Javier Valenzuela

El Chacal morirá dos veces en prisión

Por: | 16 de diciembre de 2011

IlichRamirezSanchez.LLamadoCarlosYElChacal

lich Ramírez Sánchez, recién condenado en Francia a una segunda cadena perpetua, debe su apodo de El Chacal a un personaje de ficción creado por el novelista británico Frederick Forsyth. Si la prensa europea comenzó a llamarle así en la segunda mitad de los años 1970 fue porque la Policía francesa había encontrado un ejemplar de la novela El día del Chacal, de Forsyth, en un apartamento recién abandonado por el venezolano.

      TheDayOfTheJackal.ForsythLa frialdad a la hora de matar es el rasgo que comparten Ilich Ramírez Sánchez y el personaje de ficción de Forsyth. Por lo demás, sus historias son diferentes. El thriller político El día del Chacal, publicado en 1971 y llevado a la gran pantalla en un par de ocasiones por Hollywood, trata sobre un sicario contratado por el grupo terrorista de ultraderecha OAS para matar a Charles de Gaulle a comienzos de los años 1960. Personaje de carne y hueso, Ilich Ramírez Sánchez fue uno de los hombres más buscados del planeta en la segunda mitad del pasado siglo como autor de espectaculares y sangrientos atentados terroristas cometidos en nombre de la causa palestina.

   

    A Ilich Ramírez Sánchez siempre le ha indignado ese apodo de El Chacal, esa comparación con un asesino profesional al servicio de la ultraderecha. Él se consideraba, y se considera, un “guerrillero revolucionario”, un “combatiente antiimperialista”. En realidad, su nombre de guerra entre los grupos terroristas palestinos y las organizaciones armadas de extrema izquierda europeas de la época era Carlos. No obstante, la asociación con un depredador era, y es, tan sugerente que para siempre jamás el venezolano será conocido, a su pesar, con el alias de Carlos el Chacal.

     Carlos.ElChacal.InterpretadoPorEdgarRamirez.FilmeDeOlivierAssayasLa noticia de la segunda cadena perpetua que le cae encima al venezolano revive el mundo de las organizaciones violentas de ultraizquierda de los años 1970 y 1980. Él estuvo en el epicentro de aquella delirante agitación. Moviéndose entre París y Londres, con frecuentes saltos a Oriente Próximo, era el enlace entre el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), de George Habache, y grupos como la banda alemana de Baader-Meinhof y el Ejército Rojo Japonés. Su misión: organizar atentados contra personas, organizaciones o empresas vinculados con Israel o con los regímenes árabes que traicionaban la causa palestina. Ante el tribunal francés que ha terminado por condenarle, Carlos soltó un discurso de cinco horas negando los hechos de los que le acusaban pero reivindicando aquella causa.

    Nacido en Venezuela en 1949, Ramírez Sánchez debe su nombre propio al entusiasmo por la Unión Soviética de su padre. A sus tres hijos, el abogado comunista José Altagracia Ramírez Navas les puso los nombres de Ilich, Vladimir y Lenin. Ilich estudió en La Habana en la segunda mitad de los años 1960 y se supone que allí fue reclutado por el KGB soviético. Completaría su adiestramiento ideológico y formación guerrillera en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú.

     Incluso en sus años de máxima clandestinidad, cuando era buscado por los servicios de medio mundo, Carlos siempre fue un mujeriego contumaz, un gran bebedor y un amante de las fiestas. Es probable que esa conducta fuera la causa de que terminara siendo expulsado de Moscú. Instalado en París, no tardó en buscarse una nueva causa a la que servir: los palestinos y, en concreto, una de sus facciones más extremas, el FPLP de Habache.

      Carlos.Poster
    A partir de ahí, su historia es una reguero de hechos violentos. En 1973 fue a Londres y le disparó personalmente con una Beretta al propietario de las tiendas Marks & Spencer, prominente figura del sionismo inglés. No logró matarle. El año siguiente, su comando colocó tres coches bombas en diarios parisinos y, usando a japoneses del Ejército Rojo, asaltó la embajada francesa en La Haya. En 1975, cuando un equipo de la DST, el servicio de inteligencia interior francés, fue a inspeccionar un piso, Carlos, que celebraba allí una fiesta con estudiantes latinoamericanos, reaccionó con rapidez: sacó una pistola, abrió fuego, mató a tres de los agentes y escapó.

     Se refugió en Yemen del Sur y reapareció con su acción más espectacular: la ocupación armada, en diciembre de 1975, de la sede la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en Viena. El grupo dirigido por Carlos mató a tres personas, secuestró a 42, incluidos once ministros, negoció una huida en avión a Argelia con un grupo de rehenes, allí los liberó y desapareció del mapa. En 1982 volvió a matar en Francia con un coche bomba ante un periódico y atentados con explosivos en ferrocarriles.

     En paradero desconocido desde entonces, Carlos fue capturado en 1994 en Jartum, tras ser “vendido” por el régimen sudanés. Un comando de los servicios secretos que dirigía el ministro Charles Pasqua lo apresó, lo subió a un avión militar y se lo llevó a Francia Allí ha sido juzgado dos veces –la última ahora- y condenado en ambos casos a cadena perpetua.

  Aunque a partir de determinado momento Carlos dispusiera de un grupo propio, la Organización de Revolucionarios Internacionalistas, nunca ha quedado claro quién era su patrocinador. ¿El KGB soviético, la Stassi de la Alemania oriental, el déspota iraquí Sadam, el tirano libio Gadafi? ¿Una vez unos, otra vez otros?

 

   En 2010, con motivo del estreno en el Festival de Cannes de Carlos, una serie televisiva de tres episodios sobre su vida (biopic), hizo saber desde prisión que no se identificaba con el personaje contado por el director francés Olivier Assayas. Y en concreto, rechazó que hubiera sido Sadam el promotor del asalto a la OPEP. Fue Gadafi quien estuvo detrás de aquello. Pero, según el venezolano, lo conveniente entonces (2010) era culpar al fallecido Sadam para justificar retrospectivamente la invasión de Irak, mientras que Gadafi había sido “rehabilitado” por Estados Unidos y Europa.

    La serie dirigida por Assayas, en la que el actor venezolano Edgar Ramírez interpreta a su compatriota, ganó el Globo de Oro de 2010 al mejor filme hecho para la televisión. Es de buena factura y recrea muy bien la atmósfera de tabaco, alcohol y sexo combinados con delirios revolucionarios de los grupos ultraizquierdistas de los años 1970.

     Genio y figura, Carlos del Chacal declaró en 2007, en una entrevista con The Times en la prisión de Clairvaux, que los terroristas de Al Qaeda no eran unos “profesionales”. “Ni están organizados”, dijo, “ni tan siquiera saben hacer explosivos y detonadores como dios manda".

Hay 9 Comentarios

En el comentario de ROBERTO encontramos al conspiranoico de izquierdas: la CIA es la que crea a 'Carlos' y a las Brigadas Rojas y los franquistas al Grapo. ¿Y quién funda la ETA?, ¿los requetés o los jesuitas? Y Aznar se encarga un autoatentado para subir en las encuestas...

El Grapo era una banda terrorista de extrema izquierda, como ha quedado claro para quienes no vivan entre películas. Incluso Javier Pradera escribió sobre ello. ¿Hay alguna prueba de que estuviese manejada por la policía? Nada, absolutamente nada.

Le sugiero a Roberto la lecutra de las memorias de Juan Miguel Ortí Bordás y José Barrionuevo.

Una vez que ya tienes la primera cadena perpetua.. qué más da la segunda.. sólo vives una vez.
Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Qué vida,no? Sin duda de película. Con respecto a las declaraciones de Carlos sobre el respaldo recibido en el asalto a la OPEP, no sabemos si Sadam o Gadafi, ni si miente o dice la verdad, pero a uno siempre le queda la sensación de que nos toman el pelo

al comentario de roberto

jajaja,los rojitos siempre salen con lo mas ridiculo,este tipo es idolo de chavez y compañia,y de cualquier otro rojo,especialmente los que no vivien en comunismo,y basta con solo ver el apoyo que le dan los rojitos,el es su modelo a seguir

Sobre la génesis del terrorismo ver Agnes Heller : 11-S,o modernidad y terror. Asi llegamos a el nuevo totalitarismo de Al-Qaida basado en una religión, distinto al nazismo que utilizó una ciencia:el Darvinismo, o al Estalinismo que utilizó una filosofia: El Marxismo. http://www.raco.cat/index.php/papers/article/viewFile/72376/82633

Hola! Los interesad@s en estos grupos tienen otra buena película: RAF. Facción del Ejército Rojo (The Baader Meinhof Complex). Es del mismo cineasta alemán que hizo El Hundimiento. En España se vende en DVD.

Javier, a las preguntas que haces se le puede añadir otra: ¿estaban estos grupos ultraizquierdistas violentos manipulados por servicios secretos como el Mosad o la CIA? En España, ¿estaban los servicios franquistas detrás del Grapo? Porque el resultado de su acctuación fue desprestigio de la izquierda y más represión. Dime que es lo que consigues y te diré quien te manda.

Llamarle "chacal" a esa fiera humana es un insulto al verdadero chacal, el temible carnívoro de la vida animal. Este último mata para comer, no mata por el placer de matar. Si existe el infierno creo que allí lo esperan gozosos los grandes tiranos que han asolado durante milenios a la Humanidad, Realmente, carecen de seso y en su lugar anidan en sus cráneos heces que apestan con un hedor insoportable.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Con más de treinta años de periodismo a sus espaldas, ha sido, entre otras cosas, corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de este periódico; también director general de Información Internacional en La Moncloa. Tiene siete libros publicados, trabaja como analista y reportero en El País y colabora como tertuliano en programas de radio y televisión. Es un lector voraz de literatura policíaca y de espionaje.

Entrevista Digital

Se cumple el primer aniversario de la Primavera Árabe, y Javier Valenzuela la analiza en su nuevo libro, Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata), del que charló con los internautas el miércoles, 01 de Febrero de 2012 de 13:00 a 14:00

Eskup

Nuevo libro

Crónica del nuevo Oriente Próximo

Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata, 2012) es el último de los siete libros publicados por Javier Valenzuela. En su primera parte, el autor propone las claves de la Primavera Árabe, desde la revolución del jazmín tunecina a las victorias de los islamistas en las primeras elecciones libres en Túnez, Marruecos y Egipto, pasando por la sangrienta represión en Siria. En la segunda, una recopilación de sus reportajes de los últimos 25 años en Turquía, Siria, Palestina, la Península Arábiga e Irán, se ofrecen pistas para comprender las nuevas realidades geopolíticas de la zona.

Con anterioridad, Javier Valenzuela ha publicado Usted puede ser tertuliano (Península, 2011), De Tánger al Nilo (Catarata, 2011), Viajando con ZP(Debate, 2007), España en el punto de mira (Temas de Hoy, 2002), La última frontera (Temas de Hoy, 1996) y El Partido de Dios (El País-Aguilar, 1989).

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal