Yoani Sánchez

El mito

Por: | 26 de marzo de 2013

Hace frío en La Haya. Por la ventana se ve a una gaviota que ha encontrado un trozo de galleta tirado en la acera. En el cálido local de un bar varios activistas hablan de sus respectivas realidades. Desde una esquina de la mesa un periodista mexicano explica el riesgo de ejercer la profesión de informador en una realidad donde las palabras se pueden pagar con la vida. Todos escuchamos en silencio, imaginando la redacción de noticias baleada, los colegas secuestrados o asesinados, la impunidad. Después interviene el saharaui y sus palabras son como arena que se mete en los ojos, los enrojece y hace que las lágrimas afloren. También las anécdotas del norcoreano me estremecen. Nació en un campo de prisioneros del cual pudo escapar a los 14 años. Sigo cada una de esas historias, puedo vivirlas. Amén de las culturas y la geografía el dolor es dolor en cualquier parte. En pocos minutos paso de estar en medio de un tiroteo entre cárteles a una tienda en el desierto y después al cuerpo de un niño tras las alambradas. Logro ponerme en la piel de todos ellos.

Aguanto la respiración. Me llega el turno de hablar. Cuento de los actos de repudio, las detenciones arbitrarias, los fusilamientos de la reputación y de una nación en balsa que cruza el estrecho de La Florida. Les hablo de las familias divididas, de la intolerancia, de un país donde el poder se hereda por vía sanguínea y nuestros hijos centran sus sueños en escapar. Y entonces llegan todas esas frases que he oído cientos, miles de veces. Nada más decir las primeras palabras ya sé por dónde vienen: "pero ustedes no pueden quejarse, tienen la mejor educación del continente"... "sí, será así, pero no puedes negar que Cuba se ha enfrentado a Estados Unidos por medio siglo", "bueno no tienen libertad, pero salud pública no les falta"... y un largo repertorio más de estereotipos y falsas conclusiones sacadas de la propaganda oficial. La comunicación se ha roto, el mito se ha impuesto.

Un mito alimentado por cinco décadas de distorsión de nuestra historia nacional. Un mito que ya no apela a la razón, sino a la creencia ciega; que no acepta críticos, solo adeptos. Un mito que hace imposible que tantos nos entiendan, que se sintonicen con nuestros problemas. Un mito que ha logrado que a muchos les parezca bien para nuestra nación lo que nunca aceptarían para la suya. Un mito que ha roto el canal de la normal simpatía que genera en cualquier ser humano la víctima. Un mito que nos tiene atrapados con más fuerza que este totalitarismo bajo el que vivimos.

La gaviota se lleva su pedazo de dulce en el pico. En la mesa se vuelve a hablar de África del Norte y de México. Pierde sentido explicarles mi Isla. Para qué, si todo el mundo parece saberlo todo de nosotros, incluso sin nunca haber vivido en Cuba. Me estremezco de nuevo al escuchar la cruda vida de esos activistas, me coloco en su lugar otra vez. ¿Y quién se pone en el nuestro? ¿Quién deshace este mito en el que estamos atrapados?

Hay 116 Comentarios

Los cubanos somos esclavos de este mito. Nuestro dolor no importa "tenemos educación y salud" una falsedad, ninguna escuela o hospital de Cuba pasa la prueba que los países libres le imponen a su educación en materia de no ser político o a sus hospitales en materia de salubridad y avituallamientos básicos. No hablar de salarios esclavistas de 0.30 centavos al día. Este es nuestro dolor y pocos lo entienden, para muchos es más fácil creer una utopía y culpar a otros que darse cuenta que han apoyado una dictadura por los últimos 50 años

PENSAMIENTO «J», EL MITO SE COME CON PAN.... EL DOLOR ES IGUAL, LA PASIÓN LA MISMA... EL AIRE, LA BRISA, ANUNCIA... L I B E R T A D

Decepcionante

Gracias por tus palabras. Si he ayudado en algo a devolver la esperanza, eso me hace feliz. Porque no se trata de brillar sino de que haya luz!

yoani ya te sabras mi nombre de memoria pero tu visita al extranjero a traído un aire de libertad que se siente en la piel de todos los cubanos que la queremos eres el regalo mas grande que hemos recibido desde nuestra pequeña isla en todos estos anos de dictadura.

Yoani, gracias a ti y a lo largo de varios anos leyendo tu blog, confieso que he aprendido a desenredar ese mito, dentro de mi propia mente, YO que detesto esa dictadura, estuve confundido con el mito, yo he visto ese mito en mi trabajo, donde hispanos de varias naciones de centro y sur america, hablaban de Cuba, las mismas cosas que tu dices, yo tenia que expliacrles la realidad y verdad, me a tocado hacerlo en muchos lugares, leyendo tus post y muchos de mis hermanos cubanos que postean comentarios en tu post, me fui educando y conoci muchas historias, escalofriantes que la dictadura a cometido contra sus ciudadanos, desde asesinatos de hombres mujeres y ninos inocentes, sus oraganizaciones al estilo de mafia dentro y fuera de Cuba, GRACIAS YOANI, porque ahora soy un humilde exportador de las barbaries de la dictadura de los castros

Yoani, es medio siglo perdido en un laberinto de mentiras, donde imagino q hasta los sueños transcurrían en una atmósfera enclaustrada sólo habitada por goebbels y pinochos. Todo pasa, y todo, si le ampara la tenacidad y la perseverancia tuyas, llegará. Transito el otoño colmado de nostalgia. Nostalgia de futuro!. amiga

Yoani, me gusta mucho como escribes, pero lo que más me gusta es la profundidad que logras, yo se que tus palabras tocarán el corazón, hasta en aquellos embelezados por el mito, narcisistas insensibles, con ese absurdo etnocentrismo de "Izquierda" que solo concibe su verdad como absoluta. Yo te sigo, leyendo, porque escribes desde el corazón, desde la realidad que golpea en lo que más nos duele que son nuestros hijos, no desde las teorías convertidas en dogma, desde la utopía irrealizable, desde esa estupida necesidad de que haya buenos y malos, nosotros y ellos, conspiraciones y complots. Solo somos seres humanos y todos iguales. Saludos

Lo que me ayudó a deshacer el mito fue tu historia a respecto de llevar un regalo para el doctor. Podrias tu contar mas de estas historias, sobre la realidad de la educacion, salud publica y "enfrentar a Estados Unidos"?

Hoy en España solo nos preocupa que gane España a FRancia un partido de fútbol.y nos olvidamos de la crisis hora y media..

http://www.antoniolarrosa.com

Es cierto, conozco pocos que hayan visitado Cuba y después hayan seguido creyendo en ese mito.

Las persona que han leido todo que escribes, en ellos, se derumbra el mito. Quedate más conocida, asi como tus hermanos que logran traspasar el bloque de información y todo cambiará. Ya está cambiando!

Los mitos suenan reales hasta que se conoce la isla. Fui hace un mes y todavía no me repongo 100% de la impresión. Que se las arreglan, se las arreglan, pero ¿a qué costo?
La vista en las calles de La Habana que no son turísticas son estremecedoras. Lo peor, es que no existe conciencia... hablé con varios de tus compatriotas y es como comentabas en alguno de tus escritos: pareciera no importarles, conviven en un status quo.
Un abrazo, sigue tu lucha, desde todas partes del mundo te acompañamos!

Yoani, es un trabajo duro pero creo que lo vas a tener que hacer tü. Casí sola, con algunos más a tu alrededor.
Si te sirve de consuelo, lo vas consiguiendo. Yo era de las que decían. Ya, pero y la educación..., ya pero y la sanidad. Tu lucha y tu coherencia, me han hecho empezar a plantearme otra visión, en la que seguiré ahondando, con tu ayuda. Un cordial saludo. Todo mi apoyo.

Lo siento mucho. Procuraré estar más atenta. Gracias por su artículo.
Añadir que la normal simpatía que genera en cualquier ser humano la víctima, se pierde también por mas razones.

Lo que pasa es que cuando el que sufre es de izquierda todos escuchan atentos, cuando el que hace sufrir es de izquierda todos justifican.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

. Una vez me gradué como filóloga, pero el periodismo y la tecnología me han subyugado más que la fonética y la gramática. Vivo en La Habana y fantaseo con que habito una Cuba a punto de cambiar.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal