Cuestión de Fe

Cuestión de Fe

Una reflexión coral sobre el significado de la religión y lo religioso ahora, con la elección de un nuevo Papa en la Iglesia Católica, y siempre, cuando sean otros los acontecimientos. Una mirada sobre lo celestial y lo terrenal, los asuntos generales y particulares de los creyentes de toda fe, en la jerarquía y a pie de calle. Sobre lo que tienen, les sobra y les falta a las iglesias hoy, y sus retos en un mundo globalizado. Cada texto es opinión respetable de cada autor.

El despropósito de las primeras comuniones

Por: | 17 de mayo de 2013

Por M. Ángeles López Romero

2013 00:55

Mayo es, tradicionalmente, el mes de las primeras comuniones. Nunca en el año como estos días se ven nuestras iglesias llenas. ¿De fieles devotos? No. Más bien de desfiles de modelos. Desde luego, de incoherencias. Empezando por las de una Iglesia que, con tal de que le salgan a favor los números, acepta sin demasiados miramientos ni exigencias que cientos de familias no creyentes utilicen como un objeto de usar y tirar el sacramento de la eucaristía.

A la vera de los familiares, preocupados por el tocado de la niña y las poses para las fotos, puede uno escuchar cómo esperan que acabe ese día para no tener que volver a pisar el templo. Como si ese día fuera la meta y no el pistoletazo de salida de una vida de fe. Y esto la Iglesia lo consiente y lo alimenta.

Es verdad que en muchas diócesis se ha aumentado el recorrido catequético que hay que seguir para poder recibir la Primera Comunión. La intención en principio es desanimar a quienes no estén del todo convencidos. Pero mientras ésta siga siendo la excusa perfecta para montar una fiesta y vestir a nuestro niño o niña de almirante, princesita o algo peor, no será suficiente filtro. En tiempos de frivolidades, muchos padres no ven un inconveniente en no profesar la fe que están haciendo abrazar a sus hijos con tal de hacer unas buenas fotos. Pero es que quienes sí son creyentes, no siempre advierten la incoherencia grave que supone convertir ese día en un monumento al despilfarro, el barroquismo y la ausencia total de sentido común.

2013 00:56

Vestidos carísimos que solo se usarán un rato, banquetes por todo lo alto aunque haya que pedir un crédito para pagarlos, la lista interminable de ostentosos regalos... Me gustaría escuchar a los obispos y sacerdotes reclamar austeridad y sencillez en estos días. Hay parroquias y colegios religiosos que ya ponen su granito de arena. Por ejemplo, haciendo que todos los niños vayan ese día con el uniforme escolar. Así no se produce el “concurso de disfraces” a que estamos acostumbrados. Y luego ya, de puertas afuera de la iglesia, allá cada cual.

También se están proponiendo ágapes comunes en los salones parroquiales para ahorrar costes y dotar de un contenido más humanizador, colectivo y sencillo la celebración de lo que no deja de ser para el niño un día de fiesta muy especial.Compartir el pan y el vino con el Maestro Jesús de Nazaret implica asumir un compromiso vital. Seguir sus huellas de justicia, entrega, amor por los últimos, defensa de la libertad.¿Le estamos contando esto a los niños que ese día se acercan al altar para recibir su Primera Comunión y puede que la última? No lo parece, desde luego.

Lo más curioso es que muchos católicos abominan de los ritos civiles paralelos a los distintos sacramentos que están surgiendo tímidamente en nuestra sociedad. No es mi caso. Me parece mucho más respetuoso celebrar esos actos al margen de la Iglesia, como ritos de iniciación o paso a lo largo del proceso vital de cualquier ser humano, que hacerlo en el seno de una Iglesia en la que no creen, a costa de frivolizar y ridiculizar lo que para los creyentes es de un valor incalculable. ¿No merecería la pena recomendar desde la misma Iglesia vías laicas alternativas a quienes, salta a la vista, solo quieren hacer uso puntual de los sacramentos como plataforma de brillo social, pero ni tienen fe ni van a tenerla nunca? Sería más respetuoso para todos. Aunque luciesen menos las estadísticas nacionales de católicos.

Las imágenes son pantallazos de Google buscando "Ropa Primera Comunión". Hay miles.

Hay 63 Comentarios

Que se cuestione hoy día la distorsión del sacramento de la comunión no tiene sentido alguno, o no se es consciente de la sociedad en la que vivimos. Hablar de despropósito en una sociedad donde la religión católica siempre ha tenido y sigue teniendo en cierta manera un papel político, económico, además del adoctrinamiento en la fe cristiana, queda muy lejos del discurso real. Las comuniones, como las bodas forman parte de la cultura popular a la que todos hemos contribuido dando forma.


El evento de la comunión ya no es un acto que pertenezca exclusivamente a la religión católica, si bien su origen procede de ésta. Forma parte de la sociedad y que una persona o una familia lo viva o no desde la fe, es una cuestión de elección personal y no de imposición de modales religiosos, es más, no se debiera enjuiciar a las familias sobre las apariencias y el dinero gastado en las comuniones cuando la Iglesia Católica predica con el ejemplo. Tanto los religiosos como no religiosos tienen derecho a ver en la comunión un evento social (con fe o sin fe) ya que forma parte de sus vidas y de su cultura. Yo no he elegido nacer en esta sociedad con esta herencia religiosa, sin embargo respeto a los cristianos de fe, a los que no lo son pero que lícitamente se sirven de la comunión para otros fines sociales y respeto a los no religiosos que coherentemente no recurren a estos actos para dar forma a su vida social.

Yo no soy creyente pero me pasma la indignación de muchos padres (es un genérico, creo que no hará falta que ponga madres también ¿no?) cuando el cura de turno les obliga a cumplir los preceptos católicos y no hace dejación de sus funciones, haciendo lo que es de sentido común, respetándose a si mismo, al resto de fieles y sus creencias. Impidiendo, en suma, la vanalización de algo que considera primordial.
Sin embargo y aún pensando que es más indigno el tema de la primera comunión porque trata con niños a los que, una vez más, mientras se les intenta moralizar de una manera, observan como sus "educadores" actúan de otra contraria, creo que ocurre lo mismo con otros sacramentos. ¿Cuanta gente opta por la boda religiosa por contentar o por no incomodar a otros, por no salirse de lo habitual o principalmente: porque el espectáculo que ofrece la iglesia es desde luego muy superior al de una triste boda civil?

Soy ateo y esto me la chufla. Show must go on

¡Vaya periódico este! Lo que antes solo encontrarías en la prensa rancia y casposa de la derecha lo lees ahora en el diario global. Crisis de la prensa dicen... Poca crisis, me parece a mí.

Soy ateo pero respeto absolutamente a los auténticos creyentes tanto católicos como de cualquier otra religión. Por eso siento lástima por ellos -por los católicos- cuando veo que sus creencias se ridiculizan, mercadean y corrompen en absurdas ceremonias que tienen mitad de espectáculo social y mitad de Patio de Monipodio , encima apoyadas por su propia Iglesia que olvida el mensaje evangélico que, muy en teoría, justifica su existencia.

La triste realidad, le quitas a la Iglesia su Semana Santa, su Rocio, butizos , comuniones, bodas, y todo lo que generalmente son los actos a los que se acerca un "creyente" del montón, osea donde hay fiestorro, es verdad que solo queda en los templos sitio para los mas beatos....

Y esa es la verdadera y triste realidad, La Iglesia se sostiene porque hace las veces de sala de fiestas o de preámbulo a las mismas. Si no fuera por eso, los que son creyentes por tradición serian ateos, porque la ignorancia como tradición mas que virtud es de vergüenza.

Hace ya muchos años que hice la Primera Comunión. Tenía 9 años y creo que lo valoré como se merece. No se hicieron grandes dispendios, probablemente el mayor el vestido, que posteriormente utilizaron el resto de mis primas (prebendas de ser la mayor). La celebración normalita y los regalos, excepto alguna joyita, no recuerdo nada digno de mención.

Pero lo más importante para mi entonces, fue mi Primera Comunión. Fue un gran día, y casi 9 años después lo ratifiqué con la Confirmación.

Me sigo sintiendo católica, aunque no voy a Misa los domingos. Creo en Dios y si tuviese hijos les educaría en la misma religión en la que me educaron a mi.

Quizás algunos padres cometan algún exceso, pero no todos y no se puede meter a todos en el mismo saco. Además, si puedes permitirte hacer un gasto mayor, ¿porqué no celebrar por todo lo alto un día tan importante para una persona?

Como todo, no depende de la religión, sino de lo centrado que esté uno y de lo que cada cual pueda permitirse, dando la importancia a lo que hay que dársela. Siempre habrá gente que gaste más de lo que puede, que quiera sobresalir en todo y dársela de que es más que los demás, pero no tiene nada que ver la religión.

No creo que pueda ser fácil saber realmente quienes lo hacen con convencimiento y quienes no. No echemos la culpa a quien no la tiene...

la 1º la 2º y .....todas si piensas que la iglesia NOS AYUDA...............PUES LO FLIPAS son MILLONARIOS -SON PEDERASTAS Y SON de los primeros paises INVIRTIENDO EN LA 1º EMPRESA DE ARMAS -halliburton- osea que CRISTO SE CAGA EN esta mierdaIGLESIA jojojo¡¡

La verdad veo muy poco respeto... y mucho desprecio y crítica furibunda de gente normal que, sencillamente, tomas sus decisiones: chonis, estupidez, meapilas, ridiculo, excesos... En fin, no sé si para un ateo significa algo, pero aquí debe haber mucha gente libre de pecado porque la lluvia de pedradas es buena... Lo único que veo claro es la reflexión que tiene que hacer cada comunidad, cada parroquia, para dilucidar el sentido que tiene acoger a alguien como parte de la comunidad, en comunión... Desde una parroquia viva y comprometida, puedo asegurar que esto se vive desde las dudas, la preocupación por la atención puesta en lo superfluo del momento, y también la disponibilidad y el no querer cerrar la puerta a nadie que lo pide, a lo mejor incoherentemente pero con sus propios motivos (apostaría a que alguien de aquí ha comentado con la misma ira contra esos curas que niegan en ocasiones el bautismo o la comunión...).

me considero atea y sinceramente me parece también algo lamentable.en primer lugar por estar haciendo algo en lo que no crees y en segundo lugar porque estás utilizando una institución basada en unos valores morales determinados (de la que luego muchos se quejan) para un fin muy alejado de lo que es en realidad ese tiro.
De todas formas creo que muchas veces la Iglesia,como se beneficia de ello, pone menos pegas de las que debería poner. Y lo mismo ocurre con las bodas. Si no crees no utilices a la Iglesia sólo porque "quede más bonito"...me parece una falta de respeto hacia los creyentes y una falta de sentido común.
Y lo de las comuniones civiles ya si que me parece el colmo de la estupidez...

Es vergonzoso, sin duda. Es vergonzoso que se manipule a los niños cuando no tienen capacidad de análisis ni decisión. A los siete u ocho años su pensamiento apenas distingue realidad de fantasía (aunque algunos adultos no lo distinguen nunca). La verdadera solución de tanta manipulación, engaño, hipocresía y desvergüenza pasaría por celebrar estos ritos con 16 o 17 años, a ver cuántos lo hacían. Ah, y la comunión no consiste como dice la autora-catequista en "Compartir el pan y el vino con el Maestro Jesús de Nazaret", no, la comunión y su "misterio" mágico reside en la transustanciación, es decir, en creer a pies juntillas que el pan y el vino cambian físicamente, se transforman en carne y sangre de un ser divino (real, no metafóricamente). En eso consiste la comunión.

Los padres también tendrán alguna culpa, ¿no Carlos?

Yo lo veo muy claro aunque las madres dejen de hablarme por decirlo. La culpa es de ellas por chonis.
Desde dar la paliza al projimo con las gracias del nene. Consentirles todo como tiranos por si se traumatizan, hasta que consiguen que los echen del hotel. Llevarlos y traerlos del cole en coche hasta la misma aula por si los raptan a pesar de ser repelentes y con bigote algunos. El apuntarlos a toda actividad donde acudan los del vecino para no ser menos....hasta el espectáculo ridículo de la primera comunión y sus excesos que solo satisface a madres y abuelas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Rubio Juan Rubio. Es periodista. Nacido en Jaén, en la actualidad vive y trabaja en Madrid. Director Global del semanario de información religiosa ‘Vida Nueva’ (www.vidanueva.es). Es colaborador en varios medios de información y autor de varios libros de temática social y religiosa.

Mª Ángeles López Romero Mª Ángeles López Romero (Sevilla, 1970) es redactora jefe de "21, la revista cristiana de hoy" (www.21rs.es). Es conferenciante y autora de libros de temática educativa, social y religiosa. Pertenece al Consejo Asesor de la Cátedra de Teología Chaminade. Fue elegida Autora del año 2011 por la editorial San Pablo. Firma el blog "Papás blandiblup".

Juan Masiá Clavel Juan Masiá Clavel. Jesuita, Profesor de Ética en la Universidad Sophia (Tokyo) desde 1970, ex-Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas, Investigador del Centro de Estudios sobre la Paz de la Sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP), en Tokyo. Es autor del blog En la Frontera.

Mariano Blázquez Burgo Mariano Blázquez Burgo. Licenciado en Derecho, pastor auxiliar de la Iglesia Evangélica Cristo Vive y Secretario Ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España FEREDE. Se encarga de la representación del conjunto de las Iglesias evangélicas y protestantes ante el Estado. Es miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia.

Chema Caballero Chema Caballero. Fue misionero javeriano en África durante dos décadas y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona. Por discrepancias con sus superiores abandonó la congregación y dejó de ejercer el sacerdocio. Sigue confesándose católico, apostólico y, de vez en cuando, también romano. Es autor del blog África no es un país.

Veronica Nehama Verónica Nehama es licenciada en Ciencias Químicas, por la Universidad Complutense de Madrid, y diplomada en Propédeutique por la Universidad de Nancy. Ha sido durante 26 años directora y profesora de francés y Ciencias del colegio judío de Madrid "Ibn Gabirol-Estrella Toledano". Actualmente dirige tertulias literarias, imparte charlas, y es escritora. Ha publicado un libro de cuentos y la novela ‘Las turquesas mágicas’.

Natalia Andujar Natalia Andujares licenciada en Lingüística General, por la Universidad de Barcelona. Formada en la Universidad de la Sorbona y el IUFM de París, ha ejercido como docente en Francia durante diez años. Actualmente dirige el Centro de Formación Educaislam (www.educaislam.com). En el terreno asociativo, es vicepresidenta de Junta Islámica y directora de Red Musulmanas. Activista comprometida con los derechos de las musulmanas, ha colaborado en varios libros, es autora de un blog e imparte conferencias y cursos sobre islam y género.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal