Cosas que importan

Cosas que importan

No tan deprisa. Las cosas importantes no están solo en los grandes titulares de portada. A veces se esconden en pequeños repliegues de la realidad. En este espacio habrá mucho de búsqueda, de exploración, de reflexión sobre las cosas, pequeñas y grandes, que nos pasan. Y sobre algo que condiciona, cada vez más, la percepción que tenemos de lo que ocurre, la comunicación.

Y el suflé no baja

Por: | 13 de septiembre de 2013

PeticionImagenCAZ8IDO1
La marea independentista
. La Vía Catalana ha venido a mostrar, un año después de la gran manifestación de la Diada de 2012, que la fuerza del independentismo no solo no merma en Cataluña sino que sigue creciendo. Muchos se sorprenden de la persistencia de este fenómeno que es observado desde todo el mundo con curiosidad, no solo por la velocidad de su crecimiento y la persistencia de su ímpetu, sino porque contradice algunas ideas que resultaban confortables para sus detractores pero llevan camino de demostrarse erróneas. La primera es que la llamarada independentista era un suflé que igual que había subido bajaría. De momento, el suflé se mantiene alto: la asistencia a la cadena humana y actos aledaños de la última Diada ha sido igual o superior a la de la manifestación de 2012.

En realidad, la teoría del suflé ha sido desmentida ya en varias ocasiones, pero todavía hay quien sigue aferrándose a ella para evitar enfrentarse a las consecuencias de que no sea así. Con esta actitud, persisten en el mismo error de percepción en que incurrieron quienes desde el Gobierno y la dirección del Partido Popular dieron la batalla del Estatut en el Tribunal Constitucional y pensaron que una vez dictada sentencia, habría algunas protestas, pero todo volvería a su cauce en poco tiempo. No pasará nada, dijeron. Y, efectivamente, nada pasó. Se convocó una manifestación, que fue multitudinaria y ahí quedó todo. “¿Lo veis? Asunto concluido”, respiraron aliviados. Pero sí que pasaba. Solo que pasaba por debajo de los radares de alerta de un sistema político que está demostrando un elevado nivel de esclerosis y miopía.

El resultado es que el apoyo a la independencia ha crecido en Cataluña hasta alcanzar cotas inimaginables hace solo tres años: del 52%, según el último sondeo publicado por la SER. La respuesta al recorte estatutario ha sido la persistente exigencia de un referéndum que empezó siendo sobre la relación de Cataluña con España, ahora es ya claramente sobre la independencia. El rechazo a la situación actual es abrumadoramente mayoritario, y la nueva línea divisoria sobre el futuro no pasa ya por diferentes fórmulas de encaje en España, sino por dos grandes bloques: el de  quienes consideran que ya no hay nada que negociar con Madrid, excepto la forma de salir de España, y quienes todavía apuestan por el diálogo, aunque cada vez tienen menos espacio y menos visibilidad pública. Hace un año, la exigencia de un pacto fiscal era recibida por el Gobierno como una pretensión descabellada. Hoy, para el catalanismo más radical ya no es siquiera una oferta a considerar. Y esta posición concita un notable apoyo en las encuestas.
¿Se asumirá finalmente la realidad? ¿Llegará tarde la reacción?


PeticionImagenCAOTRPJ9¿Quién controla a quién? Otro error de percepción en el que se ha incurrido es creer que el independentismo crecía por una maquiavélica estrategia del nacionalismo tradicional, que lo estaría alimentando para alcanzar una posición de fuerza con la que poder negociar mejoras en la financiación. Ciertamente, es difícil imaginar que Convergència Democràtica, el partido conservador con ligeros toques socialdemócratas creado por Jordi Pujol pueda llegar a posiciones de ruptura. Es más fácil y coherente con su historia pensar que llegada la hora de la verdad, CiU actuará en consecuencia y dará marcha atrás en la aventura soberanista. Es posible. Pero ya no está claro que CiU sea la dueña del proceso.

Convergència hizo en su día un giro soberanista, pero de naturaleza deliberadamente ambigua y limitado a un nuevo marco de relación fiscal y política con España. La independencia no figuraba en su horizonte programático inmediato. De repente, atónito ante una vorágine que lo engullía todo, CiU se encontró en una situación tan inquietante como paradójica: conforme se escoraba hacia posiciones cada vez más soberanistas, la sintonía con la calle aumentaba, pero su fuerza electoral mermaba. Ni en sueños podía CiU imaginar que podría lograr por sí misma una movilización social como la que se ha producido tras la sentencia del Estatut. Pero no era mérito suyo. En realidad, CiU se ha visto arrastrada, igual que los demás partidos, por un tsunami de fuerte componente sentimental que está lejos de controlar. Una fuerza que ha ido creciendo desde todas partes y en todas direcciones, pasando por encima de programas y estrategias.

Cuando advirtió la magnitud de la ola, CiU trató de surfearla utilizando como tabla el propio Gobierno. Y ahí está ahora, sin saber aún si podrá aguantar. Los vaivenes declarativos de Artur Mas en la semana anterior a la Diada, intentando aplazar primero la agenda soberanista y retomándola después con mayor gesticulación, muestran hasta qué punto Convergència ha quedado prisionera de su propio error de percepción: el de pensar que podía subirse a lomos de la fiera y controlarla. Tras ponerse al frente de las demandas de la calle, no resistió la tentación de convocar elecciones anticipadas para tratar de recoger los réditos electorales de su osada apuesta. Pero las cosas no salieron como había previsto. No solo perdió doce escaños, sino que vio como el genuino representante del independentismo, ERC, se colocaba en condiciones de disputarle la dirección del catalanismo y hacerle el sorpasso electoral. Los últimos sondeos confirman que el sorpasso puede producirse.


Hay indicios de que CiU trata ahora de retrasar la agenda soberanista para tener la oportunidad de negociar con Madrid y recuperar así la iniciativa política. Pero me temo que eso va ya a ser difícil. No solo porque el Gobierno de Rajoy sigue sin querer enterarse de lo que ocurre, sino porque la ola sigue creciendo y la tabla de surf se aguanta a duras penas. En estas condiciones, llegar al final de legislatura puede ser para CiU misión imposible y convocar elecciones anticipadas, una temeridad.

PeticionImagenCA1QDMHQUna demostración de fuerza. Ahora, la escena política está en manos de organizaciones que no responden al esquema partidario, aunque a nadie se le escapa el control indirecto que ERC ejerce sobre algunas de ellas. Se han articulado nuevas formas de organización política: plataformas, asociaciones, redes… que confluyen en una entidad ubicua donde las haya, la Asamblea Nacional Catalana. Se trata de una plataforma transversal, con implantación en todo el territorio, que reúne entidades de todo tipo y atrae a gentes de diferentes generaciones, distintas procedencias y hasta diferentes adscripciones ideológicas.

Y una evidencia curiosa: allí donde el movimiento del 15M perdió su energía y su oportunidad de incidencia política, el terreno organizativo, el independentismo ha demostrado una capacidad que ha dejado a muchos asombrados. Si en la Diada de 2012 demostró su capacidad de convocatoria, en la de 2013 ha dado una prueba contundente de su capacidad de organización. No era fácil organizar la logística de una cadena humana de 400 kilómetros. Y funcionó como un reloj. 

Lo que emerge es un nuevo escenario político en el que el sistema partidario catalán puede acabar saltando por los aires. Las principales víctimas pueden ser los dos grandes partidos que en los últimos 30 años han ocupado el centro del espacio político y se han repartido los resortes del poder en Cataluña, el PSC y CiU. Los primeros perjudicados por la nueva situación son los socialistas, cuya propuesta federal resulta muy meritoria, ya que implica una reforma constitucional que podría dar una salida sin rupturas al conflicto si le dieran la oportunidad. Pero esa propuesta, surgida del pacto de Granada con el PSOE, ni se percibe en Cataluña como creíble ni parece que pueda llegar a tiempo, pues está lejos de tener en el resto de España el apoyo necesario para ser factible. Tampoco CiU, contra lo que pudiera parecer, está en buena posición, acosada electoralmente por ERC y angustiosamente vacilante entre la necesidad de pactar y la tentación de tirar por el camino de enmedio, desgarrada por dos fuerzas que tiran de ella en direcciones opuestas.

 

Imágenes: La cadena humana, en Barcelona (Toni Albir/EFE); En el tramo de la Sagrada Familia (Toni Garriga/EFE) y la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell, durante su discurso (Marta Pérez/EFE)

Hay 128 Comentarios

Pepsi, ¿qué tal si antes de empezar a dar lecciones sobre lo que significa ser de izquierdas lees algo de Marx?
Y antes de eso, ¿qué tal si aprendes a distinguir entre oponerse a algo y prohibir tal cosa?
¿Acaso que una región rica, cuál si no, se quiera separar del resto más pobre en un periodo de grave crisis es algo que haya de ser aplaudido por alguien de izquierdas?
Oponer:2. tr. Proponer una razón o discurso contra lo que alguien dice o siente.

Felicitades Milagros. Si en la política española alguien *razonara* con tal entendimiento, fuera cual fuera su ideología, no estaríamos donde estamos. Pero solo vemos centralismo, uniformidad y casta. En fin...El Imperio va a perder su (pen)última colonia. Ciao pesaco.

Estupendo análisis, yo siempre había pensado que a Ciu se le movía la arena bajo los pies pero ahora explicado en su blog esta mucho más claro. También pensaba el año pasado que la revisión de la financiación era vital no sólo para Cataluña sino para todas las comunidades, ahora ya no estoy tan segura de cuán importante es. Siempre he estado de acuerdo en que el referendum había que hacerlo pero con una clara hoja de ruta. Lo que si tengo claro es que PP y Ciu tan parecidos y próximos en su ideología política y económica - menos en lo que concierne al catalán- nos estan llevando a todos al desastre.

¡Lástima que no lloviera! ja ja, pero Rajoy todavía no es capaz de manipular los telediarios como para tanto. Buenas noches a todos. Es un intercambio de ideas y opiniones de lo más civilizado.

Sra Milagros que bien nos iria a todos si estos descerebrados politicos de Madrid tuvieran analistas como usted.

Soy mexicano, vivo en Barcelona y mi familia política es catalana y en su mayoría independentista, la mayoría desde que los conozco hace ya 15 años y los que no lo eran ya lo son decididamente desde los últimos años... Este es artículo más racional, inteligente y cercano a la realidad que he leído de todo lo que está pasando escrito en un medio de Madrid... Lo que me sorprende es la ignorancia, el desinterés y la poca capacidad de reacción que hay en España respecto de esta situación... La mayoría de la prensa, los medios en general y los políticos viven en un universo paralelo... Una pena... Tengo grandes amigos en toda España y es una lástima que sean incapaces de recibir información ajustada a la realidad en la mayoría de los medios españoles... No hay peor ciego que el que no quiera ver... Sinceramente veo una marcha con 4 millones de personas en un futuro no muy lejano... Que harán entonces?

El pueblo está en la calle, movilizado i organizado. Lo que ocurre en Cataluña es por lo que trabajan todos los movimientos de izquierdas del mundo. Es imposible oponerse al proceso de autodeterminación desde la izquierda. Es imposible luchar por la desmovilización social dese posiciones progresistas y de izquierda. Este es un momento realmente histórico que confirma que Catalunya vive 25 años por delante del resto del estado.

No os preocupeis, España no necesita a Catalunya para salir adelante, teneis suficiente capacidad para hacerlo sin nosotros, y cuando nos hayamos segregado, los españoles no solo os quitareis de encima "ese vecino que nunca está contento" sino que ganareis un aliado cuando las causas de los dos paises sean coincidentes. Y cuando no, evidentemente cada uno podrá defender la suyas.


Los catalanes no tenemos ningun interés en tener una mala relación con los españoles, de la misma manera que tampoco lo tenemos en tenerla con franceses, alemanes, italianos, ... Todos podemos estar unidos y así seremos más fuertes dentro del marco de los Estados Unidos de Europa.


A fin de cuentas, depués del día de la secesión volverá a nacer otro día y la vida seguirá con nuevos retos para todos.

Nota a tomar: el 15M perdió energía y su oportunidad por falta de concrección y dispersión de sus demandas. La ANC, sin que de momento se haya mojado en qué modelo de Estado reclama, ha sabido capitalizar la movilización ciudadana en una idea que sin decir nada, permite que muchas personas vean, o crean ver, reflejadas sus aspiraciones de cambio. Creo que si el 15M renace, debería hacerlo sobre un único eslògan: la reforma de los partidos políticos.

El Federalismo ya paso, la mayoria de catalanes es lo que hubiera preferido, autogobierno (politico y fiscal) dentro de un marco federal o confederal. Pero esta via murió en 2010 con la sentencia del Estatut. A todos nos quedo clarisimo que ni PP ni PSOE aceptaban de ninguna manera un cambio del status-quo. A partir de aqui, los catalanes (y no "los nacionalistas catalanes", simplemente LOS CATALANES) hemos ido convenciendonos que la via menos utopica y realista para salir de esta situación, es conseguir independizarnos de un estado que ni nos entiende, ni nos atiende. Y si, la cuestion sentimental tiene su importancia, y la cuestión economica tambien, pero quizas el mayor atractivo es la posibilidad de establecer un nuevo pacto social, una REGENERACIÖN democràtica, partir de cero y crear una NUEVA Constitución. Desde aquí invito a todos los españoles progresistas a sumarse al proyecto!

Un artículo excelente, de los mejores que se han escrito sobre el tema. Tan sólo una observación, para completarlo. CiU son dos partidos políticos, Convergència (liderado por Mas) y Unió (por Duran). CdC se ha dejado arrastrar hacia el independentismo, porque ve que es la única solución. Pero UdC se niega a dar el paso y sigue enrocado en una confederación imposible entre Cataluña y España. CiU bajó en votos y diputados por culpa de la ambigüedad de Mas y por los comentarios públicos de Duran, absolutamente contrarios al programa político de la federación CiU. Si Artur Mas hablara claramente de independencia y rompiera con Unió, seguramente recuperaría gran parte del electorado perdido.

Buen analisis, Milagros, aunque muchos seguiran sin entender nada........ Yo soy nacido en Valencia, pero hace mas de 20 años que vivo en Catalunya y me siento catalan , y como catalan , de manera consciente y voluntaria he participado en todas las grandes manifestaciones unitarias (2007, 2010, 2012, 2013). Yo tampoco era independentista, pero uno se cansa de tener que irse explicando por las Españas (donde tengo muchos amigos y familia), de tener que justificar continuamente nuestra deria por hablar en nuestra lengua, de que te insulten (nazi, tacaño, insolidario), te malinterpreten, te acusen de todos los males de España, de que el estado nos engañe, de la nula inversión, de la caspa cavernaria y de tantas otras cuestiones que me producen un rechazo inmenso. Solo quiero referendum YA y votar por la independencia, convencido que entre todos los catalanes (sean del origen que sean) conseguiremos construir un ESTADO mas igualitario, mas progresista y desde luego mas democratico que la vieja y rancia España.

La secesión de Cataluña demostraría lo poco importante es hoy en día la mohosa idea de nación (más allá de generar selecciones para los mundiales de fútbol). Quizá eso es lo que se teme tanto desde la España más interior: que después de la "pérdida" de Cataluña la vida seguiría más o menos igual en todas partes. Cada vez más una nación es, a efectos prácticos, irrelevante. Esto es una suerte (excepto para los mundiales de fútbol, como queda dicho) y sólo por eso merecería la pena votar "Sí" a una eventual independencia de Cataluña: más que nada por hacerle una higa al esclerótico concepto de nación.

Creo que este artículo es muestra evidente de que el socialismo apuesta por una voladura de España. Igual ocurrió con los socialistas yugoslavos a comienzos de los 90 y ya sabemos cómo fue aquello. El País es hoy por hoy un medio al servicio de la secesión de Cataluña. Y El País es la voz del PSOE o podríamos incluso precisar que el PSOE es una franquicia de El País y el poder fáctico que se esconde detrás.

Contestando a "David | 13/09/2013 15:45:55 " ...
no se a que continuas perdidas de territorios te refieres... porque con la excepcion de Portugal, las fronteras de Espanha desde los Reyes Catolicos son las m'as estables de Europa... Mirate un mapa de Italia, Alemania, Francia, el Belgica, Holanda ... no digamos Polonia, imperios varios,...etc... y observa la peninsula... tan aburrida siempre igual... Dejemos la historia en paz. Y basta ya de insultos a la inteligencia. Los catalanes van a solucionar todos sus problemas en un Estado independiente, esa es el asunto... ustedes lo creen asi, y muchos lo dudamos... pero como dice Boadella hay que dejar que Catalunya se suicide politicamente y en esas estamos, pero no nos pidan que les hagamos el trabajo... haganlo ustedes solitos entre manifestacion y manifestacion...

Publicado por: nicill | 13/09/2013 16:12:35

El Estado quiere "amputar" la lengua catalana... ? una lengua reconocida cooficial que es vehicular en toda la ensenhanza publica y que si no rotulas en ella te ponen una multa? Las cosas que hay que oir...

Yo creo absolutamente inutil, todo este debate.
Yo no soy familia tuya, ni lo soy ni me lo considero.
Me entristece el discurso pero no por m'i como espanhol, sino por vosotros, por pueril e insolidario, pero este debate es cansino.
Creo que tendr'eis que buscar otras formulas m'as contundentes... es f'acil y no hay que pedir permiso a nadie ni a Rajoy ni a nadie... simplemente hacer una declaraci'on unilateral de independencia y empezar a buscar apoyos internacionales que os reconozcan y suerte...

Es el mejor artículo de opinión que se haya escrito sobre la cuestión catalana. Lo borda.

Unos apuntes desde Galiza:
1.- El derecho de autodeterminación está reconocido a nivel internacional (y de hecho ya se aplicó al final de la I Guerra Mundial) y a estas alturas, después sobre todo del reciente cambio de fronteras en Europa, discutirlo es como discutir la existencia del divorcio.
2.- España no es Madrid, pero por desgracia Madrid controla practicamente toda la información que lo único que hace es defender los intereses de una élite muy ligada a la clase política, presentándolos como si fuesen los intereses de "España". Hace tiempo que digo que realmente quien
sobra es Madrid. Yo lucharía por un Madrid independiente
y que nos dejara en paz al resto.
3.- Dicho esto, habría también que recordar que desde el siglo XIX la política económica se ha hecho en beneficio de las "élites" madrileñas y de la burguesía catalana (por ej. el proteccionismo de su industria textil) que le garantizó a Cataluña el mercado interior español, base de su crecimiento enconómico. Y los demás "a velas vid" o a emigrar.
4.- A Cataluña (o mejor, a Barcelona) les pagamos entre todos sus Olimpiadas del 92, y ahora también les vamos a pagar (no totalmente, claro) las que pretenden solicitar de Invierno para el 2014. Así, a costa de todos, moderniza y amplía sus infraestructuras. Los demás (los que no son madrileños), mientras, carecemos de muchas de ellas. Esto es para que algunos catalanes reflexionen cuando dicen que los demás vivimos del cuento ("frente al honrado y trabajador catalán"), lo cual no concuerda mucho con el "sena" catalán.
Es decir: creo que cuanto antes se deberían pactar las condiciones del referendum y si los catalanes deciden crear un Estado propio están en su derecho; pero, por favor, no hablen de discriminación "fiscal", de "vasallaje"...... porque directamente es mentira. La discriminación la sufrimos en muchas otras zonas de España que no son las que salen en los informativos (algo así como Barça-Madrid.... y el resto un segundo).

Mis felicidades por el artículo. Demuestra un buen conocimiento del caso catalán. Deseo y espero que fuera de Catalunya los responsables políticos de den cuenta.
No sé cómo acabará el proceso, pero estaría bien que fuera lo menos dramático posible, y eso pasa por ver la realidad y no ocultarla "hasta que baje la marea".

Milagros. Creo que es la opinión más acertada que he leído desde el 11 de septiembre. Ríos de tinta demagógica no han dejado ver la realidad. Pero creo que has dado en el blanco. Desde Catalunya un saludo al resto de España. No hay rencores, ni subestimación, como bien lo explican algunos en mensajes anteriores. Solo la voluntad de crecer como nación, pero no 'contra' nadie ni 'rompiendo' nada.

A Isabel (15.39): Entiendo lo que dices e incluso comparto mucho de ello. Soy catalán, federalista (hoy en día una especie en extinción...) y catalanista (lo contrario de lo anterior...). NUNCA -repito- NUNCA he compartido el "España nos roba" ni las sandeces que se dicen en relación con otras comunidades. Y, como yo, muchos, muchísimos. Sigo pensando que este país, España, tiene futuro, pero solo si -como otros paises- acepta que existe una disparidad de culturas y lenguas y las acepta y defiende como propias. Financiamiento: es una herramienta, simplemente eso. Se puede cambiar de hoy para mañana. Constitución: se ha convertido en un dogma de fe un texto que se hizo deprisa y con miedos y que, además, consagra desigualdades fiscales entre territorios. Ergo, no tiene ningún sentido. ¿Tan difícil es reflejar, consagrar, asumir y defender la diferencia cultural en un texto constitucional? Por favor!! Llevamos siglos discutiendo el encaje de territorios en aquello que unos entienden debe ser España.. ¿Porque no -por una vez- discutimos lo que realmente es España?

Isabel,

Como os vamos a considerar inferiores si sois (literalmente) nuestras familias? Mira los orígenes de los independentistas que escribimos aquí (no hablo de ancestros lejanos, hablo de padres y hermanos).

No tenemos nada en contra del Español (seria bastante raro, porque también es nuestra lengua). No somos ni mejores ni peores que nadie, pero vivimos en un estado que quiere amputar una parte de nuestra identidad (la lengua y la cultura catalana), que nos niega el derecho ni siquiera a existir (no somos sujeto soberano y en la versión de la historia que tu citas ni siquiera hemos existido nunca).

Seguimos con la manía de existir, de ser tal como somos y de hacer un país que sea como nosotros queramos. Llevamos mucho tiempo intentando que ese país fuera España, pero muchos hemos llegado a la conclusión de que eso es imposible. Ahora pedimos votar para saber si realmente somos tantos como parece. Si lo somos, nada podrá impedir que decidamos nuestro futuro (no, tampoco las amenazas de los tres o cuatro exaltados que, lamentablemente parece que también han encontrado este blog). Si somos minoría, nos callaremos y nos iremos a casa. Votamos de una vez y acabamos con esto?

No hay nada radical y ni Hobsbawm pondría ninguna critica porque el ha escrito sobre la revolución francesa y otros cambios politicos. Catalunya sería más como los paises bajo la antiguo union sovietica, como Polonia (si os suena la comparación?). En Catalunya hablan Catalán y no polaco. Lituania ya nos apoya porque han pasado por el mismo proceso de separación y en Escocia y Quebec se lo hacen son serenidad. Sería mejor ser buenos vecinos con España y poder ser satisfechos por decidir nuestro futuro sin las pegas que nos dan cada dia desde el goberino central. Lo hemos pensado mucho y creemos que tenemos el derecho de decidir con un referendum.

Esta es una respuesta a fer de las 15.08: Quizás es por lo que dices y por tu acreditada y monolítica cerrazón que los catalanes quieren largarse. Llevamos una eternidad discutiendo y negando la consideración de español a todo aquello que se diferencie de lo que entandamos por tal y así nos ha ido... Contínuas pérdidas de territorios y de soberanía, así como desprecios. No se, quizás sería la ocasión para integrar todas las culturas y lenguas que hay en este país y considerarlas a todas como españolas. Pero bueno, me temo que es predicar en el desierto...

Amo a Cataluña, me duele Cataluña! y no entiendo de dónde demonios salió lo de la independencia, si nunca la tuvieron: primero Condados Catalanes dependientes de Francia, luego Corona de Aragón, etc. etc. y luego, a partir de los Reyes Católicos, todos unidos. Me duele que se quieran separar del resto de su país porque no lo entiendo ni lo entenderé nunca y más se quieren ir ahora, cuando España está fatal y deberíamos remar todos unidos para salir de esta crisis horrible. Yo no quiero que mi patria pierda parte de sus gentes y de su territorio; quiero que todos nos respetemos y los primeros los catalanes a nosotros, que nos consideran inferiores (¿nazismo?) y todo el tiempo están diciendo que los robamos? y los insultamos? y los despreciamos? cuando son ellos los que nos desprecian a nosotros, que ni tan siquiera desean hablar nuestra lengua, el español, la lengua de sus mayores; no lo entiendo ,¡amo a Cataluña, me duele Cataluña!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Milagros Pérez Oliva. Me incorporé a la redacción de EL PAÍS en 1982 y como ya hace bastante tiempo de eso, he tenido la oportunidad de hacer de todo: redactora de guardia, reportera todoterreno, periodista especializada en salud y biomedicina, jefe de sección, redactora jefe, editorialista. Durante tres años he sido también Defensora del Lector y desde esa responsabilidad he podido reflexionar sobre la ética y la práctica del oficio. Me encanta escribir entrevistas, reportajes, columnas, informes y ahora también este blog. Gracias por leerme.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal