Yoani Sánchez

La Causa 1 de 1989, vista por mis ojos adolescentes

Por: | 15 de julio de 2012

  Ochoa-Fidel

Fidel Castro y Arnaldo Ocho durante maniobras militares en 1972.
Imagen tomada del sitio www.norbertofuentes.net

Mi madre se sentó frente al televisor siendo fidelista. Unos días después, sus dos hijas comprendimos que un cambio trascendental e irreversible se había operado en aquella treintañera compulsiva. Ex militante de la Unión de Jóvenes Comunistas, ella había vivido algunos desengaños ideológicos a finales de la década de los ochenta, pero el juicio contra el General Arnaldo Ochoa resultó demasiado para sus ilusiones revolucionarias. Recuerdo haberla visto sentarse en aquella butaca frente al televisor pensando que su “Comandante” era más que un padre –mucho más que la nación misma- y observé desde mi ingenua perspectiva adolescente su transformación. Su ira, su tristeza, mientras avanzaba aquella farsa de proceso judicial. Después supe por mis amigas de la escuela que una metamorfosis similar había ocurrido en muchas de sus casas. Un “hasta aquí llegamos” parecía extenderse entre buena parte de los fieles seguidores del fidelismo.

¿Por qué 23 años después de aquel “reality show” televisado a todo el país todavía puede considerarse la Causa 1 de 1989 como un punto de ruptura? ¿Cómo se convirtió ese momento en una de esas fechas para ubicar el ocaso de la Revolución Cubana? No creo que haya sido solamente por la simpatía popular que despertó aquel hombre altanero y apuesto que se encontraba en el banquillo de los acusados. Ni siquiera por lo falso que sonaban los generales -de rostros redondeados por la buena vida- culpando a uno de sus colegas por disfrutar de un lujo aquí, de un despilfarro allá. Tampoco puede decirse que fue sólo el evidente contraste entre el militar que había dirigido batallas en África y el Comandante en Jefe que jugaba a la guerra desde lejos, desde la comodidad de su despacho. Creo que todo eso confluyó para que muchos cubanos -en aquel momento- “se bajaran del tren” del proceso político. Pero a eso se le sumó –sin dudas- el deseo de encontrar una buena excusa para romper, un pretexto lo suficientemente fuerte para acabar de dar el portazo a una ideología que había defraudado a tantos. Los niños vimos esa metamorfosis en nuestros padres… no había forma de que saliéramos indemnes después de presenciar tal mutación.

Durante cuatro semanas, en la pantalla chica de todos los hogares cubanos se sintonizaron aquellas imágenes de un tribunal, donde la gran mayoría de los presentes vestía con uniforme verdeolivo. Escuchamos a los testigos declarar, a los acusados pasar del tono de la alerta al titubeo del terror y a muchos de ellos aclarar que el máximo nivel del gobierno cubano no estaba enterado del tráfico de drogas. Raúl Castro narró que había llorado frente al espejo de su cuarto de baño pensando en los hijos de Ochoa y sin embargo aprobó el fusilamiento de éste y de otros tres acusados. Y todo eso ocurría frente a nuestros ojos el mismo año en que caería el muro de Berlín y muchos regímenes de Europa del Este se desmoronaban como naipes de un ilusorio castillo. No era posible desligar lo que ocurría fuera de nuestras fronteras y aquel Tribunal Militar que encausó a Arnaldo Ochoa por “alta traición a la patria y a la Revolución”. Difícil separar la crisis de fe que atravesaba en ese momento el proceso cubano de aquel escarmiento público transmitido a millones de telespectadores. Las autoridades nos querían mostrar  de qué eran capaces todavía; tenían la intención de darnos una lección, de asestar un golpe para parar esas ideas de perestroika tropical que recorrían la Isla. Auto infligirse una herida en sus propias filas era una manera bien clara de advertir que no habría misericordia para el que cruzara cierta línea. En paralelo a la versión oficial del juicio, corrían mil y un rumores populares sobre la sombra de autoridad que le hacía a Fidel Castro el General con más condecoraciones entregadas en Cuba. Muchos analistas aseguran que allí se estaba disputando realmente un asunto de rivalidad por el poder. No era pues de extrañar que tantas pruebas mostradas en el juicio no terminaran por convencer a la teleaudiencia. “En esto hay algo más”, decían los más viejos… “aquí hay gato encerrado” repetían, con la sabiduría de quien ha visto a muchos otros caer, ser defenestrados.

En la madrugada del 13 de julio de 1989 fueron fusilados Arnaldo Ochoa, Antonio de la Guardia, Amado Padrón y Jorge Martínez. Mi madre había apagado el televisor justo después que anunciaron la sentencia. Nunca más la he vuelto a ver mirando con arrobo la pantalla ni asentir mansamente cuando aparece la figura de Fidel Castro. 

Hay 47 Comentarios

Ramoncito, el 'capo de tuti capi' de la droga en esta region de America se llamaba, en su epoca de gloria, el Coma Andante Fidel Castro Ruz.
Esos mexicanos mafiosos, son unos niños de teta comparados a la Hiena de Biran.

Como dice Antonio das mortes es muy extrano que Camilo desapareciera bajo esas circunstancias, y desaparecio literalmente, nunca se encontro ni el sombrero, nada, a pesar de que volaba en una avioneta Cessna. En fin, se lo trago la Dictadura.

Don Ramon,sabia usted que el dictador Pinochet,Ortega,los militares uruguayos...todos hicieron un plabicito , perdieron y abandonaron el poder....no seria hora que el Coma-andante hiciera uno en Cuba...52 anios en el poder es mucho...no le parece que debia dar un paso al costado,para que la juventud traiga ideas nuevas.....?

RAMON, anticubano es usted que apoya la dictadura castrista y cinicamente tarta de mesclar al pueblo con ella.
De la droga que entra por Mexico sabe todo el mundo porque a diario se habla del asunto. En todo el continente americano solo el regimen de la Habana tiene control absoluto de los medios de prensa, Chavez y Correa pretenden imitar pero todavia no llegan y antes de que suceda ya veremos.
A usted lo que le molesta es que se sepan los horrores que la dictadura castrista ha cometido que de no ser por el movimiento disidente y el resurgir de la sociedad civil cubana todavia estarian en secreto.

Cuando el Coma-andante ordena al Comandante Camilo Cienfuegos que arreste a Huber Mattos,Camilo discrepa y mas tarde se cae el avion en que viajaba Cienfuegos....que raro....?

Lo raro del asunto es que al Ministro de Defensa no se le movio un pelo....en cualquier pais serio y decente tendria que haber renunciado....pero como era el hermano menor...aqui no paso nada.....?????

Grande Yoani....!

El bla bla bla anti-cubano es prodigioso en escupitajos. ¿Por qué no hacen referencia al gigantesco tráfico de las drogas que entran en Estados Unidos a través de México, cuyo negocio sostiene el crimen de las mafias, cuyas víctimas se cuentan por miles, que hace años asolan a ese país ¡Basta ya de tanta hipocresía¡.

Otro que cayo en desgracia fue Salvador Allende, que al quererse rendir ante los golpistas en Chile, fue 'suicidado' por uno de sus escoltas cubano. Que se puede esperar de la mafia que desgobierna en Cuba, por mas de cinco decadas.

Existían naves industriales en la playa de Guanabo en La Habana para almacenar la droga que llegaba de Sudámerica y funcionaban lancheros especialistas en la travesía La Habana-Miami, todo organizado por Fidel Castro para introducir la droga en Estados Unidos. Eso era tan normal entre la gente que todo el mundo estaba seguro de que Castro no solo lo sabía sino estaba al mando de la operación para "intoxicar" al imperialismo. Menuda sorpresa cuando el comandante declara que no sabía nada, le hace el juicio a Ochoa y lo fusila. Toda una infamia y una deslealtad hacia los que hasta ese momento creyeron en él. Desde ese momento, ni sus mas allegados tuvieron confianza en sus palabras.

El general Ochoa no estaba involucrado en las operaciones de narcotrafico y aun asi tambien fue fusilado. claro que muy probablemente conocia de estas "andanzas" pero su mision era dirigir guerras intervencionistas, autofinanciarlas robando recursos a los pueblos invadidos. Marfil, diamantes, madera preciosa etc eran "botines de guerra" que luego se traducian en fondos para comprar armamento y abastecer la guerrilla en Suramerica. En fin todo era una operacion sucia producto de la guerra fria y mentes enfermas con delirio de grandeza, armas atomicas, guerrillas y facilitar el curso de la droga hacia USA para destruir al Imperio USA desde adentro y USA siempre hizo otro tanto.
Todos los imperios han abusado de su poder, unos mas que otros, pero, considero en mi opinion muy particular que si el Imperio Sovietico hubiera ganado la Guerra fria todo hubiera sido muy diferente. La dictadura hubiera sido a nivel mundial junto con toda la pobreza que genera.

Para esa fecha yo habia cumplido 19, el General Noriega de Panama ya habia caido.Reagan habia acusado al regimen de Cuba de trafico de drogas hacia USA. Otra "mentira canallesca" de USA?. No, ellos tenian razon, la droga de suramerica tambien tenia puente en Cuba. Poco despues la dictadura castrista revela que ha "descubierto" que dentro de sus filas hay traficantes de alto rango, chivos expiatorios? No. Ellos sabian muy bien lo que hacian y porque lo hacian, lo que si nunca pensaron fue que la jefatura los traicionaria, los sacrificaria en nombre de la "revolucion"

Estoy de acuerdo con el comentario de que si el Ché Guevara hubiera seguido en Cuba hubiese corrido la misma suerte que Ochoa. El Ché ya constituía un estorbo y un peligro para Castro desde que el 24 de febrero de 1965 cuando participó en Segundo Seminario Económico de Solidaridad Afroasiática. en Argel, en su discurso criticó a la Unión Soviética por su política de coexistencia pacífica con Estados Unidos. Los soviéticos se quejaron a Fidel Castro y lo pusieron en una situación embarazosa. Esta situación se fué haciendo cada día mas difícil hasta que Castro le "organizó" al Ché la guerrilla en Bolivia que lo llevó a la muerte pues allí no había apoyo logístico, el Partido Comunista Boliviano no apoyaba al movimiento y a los campesinos bolivianos no les interesaba esa guerra. Ya se sabe que una guerrila no puede sobrevivir sin una retaguardia que la respalde y el Ché fué abandonado a su suerte hasta que fué asesinado. Otro crímen del dictador cubano del cual se ha hablado muy poco.

Castro nunca ha tenido amigos, ni ha vacilado en matar a quien sea necesario para perpetrarse en el poder. Ochoa era héroe nacional de Cuba y el general que mas medallas ostentaba, pero ni esos honores concedidos por el propio Castro pudieron evitar su fusilamiento. Estos dictadores cuando ven sus privilegios en peligros son capaces de asesinar hasta a su propia madre.

Castro le dió carta blanca al general Ochoa, a los hermanos De la Guardia y a otros altos oficiales del Ministerio del Interior para traficar con droga con la excusa de que se necesitaba el dinero para mantener al país a flote económicamente. Las cosas se descubrieron y los norteamericanos tenían todas las pruebas para acusar a Cuba de promocionar, organizar e impulsar la intruduccion de la droga procedente de Sudamérica en Estados Unidos y entonces viendose perdido, Castro optó por sacrificar a Ochoa y lavarse las manos presentandose ante la opiniión pública internacional como desconocedor e inocente de todas estas actividades mafiosas. Esa es la pura realidad.

El fusilamiento del general Ochoa y de los demás encartados en esta causa fué un aviso de Fidel Castro a todos los generales, militares y pueblo en general de que no se permitiría discrepancia alguna de su política y que no tendría reparo alguno en fusilar a quien fuera necesario con tal de conservar el poder. Estos dictadores, como Sadam Husein, Gadafi y Castro siempre vivieron al filo de la navaja y pasar de gobernar un país al paredón de fusilamiento no hay mas que un paso. Es mucho lo que hay en juego.

Esta gusana de Yoani nunca condenó el atentado de la mafia cubana de Miami que se cobró la vida de mi conaciónal Fabio Di Celmo, ya que ella nunca pronunció una palabra de reproche por los asesinados de la mafia terrorista de Miami y del terrorismo de Estado de EEUU que causaron la muerte de centaneres de miles y la desaparición de màs de 50.000 personas en America Latina

Yoani inexplicable esa dictadura que te permite expresar tus ideas a través de la web. ¡que raro que no que no te acusen de agente del imperio¡

Yo fui un iluso soñador del comunismo cubano. Mi fantasía sólo duro hasta que viajé por primera vez a Cuba hace más de veinte años. Una vez allí mi sueño se convirtió en pesadilla. Me dí cuenta de que no era al comunismo, ni al castrismo a lo que yo debía defender si no al pueblo cubano.
Muchos ánimos Yoani.

Yo fui un iluso soñador del comunismo cubano. Mi fantasía sólo duro hasta que viajé por primera vez a Cuba hace más de veinte años. Una vez allí mi sueño se convirtió en pesadilla. Me dí cuenta de que no era al comunismo, ni al castrismo a lo que yo debía defender si no al pueblo cubano.
Muchos ánimos Yoani.

Yo fui un iluso soñador del comunismo cubano. Mi fantasía sólo duro hasta que viajé por primera vez a Cuba hace más de veinte años. Una vez allí mi sueño se convirtió en pesadilla. Me dí cuenta de que no era al comunismo, ni al castrismo a lo que yo debía defender si no al pueblo cubano.
Muchos ánimos Yoani.

Tarde o temprano al Che le hubiera pasado lo mismo. Los gerarcas no admiten sombra alguna. Yoani no sé que duele más, una pena de amor o un desengaño idelógico ?. SALUDOS MUJER!!!

A lo mafioso: "habia que hacer silencio, ellos sabian demasiado". Se expuso la guerra sucia contra el imperio yanki.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

. Una vez me gradué como filóloga, pero el periodismo y la tecnología me han subyugado más que la fonética y la gramática. Vivo en La Habana y fantaseo con que habito una Cuba a punto de cambiar.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal