Prostitutas invisibles

Por: Francesc Valls | 05 nov 2013

Adriana

Algunos políticos creen que la mejor manera de acabar con un problema es no viéndolo. Cuando Barcelona era un “ascua de luz”, entre los apagones de la posguerra autárquica, los vehículos del Ejército español transportaron fuera de la ciudad a todas las prostitutas que poblaban el Barrio Chino. Era 1952, año del Congreso Eucarístico, y Barcelona se abría al mundo. Girona fue destinataria de esta deportación, cuenta Juan Goytisolo en uno de sus frescos sociales. El objetivo era que el mal no empequeñeciera la grandeza de la olimpiada de la fe, aunque fuera por deportación.

Esa prostitución proscrita de la ciudad era paradójicamente hija de la simbiosis entre deportadores y deportadas, más allá del mero valor de uso sexual. Cuando la fe no obligaba a este tipo de razzias, las prostitutas empleaban pensiones del Raval barcelonés como centro de trabajo. Algunos de esos hostales eran propiedad de viudas de militares, una historia que fue narrada en 1975 por el desparecido Josep Maria Huertas Clavería. El artículo Vida erótica subterránea, publicado en el diario Tele/eXpress, le costó un consejo de guerra en la España que caminaba hacia la transición.

    La democracia nos ha brindado luego ejemplos de simbiosis entre represión y explotación de seres humanos. Ahí tenemos a comisarios e inspectores de la policía imputados en los casos de los macroprostíbulos Saratoga y Riviera de Castelldefels. Los mandos de la Policía Nacional decidieron supuestamente compatibilizar el papel de comisionistas y guardianes de la ley.

    Y es que en nuestra sociedad, los vicios privados deben actuar sin desdoro de las públicas virtudes. Por eso abundan los políticos que bien podrían enrolarse en la Liga por las Buenas Costumbres y la Decencia, esa que en el filme La Diligencia expulsa rumbo a Lordsburg a la prostituta Dallas y al alcohólico doctor Boone.

    El alcalde Trias es un convencido de la lucha contra “la esclavitud del siglo XXI”. Se trata de una cruzada que “no acabas en cuatro días” y en la que no caben distinciones entre “prostitución libre y obligada”, aunque “haya gente muy progresista que diga que esto es un trabajo”, subrayó el primer edil entre los aplausos de 300 asistentes a una conferencia en julio de 2011. Trias, siempre consecuente con sus principios, llegó a pedir cambios legislativos que acaben con la prostitución. Barcelona, con los votos de CiU y PP, trata de momento de poner coto a las manifestaciones externas del comercio sexual, para mantener la estética callejera heredada del Congreso Eucarístico.

    Hace unos días EL PAÍS desveló la triste historia de Adriana, una joven que fue obligada a prostituirse por su marido y que acabó suicidándose. Había sido multada al menos en cinco ocasiones por vender sus servicios sexuales en la carretera. Incluso pudo haber denunciado a su maltratador marido, con el que estaba casada desde los 16 años. Pero quizás el temor a las represalias hacia su hijo de cuatro años en Rumanía empujó a esa joven de 24 años a arrojarse al vacío desde un viaducto. Los 30 metros de desnivel que separan el kilómetro 26 de la C-52 y la carretera B-1121, en Castellbell i El Vilar, acabaron con su pesadilla un lunes de septiembre. Dejó el bolso en la silla de plástico en la que se sentaba a diario. Cruzó las protecciones del viaducto se quitó los zapatos y junto a ellos posó su teléfono móvil. Luego se quitó la vida.

    La red mafiosa que tenía atrapada a Adriana explotó a 200 mujeres, una de ellas discapacitada y cuatro menores. La autoridad se ocupó de acercarse a la joven para aplicarle hasta cinco sanciones. Sin embargo, la misma Administración que extiende su brazo punitivo para multar hasta con 30.000 euros a una prostituta, fue incapaz de averiguar el infierno que vivía la joven. Y es que los cruzados de la antiprostitución toman medidas para los efectos pero no las causas.

    El impulsor de esa normativa sancionadora fue Felip Puig en su anterior cargo de consejero de Interior. Llegaba para restablecer el imperio de la ley tras la anarquía del tripartito. Fue el promotor del uso presidencial del helicóptero en sustitución del coche oficial durante el cerco de los indignados al Parlament, a los que previamente había desalojado de forma violenta de la plaza de Catalunya. Pero en el fondo, a Puig como a muchos otros políticos los pierde la estética. En términos reales, una sociedad como la catalana incapaz de ofrecer trabajo a sus 840.000 parados, por mucha voluntad que le ponga, difícilmente puede reinsertar laboralmente a las prostitutas. Por eso a lo máximo que puede aspirar es a exhibir como un trofeo que les impone sanciones. Cobrarlas es otra cosa. Hay chicas que acumulan más de 60 multas. Los clientes, en cambio, son cumplidores. No vaya a ser que reciban el apercibimiento de sanción en casa. Ellas, incluso para el afán recaudatorio de la Administración, son invisibles.

La imagen correponde la cruz ubicada en el lugar donde Adriana se suicidó.

Hay 9 Comentarios

Los políticos son como las enzimas, paro que cobran por hacer nada, hablan dfe los problemas del país, los tontos se creen que por eso los van a solucionar y al terminar su periodo , solo vuelva e ller esto desde el principio, el cuento de Mas´ri asargento es mucho mejor.

Muy bueno su artículo.
Ayer explicaba a mis alumnos, el caso de una mujer que ejercía la prostitución en Palma de Mallorca, que tuvo el coraje de denunciar a los policías y al Juzgado que no admitieron su denuncia de agresión policial.
Supongo -no lo dice la sentencia- que como suele suceder los Policías querían un servicio gratuito y ante su negativa fueron continuas las identificaciones y agresiones.
El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, le da la razón y condena a España como estado por su pasividad y le reconocé una indemnización de 30.000 euros.

Nuestros responsables politicos son gente como Casimiro Curbelo o Feijo. Tan cercanos a ellos que estos dos individuos aun siguen en sus respectivos partidos ante el silencio general. La demostracion de que la renovacion del PSOE no es mas que marketing. Con Feijo sabemos que nos gobiernan los malos. Pobre Adriana, nacida en el 89. Hace tan poco. Quien recordara los sueños de tu infancia?

¿Invisibles?
El que me busca me encuentra...
http://adf.ly/4hVPL

Alfonso , tu no seras como el de aquel reportaje de tv que criticaba a la prostitución , le siguieron grabando con oculta y se acababa yendo con una prosti , estamos en un mundo podrido de hipocresías .

¿Se está acabando el monopolio de PP y PSOE en España? Entra en el blog Vergüenza de país http://yestheycan.blogspot.com/2013/11/ppsoe-el-ocaso-de-los-grandes.html

No nos metáis a los demás hombres en vuestro saco. Si en esta sociedad hay puteros (por desgracia);..... una autoexculpación muy manida es intentar esparcir su mierda sobre el conjunto de la sociedad. Pues no, que cada palo aguante su vela. Estamos muchos asqueados de oir presumir de vuestra ¿masculinidad?, presumiendo de montar mujeres a cambio de dinero.

Julio , además la monogamia sexual es antinatural y aburridiiisimaaa ¡¡¡¡¡¡¡¡

Todos los hombres heteros pagamos siempre por sexo de una u otra manera y la prostitución es la mas barata , comoda y placentera .

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Francesc Valls

. Viví la transición democrática en primera línea periodística y personalmente. Luego me enriquecí espiritualmente viajando con Juan Pablo II alrededor del mundo. Descendí a lo terrenal con Jordi Pujol. Desde siempre he sido un adicto a la política. Soy subdirector de EL PAÍS en Cataluña.

Sobre el blog

El día a día del contraste entre ese dulce postre tradicional y la amarga austeridad. Todo aderezado con unas gotas de tabasco soberanista.

Eskup

Archivo

marzo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal