Javier Valenzuela

Glock y Estados Unidos: una historia de amor

Por: | 28 de septiembre de 2012

Glock.9mm
Las ventas de armas a particulares aumentan en las últimas semanas en Estados Unidos ante la posibilidad cada vez más sólida de que Obama consiga una segunda victoria en las elecciones presidenciales de noviembre. El “mercado”, como diría un pedantuelo neoliberal, teme que el presidente le apriete los tornillos en un segundo mandato.

     Se trata, en realidad, de una “burbuja”, como señala slate.com. Obama no ha dicho ni mu sobre el tema del control de la venta y posesión de armas. Como tampoco lo mencionó tras la matanza del pasado julio en el cine de Aurora (Colorado) que estrenaba Batman. Sabe que pronunciarse a favor de un mayor control le haría perder más votos de los que ganaría. La Asociación Nacional del Rifle (NRA) es uno de los grupos de presión más poderosos de Estados Unidos, y los partidarios de la Segunda Enmienda a la Constitución (la que sostiene el “derecho de la gente a poseer y llevar armas no será vulnerado”) son numerosos incluso entre los votantes potenciales de Obama.

   Una de las razones por las que el Congreso de Estados Unidos pasó en 1994 de manos demócratas a republicanas fue porque Bill Clinton había aprobado una ley prohibiendo los rifles semiautomáticos  (Assault Weapons Ban). Y Al Gore no ganó en las presidenciales de 2000 en Estados en los que debería haber ganado de calle (Tennessee, Arkansas y West Virginia), por su conocida militancia a favor de un mayor control de la venta y posesión de armas.

   SamuelColtEstados Unidos no es exactamente Europa. Yerran aquellos que, creyéndose al 100% la propaganda de la Guerra Fría, piensan que las dos riberas del Atlántico son hermanas gemelas. No, Estados Unidos es otro mundo, del que la cultura de las armas es uno de sus componentes más populares. Un dicho famoso en el siglo XIX estadounidense afirmaba: “Dios puede haber creado a todos los hombres, pero fue Sam Colt el que los hizo iguales”. Colt fue el inventor del revólver de seis disparos que “democratizó” el acceso de los norteamericanos a las armas cortas de fuego, justo en el momento de la expansión hacia el Oeste a costa de los nativos.

   De todo esto habla Paul Barrett en una entrevista con Shaun Randol para el magazine literario de Los Angeles Times, recién reproducida en salon.com. Barrett es el autor de Glock: The Rise of America´s Gun, un libro que cuenta la historia de cómo esa pistola de fabricación austriaca se ha convertido en el arma corta más popular en Estados Unidos. Es una historia doblemente fascinante: de un lado, la de un producto extranjero que los norteamericanos terminan adorando; de otro, la del debate sobre la violencia y las armas en la primera potencia mundial.

   Glock-9mmBarrett fecha en 1986 el comienzo del ascenso de Glock en su país. Se produjo aquel año un tiroteo en Miami entre dos atracadores de bancos y un grupo más numeroso de agentes del FBI en el que los primeros demostraron una mayor potencia de fuego. Murieron los dos atracadores, pero dos agentes del FBI perdieron también la vida y otros cinco resultaron heridos. La respuesta de los numerosos cuerpos policiales de Estados Unidos  (municipales, de condados, estatales y federales) no fue la de reclamar la prohibición de la venta de armas a particulares, sino la de solicitar mejores productos para ellos. Los cargadores de sus pistolas eran muy limitados, se agotaban pronto. Necesitaban un arma corta con un cargador con gran capacidad de munición.

   Ahí apareció Glock. Esta pistola de fabricación austríaca sustituye la mayoría del metal por plástico, es semiautomática y del calibre 9 milímetros y su cargador alberga 17 proyectiles. Los cuerpos policiales norteamericanos la adoptaron en masa porque no tenían que recargar tan a menudo en los tiroteos. Ayudó a la popularidad de la pistola austríaca el que sus vendedores aceptaran como parte del pago las viejas armas cortas de la policía, y también que su diseño fuera más moderno. Ahora, tan solo en Nueva York, 20.000 policías llevan una Glock.

Cho Seung-Hei
    Pero, claro, también los particulares pudieron hacerse con esa pistola. El pasado julio, The Washington Post publicó una información sobre el uso creciente de la Glock en los tiroteos en masa (mass kililing o mass shooting) en Estados Unidos.

   En el del cine de Aurora (Colorado) del pasado julio, que provocó 12 muertos y 58 heridos,  su autor, James Holmes, utilizó una Glock, amen de otras dos armas largas (y tenía una Glock más de reserva en su coche). Las autoridades federales informaron de que Holmes había comprado legalmente todas esas armas en mayo, en tiendas de Colorado.

   En abril de 2007, Cho Seung-Hei, autor de la matanza en la universidad de Virginia Tech (32 muertos y 17 heridos), también utilizó una Glock 19, amén de otra pistola semiautomática.  Días antes se fotografió amenazadoramente con ellas.

   La historia de Glock en Estados Unidos es también la que cómo los delincuentes no tardaron en igualar la potencia de fuego que detentó temporalmente la policía.

PS.- Let my People Vote 2012, el video a favor de Obama de Sarah Silverman denuncia que los dueños de armas pueden votar en Estados Unidos más facilmente que los negros, los pobres, los viejos y los estudiantes. Se puede votar con el permiso de armas pero no con la tarjeta de la Seguridad Social.

Hay 11 Comentarios

Ya quisiera que en mi país pudiéramos portar armas, para nuestra defensa, ya que en la practica las portan los malechores y los ciudadanos estamos desamparados, nuestras autoridades no dan avasto para protegernos, viva el derecho a la autodefensa civil. Colombia suramerica.

It is good to be read ur post Glock y Estados Unidos: una historia de amor and who else will read it he will definitely get many more.

David, sí que hay datos. Las muertes por arma de fuego en EE UU son mucho más numerosas que en Europa. Busca en Google.

Deberia haber una estadistica que nos muestre la cantidad de personas que han logrado conservar su integridad personal gracias a que portan un arma. Tambien deberia haber una especie de "indice" que pueda darnos una idea de la percepcion de seguridad que tiene una persona cuando por ta un arma. La gran mayoria de los gringos con armas legales jamas le ha disparado a alguien, pero se sienten mucho mas seguros y tranquilos solo por el hecho de tener su arma. cabe añadir que la sensacion de seguridad es vital para ser mas feliz y vivir menos estresado.

Diices"Se puede votar con el permiso de armas pero no con la tarjeta de la Seguridad Social.", Siendo así, yo me pregunto ¿qué valor se le da al voto?

Un post original: una carrera de armamentos entre policías y ladrones en los USa

La Glock tiene otra gran ventaja además de su cargador: su precisión. Puedes conseguir con ella unos agrupamientos difíciles de conseguir con pistolas más pesadas como la Beretta... la elección del polímero para gran parte del arma es excelente, permite un agarre firme y sin efecto de sacudida en el disparo. A todas luces es el arma de elección para autodefensa... nunca entenderé porqué las Fuerzas Armadas de USA eligieron la Beretta (como no sea por razón de precio).

This is something special! never seen this before! thank you

Claro, Iker, en Marruecos, digo en Espana, sois más guays ¿no?. Por eso dejáis a criminales como De Juana Chaos, con 25 crímenes a sus espaldas, en libertad

La pena de muerte es otra gran diferencia entre los USA y Europa, allí les parece de lo mas normal, en gran medida los USA siguen aun viviendo en el espiritu conquistador del Far West

Claramente EEUU y Europa son distintas. ¿Cuántos años son necesarios para hacer comprender a la sociedad norteamericana que la "democratización" de las armas supone un tremendo peligro para sí mismos? Sin duda a este respecto somos dos sociedades claramente diferenciadas (afortunadamente).

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Con más de treinta años de periodismo a sus espaldas, ha sido, entre otras cosas, corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de este periódico; también director general de Información Internacional en La Moncloa. Tiene siete libros publicados, trabaja como analista y reportero en El País y colabora como tertuliano en programas de radio y televisión. Es un lector voraz de literatura policíaca y de espionaje.

Entrevista Digital

Se cumple el primer aniversario de la Primavera Árabe, y Javier Valenzuela la analiza en su nuevo libro, Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata), del que charló con los internautas el miércoles, 01 de Febrero de 2012 de 13:00 a 14:00

Eskup

Nuevo libro

Crónica del nuevo Oriente Próximo

Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata, 2012) es el último de los siete libros publicados por Javier Valenzuela. En su primera parte, el autor propone las claves de la Primavera Árabe, desde la revolución del jazmín tunecina a las victorias de los islamistas en las primeras elecciones libres en Túnez, Marruecos y Egipto, pasando por la sangrienta represión en Siria. En la segunda, una recopilación de sus reportajes de los últimos 25 años en Turquía, Siria, Palestina, la Península Arábiga e Irán, se ofrecen pistas para comprender las nuevas realidades geopolíticas de la zona.

Con anterioridad, Javier Valenzuela ha publicado Usted puede ser tertuliano (Península, 2011), De Tánger al Nilo (Catarata, 2011), Viajando con ZP(Debate, 2007), España en el punto de mira (Temas de Hoy, 2002), La última frontera (Temas de Hoy, 1996) y El Partido de Dios (El País-Aguilar, 1989).

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal