De flor en flor

Sobre el blog

“Sé de un lindero donde crece el tomillo silvestre, donde se mecen las violetas y las prímulas, tapizado por olorosas madreselvas, por fragantes rosas de almizcle y bellos escaramujos. Allí duerme Titania una parte de la noche, reclinada al arrullo de esas flores…”. W. Shakespeare: Sueño de una noche de verano.

Sobre la autora

Pilar Gómez-Centurión

. Cuando estudiaba periodismo nunca imaginé que terminaría metiéndome en un jardín. Pero como decía Robert Walser, era pobre y necesitaba una ocupación hermosa. Creo que todos los jardines, incluso los privados, forman parte del bien común. Y que una simple maceta en el alféizar de la ventana es tan admirable como el más espléndido vergel.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Kit de agricultura urbana

Por: | 29 de abril de 2014

Aromáticas
Ahora que el huerto se ha colado en la ciudad, también quiere entrar en casa. Poco le importa tener que encogerse hasta ocupar lo que una caja de zapatos, colgarse de las paredes como un tapiz vegetal o hacerse portatil, casi de bolsillo, para ir y venir. Y es que las hortalizas, plantas domésticas donde las haya, lo que más les gusta es que las cuiden.

Junto a los recipientes clásicos a base de macetas, cestos, o envases reciclados, están apareciendo propuestas nuevas encaminadas a que todos podamos cultivar alguna exquisitez. Entre ellas, hay una llamada Seed Box, que me gusta especialmente porque es como un juguete y ni siquiera necesita terraza ni balcón porque se puede tener dentro de casa. Es una caja con lo esencial para iniciarse en el cultivo de pequeñas hortalizas y hierbas aromáticas –dos sobres de semillas, fibra de coco, humus de lombriz y hasta las etiquetas para identificar las plantas– que una vez abierta se convierte en una pequeña mesa de cultivo. El kit perfecto para descubrir la cara más amable y placentera del huerto en este 2014 que la FAO ha declarado Año Internacional de la Agricultura familiar. 

SeedBox-1

La idea es de Ecohortum y la caja, realizada con un producto orgánico, prolipropileno celular, está pensada para que nada se desperdicie. Una ranura en la parte inferior permite recuperar el sobrante de agua de riego y los nutrientes que arrastra, y utilizarla de nuevo. El envoltorio con las instrucciones es de papel piedra, y las cajas las prepara el grupo TEB Cooperatiu de Barcelona.

SeedBox-colección

De momento hay cinco opciones para elegir o coleccionar según el espacio y los gustos de cada cual:

Aromáticas intensas: con albahaca gigante genovesa y menta Piperita.

Aromáticas mediterráneas: perejil de hoja lisa y cilantro.

Mezclum de ensalada: canónigo más espinaca Butterfly (una variedad para consumir en enlasadas).

Solanáceas: tomate cherry y pimiento de Padrón.

Un toque picante: rabanito rojo y rúcula.

¡Mucho éxito con la cosecha!

 

 

 

 

 

 

Fiesta en Iturrarán

Por: | 24 de abril de 2014

Iturraran1

Este fin de semana se celebra en el Jardín Botánico de Iturrarán una fiesta jardinera que ninguno deberíamos perdernos: la duodécima Feria de Plantas de Colección. Hoy es José Almandoz, jardinero mayor del Botánico, quien nos convoca a un encuentro que merece la pena descubrir:

Cada último fin de semana de abril, los "locos por las plantas" tienen bien marcado en su calendario que es tiempo de subir a Iturraran. En pleno Parque Natural de Pagoeta, en Aia (Gipuzkoa), en el Jardín Botánico de Iturraran tiene lugar un evento muy particular, la Feria de Plantas de Colección, que cumple este año su décimo segunda edición.

La feria de Iturraran no es una feria de plantas al uso. Allí se prima la calidad y la variedad de las plantas expuestas: correctamente etiquetadas, se nos presenta un asombroso abanico de compras posibles que abarca desde la plantita de un tomate muy especial al bonsai más impresionante, pasando por plantas carnívoras para perder el sentido, bromelias de otro mundo, bulbos de flor llegados desde la lontana Italia, cítricos de colección, palmeras, camelias, vivaces y plantas de clima mediterráneo, frutos de bosque y mucho, mucho más. No podemos dejar de mencionar a la librería Hontza de Donosti, que se esfuerza por presentar en su estand una selección de los libros más interesantes sobre plantas y jardinería, incluyendo las novedades.

Iturraran2

Los viveristas participantes se jactan de ser ante todo, "viveristas coleccionistas" con una pasión por la conservación de variedades antiguas o en desuso, o en la selección de lo mejorcito de cada género para deleite de los aficionados que, fieles a esta cita verde, acuden a Iturrarán en busca de su tesoro particular.

Este año la Feria tiene lugar el sábado 25 y el domingo 26 de abril. El horario es de 10:00h a 18:00h, y el precio de la entrada es de 4 euros, niños menores de 12 años, gratis. Desde las zonas de aparcamiento de Aia y Ubegun hay un servicio de autobuses gratuito que deja a los visitantes a las puertas del jardín. Para las compras de plantas que no puedan llevarse consigo, hay un servicio de consigna que lleva las plantas, también de forma gratuita, desde el punto de recogida en el Jardín Botánico hasta el punto de entrega en el aparcamiento que se haya utilizado. Para más información visitad la página web

Iturraran3

La Feria de Plantas de Colección del Jardín Botánico de Itrurraran no es sólo ver y comprar plantas "con pedigrí", es saludar a viejos amigos, charlar con los viveristas de año en año, manteniento esa importante relación entre aficionado y productor. No pocos intercambios se realizan, y siempre es una alegría compartir una sidra y un talo con txistorra sobre la hierba. Una experiencia a atesorar… y a repetir.

José Almandoz, Jardín Botánico de Iturraran.

Copia de P1010043

Un jardín en el bolsillo

Por: | 23 de abril de 2014

Capek_el_año

Un libro es como un jardín que llevamos en el bolsillo, dice un provebio árabe. Y no quisiera dejar pasar este día sin recomendaros uno que considero imprescindible para cualquier jardinero que se precie. Porque no hay nada tan reconfortante como reirse de uno mismo.

El-año-del-jardinero

No se trata de una novedad editorial, así que imagino que muchos lo conocéreis, pero si no, buscadlo porque está en las librerías. Se llama El año del jardinero y se publicó en 1929 (la edición española es mucho más reciente). Su autor es Karel Capel (1890-1938), un escritor checo que debió ser además un excelente jardinero porque sabe muy bien de lo que habla. Pero no esperéis el típico texto lleno de consejos sobre esto o aquello, este es un libro lleno de humor y envidiable ironía, aunque a mí, que me he visto fielmente retratada en tantas contradicciones cómicas, me ha resultado mucho más útil que cualquier manual práctico.

Capek_año 2

 

Como muestra os dejo esta plegaria:

"Dios mío, haz que llueva todos los días, más o menos desde media noche hasta las tres de la madrugada, pero que sea una lluvia lenta y tibia, a fin de que la tierra pueda empaparse bien de ella; que no llueva sobre la lavanda y todas las demás plantas que Tú sabes, en tu infinita bondad, que son plantas amigas de la sequedad; si quieres, te escribiré la lista en un papel; y que el sol brille durante todo el día, pero no en todas partes (por ejemplo, no sobre los rododendros) y que no sea demasiado ardiente; que haya mucho rocío y poco viento, una cantidad razonable de lombrices, pero no pulgones, ni babosas, ni moho; y que una vez por semana, llueva jugo de estiércol aguado y excremento de paloma. Amén". 

La traducción es de Esteve Serra, y los dibujos, tan divertidos como el texto, son de Josef Capek que murió en 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen y era hermano del autor.

Karel y josef capek

                 Karel y Josef Capek

El baldío es un jardín

Por: | 09 de abril de 2014

Friche

Busco sinónimos de baldío y el diccionario me sugiere una retahíla de términos peyorativos: estéril, yermo, improductivo, infecundo, árido, vano, inútil, ineficaz. Ninguno encaja con la idea que el paisajista francés Gilles Clément plantea en su Manifiesto del Tercer Paisaje. Porque esas parcelas abandonadas, en la ciudad o en el campo, en las cunetas o junto a las vías del tren, espacios degradados que apenas miramos, son también inesperadas reservas de biodiversidad.

G.Clément03

Hace unos días Gilles Clément estuvo en Madrid y antes de su conferencia en el Instituto francés tuve la oportunidad de charlar con él un rato. Han pasado más de veinte años desde la publicación de El jardín en movimiento, donde exponía por primera vez esta idea, y yo seguía teniendo un montón de preguntas sobre este modelo de jardín, más próximo a la ecología que a la arquitectura, y que en su día originó bastante polémica, al menos en Francia. La primera era saber si el tiempo le ha hecho cambiar en algo su planteamiento.

G.C.: Lo único que ha cambiado es que ahora comprendo que la relación que se establece entre la plantas que comparten un mismo territorio es mucho más compleja de lo que entonces podía imaginar. Hay cosas muy básicas que los jardineros han sabido siempre, por ejemplo que al puerro le gusta la fresa, pero se trata de un conocimiento primario, puramente empírico. Ahora el INRA (Institut National de la Recherche Agronomique) está empezando a investigar cómo se establece esa comunicación y si es de carácter físico, químico, electromagnético...

Parque-Andre-Citroen-Jardin-en-Mouvement-vivaces_022

¿Y qué es el jardín en movimiento? Básicamente consiste en incorporar la vegetación existente y permitir el desarrollo de las especies, autóctonas o no, que vienen a instalarse sobre el terreno. La fórmula: observar su comportamiento, las asociaciones espontáneas que surgen entre plantas afines y sumarse a la corriente biológica que rige el lugar orientándolo con un criterio estético pero entrometiéndose lo menos posible. Mientras el jardín tradicional está sometido a un orden externo, puramente formal, que hay que conservar a toda costa con intervenciones constantes: podas, siega, tratamientos fitosanitarios…, el jardín en movimiento surge de una lógica interna, de carácter biológico, dinámico, donde el desorden no es sinónimo de degradación sino de vida. El el jardín tradicional la planta que nace fuera de su macizo se considera indeseable y se elimina de raíz. En el jardín en movimiento no existen límites ni categorías predefinidas; las plantas aparecen y desaparecen modificando el espacio de forma inesperada y sorprendente. El jardinero interactúa con la naturaleza.

La Vallée03

El modelo genuino es La Vallée, cerca de Limoges, donde Clément vive y experimenta desde 1977. Un baldío abandonado que se ha convertido en un arquetipo de jardín del siglo XXI. Un paisaje en constante transformación, movimiento, donde un manzano caído sigue dando frutos y donde los caminos surgen o se pierden según la época del año. ¿A Gilles Clément le sigue sorprendiendo su jardín?

G.C.: Me sorprende siempre, cada día descubro cosas nuevas. Ahora tengo el reto de mantener el equilibrio entre el sol y la sombra, porque en nuestro clima hay muchas más especies que crecen al sol y parece que a la sombra la diversidad se esfuma. Pero he aprendido que es sólo una ilusión, en realidad las plantas han dejado en el suelo sus semillas y en cuanto llueve y les llega un poco de sol vuelven a brotar. La filosofía es siempre la misma.

Parc_andre_citroen1

La vida es oportunista, desde luego, por eso me pregunto si no existe el riesgo de que sean las más tozudas, las que llamamos invasoras, las que al final se apoderan del suelo.

G.C.: Cuando la tierra está cubierta ese peligro no existe, el equilibrio se rompe cuando el suelo se trabaja demasiado y se abren heridas y alteraciones químicas que pueden atraer a las oportunistas. Los científicos lo explican como la respuesta del medio que crea un ecosistema emergente.

Escuela Sup.Lyon

¿Se practica este tipo de jardinería en Francia?

G.C.: Sí, claro, sobre todo en espacios públicos, en Nantes, en Grenoble, en Rennes, la Escuela Superior de Lyon; lo llaman mantenimiento diferenciado y supone una gran economía, no hay que invertir en máquinas ni en productos químicos y ese dinero se puede dedicar a otras cosas. Y cambia también el paisaje urbano.

GESTIONDIFF1

Es curioso, cuando apareció el libro me pareció interesante pero demasiado complicado de poner en práctica, ahora en cambio lo que me parece aburrido es el jardín convencional.

G.C.: Sí, hemos cambiado mucho en estos años, ahora nos resulta más fácil comprender cosas que antes no era posible. Recuerdo que poco después de aparecer el libro, en el 92, se inauguró en París el parque André Citroën donde dejé una pequeña zona, como una hectárea, en baldío; la gente no lo entendía y fue muy criticado; para mí era muy sencillo porque era lo que hacía en mi jardín, sin embargo hay quien lo ve como una pérdida de poder. Y no es así, por mucha tecnología que tengamos, dependemos de la biodiversidad.

G._Clement_05