Cuestión de Fe

Cuestión de Fe

Una reflexión coral sobre el significado de la religión y lo religioso ahora, con la elección de un nuevo Papa en la Iglesia Católica, y siempre, cuando sean otros los acontecimientos. Una mirada sobre lo celestial y lo terrenal, los asuntos generales y particulares de los creyentes de toda fe, en la jerarquía y a pie de calle. Sobre lo que tienen, les sobra y les falta a las iglesias hoy, y sus retos en un mundo globalizado. Cada texto es opinión respetable de cada autor.

Juan XXIII y Juan Pablo II. Bergoglio o la suma de voluntades.

Por: | 21 de octubre de 2013

Juan-pablo-II-y-Juan-XXIII
En Roma se vive ya la preparación de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. El papa Francisco ha tomado el camino de en medio para contentar a unos y a otros. Se ha apostado por la reconciliación de dos modelos de Iglesia. Es el deseo del papa en sumar y multiplicar. Tanto a uno como a otro, se les quiso hacer santo súbito, es decir de pronto, atendiendo a la voz del pueblo. Roncalli posibilitó una nueva primavera en la Iglesia, convocando el Concilio Vaticano II, que fue en palabras de Pablo VI el momento en el que la Iglesia se puso a “curar las heridas de una humanidad rota y sufriente” . Fue un concilio pastoral, no dogmático. Pasó el tiempo y aquellas reformas tuvieron que ser asimiladas, puestas en marcha con grandes desafíos, pero también con grandes problemas. Hubo años en que se quiso frenar alguno de los cambios.  A Wojtyla, en su largo pontificado, le tocó hacerlo en  unos aspectos y acelerar otros. Ni Juan XXIII fue entendido en su momento por un sector de la Iglesia, ni Juan Pablo II lo ha sido por otro.

Quienes se oponen a la canonización de Juan XXIII son algunos grupos que consideran que fue con él cuando la Iglesia comenzó a perder su esencia. No le perdonan el giro dado  y prefieren una Iglesia “sociedad perfecta” a otra “pueblo de Dios en marcha”. Los que se oponen a la canonización de Juan Pablo II piensan más en los escándalos que se incubaron en su pontificado y que  Ratzinger tuvo que afrontar con valentía. Con la canonización de los dos papas se quiere unir a la misma Iglesia, aunque tenga distintas sensibilidades y en todo momento se ha escuchado la voz unánime del pueblo de Dios.

 

Se olvida, no obstante, que no es el pontificado lo que se canoniza, sino a las personas. Sobre ambos pontificados hablarán los historiadores en su día y hablarán de las luces de su gestión y de las sombras, pero no es el pontificado lo que se pone como modelo, sino las virtudes de ambos. La Iglesia canoniza personas, estilos de vida, virtudes heroicas. Y tanto a uno como a otro, se les pone como modelos de vida entregada a la Iglesia, motores de grandes cambios, instrumentos del Espíritu en cada momento histórico.

Nada impide que los dos papas pueden ser elevados a los altares, como nada impide ya que pudiera ser canonizado monseñor Oscar Romero, una espina clavada en la memoria de las Iglesias latino americanas, que hace tiempo quieren que quien murió defendiendo los derechos de los más pobres, y derramó su sangre asesinado por defender la verdad, sea santo, aunque para el pueblo ya lo es…

El papa Francisco ha considerado en estos momentos de la Iglesia proponer juntos a estos dos papas, mostrando caminos de santidad de dos personas que supieron estar a la altura de las circunstancias sirviendo a la Iglesia. No es bueno hacer banderías con estas canonizaciones, aunque quizás sí es hora de estudiar los procesos para que la Iglesia declare la santidad de sus hijos, un tema este que tendrá que entrar en vía de renovación para no caer en las trampas que llevan consigo procesos de canonización largos, costosos y a veces alejados del mundo.

Son muchos más quienes, aun sin estar declarados oficialmente santos, han trabajado por la Iglesia en los pontificados de ese último medio siglo. Les tocó a unos trabajar en el corazón y, a otros, en los márgenes. Ha habido y hay muchos santos anónimos, cuyos procesos no se han abierto por falta de quienes los promuevan o porque su sencillez ha llegado hasta ahí: el grano de trigo que cae en tierra y muere. Su fecundidad es anónima también. Pero junto a estos dos papas que ahora la Iglesia canonizará, hay laicos, religiosos y sacerdotes que han trabajado por la Iglesia en el anonimato y han sufrido por ella, incluso las incomprensiones y las acusaciones de quienes los apartaron y escondieron. No eran ellos los que hicieron sufrir a mucha gente, sino los círculos de “mandarines” que tanto daño les causaron. Benedicto XVI les llamó “lobos”. Una vez recibió Juan Pablo II al obispo de Tenerife, Felipe Fernández, y le dio saludos para las monjas carmelitas de Ávila, en donde lo encontró en 1982 como obispo. “No estoy allí. Usted me cambió”. El Papa le respondió: “Le puedo asegurar que yo no lo cambié. No lo sabía”. Y tantas cosas debían haberse sabido y nunca supieron…

 

Hay 2 Comentarios

Hola, amigos. Jesús no tomó nunca el camino del medio. Fue por donde creía que tenía ir. Mala solución la del papa Francisco, aunque hay que reconocer que estas cosas ya le vienen impuestas y él no puede hacer prácticamente nada. Los lobos del Vaticano aprovechan todas las bazas, y la de la canonizacion de Juan Pablo II es una baza importante. Yo creo que su canonización es un escarnio a la santidad cristiana. Ni personalmente ni como papa considero que tenga méritos para subir a los altares. Su pontificado fue impuesto por la Curia Vaticana que reaccionó contra el estilo y las reformas que amenazaban su poder y su ideología e iban a ser introducidas por el papa Juan Pablo I, Albino Luciani. Por eso lo asesinaron y mintieron sobre las causas y las circunstancias de su muerte. Juan Pablo II no hizo nada por clarificar las circunstancias de la muerte de su antecesor, a pesar de que la autopsia sí se hizo en secreto.
El papa polaco fue un frenazo en el cambio necesario de la Iglesia Católica, introducido por el Concilio Vaticano II y prolongado por Pablo VI. Fue un papa autoritario, enemigo de los cambios, amigo de los ricos, las mafias y los grandes dueños del poder y del dinero. Aprovechó los fondos del IOR para enviar buenas cantidades de dinero para el sindicato polaco Solidaridad, aunque los fondos fueran producto de opereciones pocos santas de lavado de dinero y tenían mucho que ver con la quiebra del Banco Ambrosiano de Milán, en el que el Banco Vaticano tenía muchos intereses. Persigjuió a los teólogos de la liberación, cuando estos solo buscaban la justicia en las sociedades injustas y antievangélicas de América Latina. Hizo unos cuantos viajes a México para fomentar un milagrerismo y aparicionismo de santurario que solo fomenta una religión de mercadería. Y sobre todo, propició la pederastia defendiendo a notables pederastas, convertidos en cardenales de la Iglesia, sin consideración alaguna hacia niños, monaguillos, seminaristas y jóvenes ultrajados y destrozados espiritualmente en muchos casos para siempre. Por estas razones y otras muchas más, pienso que la canonización de Juan Pablo II es un completo disparate que quita de una vez toda credibilidad a los procesos de canonización de la Curia Vaticana.

La jerarquía de la Iglesia Católica no es ajena a la evolución social que dinamiza el progreso en todo el planeta, incluidas las zonas menos desarrolladas culturalmente.
La gente evoluciona y hoy necesita otro contexto, otro guión más claro y comprometido.
Y es entonces cuando aparecen todos los roces a la hora de caminar, avanzando.
Lo retro tirando hacia atrás, defendiendo el estatus de lo pasado.
Y el presente intentando sacudirse el lastre inútil que entorpece el reto del futuro.
Escribimos nuestro presente no desde el sedimento del pasado caducado, sino desde la opción prometedora del futuro por llegar, no mirando atrás, sino adelante.
Sin confundir nunca la Fe viva y dinámica emanada de la enseñanza de Cristo, con el costumbrismo de gentes de etapas pasadas ya caducadas.
Las personas que ejercieron su responsabilidad en su presente vivido dentro de la Fe, pueden ser reconocidas posteriormente.
Claro que si.
Pero no pueden ser guías para el futuro, salvo por su valor para asumir su fidelidad en la defensa del respeto.
Si se defiende la responsabilidad y el cumplimiento, no se puede ir mirando solo a un lado.
Dejando desatendido el otro.
Donde también hay gente igual altura de merecedor reconocimiento.
El doble rasero no funciona.
Hoy menos que mañana, y mucho menos que antes.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Rubio Juan Rubio. Es periodista. Nacido en Jaén, en la actualidad vive y trabaja en Madrid. Director Global del semanario de información religiosa ‘Vida Nueva’ (www.vidanueva.es). Es colaborador en varios medios de información y autor de varios libros de temática social y religiosa.

Mª Ángeles López Romero Mª Ángeles López Romero (Sevilla, 1970) es redactora jefe de "21, la revista cristiana de hoy" (www.21rs.es). Es conferenciante y autora de libros de temática educativa, social y religiosa. Pertenece al Consejo Asesor de la Cátedra de Teología Chaminade. Fue elegida Autora del año 2011 por la editorial San Pablo. Firma el blog "Papás blandiblup".

Juan Masiá Clavel Juan Masiá Clavel. Jesuita, Profesor de Ética en la Universidad Sophia (Tokyo) desde 1970, ex-Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas, Investigador del Centro de Estudios sobre la Paz de la Sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP), en Tokyo. Es autor del blog En la Frontera.

Mariano Blázquez Burgo Mariano Blázquez Burgo. Licenciado en Derecho, pastor auxiliar de la Iglesia Evangélica Cristo Vive y Secretario Ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España FEREDE. Se encarga de la representación del conjunto de las Iglesias evangélicas y protestantes ante el Estado. Es miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia.

Chema Caballero Chema Caballero. Fue misionero javeriano en África durante dos décadas y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona. Por discrepancias con sus superiores abandonó la congregación y dejó de ejercer el sacerdocio. Sigue confesándose católico, apostólico y, de vez en cuando, también romano. Es autor del blog África no es un país.

Veronica Nehama Verónica Nehama es licenciada en Ciencias Químicas, por la Universidad Complutense de Madrid, y diplomada en Propédeutique por la Universidad de Nancy. Ha sido durante 26 años directora y profesora de francés y Ciencias del colegio judío de Madrid "Ibn Gabirol-Estrella Toledano". Actualmente dirige tertulias literarias, imparte charlas, y es escritora. Ha publicado un libro de cuentos y la novela ‘Las turquesas mágicas’.

Natalia Andujar Natalia Andujares licenciada en Lingüística General, por la Universidad de Barcelona. Formada en la Universidad de la Sorbona y el IUFM de París, ha ejercido como docente en Francia durante diez años. Actualmente dirige el Centro de Formación Educaislam (www.educaislam.com). En el terreno asociativo, es vicepresidenta de Junta Islámica y directora de Red Musulmanas. Activista comprometida con los derechos de las musulmanas, ha colaborado en varios libros, es autora de un blog e imparte conferencias y cursos sobre islam y género.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal