Cuestión de Fe

Cuestión de Fe

Una reflexión coral sobre el significado de la religión y lo religioso ahora, con la elección de un nuevo Papa en la Iglesia Católica, y siempre, cuando sean otros los acontecimientos. Una mirada sobre lo celestial y lo terrenal, los asuntos generales y particulares de los creyentes de toda fe, en la jerarquía y a pie de calle. Sobre lo que tienen, les sobra y les falta a las iglesias hoy, y sus retos en un mundo globalizado. Cada texto es opinión respetable de cada autor.

Beatificaciones sí o no: lanzarnos a la cara los muertos de la Guerra

Por: | 23 de abril de 2013

Por Juan Rubio Fernández (sacerdote y director del semanario Vida Nueva)

Volverán los tambores de guerra y la ideologización, una vez más, oscurecerá la verdad, ofuscados por la gotas de sangre jacobina. Volverá la historia como arma arrojadiza y volveremos a tirarnos los muertos a la cara. Soy partidario de la memoria agradecida, no de una ley de punto y final que oscurezca la memoria y la entierre. Aviso de navegantes. Una memoria que ponga a cada uno en su sitio, pero ¡fueron tantos¡, uno se estremece recordando las checas en sórdidos edificios madrileños, como se estremece viendo clérigos bendiciendo pelotones de fusilamiento. Uno se estremece oyendo en una atardecida madrileña cantos aguerridos de Cara al Sol en jóvenes vigorosos, como se estremece al ver en manifestaciones contra la crisis cartelas incitando al odio e incitando a la violencia. ¡No perdamos la cabeza! Quizás no sea el momento de sacar los muertos a la calle, sino de dejarlos en su memoria…

ARC6803184

Peregrinos españoles exhiben retratos de los nuevos beatos en la plaza de San Pedro del Vaticano, durante la ceremonia de beatificación de 498 españoles asesinados por sus creencias en la Guerra Civil Española. 28 de octubre de 2007. Fotografía de Gorka Lejarcegi

 

El próximo otoño, en Tarragona, serán beatificados muchos de quienes murieron en los duros años treinta del siglo pasado por “odio a la fe”. Aquella “locura nacional”, en palabras de Maritain, dejó un surco de sangre y lágrimas en el suelo español. Murieron por su fe muchas buenas gentes por el simple hecho de llevar al cuello un crucifijo o por haber pertenecido a un sindicato de izquierdas. Las sacas de presos, los fusilamientos masivos en represalia, los duros aniquilamientos de un lado y de otro, sembraron este país de muerte y dolor. En Los grandes cementerios bajo la luna, el escritor Bernanos, sacó la pluma para denunciar la barbarie en nombre de Dios. Otros, desde la orilla creyente tuvieron que gritar un ¡ basta ya! Que resonó en muchas cancillerías europeas, tan católicas ellas. Se ha escrito mucho, se ha desvariado no poco y se ha cargado de pólvora la mente de muchos jóvenes en este país nuestro de daga y cuchillo en la boca.

Se ha buscado una beatificación masiva. Todas las instituciones tiene el derecho propio a venerar, homenajear a su manera, y ensalzar las virtudes de sus gentes. La Iglesia también. Mucho deberá afinar la Iglesia para que el acto sirva para limar asperezas, pasado ya el tiempo, recuperada la memoria de todos por vías legales distintas. Mucho deberá afinar la Iglesia para que en este acto no asome la sangre ya seca, sino el testimonio veraz. Mucho deberá afinar la Iglesia para que nadie, ni de un lado ni de otro, la use. Como mucho deberá seguir cuidando otra parte de la sociedad para no seguir respetando aquella ora sangre. Todos tuvieron sus mártires y cada uno tiene derecho a pasearlos, pero con vergüenza torera. Miedo me da a una parte enseñoreándose sobre la otra. Miedo me da la utilización de la historia, la nueva estaca sobre la cabeza que embiste antes de pensar, hueca calavera; miedo me da de quienes ocultan la verdad histórica de un lado o de otro y niegan el ensañamiento ideológico de aquellos años. Miedo me da que vuelva la guerra verbal a nuestros foros y que la verdad tirite.

Cuando yo era niño conocí a muchas víctimas de la guerra, víctimas del bando triunfante. Cuando fui mayor pude conocer el llanto y dolor de víctimas silenciadas en el bando perdedor, gigantes en sus vidas interiores. Es verdad que había una legitimidad que fue amordazada; es verdad que hubo mucho desdén y arbitrariedad legal; es verdad que el nombre de Dios se mataba con la misma fuerza que en nombre de la revolución. Es verdad todo, pero también es verdad que la sangre derramada clama memoria más que venganza.

Hay que cuidar que la ceremonia de Tarragona no se convierta en ariete político. Hay que mirar más al “por qué murieron” que a “quiénes y por qué los mataron”. Es lo que la película Un Dios prohibido, sobre los mártires claretianos de Barbastro hace. Ir más allá de la acusación fácil, de la demagogia, del simple linchamiento ideológico al que nos veremos avocados en estos meses que anteceden a la masiva beatificación. Mucho me temo que se desaten las tormentas.

Vamos a asistir a un espectáculo muy preocupante. No sé si era necesaria esta beatificación. Lo que sí sé es que, de hacerla, con todo el derecho del mundo, hay que evitar que sea un momento para la guerra ideológica y todos deberán cuidarla para que sea senda de reconciliación. No está el tiempo para estas alharacas. Me quedo con esta frase de uno de quienes murieron en julio del 36, el sacerdote linarense Pedro Poveda, decía: “Ahora es tiempo de redoblar la oración, de sufrir mejor, de derrochar caridad, de hablar menos, de vivir muy unidos a nuestro Señor, de ser muy prudentes, de con solar al prójimo, de alentar a los pusilánimes, de prodigar misericordia, de vivir pendientes de la Providencia, de tener y dar paz”.

Y con eso me basta. También en el otro bando hubo quienes murieron víctimas de la sinrazón y con una palabra de paz y perdón en sus labios. Negarlo es grave y solo sirve al atroz enfrentamiento para el que esta sociedad no está preparada

Hay 10 Comentarios

¿De verdad no os chirrian a los lectores de EL PAIS estas llamadas a la moderación y reconciliación después de bombardear desde vuestro periódico a uno sólo de los bandos? yo entiendo la necesidad de recordar a unos y otros, o a ninguno. ¿No hubo un golpe de Estado, fracasado, en Octubre de 1934, en Asturias y Cataluña contra el Gobierno democráticamente elegido de la CEDA? En el Frente Popular pudieron más los Largo Caballero que los Besteiro, y así llegamos, con Stalin detrás de unos y Hitler de los otros, a la guerra y a la dictadura. No creo que en 1940, Stalin hubiera permitido elecciones generales, la condena del franquismo no puede hacerse olvidando lo que ha supuesto el stalinismo (que mandaba en aquella España).

QUE DIJO VD. CUANDO EL DEMENTE ZP SACÓ A RELUCIR LOS FANTASMAS Y DEMONIOS DE LA GUERRA CIVIL, POR UN PUÑADO DE VOTOS, Y ASI VAMOS DE MAL EN PEOR HASTA HOY? pero sobre todo que dice de la guerra civil que el marxismo letrinoamericano monta ahora en Venezuela... porque Frei Betto sabemos que hace, alimenta a esos demonos hace decadas.

Las religiones, CUALQUIER RELIGIÓN SOLO SIRVEN PARA CREAR ODIO ENTRE LOS HOMBRES/MUJERES.
NINGUN DIOS es necesario para la vida y funcionamiento del Universo.
Que lejos estamos de la RAZÒN y que cerca del ANIMALISMO. Cuando van a canonizar a los ASESINADOS POR LA INQUISICIÓN???????Quien es el dios de tanto CINISMO? Menudo hijo de ...virgen!!

Las beatificaciones son MEMORIA HISTÓRICA, pero solo que tratada desde el vando de la Iglesia Católica Romana. Es inaceptable, que la Iglesia Católica española, la más reacia históricamente a pedir perdón por su pecados de muchos tipos; apelo a lo que me toca más de cerca, a los crímenes que durante varios siglos cometió, contra los creyentes protestantes españoles ( a muchos los quemó vivos). Resulte ahora viniendo a solicitar que los españoles le den perdón, para que ellos cojan a sus muertos y los eleven a los altares. La Iglesia Católica española, ha negado la MEMORIA HISTÓRICA al resto de la sociedad, pero así mismo no. Definitivamente, esta Iglesia Católica es una maldición para el pueblo español a lo largo de 17 siglos (los 3 siglos anteriores no cuentan, porque era otra iglesia, mas unida a Cristo, que la que nació desde la conversión de Constantino). Con respecto a la reivindicación de los acontecimientos de nuestro pasado, debe ser reconocido para todos. Desprestigiar los reclamos de la MEMORIA HISTÓRICA de parte de los demás sectores y pedirla para ellos, es un acto inicuo, vergonzoso.

Santos, heroes, "martires", "notables, etc.; la mitologia humana mas que la historia, la politica mas que la justicia y la razon, han llenado libros, y ensuciado calles, parques, instituciones(no recuerdo si fue Paz o Fuentes, el que dijo: Mexico esta empedrado de infamia, en referencia a esos nombres en espacios publicos); en mi pais deben haber batido records en ese aspecto; es risible y peligroso, porque si se enojan los defensores de los "heroes" pueden haber consecuencias funestas; igual con los santos mas falsos y dudosos que billete de a tres: el Papa Wojtila bendiciendo a Bush, Pinochet, Febres, e insultando a los hermanos Cardenal, Sta. Cecilia "patrona de la musica", porque cuando "rezaba" con un obispo, oia "musica celestial"(que tipazo el obispo), Sta Juana de Arco, paso de "bruja quemada" a Santa, por razones politicas, etc., etc..

Creo que poco puede hablar la Iglesia vaticana de este tema, cuyo cardenal Enrique Pla y Deniel, entonces obispo en Salamanca, declaró ser la guerra civil, ya en setiembre 1936, una Cruzada "por la Religión, por la Patria, por la Civilización". Puro constantinismo. Y que después ensalzó a los vencedores mediante las conocidas lápidas a los caídos franquistas en las iglesias católicas de toda España, alabando a los vencedores y marginando a los perdedores, exactamente lo contrario de lo que predica, y desobedeciendo así a Jesucristo. Y todavía, que yo sepa, la Iglesia no ha pedido perdón por hacer política con toda desfachatez en aquella guerra a favor de uno de los bandos. Nauseabunda actitud.

100.000 holgazanes que comen y beben a nuestras expensas, con cinco millones de familiass en el paro y ahora hasta esquilmando a los jubilados.
Los vividores de Rouco son 20.000 curas, 54.000 monjas y 30.000 adoctrinadores-liberados, todo con cargo al Estado.
Esta caterva de parásitos sociales son la tenia de nuestra sociedad. En los últimos 5 años se han apoderado de 1.154 millones de nuestros impuestos, mas otros 1.500 millones que la autonomías han pagado a sus adoctrinadores. Y el P(artido) P(apista) recorta pensiones, sanidad y educación y socializa la deuda privada, hipotecando a las 10 próximas generaciones. Levántate pueblo!

Para Manuel: de la abundancia del corazon habla, en este caso , su mano. Yo tengo la seguridad que hay catolicos que lo son, de verdad. Los conozco. Yo no lo soy, ni lo pretendo. Usted lo pretende, pero no engaña a nadie, ni a usted mismo: en el fondo, sólo es una persona resentida y que trata a los demás de ser lo que usted es, es dedir, analfabeto, en el sentido total de la palabra. Odie menos y ame más.

No entiendo porque os molesta a los rojos todo lo que hace la iglesia. Salvo porque os esta poniendo con sus hechos y palabras ante la peor cara que podeis tener y vuestro oscuro pasado de asesinatos de los que eran mayoria en el psoe y comunistas, los analfabetos llenos de odio y sinrazon que llegaron a hacer lo que sus entrañas genocidas y delirantes les mandaban. A mi lo que diga la horda de analfabetos me da igual, mientras no toquen mi libertad, a vosotros habla un obispo y os salen espumarajos por la boca.

No queremos abandonar nuestra ensoñación privilegiada de olvidar, mientras sean los demás quienes se tengan que aguantar el nudo en la garganta.
La mejor forma y manera de sentirnos hermanos, no es la de pedir pelillos a la mar, porque ahora no toca.
Porque ese ahora que no queremos ver, estará siempre presente cuando unos cometan un desmadre y los demás se tengan que aguantar por evitar el escarnio.
Lo peor que tiene el pecado, es que da grima reconocerlo a la hora de pedir el perdón.
El orgullo no lo consiente.
Y aquí el perdón no se ha concedido, porque quienes tenían que pedirlo, no han reconocido nunca que se cometió falta alguna.
Y las personas no somos ganado, cosa que se tiene muy en cuenta a la hora de pagar los impuestos.
No son solo las víctimas olvidadas en los descampados sin nombre ni apellidos, es la actitud de hermano rico y hermano pobre.
Es la superioridad moral de unos sobre otros, de buenos y malos, de mejores y peores.
De lumbreras y negados, de listos y torpes.
Y desde esa óptica, no se pueden plantear hermandades de ningún tipo, ni perdones.
Porque más que solidaridad, parece otra cosa muy distinta, lo que es en realidad.
Un vara palo en toda regla a los demás, de quienes se consideran los únicos interlocutores válidos de la verdad universal.
Por eso estamos donde estamos, siempre parados frente a la pared de la historia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Rubio Juan Rubio. Es periodista. Nacido en Jaén, en la actualidad vive y trabaja en Madrid. Director Global del semanario de información religiosa ‘Vida Nueva’ (www.vidanueva.es). Es colaborador en varios medios de información y autor de varios libros de temática social y religiosa.

Mª Ángeles López Romero Mª Ángeles López Romero (Sevilla, 1970) es redactora jefe de "21, la revista cristiana de hoy" (www.21rs.es). Es conferenciante y autora de libros de temática educativa, social y religiosa. Pertenece al Consejo Asesor de la Cátedra de Teología Chaminade. Fue elegida Autora del año 2011 por la editorial San Pablo. Firma el blog "Papás blandiblup".

Juan Masiá Clavel Juan Masiá Clavel. Jesuita, Profesor de Ética en la Universidad Sophia (Tokyo) desde 1970, ex-Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas, Investigador del Centro de Estudios sobre la Paz de la Sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP), en Tokyo. Es autor del blog En la Frontera.

Mariano Blázquez Burgo Mariano Blázquez Burgo. Licenciado en Derecho, pastor auxiliar de la Iglesia Evangélica Cristo Vive y Secretario Ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España FEREDE. Se encarga de la representación del conjunto de las Iglesias evangélicas y protestantes ante el Estado. Es miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia.

Chema Caballero Chema Caballero. Fue misionero javeriano en África durante dos décadas y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona. Por discrepancias con sus superiores abandonó la congregación y dejó de ejercer el sacerdocio. Sigue confesándose católico, apostólico y, de vez en cuando, también romano. Es autor del blog África no es un país.

Veronica Nehama Verónica Nehama es licenciada en Ciencias Químicas, por la Universidad Complutense de Madrid, y diplomada en Propédeutique por la Universidad de Nancy. Ha sido durante 26 años directora y profesora de francés y Ciencias del colegio judío de Madrid "Ibn Gabirol-Estrella Toledano". Actualmente dirige tertulias literarias, imparte charlas, y es escritora. Ha publicado un libro de cuentos y la novela ‘Las turquesas mágicas’.

Natalia Andujar Natalia Andujares licenciada en Lingüística General, por la Universidad de Barcelona. Formada en la Universidad de la Sorbona y el IUFM de París, ha ejercido como docente en Francia durante diez años. Actualmente dirige el Centro de Formación Educaislam (www.educaislam.com). En el terreno asociativo, es vicepresidenta de Junta Islámica y directora de Red Musulmanas. Activista comprometida con los derechos de las musulmanas, ha colaborado en varios libros, es autora de un blog e imparte conferencias y cursos sobre islam y género.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal