Salvador Camarena

Agnes, el sueño asesinado

Por: | 13 de marzo de 2012

Agnes face
Perfil de la activista transgénero asesinada en Puebla la noche del viernes.

Solía decir que luego de haber logrado transformarse sufría una doble discriminación: los efectos de la homofobia y los de la misoginia. Se quejaba de que incluso en la carrera de sicología, que cursó en la Universidad Veracruzana, les costaba trabajo entender que no era la persona que respondía al nombre con que estaba inscrito, Abraham Torres Hernández, sino que ella era Agnes Torres Sulca. Su lucha por los derechos de la comunidad lésbico, gay, transexual y bisexual de Puebla terminó abruptamente este sábado, cuando fue encontrada asesinada a los 28 años de edad en un paraje al lado de una autopista, en ese estado cercano a la capital mexicana.

"Mi sueño es vivir en una cultura mejor, una donde la hospitalidad y el respeto sean los valores principales, cada mañana me levanto y hago mucho más ke escribir para ke al siguiente día pueda despertar en mi propio sueño. Sólo falta saber qué haras tú para poder compartirlo", escribió en su página de Facebook, según reportó La Jornada sobre la activista que fuera vista por última vez el viernes por la noche, cuando salió de su casa para dirigirse a una fiesta.

“El sábado pasado fue encontrado el cadáver de la activista trans, Agnes Torres, en una barranca del municipio de Atlixco. La causa de la muerte fue desangramiento por una herida en el cuello; el cuerpo presentaba también algunas quemaduras en el costado derecho", reportó Lado B, un medio poblano.

“La noticia ha causado indignación en la comunidad de la diversidad LGBTTTI. (…) La Asociación Civil Vida Plena de Puebla, No dejarse es Incluirse, condenó y repudió 'enérgicamente el artero y brutal crimen' y exigió que se realice una investigación y se resuelva 'como si hubieran asesinado a la esposa o la madre o a la hija de un gobernador, de un legislador, de un procurador de justicia'”, detalló Lado B.

Citado por el mismo medio, ese organismo reprochó “al gobernador Rafael Moreno Valle, al Congreso del estado y al Procurador de Justicia, Víctor Carrancá que pese a la constante demanda para que se tipifiquen los crímenes de odio, ‘lo único que hemos recibido ha sido desdén, omisiones y agresiones por parte de distintas autoridades y políticos’”.

El año pasado, el portal de CNN México informó que en este país “Los crímenes motivados por odio que se comenten en México hacia personas homosexuales, lesbianas y transgénero carecen de un registro oficial, pese a que el país ocupe el segundo lugar, por debajo de Brasil, con mayor número de casos de crímenes por homofobia en Latinoamérica, según un estudio de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

“Para las organizaciones y colectivos lésbico-gay, esto es una muestra de la apatía del gobierno mexicano, que se concentra sólo en los registros que dejan los asesinatos y enfrentamientos entre el crimen organizado.

De 1995 a 2009, se registraron 640 muertes de personas gay, lesbianas o transexuales, según informó en 2009 el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). De esos cientos de crímenes, 36 eran menores de edad, precisó el informe y un 10% fueron resueltos por las autoridades”.

El portal de la revista Proceso reportaba ayer que “a través de redes sociales se ha convocado a una movilización en protesta por el crimen, precedido de por lo menos 6 homicidios ocurridos en lo que va del 2012 en esta entidad sin que se haya resuelto.

“A través del hashtag #AgnesTorres se ha levantado una movilización digital para exigirle a la procuraduría un trato respetuoso a la memoria de quien se convirtió en un referente de dignidad para decenas de transexuales y transgéneros en Puebla”, agregó Proceso. El tema también fue tendencia en las redes sociales de la capital mexicana.

En conversación telefónica con El País, Yolanda Jaimes, amiga de la familia de la activista que era ampliamente conocida en Puebla, pidió a los medios enfocarse “más en que se haga justicia, no en cómo murió, hagan que su muerte al menos valga la pena”.

En una entrevista en vídeo con Imagen poblana, Agnes comentó que “Puebla tiene doble moral y carece de ejercicio de la libertad en cuanto a sexualidad”. Y en su página de Facebook aparece como una de sus citas favoritas esta: "SOLO EN EL SENTIDO DE SER MUJER SE ENTIENDE EL PRECIO DE SERLO...". Al momento de su muerte, Agnes se encontraba en el proceso para cambiarse legalmente el nombre, luego de que se había transformado desde 2007, según Jaimes. Y quería introducir una iniciativa al Congreso de Puebla para proteger los derechos de los transgénero. Son algunos de los sueños que quedarán truncos con la muerte de Agnes Torres Sulca. Su sueño quedará ahí: "Sólo falta saber qué haras tú para poder compartirlo".

Agnes ok

Mañana seguimos Contando América

 

Viene el Papa, polémica garantizada

Por: | 12 de marzo de 2012

Fielesmexicanos
Marzo 7, Plaza de San Pedro. Mexicanos asisten a la audiencia pública del papa. Foto: AFP

Papa y México son dos palabras que combinadas significan fervor y, con idéntica intensidad, polémica. El viernes 23 de marzo, fecha en que los mexicanos recuerdan el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, el candidato priista asesinado en 1994 en Tijuana, tendrá ahora otro motivo en el calendario. Esa tarde arribará a Silao, Guanajuato, Benedicto XVI. El Papa visita México, y con ello se da por descontado que habrá una avalancha de manifestaciones de devoción por parte de los católicos de este país (que representan casi 84% de la población), pero también se dará todo un debate, que de hecho ha iniciado ya, sobre los propósitos adicionales --o quizá habría que decir reales-- más allá de la agenda de actos litúrgicos, de esta visita del también jefe del Estado Vaticano.

"Benedicto XVI viene al país en año electoral, no obstante el escenario de violencia descontrolada, porque viene por todo: las reformas que le garanticen a la lglesia católica poder y capacidad de acción absolutos", publicó este domingo Rodrigo Vera en la revista Proceso, el semanario más importante de México,

"Es asombroso que aún existan personas que, mientras dicen ser defensoras de los derechos humanos, pretenden restringir la libertad religiosa reduciéndola a mera libertad de culto o a una libertad para creer solo dentro de los márgenes de la vida privada. Estoy muy consciente de la historia de México. Pero no debería partirse del miedo de que el clero o la Iglesia 'tomen el poder' o ejerzan poder político. En la actualidad esto, en mi opinión, nace más del prejuicio que de una amenaza real", ha dicho el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, en entrevista exclusiva con Proceso.

Sobre la agenda de Benedicto XVI, al contestar un cuestionario de Vera el nuncio detalla: "Lo que la Iglesia católica y las diversas denominaciones religiosas quieren es, sencillamente, que sus miembros puedan ejercer un derecho fundamental reconocido por los grandes instrumentos internacionales ratificados por México: el derecho a la libertad religiosa en todas sus dimensiones".

Las declaraciones de Pierre parecen confirmar los peores temores de algunos sectores de la sociedad mexicana, que llevan meses denunciando lo poco oportuna de la visita del Papa de origen alemán: se ha criticado desde la elección del lugar específico en que se llevará a cabo toda la agenda hasta que la estadía ocurra a escasos 100 días de las elecciones presidenciales del 1 de julio. Sobre el primer punto, y aunque la Santa Sede ha sostenido que se eligió al estado mexicano de Guanajuato como sede de la visita dado que la altura de la capital mexicana contraviene los consejos de los médicos de Benedicto XVI, es cierto que pocos territorios tan cargados de símbolos como el suelo guanajuatense, donde se encuentra el Cristo del Cerro del Cubilete, hoy el santuario más representativo de la lucha cristera, guerra civil que duró básicamente de 1926 a 1929 y enfrentó a los católicos y al gobierno de la revolución mexicana. Pero en última instancia, que la gira papal coincida con la discusión en el Congreso de ampliaciones a la libertad religiosa es lo que más ha encendido la polémica sobre la verdadera agenda de Benedicto XVI.

"¿Qué ocurre a los mexicanos?, se preguntan en Roma. Siendo un pueblo tan católico, guadalupano, y que cuenta desde hace más de 10 años con gobiernos afines a la sensibilidad de la Santa Sede. Es claro, los monseñores romanos no alcanzan a comprender, ni siquiera los prelados mexicanos, que el afán muchas veces burdo de la jerarquía mexicana por usar el poder público para posicionar su agenda ha provocado el retorno del anticlericalismo. La polémica reforma constitucional, en específico sobre la libertad religiosa, ha desnudado no sólo el entreguismo eclesial de estamentos de la clase política mexicana, sino el levantamiento opositor de diversos sectores y actores de la sociedad mexicana. Efectivamente, ante el creciente clericalismo, es decir, la ambición y el comportamiento descomedido del alto clero, de presión política para imponer privilegios y convicciones al resto de la sociedad, surge una nueva forma de anticlericalismo", escribió el especialista Bernardo Barranco en La Jornada el 2 de febrero pasado.

La parte más álgida de esta controversia comenzó a mediados de diciembre, cuando sin un amplio debate de por medio, la Cámara de Diputados sorprendió cuando en pleno arranque de festejos navideños, con la consecuente merma en la atención a temas complejos, aprobó modificaciones al artículo 24 constitucional concernientes a la ley de cultos.

Dado que es el turno del Senado de revisar la polémica ley, se han dado manifestaciones de grupos que alertan sobre un supuesto intento por "desmantelar" el estado laico en México. Esto rezaba un desplegado hecho público en febrero: "deploramos que una reforma constitucional como ésta, singularmente sensible para los mexicanos, se realice de forma apresurada, sigilosa y sin transparencia. Y defendemos que el estado laico es una condición indispensable para el  efectivo respeto de los derechos humanos. Nuestro rechazo a esta reforma se basa en las siguientes razones:

"La intencionalidad de la reforma es el desmantelamiento del estado laico. Se pretende usarla como punta de lanza para modificar los artículos de nuestra constitución que son pilares de nuestro estado laico. Para ello se busca insertar la expresión 'libertad de religión' en el texto del artículo 24 pero no para ampliar las libertades, sino para exigir al amparo de ella el establecimiento de privilegios clericales, principalmente el remplazo de la educación laica por instrucción religiosa en las escuelas públicas y el control de medios masivos de comunicación".

Otros analistas, sin embargo, han desestimado las proclamas de quienes ven en riesgo el estado laico.

Asentado pues que en México los días por venir serán de debate sobre las implicaciones políticas de la visita papal a un estado donde también gobierna el PAN --no solo el mismo partido que está en la presidencia de la República, sino uno de los panismos más señalados por su cercanía con movimientos ultracatólicos-- la única duda que resta es saber si Benedicto XVI podrá generar en los mexicanos algo de la avasalladora empatía que logró en cada una de sus cinco visitas a este país Juan Pablo II. Faltan apenas once días para saber esto último.

Mañana seguimos Contando América.     

El gran problema

Por: | 09 de marzo de 2012

Efebuenosaires
Conmemoración en la Plaza de Mayo por el Día Internacional de la Mujer. Foto: EFE

En el Día Internacional de la Mujer se publicaron en diferentes medios de comunicación reportajes sobre problemáticas que marcan la diferencia entre las condiciones que persisten entre las mujeres y los hombres en países de América Latina. De todo el ramillete de informaciones, y a reserva de aquellos que ustedes puedan agregar como su propia selección, encuentro indispensables las siguientes piezas, recordatorio de la gravedad del rezago en las condiciones de equidad, injusticia que debiera recordarse, y combatirse, cotidianamente.

Plaza Pública de Guatemala publica El gran problema, de Anna-Maria Penu, donde se lee:
“Y por eso se oye desde las plazas principales, las calles estrechas de Chile, Perú, Nicaragua, Bolivia, Costa Rica y Uruguay: ‘¡Cuidado, el machismo mata!’. Mata igual que el silencio, mata cada día. Lo repiten las mujeres kirchneristas en frente de la Casa de Las Leyes, y no dentro, porque pueden, porque deben, porque están vivas en Argentina, donde asesinan a una esposa, novia, hermana, hija, madre, amiga cada 30 horas.

Cada 30 horas.

Eso asusta, enfurece, duele. Y, sí, también da miedo. Dice Eduardo Galeano que los hombres temen a las mujeres sin miedo. El sistema de patriarcado en su totalidad se basa en el temor, por eso no paran de amenazar, intimidar, abusar para aleccionarnos, para que no perdamos el miedo. Muchas en todo el mundo han asimilado de esta manera, a base de malos tratos psicológicos, físicos, sexuales y simbólicos la violencia como algo natural por merecido, por razón de su sexo, raza, nacionalidad y clase. Porque el miedo, igual que el lenguaje, es la gran herramienta de control y por lo tanto de poder, cuya forma más sublime es cuando se pega a la piel y se hace invisible. Invisible, aunque esté en todas partes. Y es mucho más difícil luchar contra un enemigo, un mal, un estado de cosas que no puedes ver fácilmente ni distinguir, porque ha estado allí desde que naciste, desde que nació tu madre, desde que nacieron tus abuelas. Además para arrebatarte cualquier posibilidad de vivir fuera de ese contexto de agresiones constantes, para cerrarte de golpe la escapatoria, te aseguran que son imaginaciones tuyas, que estás loca, que realmente todo esto no existe”.

Saopauloafp
Manifestación en Sao Paulo. Foto: AFP

En The Guardian, Catalina May recuerda que “Chile tiene uno de los más bajos porcentajes de presencia femenina en el mercado laboral de América Latina: mientras el promedio del continente es 53%, en Chile es de solo 42%. (…) Y luego está el tema de la calidad de los trabajos para ellas. Las mujeres ganan 35.4% menos que los chilenos en un puesto similar, a pesar de que eso está prohibido por la ley”. 

En The New York Times, Karla Zabludovsky reportaba este jueves que a pesar de que los mexicanos han comentado el hito que representa el hecho de que Josefina Vázquez Mota sea la primera candidata presidencial de uno de los tres grandes partidos políticos de México, el número de mujeres al cargo en el nivel más básico de gobierno, las alcaldías, “es notablemente bajo. Solo en 6% de las ciudades y los pueblos de México las mujeres ostentan el puesto de presidenta municipal. En contraste, las mujeres ocupan uno de cada cuatro asientos en el Congreso, para lo que 40% de las candidatas de un partido deben ser mujeres. Analistas políticos que trabajan con mujeres que aspiran a cargos en México dicen que el proceso democrático en el nivel municipal está atascado por el conservadurismo y la cultura patriarcal, por vagas y sin efecto cuotas de género y por la falta de transparencia y rendición de cuentas”.

En Colombia, Semana destacaba la desproporción entre la multitud de casos de víctimas femeninas de violencia en el marco de conflictos armados, y las bajísimas, sino ridículas, cifras de juicios y sentencias respectivos:
“La mayoría de delitos en el conflicto armado, especialmente los cometidos contra las mujeres, terminan reducidos a números. Y las cifras pueden advertir escandalosas. En la última década, según la representante Ángela María Robledo (Partido Verde), cerca de 400.000 mujeres han sido abusadas sexualmente, en el marco del conflicto armado.
“Por lo general, dice la representante, las mujeres agredidas no denuncian por miedo a sus victimarios o porque desconfían del sistema judicial. El riesgo de que acceder a la justicia termine por victimizarlas de nuevo es alto, dice, por eso considera que la violencia sexual es, entre todos los delitos contra el Derecho Internacional Humanitario, quizás el único que permanece ‘invisible’.
Parte de responsabilidad es de las falencias del sistema de administración de justicia. Por ejemplo, en el 2008 la Corte Constitucional ordenó a la Fiscalía investigar 183 casos específicos de violencia sexual perpetrada por miembros de las Autodefensas. Cuatro años después de la sentencia, no se conoce una sola condena”.

Finalmente, en El País de las Maravillas, el blog de Sofía Montenegro publicado en confidencial.com.ni, se analiza otra vertiente de la problemática que sufren las mujeres en la región: gobernantes que son, dice la autora, “arquetipo del caudillo patriarcal abusivo”. En la entrada Confites en el infierno se lee:
“Un poquito más y Daniel Ortega el pasado viernes se lanza a cantar como Vicente Fernández en mera plaza la canción aquella de machos celosos y borrachos de las mujeres divinas, al anunciar  que está enviando una ley para que los partidos políticos incluyan el 50% de mujeres en las candidaturas en las elecciones municipales. “Mujeres, mujeres divinas…mujeres divinas!...La pobreza sólo se podrá derrotar(…) con la participación de las mujeres…¡Y es una batalla dura! porque se trata de luchar contra la cultura machista..!” Que lo diga él, arquetipo del caudillo patriarcal abusivo, es el colmo de la demagogia. Aparte de que la iniciativa no corresponde a una reforma de la Ley de Municipios, sino a una reforma de la Ley Electoral, llega tarde y mal: una “paridad” insostenible porque no hay institucionalidad, ni partidos abiertos y mucho menos elecciones creíbles. Lo de Ortega es mujerismo, una concepción esencialista de la mujer que idealiza las condiciones de su opresión”.

Mañana seguimos Contando América

 

 

 

La ONU, las desapariciones y el gobierno mexicano

Por: | 07 de marzo de 2012

En México ocurren desapariciones forzadas en las que están involucradas autoridades. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado el Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias, de la Organización de las Naciones Unidas, que realizó una visita de trabajo hace un año, del 18 al 31 de marzo, y que este lunes presentó en Ginebra su reporte sobre lo que ocurre hoy en suelo mexicano.

El grupo de trabajo recibió información concreta, detallada y verosímil sobre casos de desapariciones forzadas llevadas a cabo por autoridades o por grupos criminales o particulares, actuando con el apoyo directo o indirecto de algunos funcionarios públicos, reportó el diario La Jornada en su edición de este lunes, a partir de un despacho de AFP.

En el reporte de la ONU participaron el libanés Osman El Hajjé, la bosnia Jasminka Dzumhur y el argentino Ariel Dulitzky. Naciones Unidas, según lo publicado por la prensa, calcula en alrededor de 3 mil las desapariciones ocurridas en México desde 2006, cuando tomó posesión de la presidencia de México Felipe Calderón.

"La Organización de las Naciones Unidas recomendó a México reconocer la magnitud de las desapariciones forzadas que se han registrado en el País, principalmente en el marco de la guerra contra el narco, como un primer paso para implementar medidas integrales que lleven a erradicar el problema", reportó por su parte el diario Reforma. "No existe una política pública integral y marco legal que se ocupe de los diferentes aspectos de prevención, investigación, sanción y reparación de las víctimas de desapariciones forzadas. Pareciera no existir una coordinación vertical y horizontal entre las autoridades federales, locales y municipales. Tampoco existe un adecuado sistema nacional para realizar búsquedas de personas desaparecidas forzosamente", agrega Reforma sobre lo reportado en Ginebra.

Reforma también destaca el involucramente del Estado mexicano en las desapariciones: "Un elevado número de secuestros y delitos con similitudes a las desapariciones forzadas son cometidos por grupos del crimen organizado. Sin embargo, no todas las personas desaparecidas habrían sido secuestradas por grupos del crimen organizado actuando de forma independiente; por el contrario, la participación del Estado en las desapariciones forzadas también está presente en el país".

Al tiempo que se conocía la información de la ONU, los senadores mexicanos concluyeron el proceso legislativo para crear "la nueva Ley de Registro Nacional de Datos, Personas Extraviadas o Desaparecidas, un ordenamiento encaminado a permitir que las investigaciones se lleven con mayor diligencia y a dar seguimiento a los casos denunciados", según reportó La Jornada en su sitio online. En su portal, ese diario agregaba que "el perredista Valentín Guzmán Soto recalcó que es importante la nueva legislación ya que las desapariciones forzadas no son cosa del pasado. Señaló que aunado a los más de 700 desaparecidos durante la guerra sucia de los setenta que están en la impunidad, hasta diciembre, la Comisión Nacional de Derechos Humanos investigaba los expedientes de más de 2 mil 500 personas que fueron privadas de la libertad de manera forzada y que no han sido encontradas". 

Esta nueva ley podría comenzar a corregir problemas señalados por el reporte de la ONU, que advertía que "'la impunidad que prevalece' en muchos casos de desaparición forzada en México, que en vez de ser tratados como tal 'son reportados e investigados bajo una figura diferente o ni siquiera son considerados como delitos'", de acuerdo con lo que sobre el reporte publicó el portal animalpolitico.

El ombudsman mexicano Raúl Plascencia consideró "que es preocupante el informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la ONU que establece que funcionarios públicos de México participaron en desapariciones forzadas en el marco de la guerra sucia que tiene lugar en el país", de acuerdo con declaraciones recogidas este martes por La Jornada.

Desde hace años, en diferentes partes de la República Mexicana los familiares de personas desaparecidas han denunciado que la autoridad es, cuando menos, indolente ante su reclamo. La actual ley, por ejemplo, pide esperar 72 horas antes de que se pueda proceder a buscar a alguien reportado como desaparecido. Con ello se pierden horas cruciales para las pesquisas, dando una ventaja a los autores de los crímenes. El problema de las desapariciones azota con particular fuerza en regiones del norte de México y en estados del sur como Guerrero. Sin embargo, la impunidad no es exclusiva de enclaves identificados con zonas donde reina el narcotráfico u otras mafias de criminales.

La semana pasada, la sociedad mexicana se sacudió con el caso de un violador y asesino de mujeres que está acusado de violar a 8 y matar a 7 de ellas. Además de todo un guion digno de un culebrón (tras haber sido capturado y presentado a la prensa, este personaje logró darse a la fuga para volver a ser detenido una semana después), fue aún más grave la revelación de Amparo Vargas, cuya hija de 16 años habría sido asesinada por este individuo: cuando fue a denunciar la desaparición de su familiar, las autoridades del Estado de México, entidad courbada con la capital federal, le pidieron dinero para realizar las pesquisas, e incluso llegaron a decirle que "si quiere encontrar a su hija, búsquela usted". Si la señora Amparo no se hubiera empeñado, quizá en efecto su hija seguiría en calidad de desconocida en una morgue o en una fosa común.  

 

 

"Todos somos Zeta"

Por: | 06 de marzo de 2012

Adela
Adela Navarro, codirectora del semanario Zeta, a la izquierda, en foto de octubre pasado.

Fundado en Tijuana en 1980, el semanario Zeta es sinónimo de periodismo de resistencia. Pero no solo porque ha sobrevivido a la violencia de los criminales en uno de los epicentros del poder del narcotráfico internacional, sino porque es referencia de investigación periodística en México y en el extranjero. A ello hay que sumar que su labor se ha sobrepuesto al asesinato de algunos de sus directivos, graves ataques a otros y continuas amenazas a sus reporteros. Pero resistencia no debe entenderse como resignación. Por ello, medios de comunicación mexicanos han condenado este lunes una nueva amenaza proferida en contra de la publicación tijuanense.

"Otro atentado contra la libertad de expresión en Baja California fue denunciado públicamente por Adela Navarro Bello, codirectora del semanario Zeta, en su columna Sortilegios, fechada el 24 de febrero y titulada Amenaza del Narcotráfico, donde informó que el medio recibió una nueva intimidación, presuntamente de Melvin Gutiérrez Quiroz El Melvin, uno de los fugitivos integrantes del cártel de los Arellano Félix. 'Los han seguido; los han ubicado […] Quieren darles un chingadazo', fue lo que el mensajero expresó en una llamada telefónica, denunció Adela Navarro", así consignaba el blog Geografía de Riesgos, proyecto del Programa Contra la Impunidad de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Ese mismo sitio electrónico recuerda que "no es la primera vez que el Semanario Zeta es víctima de agresiones. Héctor "El Gato" Félix Miranda, coeditor del medio, fue asesinado en 1988; En 1997 el escolta Luis Valero murió en un atentado contra Jesús Blancornelas, fundador del Semanario (quien recibió en ese ataque cuatro tiros); en 2004 el coeditor Franciso Ortiz Franco fue ejecutado".

La nueva amenaza ha suscitado una movilización de los medios integrados en el acuerdo para la cobertura de la violencia, un protocolo firmado el 24 de marzo del año pasado por centenares de empresas periodísticas no solo para definir criterios comunes para informar sobre los actos criminales sino también para --quizá en su parte más innovadora-- constituirse en una voz colectiva que rechace los ataques a los periodistas mexicanos. A fin de lograr lo anterior, cuando surge un caso de riesgo diversos medios emiten el mismo mensaje. En esta ocasión constaba de las siguientes líneas:

"Los medios firmantes del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia condenamos estos hechos (las amenazas) y manifestamos nuestra solidaridad a los colegas del Semanario Zeta. El intento de acallar a un medio de comunicación constituye una afrenta contra el gremio periodístico y la sociedad en su conjunto.

"Exigimos a las autoridades federales, estatales y municipales  tomar de manera urgente todas las medidas necesarias para que reporteros y editores del Semanario Zeta puedan continuar realizando su labor informativa en condiciones que garanticen su vida e integridad.

"No admitimos la imposición del silencio como mecanismo de supervivencia. En el contexto de nuestro país, investigaciones periodísticas como las que el Semanario Zeta realiza son imprescindibles.

"Demandamos que se lleven a cabo las diligencias necesarias para castigar a los responsables de estos actos de intimidación.

"El equipo del Semanario Zeta ha sido objeto de diversos ataques y amenazas a lo largo de sus más de treinta años de trayectoria, que han llegado, incluso, a cobrar la vida de tres de sus colaboradores. A ello se suma el atentado sufrido por su fundador. Estos lamentables hechos han estado marcados y promovidos por la impunidad; el Estado debe poner fin a este perverso ciclo.

"Compartimos lo señalado por el Semanario Zeta, 'ante la impunidad nos queda la publicación. El ejercicio de nuestra libertad de expresión y el derecho a estar informados es lo que nos sostiene'. Estos derechos fundamentales, esenciales para la vida democrática, son los que están juego".

Desde la semana pasada, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió un comunicado sobre las amenazas al semanario Zeta y por la golpiza a otro reportero de esa región fronteriza con Estados Unidos. La oficina del Ombudsman mexicano señaló que "investiga las agresiones sufridas por periodistas de diversos medios de comunicación en el estado de Baja California" e informó que "atrajo los casos de Antonio Heras Sánchez, corresponsal de La Jornada quien fuera víctima de golpes en Mexicali, y el de la coeditora del Semanario Z, Adela Navarro Bello que fue amenazada en Tijuana".

Las autoridades del gobierno del presidente Felipe Calderón nada han dicho sobre este caso, uno más de los que han llevado a organismos como Reporteros Sin Frontera a declarar a México como el país más peligroso de América Latina para ejercer en periodismo, donde según el conteo de esa organización tan solo en 2011, once periodistas fueron asesinados.

Mañana seguimos Contando América

Casos que definen una época

Por: | 05 de marzo de 2012

“Podría convertirse en el caso que defina y recuerde una época”. La frase es de Joaquín Morales Solá. El columnista político de La Nación analiza la tragedia ferroviaria del 22 de febrero pasado en la estación Once. Su texto se titula Cómo esconder 51 muertos.

En su parte esencial, Morales Solá expone: “Cristina Kirchner quiere salvar a su gobierno del peor escándalo que se abatió sobre el kirchnerismo: la muerte de 51 argentinos inocentes en Once, forzados a subirse a un tren para cumplir con sus obligaciones. Podría convertirse en el caso que defina y recuerde una época. Le será difícil la salvación de su gobierno cuando un importante sector de la población está mirando la reacción de la Presidenta. La pregunta sin respuesta consiste en saber si todos los poderes del Estado se han contagiado del ensimismamiento de la jerarquía kirchnerista. La ruptura entre gobernantes y gobernados podría estallar, si fuera así, de la peor manera”.

El analista parte de un principio que pareciera obvio de tan elemental: cuando ocurre una tragedia que no es “accidental”, sino que a los pocos días se tienen al alcance del público indicios de negligencia de actores, y de la existencia de factores que explican que el percance pudo haberse evitado o tener consecuencias distintas, cuando todo eso está a mano, tendría que haber consecuencias.

“El conductor del tren no estaba alcoholizado y tenía su celular desactivado. Estas comprobaciones de la Justicia apartan al conductor de la responsabilidad que el Gobierno y los Cirigliano (los concesionarios de los trenes) le quisieron endilgar en los primeros momentos posteriores al choque. Los Cirigliano no merecen que el Gobierno les rescinda el contrato. ¿Qué pasó entonces? Estamos cerca de que la tragedia de Once sea caratulada por la Justicia como un extraño suicidio colectivo”, escribe Morales Solá, y agrega: “¿Quiénes son los responsables? El concesionario que no cumplió con las inversiones de seguridad y el Estado que no lo controló ni lo persiguió”.

Leer el texto del columnista argentino ayuda a repensar lo que pasa en México con el caso del alcalde panista de Monterrey Fernando Larrazábal. A repensar en cuán parecidos son los políticos a la hora de enfrentar (¿o debería escribir “evitar”?) las responsabilidades frente a las tragedias, para nada  accidentales.

Porque a un lector internacional el nombre de Larrazábal apenas si le dirá algo. En cambio, cualquiera recuerda que en el Casino Royale fallecieron 52 personas en agosto 25 de 2011. Tras la tragedia comenzó el juego de declaraciones y reproches en el que cada político quiso esquivar el pago de cualquier costo o responsabilidad de lo que hizo posible que esa tarde fallecieran todas esas personas, la mayoría mujeres. Que quede claro que los asesinos fueron criminales ligados a una red de extorsión, que quisieron dar un “escarmiento” a los dueños del casino para que pagaran una cuota. Pero la pregunta sobre lo que pasó en el Casino Royale en Monterrey, como en el caso argentino con el tren, es en qué condiciones operaban, quién vigilaba lo que ahí pasaba, y, en el caso del casino, si en primer lugar debía estar abierto o clausurado. Y si sí, si contaba con las salidas de emergencia debidas, sancionadas por las autoridades de protección civil del municipio.

El alcalde Larrazábal se vio entonces envuelto en una serie de señalamientos, pues el Congreso del Estado de Nuevo León encontró que no era cierto que en su momento el edil hubiera ordenado cerrar el fatídico casino como él lo aseguraba.

El punto llegó a nivel de crisis cuando se conocieron vídeos donde el hermano del alcalde, de nombre Jonás, aparecía, dentro de un local de apuestas, cobrando lo que unos apuntaron se trataba de extorsiones a operadores de casinos. Larrazábal defendió a su hermano y dijo que en realidad estaba recibiendo el pago por la venta de queso a los casinos.

“Lo que más llama la atención es que insista. Fernando Larrazábal, alcalde panista de Monterrey, no ha dado un solo paso atrás en la increíble (y triste) historia de los quesos. Aunque tiene todo el humor nacional en su contra, él sigue adelante. A lo mucho le ha añadido nuevos elementos y matices a la narración. Jonás también vende mezcal y es parte de la economía informal: difícilmente habrá facturas de sus ventas, en todo caso están las notas del mercado que su mamá le envía con los productos desde Oaxaca. En Monterrey, claro, nadie lo reconoce como comerciante”, escribió al respecto en septiembre del año pasado el periodista Luis Petersen. “Seguramente Larrazábal hace sus cuentas políticas. Sabe que la IP nunca lo defendería y que hay quienes ya lo dan por muerto. Conoce el peso de sus adversarios, pero también sabe que él no sólo es alcalde de Monterrey: es el jefe político del PAN en Nuevo León, le duela a quien le duela. La estructura política que han armado él y su grupo, los miembros que han afiliado al PAN, por la vía que sea, y los espacios ganados en comités partidistas lo convierten en alguien indispensable para cosechar votos neoleoneses en julio próximo”.

Lo que Petersen adelataba ha ocurrido. El hermano de Larrazábal salió de la cárcel libre de la acusación de un casino de que le extorsionaba. Y hoy, ese edil que ha sido símbolo de cómo ante la tragedia nadie paga ni un plato roto salvo las víctimas, es candidato del partido del presidente Felipe Calderón al Congreso mexicano, lo que en este país quiere decir que gozará de protección legal (los legisladores en México cuentan con algo llamado fuero, que hace tremendamente complicado enjuiciarlos) y un muy buen salario durante los próximos tres años.

La designación de Larrazábal ha derivado en una crisis en el panismo de Nuevo León (que amenaza con volverse nacional), pero ante las renuncias de añejos panistas de ese estado, asqueados por una candidatura que consideran insoportable, Larrazábal este domingo declaró retador que “nadie es indispensable”.

Como en lo que respecta al gobierno de la presidenta Cristina Fernández y la tragedia del tren en Once, la candidatura de Larrazábal, y tomando prestadas las palabras de Morales Solá, podría convertirse en México "en el caso que defina y recuerde una época”.

Mañana seguimos Contando América.

AL, mucho más que la desgracia cotidiana

Por: | 01 de marzo de 2012

En ocasiones la agenda informativa que se impone en culaquier cobertura periodística convencional provoca que los redactores dejemos de lado historias, o aspectos de las historias, que también merecen ser contadas. Son asuntos que reflejan igualmente nuestra manera de ser. Enlisto apenas unas cuantas de las que a diario se editan en la región. 

Rincon

El triunfador de Las Ventas, la primera figura del toreo colombiano y mundial, cuenta en El Tiempo cómo ha sido su fanea más ardua: lidiar con la Hepatitis C: "Lo que no pudo lograr nunca un toro de más de media tonelada contra César Rincón, el matador más grande de la historia de Colombia, sí lo consiguió un virus invisible, el de la hepatitis C. 'No hay verónica, quite o desplante que puedan con él... cornea de verdad'"Aquí la entrevista publicada este miércoles.

***

Celaya
Marifer ayer en fotografía del diario Reforma.

"Marifer Celaya Aceves tiene siete años y un reto enorme... reunir 20 toneladas de víveres antes de concluir el mes con la intención de enviarlas a quienes padecen los efectos de la sequía en la Sierra Tarahumara", así dio a conocer el diario Reforma de México el proyecto de esta niña que se conmovió con las noticias sobre el hambre de los rarámuris (también conocidos como Tarahumaras). Al final, logró una hazaña: reunió diez toneladas de ayuda. Aquí parte de la historia.

***

Bombero
Foto tomada de La Nación.

El bombero Angel Padomi "publicó en su perfil de Facebook una foto que reflejaba con crudeza el momento en que los bomberos comienzan a rescatar a los usuarios del tren que quedaron apretados entre los vagones (...) La foto comenzó a circular las por las redes sociales y algunos medios de comunicación. Hablaba por sí sola: decenas de usuarios de la línea Sarmiento apretados entre los vagones luego de que la formación chocara en la estación terminal de Once al no poder detenerse. Pero luego Poidomani decidió dar de baja una foto de su perfil de Facebook". Lea aquí sus razones.

***

Espanol
Los hermanos Juan Andrés y Nicolás Ospina, en la foto del vídeo ¡Qué difícil es hablar el español!

Y finalmente, un original vídeo sobre las diferencias idiomáticas del español en los distintos países, y regiones, de Iberoamérica. Así lo presenta Semana: "Palabras como fresa, porro, chucho o concha varían considerablemente en cada país por lo que a su manera, el dueto colombiano ‘Intentalo Carito’ sugiere que 'si se aprende el español, ¡es mejor no moverse de región!'".

Si no han visto ¡Qué difícil es hablar en español! se han perdido de un creativo, y acertado, divertimento idiomático. Para disfrutar el vídeo, pinchar (que por cierto en México se dice "hacer clic") aquí

***

 

El regreso de los muertos

Por: | 29 de febrero de 2012

En Durango, me aseguran, no existe una asociación de familiares de personas desaparecidas. En Baja California sí hay un grupo que organizadamente busca a personas cuyo rastro se volvió polvo; en Coahuila, también otro estado del norte mexicano, hay otro colectivo que demanda persistentemente a las autoridades el esclarecimiento de los casos de desaparecidos. Y, por supuesto, en Chihuahua hay grupos que abrieron hace años un triste expediente de reclamos para que aparezcan aquellos cuyo destino fue raptado criminalmente (apenas este martes fueron sepultados los restos de una chica que recién fue encontrada, luego de que a sus 15 años había sido secuestrada y desaparecida en mayo de 2010).

Pero Durango no tiene asociación de familiares de desaparecidos, a pesar de que este lunes, la fiscal de ese estado informó que habían encontrado otros 40 cadáveres en una fosa clandestina donde en diciembre ya habían localizado 10 cuerpos.

"Durango se convirtió en el tiradero del narco", decía una columna política en el diario Excélsior el día de ayer. Se refieren a que desde 2011 el número total de cadáveres encontrados en ese estado en fosas clandestinas ronda los 300, según ha informado Sonia Yadira de la Garza, fiscal de ese estado. (Algunos elevan la cifra a 328, pero es parte de este drama, ni a la hora de contar muertos nos salen cuentas uniformes).

En total, en poco menos de un año Durango han encontrado 14 "narcofosas", es decir, 14 lugares en donde los criminales han inaugurado su propio cementerio para desaparecer, al menos durante meses, a quienes han asesinado. El 19 de diciembre pasado se encontró la fosa del ejido de Cristóbal Colón, al norte de la capital del estado, que también se llama Durango. Cuando se descubrió ese sitio fueron diez los cuerpos que se encontraron. Este lunes la fiscal dijo que tras seguir las investigaciones, desenterraron otros 40. 

De los cientos de cuerpos hallados en las fosas de Durango, solo 42 han sido entregados a sus familiares. De la Garza ha dicho a los medios que cree que la gran mayoría de esos cadáveres son gente nacida en Durango, pues las dentaduras de los cuerpos muestran el tono amarillento propio de la fluorosis, que afecta a los de la región debido al agua que beben.

Pero el drama de los cuerpos hallados en fosas clandestinas está lejos de ser exclusivo de Durango. Al inicio de febrero, en Veracruz, y tras la detención de un presunto integrante de Los Zetas fue encontrada una fosa con 15 cuerpos.

"Los entierros clandestinos relacionados al crimen organizado han sido localizados principalmente en los estados de Tamaulipas, Coahuila, Jalisco, Nuevo León, Durango, Morelos, Guerrero Michoacán y Oaxaca, de acuerdo con un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos desde 2006 al 2011", reportaba por entonces Univisión.

En su portal de internet, la cadena de televisión hispana recordaba que "uno de los hallazgos más grandes reconocido hasta la fecha (con 55 cadáveres)" fue en "una mina de la turística ciudad de Taxco, Guerrero, detectada en mayo de 2010".

El periodista Alejandro Salmón Aguilera escribía el día 8 de este mes en El Diario de Ciudad Juárez que el gobierno de Chihuahua y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos habían firmado el día anterior "un convenio para identificación mediante registros de ADN, de osamentas humanas que aún no han sido identificadas y, por tanto, no han sido reclamadas por algún familiar. El gobernador del estado, César Duarte Jáquez, entregó al titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva, un expediente con el perfil genético de 791 osamentas, a fin de integrarlas a un registro nacional de más de 8 mil cuerpos que se mantienen sin identificar".

El expediente de Chihuahua, explicaba Salmón Aguilera, "comprende cuerpos encontrados desde el 2007, y, entre otros, incluyen los restos óseos hallados en las 'narcofosas'; (...) con la entrega de dicho expediente, Chihuahua se convierte en el primer estado en hacer una entrega de ese tipo, según reconoció el Ombudsman nacional".

El caso de Chihuahua nos recuerda, a su vez, que este problema además no es nuevo. "Clamor por los desaparecidos", titulaba la reportera Gloria Leticia Díaz, de la revista Proceso, su crónica en donde establecía que "diversas organizaciones de derechos humanos del norte de la república elaboraron un alarmante informe sobre las desapariciones forzadas, especialmente en Tamaulipas: la mayoría son colectivas, de personas de alrededor de 30 años, y las denuncias de estos casos son ignoradas o estigmatizadas. El hallazgo de más de cien cadáveres en fosas clandestinas en San Fernando apuntala los datos del informe y, además, dicen sus autores, es 'la punta del iceberg de una realidad que debe ser atendida por organismos internacionales', porque en el país no hay experiencia ni intención de buscar a los desaparecidos".

El reportaje de Gloria Leticia Díaz fue publicado hace casi un año, en abril 2011. Y once meses después, en las noticias de este martes, Chihuahua reclamaba atención: "Hay más osamentas halladas en el Valle de Juárez", publicaba El Diario de Juárez.

Quizá la única diferencia entre Durango y los demás estados sea que el miedo en esa región, según algunos testimonios, es aún más fuerte que la voluntad de las familias para reclamar a las autoridades de manera organizada sobre el paradero de sus seres queridos. Parece que también en el mundo del terror hay niveles.

Mañana seguimos Contando América

Papa en Cuba: el conteo final

Por: | 28 de febrero de 2012

Falta menos de un mes para la visita de Benedicto XVI a Cuba y la inminencia del viaje papal se ve reflejada en el aumento de los artículos en la prensa sobre los motivos, y las posibles consecuencias, que traerá para la isla la llegada del jefe del Estado Vaticano. Un tema recurrente en algunos materiales periodísticos es el cuestionamiento en torno a la figura del Cardenal Jaime Ortega, que es visto por unos como blando y demasiado amistoso con el régimen del presidente Raúl Castro, y por otros como "el hombre justo en el momento indicado todos estos años", como le dijo Tom Quigley a la AP en un depacho recogido por Infolatam. A continuación algo de lo que se ha publicado recientemente.

"La conducta conciliadora de la jerarquía cubana no debería sorprender a nadie. Pero la realidad es que le choca a muchos cubanos, porque su Iglesia no parece estar poniendo la otra mejilla, ni siquiera haciéndose la vista gorda: en realidad parece apoyar la ideología y las medidas represivas de los dictadores", publicó Carlos Eire este lunes en el artículo La iglesia y la dictadura, editado en las páginas de El Nuevo Herald. "Últimamente, llegar a un arreglo con los dictadores se ha convertido en el sello del cardenal Jaime Ortega y Alamino. Para ver esto de primera mano, sólo tiene que visitar el sitio web de la diócesis de La Habana, donde el cardenal muestra abiertamente su compromiso con las nociones castristas de 'justicia social' y defiende la legitimidad del actual Estado policial. En el verano del 2010, al organizar abiertamente la expulsión de docenas de disidentes de Cuba, el buen cardenal decretó en su sitio web que cualquiera que hubiera tratado de socavar el status quo no debería tener voz en la determinación del futuro de Cuba. En otras palabras, el cardenal expresa habitualmente su compromiso ideológico con las políticas represivas del régimen de Castro".

Eire, escritor cubanoamericano y profesor de la Universidad de Yale, sostiene que "es mucho más difícil entender el objetivo de la próxima visita a Cuba del papa Benedicto XVI. En los cinco años pasados, algunos funcionarios del Vaticano han restado importancia a los abusos contra los derechos humanos en Cuba, pero no se puede culpar al Santo Padre por la insensibilidad de esos funcionarios. Y es muy probable que tenga su propia agenda. (...) El papa Benedicto quizá tenga el propósito de socavar los cimientos del palacio de los Castro mediante su visita, pero podría estar subestimando la astucia de los hermanos, así como la de su propio hombre en La Habana, el cardenal Ortega".

El jueves 16 de febrero El Universal de Caracas publicaba las palabras del disidente cubano Óscar Elías Biscet, quien dijo al Congreso estadounidense que "la próxima visita del papa Benedicto XVI a la isla constituye un 'gran error político y estratégico (...) porque no va a dar resultados positivos para el pueblo cubano'", expresó Biscet, emblemático disidente del llamado grupo de los 75, aquellos detenidos en la "primavera negra" de 2003, y quien recobró su libertad apenas en marzo del año pasado. "Al final va a ser como la visita pasada de Juan Pablo II, que mientras estaba Juan Pablo II en Cuba el gobierno estaba preparando las leyes penales para sancionar y reprimir al pueblo cubano", agregó según un despacho de DPA.

"Me gustaría que el Papa le exigiera al gobierno que hiciera elecciones libres y democráticas para que el pueblo se expresara libremente y que existiera el multipartidismo, para que todas las personas se sientan representadas en sus ideas", declaró Biscet.

En otro artículo publicado en El Nuevo Herald, este el 21 de enero pasado, Juan Clark, profesor de sociología del Miami-Dade College y autor de dos libros sobre la Iglesia en Cuba, señala que “la Iglesia es ahora un socio con Raúl en la búsqueda de un sistema más productivo, más efectivo, creando una atmósfera más favorable para una transición sin violencia”. Clark calificó al purpurado como débil al negociar con Castro y “nunca estuvo en una posición de demandar la libertad de los presos políticos”.

Mi impresión de Jaime Ortega es que simplemente ha sido el hombre justo en el momento indicado todos estos años”, dijo por su parte Tom Quigley, ex asesor de política latinoamericana en la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, en el despacho de la AP publicado por Infolatam el 20 de febrero. “Me parece que los acontecimientos del último par de años han demostrado que este calmado liderazgo ha sido muy efectivo, y la iglesia está hoy en una mucho mejor posición de lo que ha estado en cualquier otro momento desde la década de 1960″.

“Tiene un trabajo muy difícil”, dijo para el mismo despacho el arzobispo de Miami, Thomas G. Wenski, quien apoya a Ortega y reconoce que muchos exiliados cubanos ven con recelo al cardenal. “Aquellos que lo critican desde una posición cómoda en Miami y no tienen la experiencia de estar allí, les tomará más tiempo cambiar su opinión sobre él”.

La AP también recogió las palabras de Julio César Gálvez, ex prisionero que fue liberado y partió al exilio en julio de 2010: “La Iglesia católica cubana, en nuestro caso, lo que hizo fue servir como pantalla al régimen totalitario cubano. No creo que la Iglesia Católica fuera la parte fundamental o influyente o determinante en nuestra liberación”.

La agencia de noticias estadounidense recupera un cable de wikileaks del 14 de mayo de 2007, "redactado por la misión de Washington ante la Santa Sede (y donde se atribuye) al jefe de personal del secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, haber dicho que el gobierno de Cuba debía estar feliz con Ortega porque 'la iglesia hizo el trabajo sucio' del régimen. El cable agrega: 'Las autoridades del Vaticano han insinuado en el pasado que Ortega se ha vuelto demasiado blando con Castro'".

La expectativa de cambio ante la gira papal ha sido minimizada incluso por otros actores, que hacen la comparación con el ambiente que se vivía antes de la llegada de Juan Pablo II, quien visitara la isla en enero de 1998.

"La gente quiere creer que el Santo Padre vendrá a impulsar el proceso de reformas raulistas, imprimiéndole mayor velocidad y profundidad. Los más ilusos hasta sueñan con que la máxima figura del Vaticano logre lo que lo debería lograr la rebeldía popular: un verdadero cambio", escribió en su blog Yoani Sánchez, el 12 de febrero pasado.

En la entrada denominada El Otro Papa, la periodista concluyó: "Hay demasiadas diferencias entre este mes de marzo en que aterrizará su Santidad en el aeropuerto de La Habana y aquel enero de 1998 cuando lo hizo Juan Pablo II. (...) A finales de los años noventa, Karol Wojtyla nos encendió el corazón -incluso a los agnósticos como yo- diciendo más de una docena de veces la palabra “libertad” en la Plaza de la Revolución. Pero ahora la apatía y el desánimo harán más difícil que las frases de Ratzinger movilicen la misma emoción. Su visita será más bien un pálido reflejo de aquella otra, porque ya no somos los mismos ni es el mismo Papa".

Mañana seguimos Contando América 

LeBarón: la voz vuelve al desierto

Por: | 27 de febrero de 2012

Julian
El activista por la paz Julián LeBarón en imagen de Milenio Televisión.

“Soy mormón, creo en Dios y en la tendencia del ser humano a ser compasivo”, así se define Julián LeBarón, padre de 11 hijos y constructor de profesión. La de Julián es una de las voces más conocidas de entre las víctimas de la delincuencia y de la fallida estrategia del gobierno de Felipe Calderón en contra del crimen organizado.

Procedente de Colonia Lebaron, en Galeana, Chihuahua, una comunidad fundada por sus bisabuelos a escasos 200 kilómetros de la frontera con Texas, Julián se dio a conocer en 2009 tras el asesinato de su hermano Benjamín LeBarón y su amigo Luis Wirtman. Cuando en 2011 surgió el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, la incorporación de Julián robusteció el reclamo del poeta Javier Sicilia. Juntos caminaron por todo el país en las caravanas del dolor, y sus voces fueron complementarias: “la violencia se esconde en los pequeños detalles y luego nos devora. Las cabezas cortadas comenzaron como mentadas de madre”, dijo Julián cuando se escucharon insultos hacia los políticos mientras Sicilia leía un discurso.

Sorpresivamente, el viernes pasado Julián LeBarón anunció que abandona el Movimiento. “Terminé por darme cuenta que la principal función del MPJD, se convirtió en ser un interlocutor con los partidos políticos y el gobierno: Creo que estas instituciones y poderes no pueden ayudar sin dividir más, endeudar más y fracasar más como intermediario de la sociedad. A partir de esa observación, y dado que se tomó esa vertiente, me reuní con Javier a quien considero un gran líder y noble amigo. Después de un intercambio de reflexiones y  coincidencias de su parte, he decidido desvincularme del MPJD”.

En su texto de renuncia (versión íntegra aquí), Julián da este diagnóstico sobre lo que sigue:

“Creo, por convicción y conciencia, que tenemos que hacer nosotros lo que no ha podido hacer la autoridad. Yo imagino que la idea de que el gobierno traiga la paz, es como tratar de reparar un auto con un serrucho; no funciona. Permanezco con el propósito de continuar organizándonos como ciudadanos responsables, que unidos construyamos el futuro de nuestro país. Esta, para mi, es la solución y estaré al lado de todos los que quieran seguir en esta dirección”.

No es la primera vez que LeBarón reivindica la idea de la ciudadanía organizada. En un texto que entregó para el libro El México Indignado, volumen coordinado por Ricardo Raphael, Julián rememora la historia de la tragedia de su familia:

“En mayo de 2009, cuando secuestraron a Eric, mi hermano menor, decidimos en conjunto, toda mi comunidad, que no pagaríamos el rescate. Sabíamos que eso sería arriesgar la vida de mi hermanito. Y que muy probablemente no lo volveríamos a ver vivo, pero pagarle a los criminales sería como consentir y aprobar el crimen de secuestro y también ser cómplices de él. Entonces decidimos ir a la ciudad de Chihuahua, la comunidad completa, a protestar y a obligar a las autoridades a que actuaran para regresar a Eric y también a los secuestradores para que lo devolvieran. Cuando regresó vivo todos creímos que era un milagro y pronto otras comunidades querían empezar un movimiento en contra del crimen, así que lo hicimos: mi hermano Benjamín fue líder del movimiento, SOS Chihuahua. Para entonces era obvio que los ciudadanos organizados son una amenaza muy efectiva contra los criminales”.

Pero los criminales tomarían represalias, así lo cuenta LeBarón en el mismo texto:

“La terrible noche del 6 de julio de 2009 tuvimos una reunión en las oficinas de una empacadora de fruta para ver cuáles serían los siguientes pasos del movimiento SOS Chihuahua. Benjamín, mi carnal, se subió a mi camioneta después de la reunión y platicamos un buen rato. Allí me comentó que tenía un presentimiento de que algo le pasaría, que sentía un peligro, y me pidió que si le sucedía alguna cosa yo siguiera con el esfuerzo. Me dijo: ‘Carnal, si algo me pasa, prométeme que no será mi muerte un acontecimiento trivial’. Y yo le respondí: ‘No mames, carnal, nada te pasará, tienes buenas palancas allá arriba. ¿Pues qué no eres el obispo de la iglesia?’. Después nos abrazamos y me fui a dormir.

"Dos horas más tarde sonó mi teléfono. Era mi cuñada, histérica, informándome que veinte sicarios llegaron a su casa destrozando puertas y ventanas, y se habían llevado a Benjamín y al hermano de ella, Luis, que fue a ayudarlo. Me subí a mi camioneta y cuando llegué se fueron mis primos a seguirlos. Como a dos kilómetros de donde estábamos, en una brecha de terracería, encontraron a mi amado hermano y a mi querido hermano Luis, tirados como perros. Con cuatro balazos en la cabeza cada uno”.

Desde entonces, el tono de su voz, agudo pero contundente, ha sido una constante en los medios de la capital mexicana, hasta donde Julián trasladó su reclamo de justicia. El acento anarquista de su carta de renuncia no sorprende si se revisa la entrevista que apenas en diciembre le dio a Milenio Televisión. Aquí unos fragmentos de lo que ahí dijo:

“Creo que el poder que hemos entregado a los políticos es un poder criminal. Y creo que ese poder en manos de quien sea hace mucho daño (…) Mi lucha es con las malas ideas. El gobierno que tenemos es un gran fraude.

“(Si tuviera enfrente a los candidatos Enrique Peña Nieto o a Andrés Manuel López Obrador les cuestionaría): ¿Usted cree que tiene autoridad legítima para quitarme a mí o a otras personas los frutos de sus esfuerzos sin su consentimiento? Y si dicen que sí, mi respuesta es que están jodido.

“(Sin ocultar que está a favor de que se permitar a los mexicanos armarse, sobre el tema opinó): Un individuo tiene el mismo derecho de estar armado con las mismas armas que los que cuidan al presidente.

“(Sobre Calderón) Es un error fatal haberle declarado la guerra al narcotráfico sin considerar la razón por la cual el narcotráfico existe, como un mercado negro para empezar, es poner en peligro a toda la gente inocente.

“Yo estoy en contra del crimen. Y no creo que el narcotráfico es un crimen. Lo hemos criminalizado, pero yo no veo la diferencia moral entre el que hace tequila, el que tiene una licorería, el que fuma cigarros…

Finalmente, en ese entrevista con Fernando del Collado, el el periodista de Milenio Televisión le cuestiona:

--¿En verdad cree que somos más fuertes unidos?

--Creo que eso tenemos que hacer, unirnos, que no decida por nosotros alguien que no nos representa.

Y segundos después, Julián concluirá: “Yo creo en la gente de México, creo que podemos demostrarle al mundo que el pueblo acepta su responsabilidad y no acepta su humillación”.

Buena semana para todos.

Sobre el autor

es periodista y locutor de radio. Se ha propuesto hacer de este espacio una red de amigos en el continente.

Eskup

TWITTER

Salvador Camarena

Archivo

abril 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal