Un congreso para salir del ostracismo

Por: Francesc Valls | 12 dic 2011

Iceta
Este fin de semana el Partit dels Socialistes elegirá a sus guías para la larga travesía del desierto que le aguarda. Ha perdido el Gobierno de Cataluña, ayuntamientos, diputaciones… El desgaste por la crisis y por los años al frente de las instituciones en las que se había eternizado han pesado. El electorado ha decidido en tres ocasiones consecutivas enviarlos al ostracismo. Los socialistas catalanes han sufrido espectaculares revolcones en las autonómicas del año pasado y en las municipales y generales de este año. Ahora deben elegir entre ser un partido alternativo a CiU, es decir con vocación de articular una mayoría, o quedarse a una distancia sideral de la federación nacionalista y convertirse en una fuerza política de segundo orden incapaz de tratar de tú a tú a Convergència.

            Lo primero que los delegados al congreso han de tener en cuenta es que el partido no puede decir una cosa en el Parlament y otra distinta en el Congreso de los Diputados, como sucedió a la hora de votar el preámbulo del Estatuto. O con la reivindicación del fondo de competitividad. Toda la vida criticando el doble lenguaje del pujolismo para acabar incurriendo en el mismo pecado.  ¿Significa eso que los diputados del PSC deben tener grupo propio? Quizás sería suficiente con que se distinguieran y se desmarcaran de sus compañeros del PSOE cuando el guión político y la coherencia lo requieran. El grupo socialista catalán, hasta que el 23-F lo enterró,  jamás votó distinto que sus homólogos del PSOE. Así que el partido debe comprender que el electorado quiere coherencia. El votante de izquierda exige claridad y que se le deje de tratar como un consumidor en lugar de como un ciudadano. Los socialistas no pueden dar bandazos liquidando o restaurando el impuesto sobre el patrimonio. La izquierda debe entender tanto en época de bonanza como de crisis que pagar impuestos no es intrínsecamente perverso, sino que es la clave para mantener el Estado de bienestar.  

            La situación es pues muy delicada, pero a la vez buena para una catarsis y una renovación a fondo. La propuesta de Miquel Iceta de realizar primarias abiertas para elegir al futuro candidato a la Generalitat es buena. No sirve el esquema de que el aparato siempre tiene razón. El PSC debe avalar liderazgos nacidos del debate y de la confrontación, no del aparato como ha venido sucediendo. Respecto a la mecánica del congreso del este fin de de semana, sería conveniente proceder a la elección de primer secretario  y dejar la ejecutiva para después. Solo así, sin los controles que antaño ejercía el aparato organizativo, podrá intentarse una dirección de síntesis entre las candidaturas. Pere Navarro, que cuenta con las bendiciones de la maquinaria socialista, se hará seguramente con la victoria, pues es quien cuenta con más apoyos entre los delegados. Pero hay que huir de las votaciones de castigo contra los críticos, una tradición a la que nos han acostumbrado los congresos del PSC. Cuando mejor les han ido las cosas a los socialistas catalanes ha sido en 1999 y en 2003. Entonces un candidato díscolo y con discurso llamado Pasqual Maragall fue capaz de batir en las urnas y en número de votos a Pujol, primero, y Artur Mas, después.

PD. Esta semana con los candidatos a liderar el PSC charlarán con los lectores de EL PAÍS.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Francesc Valls

. Viví la transición democrática en primera línea periodística y personalmente. Luego me enriquecí espiritualmente viajando con Juan Pablo II alrededor del mundo. Descendí a lo terrenal con Jordi Pujol. Desde siempre he sido un adicto a la política. Soy subdirector de EL PAÍS en Cataluña.

Sobre el blog

El día a día del contraste entre ese dulce postre tradicional y la amarga austeridad. Todo aderezado con unas gotas de tabasco soberanista.

Eskup

Archivo

marzo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal