Carlos Dada

Los tres Chávez

Por: | 18 de marzo de 2013

 

Chavez

1.-El conciliador

Este Chávez no era tal. En aquel año 2000, la primera vez que lo vi, tenía apenas un año de haber enterrado al bipartidismo venezolano y creía aún en humanizar un capitalismo que había olvidado a los pobres en su país. Todos conocíamos su sorpresivo e histórico triunfo que terminó con el sistema político dos años antes, pero Chávez llegó discreto a la Cumbre Iberoamericana de Panamá, entre un ejército de cámaras fotográficas y reporteros boquiabiertos que seguíamos a Fidel Castro de conferencia en conferencia.

Dos días antes, la policía panameña, guiada por la omnipresente inteligencia cubana, había capturado al terrorista anticastrista Luis Posada Carriles y desmantelado un compló más para asesinar a Fidel. Así que Chávez y los demás mandatarios de América Latina, España y Portugal, llegaron sin que nadie les pusiera más atención que la que requerían las fotos obligadas en los cables de agencias noticiosas. Fidel concentraba todas las miradas, que aprovechaba para denunciar las actividades de Posada Carriles y los años que había vivido protegido por las autoridades salvadoreñas (llegó a Panamá con un pasaporte salvadoreño) conspirando junto al exilio cubano de Miami. Y luego pasó algo sin precedentes.

Los mandatarios se reunieron a puerta cerrada. La versión oficial dice que fue un error técnico, pero lo cierto es que mientras escribíamos notas sobre la declaración final de la cumbre en el salón de prensa, se encendieron los monitores y presenciamos un acalorado enfrentamiento entre Fidel y el presidente salvadoreño, Francisco Flores. Castro acusaba a Flores de darle protección a Posada Carriles, y el presidente salvadoreño respondió culpándolo de haber financiado al FMLN en los años ochenta y de ser responsable de miles de muertes en la guerra civil salvadoreña etcétera etcétera. Intentó mediar la discusión algún presidente sudamericano y Fidel lo calló y dictó una cátedra de historia salvadoreña del Siglo XX que cerró acusando al partido de Flores, ARENA, de haberse fundado sobre los Escuadrones de la Muerte y de conspirar con el anticastrismo cubano de Miami para poner bombas en hoteles de La Habana.

Entonces Chávez tomó el micrófono, contó un chiste sobre españoles y venezolanos y las deudas heredadas desde la colonia que provocó risas y liberó las tensiones de los otros jefes de Estado. Luego les pidió a ambos que terminaran la discusión y que conversaran la siguiente semana, en privado, en la toma de posesión del presidente mexicano Vicente Fox. Se ganó el reconocimiento unánime de todos los asistentes (Comenzando por el Rey Juan Carlos I de España, el mismo que doce años después le disparó aquel “¿Por qué no te callas?”) y el agradecimiento eterno de la presidenta panameña por haberle salvado la reunión presidencial más tensa de que se tenga memoria. Aquella fue la última cumbre a la que asistió Fidel Castro.

Hugo Chávez salió de Panamá con las cámaras siguiéndolo. Era el gran conciliador. Dos días después visitaba San Salvador y se retrataba abrazado con Francisco Flores. ¿Y Fidel? “Ya me prometió que se dará un abrazo con Francisco la próxima semana, en México”. En México, la siguiente semana, no hubo tal abrazo con Francisco Flores. (Luis Posada Carriles, el terrorista, fue liberado años después, tras recibir el perdón de la presidenta Mireya Moscoso la mañana del último día de su gestión presidencial).

Por aquellos días, ya siendo presidente, Chávez no hablaba de socialismo. El periodista venezolano Albinson Linares rescató recientemente, en su libro Nuestro Enfermo en La Habana, una entrevista concedida por Chávez al chileno Manuel Cabieses en 2005, en la que mirando al pasado le confiesa: “Estaba confundido, hacía lecturas equivocadas, tenía unos asesores que me confundían todavía más. Llegué a proponer un foro en Venezuela sobre la Tercera Vía de Tony Blair. Hablé y escribí mucho sobre un ‘capitalismo humano’. Hoy estoy convencido de que eso es imposible; llegué a la conclusión de que el único camino para salir de la pobreza es el socialismo”.

2.-El sobreviviente

En 2001 Chávez aprobó las llamadas leyes habilitantes que incluían una reforma agraria, una nueva ley de hidrocarburos y una ley de pesca que podrían ser consideradas conservadoras por cualquier país desarrollado, pero intolerables para la rancia elite venezolana.

El desprecio de las elites económicas y el odio de la corrupta dirigencia sindical venezolana les impidieron dimensionar a Chávez. Confundieron el mesianismo del presidente con estulticia y decidieron poner punto final al atrevimiento de aquel advenedizo. Entre los empresarios, los sindicalistas y algunos militares le montaron un golpe de Estado con la mirada complaciente de Estados Unidos (y la España de Aznar); el golpe dio paso a su captura y a la instalación de un gobierno presidido por el líder empresarial Pedro Carmona y reconocido de inmediato por el presidente Flores (luego se dijo que Estados Unidos, España y Colombia también hicieron gestiones para reconocerlo pero nunca hubo más reconocimiento oficial en todo el mundo a aquel gobierno golpista que el de El Salvador).

Chávez regresó dos días después en los hombros de su pueblo, y entonces se dio cuenta de que ya no podía seguir jugando al malabarista. Le declaró la guerra a los golpistas, a Estados Unidos y a todo lo que tuviera que ver con ellos y consolidó para siempre su comunión con ese pueblo que le había dado más fuerza que todos los poderes que intentaron derrocarlo.

La oposición, cercada y aún ciega, intentó un último embate y en diciembre de ese mismo año le montó un paro general que dejó a Venezuela sin productos básicos. Los principales medios de comunicación se unieron abiertamente al paro; la empresa privada paralizó la producción y la distribución de bienes mientras los sindicatos frenaron al sector petrolero. Chávez, mermado, apeló a la resistencia de su pueblo.

En aquel diciembre visité por primera vez Caracas que era un manifestódromo. Cientos de miles de manifestantes chavistas y antichavistas se cruzaban en las principales avenidas. Parecía una caricatura de la división de clases sociales, pero era el retrato de las pasiones divididas alrededor del presidente. La comida escaseaba. En los hoteles más lujosos ya no quedaba ni leche y en las calles apenas se conseguían arepas. Era casi imposible conseguir un boleto de avión porque miles de venezolanos de las clases medias y altas hacían colas para abandonar el país. A manera de premonición, uno de los simpatizantes chavistas me dijo: “Esta la ganamos nosotros porque estamos acostumbrados a vivir sin comida. Ellos se van a desesperar más rápido”.

Entre cacerolazos y en pleno pulso con el sector productivo venezolano, Chávez se refugió en su púlpito. Sin eco en los medios de comunicación arremetió con su Aló Presidente y recibió a la prensa extranjera. Cada día del paro, en vez de doblegarlo, parecía acrecentar la figura del presidente.

Un domingo de aquel diciembre presencié en Miraflores seis horas de monólogo chavista junto a docenas de periodistas internacionales. A la medianoche, tres periodistas nos sentamos a entrevistar al presidente en el balcón de su residencia. “No me gustan las entrevistas, prefiero las conversaciones así que conversemos y luego ustedes escriben lo que quieran”.

Nunca supe cuál era su secreto para no dormir. Aquella noche habló de su infancia, de su paso por la academia militar, de los héroes de la historia venezolana, de lo injusta de la distribución de la riqueza en Venezuela y de lo grosera que era la oposición que enfrentaba. Justificaba sus acciones y sus decretos autocráticos con la necesidad de resistir a las poderosas fuerzas que conspiraban en su contra. A pesar de la presión que enfrentaba aquellos días, Chávez era un hombre encantador. Afable, dicharachero y con un carisma que seguía intacto en horas de la madrugada.

Cinco horas después me disculpé y le dije que tenía que retirarme para tomar el único avión en el que pude conseguir asiento. Se levantó, entonó la garganta y comenzó a cantar: “Hermano salvadoreño, viva tu sombrero azul”.

Chávez no solo volvió a imponerse a una oposición torpe, estúpida y prepotente, sino que se encargó de que nunca tuvieran suficiente poder para volver a desafiar el suyo. Eso fue en 2002.

3.-El pueblo es Chávez es el pueblo

La noche de su reelección, en diciembre de 2006, Chávez la celebró anunciando, ante un mar de personas vestidas de rojo, el comienzo del Socialismo del Siglo XXI. Sus ministros y funcionarios, temerosos de terminar destituidos en cualquier domingo de Aló Presidente, se pusieron nerviosos. Nadie sabía a ciencia cierta qué quería decir el comandante.

El Estado venezolano era ya una enorme burocracia en función de lo que ordenara el presidente. Una que no tenía más estándares de calidad en materia de recursos humanos que la que dictaran los hombres más cercanos al comandante, usualmente funcionarios ineficientes pero envalentonados que amenazaban con llevar el proyecto chavista al fracaso.

La alcaldía de la capital era gobernada por un profesor universitario de apellido Barreto que escupía a sus adversarios después de insultarlos y para el cual el socialismo era una nueva oportunidad para depurar los círculos bolivarianos y hacerse de más recursos.

El alcalde organizaba tomas de edificios para dejarlos en manos de familias enteras y al siguiente día del mensaje presidencial apareció en televisión advirtiendo que purgarían al Estado y al partido. “Aquí somos comunistas y marxistas y el que no lo entienda tiene que irse”. El presidente le corrigió después la plana, como había hecho tantas veces antes.

Los chavistas más radicales, como el comando de Lina Rhon, que organizaban a los comités en los barrios marginales, acusaban de corrupción al alcalde y le advertían que él no era el chavismo. “El chavismo solo es Chávez”, le recordó uno de los organizadores de las milicias chavistas. “Esto no es Cuba, ni el 67. Esto es Venezuela, y en el Siglo XXI. ¿Dónde estaba (el alcalde) Barreto cuando salimos a defender a nuestro presidente el día del golpe? En las calles no andaba, así que mejor que cierre la boca”.

Chávez era el hombre fuerte, pero su círculo de poder no parecía, y nunca fue, suficiente para que los ambiciosos planes de revolución social del presidente se conviertieran en realidad. La corrupción, la ineficiencia y la desorganización frenaron ese proceso.

Pero en los barrios venezolanos Chávez se convirtió en una figura religiosa. Los pobres lo veneraban porque les había otorgado dignidad. Porque su presidente luchaba contra las naciones más poderosas del mundo y contra los hombres más ricos de Venezuela por ellos.

En las inumerables ventas ambulantes del centro de Caracas se vendían por decenas muñecos con la figura de Chávez Made in China, que al apretarles la espalda pronunciaban un discurso con la voz del presidente (“Ahora es que viene lo bueno, candanga con burundanga”).

En los barrios más pudientes de la ciudad, en cambio, muy pocos entendían por qué había sido reelecto ese hombre al que odiaban tanto. Los barrios populares, como el 23 de Enero o Catia, eran apenas unas lucecitas al fondo del paisaje desde sus balcones. Ahora aquellos pobres, que nunca habían existido, se atrevían a decidir quién mandaba en el país.

En su afán por dar la estocada final a sus opositores Chávez sustituyó a las elites tradicionales con nuevos beneficiarios del Estado. Cerró medios de comunicación e instaló los propios, tan llenos de mentiras y de vulgaridades y de insultos y de prepotencia como los que había cerrado.

En Miami, un cubanoamericano, propietario de una peletería, me confesó lo contento que estaba con el presidente venezolano: los antiguos ricos venezolanos se habían mudado a Miami y seguían siendo buenos clientes, pero ahora venían todas las semanas, desde Caracas, los nuevos ricos que compraban más mercancías. Los petroburgueses chavistas, los boliburgueses.

Es innegable que Chávez volcó grandes recursos a atender a las clases más necesitadas. En un país con desigualdades históricas insultantes, dedicó las rentas del petróleo a los pobres venezolanos. Pero el comandante, a pesar de su aparente omnipresencia que se extendía a América Latina entera, construyó un aparato burocrático corrupto e ineficiente paralelo a su culto personal. Se endiosó tanto, y lo endiosaron tanto, que terminó gritando que todos los venezolanos eran Chávez.

Su pecado no fue, como dicen sus críticos, haber terminado con la institucionalidad en Venezuela, porque esa tampoco existía antes. Sino creer que podía construirse un proyecto sostenible y un modelo social sin construir esa institucionalidad. Él era el soberano, él era el justo juez, él era el pueblo y el gobierno. Él era el socialismo del Siglo XXI.

Chávez ha sido el líder más emblemático de América Latina en este siglo. Un hombre que dio un nuevo rumbo a la izquierda revolucionaria latinoamericana, que abanderó la unidad regional y que se convirtió en el estandarte de la resistencia a la tremenda influencia estadounidense en el resto del continente.

Ha sido también el autócrata que pervirtió la institucionalidad para mantener control sobre todo el aparato del Estado venezolano, que censuró medios de comunicación y se vengó de sus opositores atropellando el Estado de Derecho. De la mano de Ejército y de los cuadros políticos que se formaron bajo su liderazgo, copó todos los espacios y asfixió a sus detractores.

Redujo significativamente la pobreza en Venezuela, pero se quedó muy lejos de sus ambiciones. A su muerte, Venezuela sigue siendo un país con desigualdad y violencia. Mucha violencia.

La historia se encargará de ponerlo en su lugar. Pero el mundo ha perdido a uno de sus personajes más fascinantes. Un hombre complejo, de marcados contrastes, de enormes luces y sombras. Un hombre carismático, utópico, mesiánico y vanidoso. Un venezolano singular y universal. El movimiento bolivariano está hoy huérfano, pero tiene también su primer mártir. Y con él intentará ganar las próximas elecciones.

Hay 7 Comentarios

Dos guerras en Venezuela. Ambas han incrementado su intensidad y víctimas, mientras Chávez enardecía a las masas, y sobre todo a si msmo, con imaginarios de grandeza en todos los campos: más de 19.000 asesinados por hampa común (72/100.000 habitantes, segundo porcentaje más alto del mundo, tras Honduras); segunda guerra, la Venezuela dividida a mitades con odios a muerte entre una ensalada de grupos chavistas, y otra que Capriles acaba de consolidar y condimentar. Falta una, la de todos contra el hampa y corrupción, teniendo en cuenta que ésta va inscrita en el genoma venezolano. Complicado panorama. Me alegra mi decisión, diez años atrás, de irme del país, amable por tantos conceptos que sería largo enumerar. En otra ocasión.


En lo últimos trece años, la inflación en Venezuela ha acumulado cifras por encima del 300%, con un crecimiento del PIB nominal de alrededor de un 40% en el mismo periodo; eso significa que los venezolanos se han empobrecido aproximadamente un 260% con Chávez en el poder. Al incremento de salarios (el salario mínimo se ha incrementado en un 81%) y pensiones se puede aplicar cifras semejantes si no más descorazonadoras. En este corto periodo de tiempo se han efectuado, además, cinco devaluaciones que han llevado a la moneda venezolana desde 1,6 hasta los 6,3 bolívares por dólar; esto es, los venezolanos han visto reducido el valor de sus patrimonios respecto al exterior en dos tercios.Los parámetros de igualdad, que a veces aducen los partidarios del régimen en su defensa, derivan de esa misma circunstancia: el desastre económico chavista está destruyendo los ahorros de la clase media e igualando a los venezolanos por abajo, sin remediar verdaderamente la pobreza sino camuflándola tras la demagogia populista de la subvención. En este sentido, otros países del continente han conseguido mejoras tanto o más relevantes sin recurrir al "socialismo del siglo XXI" y sus viciosa gestión de lo público.
Añadamos a esto que la industria y los servicios, faltos de inversiones, están precipitándose en la obsolescencia; que la inseguridad ciudadana está alcanzando cotas devastadoras, con miles de asesinatos anuales (5.968 en 1999 y 19.336 en 2011; con un acumulado de más de 155.000 desde aquella fecha); que la corrupción, según los índices de Transparency International, no han mejorado respecto a la situación anterior sino que, al contrario, ha empeorado colocando a Venezuela entre los países más corruptos del mundo (el 2,3 en 1998 empeoró hasta el 1,9 en 2011, de manera que Venezuela se encuentra entre los diez peores de una lista de 182 ); que el régimen persigue a las voces disidentes reduciendo progresivamente los canales para ejercer la libertad de expresión; que el partido del gobernante se ha enquistado en las estructuras del Estado hasta el punto de impedir todo control imparcial de los procesos democráticos... y comprenderemos cómo, tal como Chávez antes, ahora sus herederos sólo están haciendo bien la propaganda alienante con que enajenan a sus partidarios a uno y otro lado del Atlántico.

DEBE JUZGARSE A CHAVEZ POR SUS RESULTADOS. Y ESTOS SON QUE EN DECADA Y MEDIA NO REDUJO LA POBREZA COMO DEBIO , ES DESPUES DE HONDURAS , EL PAIS CON MAS DELINCUENCIA DEL MUNDO, CON UNA ENORME ESCASEZ ,CON TODO EL PETROLEO QUE ANDUVO REGALANDO VENEZUELA PUDO LLEGAR A SER COMO QATAR, DUBAI O CUALQUIER EMIRATO ARABE, PUDO SER EL PAIS MAS DESARROLLADO DE LATINOAMERICA Y NO LO FUE. Y PUDO SERLO.

Chavez no hizo nada por los pobres,hoy estan peor que cuando llego .a pesar de entonces el barril de petroleo estar a 9 dolares y ahora a 100.e n venezuela siempre fue todo estatizado.El petroleo siempre estuvo en manos del estado,la siderurgia,hasta los grandes y mejores hoteles fueron del estado.En los 70 se hizo una reforma agraria,nunca hubo latifundio en Venezuela,con Chavez se construyeron menos casas que con cualquier otro gobierno,la corrupcion es mas alta que nuncaLa produccion agricola es 30 por ciento menor.

Con todo y esto Chávez desde su tumba cual CID CAMPEADOR le ganara la eleccion del 14 de abril próximo a Capriles ver este enlace http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2013/03/eleccion-presidencial-14-de-abril.html

Ver tambien como esta ya naciendo un mito acerca de este curioso personaje que gobernó VENEZUELA durante 14 años http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2013/03/fallece-hugo-chavez-nace-un-mito.html

Si bien no hizo mucho que debio haber hecho hizo mas que 40 años pusilánimes de gobiernos de derecha neoliberal cuyo única razon de existir era entregar las riquezas de la nacion a USA a cambio de cuentas y prebendas para ellos.

Soy opositora, pero me parece excelente artículo. Es cierto, Chavez fué un hombre inigualable en carisma, en poder de palabra, pero que no supo aprovecharlo para unir a su país, en lugar de dividirlo aún más, porque, muy al contrario de lo que los chavistas piensan, lo opositores a este gobierno no son todos ricachones y burguesitos de la 4ta, no, para nada, yo soy opositora y me opongo porque simplemente veo a diario una realidad que no me gusta, los pobre siguen siendo pobres, si bajaron los índices no sería tan significativamente porque en los barrios y en las calles la realidad es otra. Y no soy millonaria, me levanto todos los dias a las 4am para salir a trabajar, uno transporte público, me calo los retrasos del metro, me han robado en camionetas. voy a pie por Caracas que es como se nota mas esta desigualdad social de la que hablas. Venezuela merece más y si Chavez no pudo, mucho menos lo hará este hombre disfraza de Chavez.

Chavez habra tenido sus errores y defectos que mencionas en este articulo, pero en su mayoria son los mismos que se pueden ver en presidentes de otros paises, pero que hacen poco o nada por los mas necesitados,

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Carlos Dada, periodista salvadoreño, es fundador y director de El Faro (www.elfaro.net), un medio reconocido por su independencia y su alta calidad. Dada ha trabajado en prensa, radio y televisión cubriendo noticias en más de 20 países. Es Knight Fellow por la Universidad de Stanford y ha sido galardonado con el LASA Media Award 2010 y el Maria Moors-Cabot de la Universidad de Columbia.

TWITTER

Carlos Dada

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal