de las drogas. Algunos dirán que Quadri se atreve a hablar así porque es el abanderado de un modesto y poco prestigiado partido (Nueva Alianza), de manera que no tendría nada qué perder, pero sus palabras se dan en sintonía con declaraciones de los últimos días de los presidentes de Guatemala, El Salvador y Costa Rica, que se han pronunciado por revisar el modelo de combate al narcotráfico en el que, como ha señalado Héctor Aguilar Camín, uno países ponen los muertos y mientras otros ponen los consumidores (Estados Unidos y Europa).

Este nuevo impulso a la idea de repensar la legalización de las drogas comenzó la semana pasada. El sábado, el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina anunció que propondría a "los gobiernos de Centroamérica y los Estados Unidos, 'analizar la posibilidad' de despenalizar el comercio de las drogas como estrategia para poner fin al narcotráfico. (...) Su propuesta, precisó el mandatario, tiene como objetivo detener los cientos de asesinatos que provoca el comercio ilícito de drogas, así como los delitos que están relacionados con esa actividad", según publicó El Universal de México.

Los mandatarios centroamericanos se reunirán el próximo mes, pero desde ya el presidente de El Salvador ha comenzado a hablar también de la posibilidad de legalizar las drogas. Así lo registró El faro.net: "Mauricio Funes dijo este lunes (13 de febrero) que no se debe descartar como estrategia de combate al crimen organizado la posibilidad de legalizar las drogas, lo que supone un cambio en la posición expresada en mayo pasado, cuando interrogado por la periodista mexicana Carmen Aristegui dijo que rechazaba esa opción. 'Es una medida que debería discutirse en la región', dijo Funes, después de una reunión de trabajo con el gobernante guatemalteco Otto Pérez, quien ha lanzado la propuesta de legalizar el transporte y la comercialización de las drogas en el istmo. (...) Funes subrayó que él no está fijando posición en favor ni en contra de la legalización de las drogas, sino que se está mostrando en disposición de que se discuta como una posible solución al reto que enfrentan las pobres naciones centroamericanas de luchar contra los poderosos cárteles del narcotráfico".

En similar óptica está ahora la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien el miércoles se mostró partidaria a que se dé un debate "muy serio" y "riguroso" sobre la legalización del comercio de drogas: "Esto no es una discusión nueva. No veo por qué no se pueda plantear un debate, pero que implique un abordaje muy serio y muy riguroso para no verlo como una medida simplista, porque no lo es", dijo según reportó El País de Costa Rica. "No es una discusión sencilla, no se puede pretender anunciar la simple legalización como esa varita mágica que nos va a desaparecer todo el problema de las drogas, es un debate importante que hay que asumirlo con mucha rigurosidad", agregó.

El rechazo de Estados Unidos a la sola idea de discutir el tema ha sido inmediato. "Nuestra posición es muy clara, nos oponemos a la legalización de las drogas", dijo el martes el subsecretario de Estado para Asuntos Públicos, Mike Hammer, citado por DPA sobre la propuesta de Pérez Molina.

"No estamos haciendo lo que Estados Unidos dice, estamos haciendo lo que tenemos que hacer", expresó el gobernante guatemalteco en declaraciones a The Associated Press al responder a Washington.

"La fracasada guerra contra las drogas ha fortalecido el crimen organizado, ha desestabilizado gobiernos, violado derechos humanos y devastado vida humanas por todas partes", dijo el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, en una videoconferencia al inaugurarse el foro "Drogas: un balance a un siglo de su prohibición", que durante tres días revisó ese tema en la capital mexicana. El ex mandatario aseveró que urge analizar alternativas ya que "la situación de seguridad ha alcanzado un nivel crítico en México y América Central".

El intelectual mexicano Héctor Aguilar Camín, quien participó en el foro, publicó esta semana dos artículos sobre la prohibición de las drogas. En uno de ellos recuerda que "todas las operaciones policiacas, todas las detenciones, campañas y muertes no han reducido el flujo de narcóticos prohibidos al norte. Los costos han sido elevadísimos, para empezar en corrupción institucional. (...) Los homicidios merecen nota aparte. Desde 1990 hasta 2007 la tasa de homicidios de México no había hecho sino descender. Había 20 homicidios por cada 100 mil habitantes en 1990, pero sólo 8 homicidios por cada 100 mil en el año 2007.

"La espiral de violencia desatada desde entonces por la guerra de las drogas en México hizo subir la tasa. Según la ONU, en el año 2010 la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes era de 21.5, casi cinco veces la que Estados Unidos, y casi lo mismo que Brasil, aunque una tercera parte que la de Colombia y la mitad que Guatemala.

"Respecto de la posición relativa de México y Estados Unidos en el tema de las drogas, los mexicanos suelen decir: 'Nosotros ponemos los muertos y ellos ponen los consumidores'. Mucho de verdad hay en esa queja".

Aunque ya ex mandatarios como Cardoso, César Gaviria y Ernesto Zedillo habían expuesto que hay que discutir un cambio de enfoque en la guerra antinarco, el debate subió de nivel luego de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hablara al respecto en noviembre pasado una entrevista con The Guardian, posición que ha reiterado en más ocasiones.

El presidente mexicano Felipe Calderón ha aceptado que se debata la legalización, pero siempre se ha manifestado contrario a la idea de que haya beneficios en ella. Ahora bien, a Calderón ya solo le quedan escasos nueve meses en la presidencia. Y mientras en Estados Unidos ayer mismo discutían que salvo "un candidato" quien resulte ganador en las presidenciales mexicanas seguirá el combate a las drogas emprendido por el actual mandatario; lo que quizá Washington no había descontado es que surgiría esta misma semana una nueva voz en la política mexicana, marginal pero que tendrá igualmente todos reflectores en la campaña presidencial, que ya desde su primer día ha dicho, con más contundencia que los otros tres candidatos, que él está a favor de la legalización, una idea que semana a semana parece ganar terreno en la región que según advirtió Mario Vargas Llosa en abril pasado, de seguir "por el camino que vamos (sosteniendo a la represión como la manera de combatir al narcotráfico) a lo que nos va a conducir es a que toda América Latina sea lo que hoy día es México".

Hasta el lunes.

 

 

Hay 15 Comentarios

¿Legalización y control o solamente legalización?
Las drogas legales se venden en farmacias bajo prescripción médica y hacerlo contra estas premisas es delito. Además están subvencionadas por el Estado.
El problema está en que el cliente o consumidor de las drogas que se venden ilegalmente no las necesita, pero las compra y las consume.
No se si la legalización es la fórmula adecuada porque en ningún momento se plantea acabar con el negocio. ¿Y controlarlo? El objetivo sería regular su consumo y aplicar sanciones en la medida en que se produjeran abusos. Al referirnos a productos que no son necesarios, como el agua, la luz, el gas o el pan ¿Cómo se establecerían las limitaciones?
Desde mi punto de vista, las privaciones, las penalizaciones económicas, tienen que ir dirigidas al consumo. Y en países en los que disponen de un Estado de Derecho puede hacerse ya. No solamente por prevención sanitaria (lo que nos cuestan a todos los tratamientos para combatir la drogadicción), sino porque otra vida, basada en otro cultivo, producción, distribución y logística no letales, sería posible para muchísimos otros.

CLARIN,..Cornetas,..LEGALIZAR,...Drogas,**COCAINA,CRACK,Morfina,..CARRUJOS de MARIGUANA,....????Porque aqui,poner..los MUERTOS,..y**USA,losADICTOS,....

Si un estado no es capaz de proveer de un sistema de asistencia adecuado a su población, legalizar una sustancia potencialmente muy destructiva no es la mejor idea. En mi opinión, ni México ni Centroamérica son capaces de asegurar la rehabilitación porque no son capaces de asegurar la sanidad ni la educación previas, por tanto, en este caso, es muy prematuro legalizar las drogas, por blandas que sean. Ahora bien, aunque mi conclusión sea la misma que la de Jagc y aunque algunos de sus argumentos los comparto, como por ejemplo que tener marihuana en la "farmacia del ahorro" más próxima haría aumentar el consumo, no puedo dejar de discutirle con toda la firmeza eso que dice de que los riesgos personales deben ser sufragados por la persona que los asume. Hay dos maneras de atajar los problemas sociales, uno es egoísta y carente de caridad y compasión, se aproxima al ideal liberal y consiste en asegurar que cada cual debe ser responsable de sus actos, sin tener en cuenta que el coste de los actos de las personas pocas veces aplica solo a la persona que asume los riesgos. Un padre de familia borracho y maltratador está destruyendo el futuro de los que tiene cerca en primera instancia y si se convierte en delincuente y mata y roba está destruyendo el de otros completamente ajenos. De aquí viene la segunda propuesta, con el objeto de la protección de todos debemos asegurarnos de hacer lo posible para que aquellos descarriados, desechos, vuelvan a tener una vida libre pero saludable. ¿Qué es la libertad? ¿la posibilidad de poder moverse conociendo que no hay riesgos inesperados o no pagar los desmanes de los demás?. Uno diría que estos liberales apuestan por estados policiales y cárceles llenas en vez de por la tranquilidad que proporciona la caridad, el respeto y el cuidado de los demás.

Haciendo unos pocos numeros: el indice de homicidios en Mexico ha pasado de 8 a 21.5 por 100.000 habitantes entre 2007 y 2010. Con una de poblacion de 112 millones, esto supone un aumento de mas de 15.000 muertos al año.
De acuerdo, seguro que la legalizacion tambien tendra algunas consecuencias negativas y quiza lleve a un aumento del consumo (al menos con producto de mas calidad y mas informacion y seguridad en su consumo), pero no veo que puede ser peor que 15.000 muertos cada año.
Esto por no contar con el impacto de la situacion actual en la corrupcion y por tanto en la seguridad y la economia.

(Ultimo comentario) La idea de que libertad de consumo no traería más drogadictos es naturalmente ridícula: tendriamos los que ya tenemos más los que se sumaría al uso de drogas por ser más facil y legalmente asequibles. Pero es que tenemos un ejemplo contrario:los pocos agnos de la "ley seca" de EEUU de los agnos veinte redujo los hábitos de consumo de alcohol de tal manera que solo a comienzo de los sesenta se alcanzaron las cifras de consumo de antes. Y eso a pesar de que tanto el aumento de la población como el poder adquisitivo, factores que impulsan el consumo, aumentaron mucho.

(Continuo) Un ejemplo conmovedor: La tribu de los indios Ogala, en EEUU, con enormes problemas de alcoholismo, ha presentado hace muy poco una demanda por dagnos y perjuicios (500mil millones de dolares) y denuncias penales contra cervecerías que les han vendido LEGALMENTE cerveza. Su argumento: sabiendo de los peligros que supone el alcohol han vendido sin control y escrúpulo hasta sumirlos en la miseria. ELLOS mismos piden CONTROL!! Y si se ven las proposiciones de WHO de regular: el contenido de azucares, grasas, sal, en alimentos se ve claramente donde gente inteligente y responsable ve nuestros problemas: un mercado sin estricto control de productos con poder adictivo, con poder (llamemoslo así) "persuasivo" como azucar, etc, lleva a catastrofes humanas. Y por último,?cual es su cuantía? Esta: un retrasado mental por dagnos fetales por alcohol del orden de 3 millones de euros. Un drogadicto de morfinas con VIH del orden de 1,5 millones (porque gracias a dios, dißia cinicamente, se muere pronto) ?Quereis linertad de drogas? Muy bien, pues prescindir de prestaciones sociales, que pagarían los responsabales y esforzados.

Desconocimiento completo de la historia y no digamos de la medicina, los que me critican. En mis 30 agnos en medicina he visto todas las catástrofes humanas, los nignos retrasados por uso/abuso de alcohol/drogas por las madres, a las innumerables ruinas humanas de los drogadictos de Plymouth, Exeter, etc donde trabajé un tiempo en UK; con VIH includido.Si, las drogas son muy sanas para el ignorante. La prohibición de drogas, con ánimo de reducir su impacto nocivo, es hecho histórico, y ya el "Reinheitsgebot" para la cerveza de 1517 fué uno de esos pasos: "prohibir el uso de hierbas que enloquecen la cabeza". Paises donde de verdad existe un control rígido y efectivo de drógas, Singapur como ejemplo, destacan, en comparación con cualquier ciudad Suramericana por esto: catastrofes humanas muchos menos, seguridad ciudadana absoluta: invito a que se haga, como yo, paseos por Singapur a cualquier hora de la noche, por cualquier calle, y verá la paz absoluta. Libertad "al uso de drogas" es además libertad a lo desconcido, a la droga de disegno que aparecerá. En una sociedad que ha obtenido logros inmensos basandose en esto: exigir del productor y del comerciante productos seguros, y probados, pide el pópulo ignorante libertad de acción para comercializar sin escrúpulos libremente subdtancias dagninas. El medicamento con pequegnos efectos adversos, se retira del mercado, se exigen indemnizaciones, morfinas, cocaina, anfetaminas, etc, etc: sin embargo libre.

Yo destacaría que Jagc mete de sopetón en los gastos sanitarios los de las drogas legales, cuando hablábamos de las otras, y olvida que la única forma de que los consumidores paguen parte de los gastos sanitarios que puedan ocasionar es precisamente vía impuestos, algo que sólo se puede conseguir con la regulación. Es ahora cuando los hábitos de algunos consumidores son una carga para todos -aparte del gasto en prisiones, policía y un larguísimo etcétera.

A Jacg,
No me entra en la cabeza que haya gente que siga defendiendo el discurso de la responsabilidad, para aplicarlo a cosas como está, pero no a otras.
SU discurso está plagado de supuestos de base totalmente falsos
Primero: identifica consumo de drogas con problemas de salud que requieren gasto sanitario. Esto no tiene ninguna base real. La inmensa mayoría de la gente que consume o ha consumido drogas no necesita atención sanitaria. Es solo para una minoría.
Segundo: Identifica legalización con aumento del consumo. Otra falsedad. La legalización de las drogas no ha reducido la disponibilidad de las mismas. Cualquiera que quiera una droga la puede conseguir actualmente sin mayores problemas (por muy ilegales que sean)
Tercero: Implicaría más gasto. Todo lo contrario, sería mucho menor. Se recaudaría una enorme suma de dinero vía impuestos indirectos, lo que sumado a la reducción de gastos del aparato estatal dedicado a la persecución, supondría un considerable incremento de ingresos para las arcas públicas
Hay más, pero no me quiero alargar

La compasión empieza por reconocer el derecho de cada persona a equivocarse si ese es su deseo, no por prohibir y hacer pagar la estupidez del consumo de droga al conjunto de la sociedad. Cualquier intento de ilegalizar lo perjudicial acaba con el efecto contrario al deseado. El tabaco, el alcohol, la dieta basada en el trigo y el azúcar, y docenas de hábitos dañinos en nuestra sociedad, causan más daño y a más gente que las drogas. ¿Los ilegalizamos? ¿Quién decide qué ilegalizar, qué desincentivar y qué ignorar? Al final, acaba decidiendo una peligrosa mezcla de moralidad, poder y dinero.

Respondiendo a Jagc, ahora tenemos un consumo mucho mayor que el del siglo XIX, en condiciones mucho peores, en gente muchísimo más joven y, además, a las mafias del narcotráfico apoderándose de países enteros, a los bancos lavando el dinero impunemente y a la población atontada con el cuento de que las drogas son mu malas. Lo serán, pero la prohibición es mil veces peor.

A Luis: la consecuencia de esa libertad es naturalmente esta: 40% de los cánceres según estudios ingleses se deben a "lifestyle":alcohol, fumar, dieta nociva, hábitos nocivos,drogas, etc. Y estudios alemanes demuestran: 80% de las "enfermedades de la civilización": cardiovasculares, diebetes, del aparato locomotor, espalda, retiro anticipado, se den tambien SOLO al "lifestyle". La consecuencia es esta: si quieres libertad, acepta responsabilidad. Los gastos de enfermedad, de rehabilitación, de asistencia social del irresponsable, porque come por exceso, porque es alcohólico, fuma o se droga o es tan vago que no hace ejercicio, asi como los gastos de su retiro anticipado: que los paguen ellos. Que hagan ellos sus seguros financiados por los de sus mismos hábitos, y cuando vean que -como los seguros de los coches de los malos conductires- sus cuotas son elevadísimas, porque causan muchos gastos, quizás se recuerden que solidaridad tiene dos dimensiones. La del que paga con el que necesita ayuda. Pero tambien la de todos y cada uno de nosotros de no causar perjuicios a nuestros cociudadanos.

Drogas libres de hecho las tenemos ya en muchos paises y concretamente en Sur y Centro America esa es la situación real. Estarán prohibidas, pero se obtienen, se usan sin dificultades ni presión policial o judicial dignas de nombrar. Drogas libres era la situación del siglo XIX hasta casi el primer cuarto del siglo XX. Las listas de mercancias, por poner un ejemplo, de puertos ingleses incluyen abiertamente el tráfico legal de opio, cocaina, etc. Famoso es también la primera receta de Coca Cola, que, como su nombre indica, tenía cocaina. ¿Y cual fué el resultado histórico y el que vemos en esos paises de consumo de drogas de facto libre? Catástrofes humanas. Recordadas solo, claro, en los nombres de famosos, Freud, Baudelaire, etc, etc o en el sin fin de "artistas" de baja monta (Houston Winnehouse,etc) de nuestros dias . La ilegalización de las drogas fué la respuesta necesaria a esas catátrofes. El control de sustancias dañinas, alcohol inclusive, es necesario. En una sociedad en la que el productor de un fármaco beneficioso, pero con efectos adversos, es obligado a retirar su producto e indemnizar, quien tenga dos dedos de frente tiene que reconocer que comercializar drogas, sumir seres humanos a dorgadicción y miseria es inhumano, inadmisible y un enorm riesgo social. Y en sociedades con seguros sociales obligar a pagar a los que se esfuerzan y trabajan para que los que sin responsabilidad se hacen drogadictos y resultan una carga hagan su vida a costa de los demás es sencillamente un insulto a los responsables.

Me ha gustado la actitud del presidente de Guatemala cuando les ha dicho a los estadounidenses que, les gusten o no sus propuestas, es él quien manda en su país, no el Departamento de Estado. A ver cuándo hacen lo mismo el resto de los mandatarios de la región, que ya está bien de que los bancos se lleven la pasta mientras ellos ponen los muertos. Porque, no nos engañemos, esta y no otra es la única razón para la continuidad de esta locura de masas.

como bien dicen, no será la solución mágica pero tenemos que empezar a cambiar el enfoque, ya lo dice la frase conocida hoy por todos, no esperes resultados diferentes haciendo siempre lo mismo, para los gringos es muy fácil decir, "estamos en contra de la legalización" porque a sus queridos ciudadanos nadie los está acribillando pero a como le meten, consumir drogas debe ser un derecho y una decisión como cualquier otra, comer mucho, lanzarte de un paracaidas, son igual actividades que acaban lenta o rápidamente con la vida de una persona y yo no veo a nadie prohibirle a un gordo firmar su sentencia con años de anticipación...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y locutor de radio. Se ha propuesto hacer de este espacio una red de amigos en el continente.

Eskup

TWITTER

Salvador Camarena

Archivo

abril 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal