Javier Valenzuela

Vuelve la "maldición de los Kennedy"

Por: | 17 de mayo de 2012

Robert-kennedy-jr-mary-richardson-kennedy-deer-valley-celebrity-skifest-giLa llamada “maldición de los Kennedy” es todo un subgénero periodístico del último medio siglo, una variante que aúna las crónicas negra, rosa y política. Aludo, por supuesto, a las desgracias sucesivas –asesinatos, accidentes y escándalos de sexo, alcohol y drogas- que afectan a los numerosos miembros de lo más parecido que Estados Unidos haya tenido a una glamourosa familia real.

    El suicidio en su mansión del Estado de Nueva York de Mary Richardson-Kennedy, exesposa de Robert F. Kennedy, hijo y sobrino de los dos políticos de esa familia asesinados en los años 1960, añade hoy un nuevo episodio al subgénero. Según los medios de comunicación estadounidenses, la ex de Robert junior se ahorcó en el garaje. Una empleada del servicio doméstico descubrió su cadáver.

      Mary, arquitecto de 51 años de edad, se casó con Robert F. Kennedy, abogado y periodista radiofónico, en 1994, en una ceremonia a bordo de un barco en el río Hudson. El matrimonio duró 16 años, tuvo 4 hijos y se rompió en 2010. Ella tenía problemas con el alcohol y las drogas, siempre según los medios norteamericanos. Fue detenida al menos una vez por conducir embriagada.

    Jfk-dallasGuapos, ricos y adorados, los miembros del clan Kennedy, católicos de origen irlandés instalados inicialmente en Boston, ha sufrido en el último medio siglo una terrible serie de pérdidas. Primero fue el asesinato en Dallas, en 1963, del presidente John F. Kennedy, un suceso oscuro que sigue alimentado toda suerte de teorías conspirativas. Le siguió, en 1968, el de su hermano Robert en Los Ángeles, cuando hacía campaña para convertirse en el candidato demócrata a la Casa Blanca.

    JohnJohn.JFKennedy.Time
En las siguientes décadas le llegó el turno a la nueva generación Kennedy. En 1984 David, uno de los hijos de Robert, murió de sobredosis de demerol y cocaína. En 1997 Michael, otro hijo de Robert, falleció en un accidente de esquí en Aspen (Colorado). Meses antes, Michael había protagonizado un escándalo al ser acusado de tener un lío con la “canguro” adolescente de su familia. Y en el verano de 1999 el entonces príncipe de la familia, el guapo John John, el único hijo varón del presidente asesinado en Dallas, murió junto con su esposa cuando la avioneta que pilotaba se hundió en el Atlántico. John John, también llamado JFK junior, era entonces el brillante editor de la revista George.

      Otros miembros de la familia han protagonizado sucesos escandalosos. En 1969 el coche que conducía el senador Ted Kennedy, hermano de John y Robert, cayó por un puente en Martha´s Vineyard. Ted se salvó pero no así su acompañante Mary Jo Kopechne. En declaraciones posteriores a la televisión, Ted se preguntó si los Kenney podían ser víctimas de una “maldición”.

      En 1991 William Kennedy Smith, sobrino de Ted, fue juzgado por violación y declarado inocente. En 2000 otro miembro del clan, Michael Skakel, sobrino político del asesinado Robert Kennedy, fue acusado de un brutal crimen cometido en la fiesta de Halloween de 1975, cuando él y la víctima, Martha Moxley, tenían 15 años. En 2006 el congresista demócrata Patrick Kennedy, hijo de Ted, estrelló su coche contra una barrera cuando conducía bajo el influjo de una dosis excesiva de analgésicos.

       

    En mis años de corresponsal en Estados Unidos, yo mismo escribí varias veces sobre la “maldición de los Kennedy”: cuando murió el bello John John, cuando se mató esquiando Michael Kennedy y cuando acusaron de asesinato a Michal Skakel.

     Cada vez que un periodista usa esta fórmula de la “maldición” recibe una avalancha de críticas. Unos afirman que, en una familia tan numerosa, es normal que haya un montón de tragedias; le pasa a todo el mundo sin que nadie lo cuente. Otros señalan que cómo diablos puede hablarse de “maldición” cuando la matriarca del clan, Rose Elizabeth Fitzgerald, murió a los 105 años. Y algunos observan que la verdadera desdicha de los Kennedy procede de la ambición del patriarca, Joseph P. Kennedy, que inculcó a sus hijos, y a través de ellos a sus nietos, una desmedida sed de fama y poder, sexo y dinero.

     OswaldsTale Inglaterra tiene a los Windsor, Estados Unidos tiene a los Kennedy. Y si, como escribió una vez The Washington Post, Estados Unidos tuviera un Shakespeares, él escribiría la historia de los Kennedy.

PS. De los muchos libros y películas producidos por el magnicidio de Dallas, mi favorito es Oswald: Un misterio americano (Anagrama, 1996) de Normal Mailer. Mailer arranca esta exhaustiva y maravillosamente bien escrita biografía de Oswald compartiendo la sospecha generalizada de que el asesinato de JFK debió ser fruto de algún tipo de conspiración, pero, a medida que avanza en su investigación, va llegando a la conclusión de que Oswald bien pudo hacerlo solo. Sí, es absurdo que el asesinato de un presidente de Estados Unidos pueda ser obra de un lobo solitario, pero la vida suele ser bastante absurda.

 

Hay 16 Comentarios

La maldición para Rose tomó la forma de que asistió a los funerales de cuatro de sus hijos.

Gracias, Adri. Procedo a corregir la errata sobre el año de la muerte de John John, que, como bien dices, fue 1999. También es correcta tu memoria en los demás detalles: fue así. Gracias de nuevo. JV.

Juega con el mejor simulador económico, político y militar; gratuito y por navegador: http://xurl.es/n2yw0

¿No habéis escuchado nunca esa expresión que dice: "eres más vago que el ángel de la guarda de los Kennedy"?; pues eso, se ha vuelto a quedar dormido

Es verdad que en toda familia ocurren desgracias, pero las historia de esta familia Kenedy es muy poco comun. Muchas veces me pregunto por que ocurriran cosas asi?

Hay una errata, John John murió en el 99... nunca lo olvidaré, yo recibí la llamada de madrugada, trabajaba en una agencia de noticias, y recuerdo que me impactó por lo trágico... creo recordar que se dirigían a una boda y pilotaba él. Además de su esposa murió su cuñada también.

La maldición de los Kennedy han sido las amistades que tuvieron que cultivar para poder llegar un día al poder que fue siempre la obsesión de un ambicioso irlandés, que jamás se detuvo ante nada, en pro de amasar fortuna. Y es conocido por cualquier lector intensivo de la historia de este “clan” que sus amistades eran peligrosas y poderosas, pero además si eso fuese baladí, los estudiosos saben que esas relaciones extrañas, eran y son dueñas de protocolos de resolución de conflictos, vía asesinato La presencia de Jack Rubí en el guión que se escribió respecto del asesinato de Dallas, es elocuente e incontrastable; y si realmente existiese voluntad política por desenredar la madeja que conduce a la verdad respecto a quien ordenó ejecutar al Señor Presidente, las piezas mafiosas encajarían sorprendentemente. La maldición de los Kennedy pasa también por su efervescente apego por las mujeres y todo indicaría que, eximios seductores no eran, porque hay que ser bastante inutilito para ostentar poder y fortuna y necesitar que las amistades peligrosas con uso de medios non santos te recluten ciudadanas apetecibles. No es de mentes inteligentes, pecar y dejar donde la riegas, huellas, fotos, testimonios. Lo anterior plasma la vida de los Kennedy de manera llamativa. La maldición de los personajes, estos muestra también una tendencia de insolvencia testicular. El drama de Mary Jo Kopechne, que se muere porque su acompañante no quiere enfrentar el escándalo, nos entrega entiendo yo, un close up del ADN de un mito que conforme va pasando el tiempo termina siendo un bluff.

Son malditos o víctimas del juego que protagoniza toda la familia que conlleva las tragedias que han sufrido y que aún hoy continúan padeciendo? Dificil de saber e interpretar. Existe alguna familia que desee verse involucrada en los escándalos que los Kennedy han vivido y soportado? Y de las muertes ocurridas alguna familia las desea? El sistema de vivir a todo trapo y siempre en la ola de la cresta social favorece o no que se produzcan escándalos y tragedias como las que les ha afectado a dicha familia? Eso es maldición o vivir en la cuerda floja? Que conteste quien lo sepa.

si el resultado de tomar drogas, conducir borracho y tener conductas excesiva es culpa de una maldición pues que así sea... y los familiares que tienen una vida normal, sin excesos de ricos consentidos, será que han conseguido sortear la desgracia...

si el resultado de tomar drogas, conducir borracho y tener conductas excesiva es culpa de una maldición pues que así sea... y los familiares que tienen una vida normal, sin excesos de ricos consentidos, será que han conseguido sortear la desgracia...

No se si una ex-esposa se puede considerar una familiar, de todos modos en todas la familias hay desgracias.

*****************SOS.....SOS.....SOS...GRAN,Family,...darse..una..LIMPIA..con..PIRUL,...^^^^^SOS....SOS....

Y se le olvida el terrible destino de los dos hijos mayores: el que se mató en la guerra y la que se había casado con el Duque de Devonshire, que también murió en accidente de avión. No recuerdo los nombres... ¿Joe y Rose, quizás?

"Me casé con un Kennedy"--- Buen titulo para una peli de miedo...

Me estoy acordando de la película "ntocables" en la que uno de los protagonistas le dice al otro, que ha quedado tetrapléjico tras un accidente aeronáutico, que volar con él es como hacerlo con los Kennedy....pues eso!

Ninguna seria o saga televisiva de ricos y famosos puede superar a la historia real de la Maldición de los Kenedy. Mazo tremebunda

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Con más de treinta años de periodismo a sus espaldas, ha sido, entre otras cosas, corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de este periódico; también director general de Información Internacional en La Moncloa. Tiene siete libros publicados, trabaja como analista y reportero en El País y colabora como tertuliano en programas de radio y televisión. Es un lector voraz de literatura policíaca y de espionaje.

Entrevista Digital

Se cumple el primer aniversario de la Primavera Árabe, y Javier Valenzuela la analiza en su nuevo libro, Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata), del que charló con los internautas el miércoles, 01 de Febrero de 2012 de 13:00 a 14:00

Eskup

Nuevo libro

Crónica del nuevo Oriente Próximo

Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata, 2012) es el último de los siete libros publicados por Javier Valenzuela. En su primera parte, el autor propone las claves de la Primavera Árabe, desde la revolución del jazmín tunecina a las victorias de los islamistas en las primeras elecciones libres en Túnez, Marruecos y Egipto, pasando por la sangrienta represión en Siria. En la segunda, una recopilación de sus reportajes de los últimos 25 años en Turquía, Siria, Palestina, la Península Arábiga e Irán, se ofrecen pistas para comprender las nuevas realidades geopolíticas de la zona.

Con anterioridad, Javier Valenzuela ha publicado Usted puede ser tertuliano (Península, 2011), De Tánger al Nilo (Catarata, 2011), Viajando con ZP(Debate, 2007), España en el punto de mira (Temas de Hoy, 2002), La última frontera (Temas de Hoy, 1996) y El Partido de Dios (El País-Aguilar, 1989).

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal