06 mar 2014

De copas por las mejores vinotecas

Por: Carlos Delgado

Entrevinos

Interior de la vinoteca Entrevinos, en MAdrid.

Quienes hemos vivido el esplendor de las tabernas en España, lugar no sólo de consumo de vino, generalmente graneles manchegos o “cosecheros” riojanos, sino de socialización, contemplamos descorazonados como iban desapareciendo según avanzaba el progreso económico de nuestro país. Para las nuevas generaciones resultaba anticuado ir de “chatos”. Su paulatina deserción, salvo contadas excepciones como la del País Vasco, terminó por dar la puntilla a tan entrañables establecimientos, refugio de penas y sede de alegrías. Poco a poco las tascas y mesones, que tanta fama dieron al chateo de Madrid, fueron cerrando o, en el mejor de los casos, siendo sustituidas por cervecerías. Y es que la capital, tan provinciana hasta los años ochenta, se ha hecho irreversiblemente cosmopolita. Venturosamente, el vacío, al que tienen horror los humanos como es sabido, creó la necesidad y esta la virtud. Pronto comenzaron a aparecer, tímidamente primero, las modernas vinaterías, vinotecas o enotecas.

Hoy ya es abundante la oferta de estos establecimientos, en algunos casos híbrido de taberna, tienda y restaurante. Son una invitación a degustar, sin el riesgo del anonimato, las distintas zonas vitivinícolas de nuestro país, las denominaciones de origen emergentes, las marcas prestigiosas o poco conocidas, o tipos de vino que muchas veces suponen una novedad incluso para las narices más entendidas. La moda de las vinotecas se ha convertido en todo un fenómeno en continua expansión.

En general, son fruto de la vocación de sus propietarios, lo que garantiza conocimiento y cuidado en la selección y en el tratamiento de las botellas, atención al servicio, copas adecuadas y buenos consejos cuando el cliente se pone en sus manos. Las hay para todos los gustos, desde la tradicional taberna hasta el sofisticado establecimiento de nueva creación.

Monvinic    Así, las vinotecas o vinaterías se han convertido en uno de los atractivos más lúdicos y divertidos de la capital. Y no sólo de Madrid, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Valladolid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Gijón, Logroño, Burgos, etc. ven proliferar estos limpios y modernos sustitutos de la vieja taberna. Lo que se demanda, sobre todo por los jóvenes, es un lugar donde picar y tomar copas de vino de calidad sin tener, obligatoriamente, que pedir una botella, y a un precio asequible. Catar vinos con nombres y apellidos, y a ser posible que estén a la última. A su vez, el tapeo tradicional, a base de callos, tortilla de patata, bacalao rebozado, caracoles, boquerones en vinagre, atún en escabeche o queso en aceite, se ha transformado en una oferta variada e imaginativa, verdaderas miniaturas gastronómicas de alto valor culinario. Por ejemplo, en Madrid, si lo que se busca es una amplia gama de vinos acompañados de excelente jamón ibérico, unas gambas blancas de ensueño, un tartar de atún  rojo exquisito, el lugar idóneo es Laredo, un lugar de moda, en el distrito de Retiro. Aunque, todo hay que decirlo, nos costará sus buenos euros. En el Madrid de los Austrias, más asequible, lleno de encanto y buen humor, se encuentra Casa Lucas, un tasca con tan sólo seis mesas y la consabida barra, donde se puede comer tapas de altísima calidad regadas con vinos -todos bien seleccionados- de casi toda España. Si lo que se busca es la posibilidad de ampliar el campo de los vinos con propuestas internacionales, el local idóneo es Los Asturianos, en la calle Vallehermoso 94, con tapas y comida casera de calidad realizadas por los Fernández: la madre en la cocina y los hijos, Alberto y Belarmino, en las mesas. Locos por  el vino, elaboran el suyo en Méntrida, con buenos resultados. No olvidarse de tomar sus "carilleras al vino tinto". La lista podría alargarse con la mención de otros establecimientos tan significativos como, Entrevinos, todo un clásico de la zona de Ventura Rodríguez, con amplia y selecta oferta de vinos, tapas de autor y cocina cuidada e imaginativa.

Tres vinaterías

Fachada de La Vinya del Senyor, en Barcelona; los hermanos Laredo; interior de Quim & Quimet.

En Barcelona existe la oferta más avanzada y completa, Monvinic, centro divulgador de la cultura del vino, creado por Sergi Ferrer-Salat en el 2008. César Cánovas -Premio Nacional 2011 de Gastronomía en la categoría Sumiller-, dirige un equipo de profesionales de lujo que ofrecen a diario una selección de vinos procedentes de todos los rincones del planeta y que pueden ser degustados a copas o medias copas. Otro referente es La Vinya del Senyor, un entrañable local situado en frente de la iglesia de Santa María del Mar, en plena Ciutat Vella. Quim & Quimet,en  Poble Sec, es un diminuto y atiborrado local con una materia prima de primera calidad, bien elaborada, y vinos a precio de tienda.

Lo mismo puede decirse de la mayoría de las capitales españolas. Pero el texto se alargaría en exceso. Y la prudencia no aconseja adentrarse en descripciones prolijas. Un listado, sin duda, incompleto, que la sabia experiencia de los lectores pueden contemplar con su particulares aportaciones. Quede sólo constancia de que el fenómeno de las vinaterías no sólo es muy alentador, sino necesario para potenciar el consumo y conocimiento del vino. Porque ellas son las verdaderas universidades del gusto.

 

 

Hay 1 Comentarios

Cuando vivía hace años en el barrio de lavapiés de Madrid me encantaba ir a casa Montes a chatear , bodeguilla típica de barrio abierta desde antes de la guerra por el padre de Cesar, el dueño. Cesar era un gran tabernero, además de adornar las botellas con versos - normalmente suyos - referentes a vinos siempre te aconsejaba y te enseñaba, hay lugares que deberían estar protegidos de alguna manera, Casa Montes era uno de estos lugares...es una pena que vayan desapareciendo las tabernas de toda la vida de las grandes ciudades, tabernas con olor a vino, a barril y a pepinillo en vinagre ... deberían ser patrimonio nacional.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog que pretende ser un espacio abierto al debate sombre el vino y sus circunstancias. Con el objetivo de potenciar el consumo responsable y profundizar en su conocimiento. Tanto desde el punto de vista vitivinícola como en sus aspectos prácticos. Sin obviar los temas controvertidos en torno a calidad, precios, marketing, etc.

Sobre el autor

es crítico enogastronómico de EL PAÍS desde hace 28 años y autor de El Libro del Vino y Manual del Santo Bebedor. Pionero en España del análisis profesional de los vinos, le quitó literatura al asunto. Pero no poesía: para él, que toca el saxofón y el violín, el vino es “música líquida”.

Los blogs de el viajero

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal