Anglicismos y traducciones

Por: | 28 de noviembre de 2013

Las traducciones de palabras inglesas o su empleo directamente sin ofrecer traducción es un motivo de reproche periódico por parte de los lectores. Reproduzco tres ejemplos.

Un caso motivo de debate ha sido el de las declaraciones del portavoz de la Comisión Dennis Abbott sobre una manifestación del ministro de Educación español en la polémica sobre las becas Erasmus. Xabier precisa en un mensaje que la traducción dada por gran parte de medios a las declaraciones del portavoz de la Comisión es incorrecta. El citado portavoz dijo: “I don't know how to put this more diplomatically, but that's rubbish”. “No sé cómo expresarlo de una forma más diplomática, pero decir eso [que habrá menos beneficiarios] es basura”, fue la traducción dada en el vídeo que publicó este diario. También se hizo en un titular de portada del digital. En el artículo, el titular era otro y en el texto se daban dos alternativas a la traducción de "rubbish": basura o disparate. Los diccionarios también ofrecen el término “basura” como traducción literal de la palabra. Sin embargo, explica el lector, “el sentido de la expresión idiomática (que no literal) es que "es un disparate", o si se prefiere, "una chorrada", algo suficientemente descalificativo”. A raíz de este episodio, el diario publicó una entrevista con el citado portavoz en el que manifestaba que “con esa palabra me refería a la pregunta que me hacía un periodista sobre la posibilidad de que se redujeran los fondos. No al ministro. Si quisiera meterme con él lo habría dicho claramente. Vengo del norte de Inglaterra y ahí nos gusta llamar a las cosas por su nombre. Prefiero hablar con un lenguaje que entienda la gente y no con tecnicismos. Además, luego me han explicado que la palabra basura en español suena mucho más dura que en inglés. Algún colega me ha sugerido que la traducción más adecuada sería sinsentido” y aseguraba que no volvería a utilizar este tipo de expresiones. “La próxima vez usaré otro tipo de lenguaje. Me he sentido mortificado porque la gente se haya podido sentir ofendida por mis palabras”.

Joaquín Rábago, por su parte, subraya que “cada vez son más observables en los periódicos - por desgracia, también en EL PAÍS- las malas traducciones en textos tomados directamente del inglés. Sin ir más lejos, en el caso concreto de su periódico, he visto frases como "atender un servicio religioso", en lugar de "asistir a" o "cargar por la elección electrónica" en lugar de "cobrar " (dinero)”.

Raquel López critica el uso “perezoso” de anglicismos, particularmente en el consultorio del suplemento Negocios. “Leo cosas como: “las nuevas habilidades o skills”, “un management audit” y “sesión de feedback”. Respecto a “skills”, resulta grotesco que se repita la palabra en inglés cuando ya se ha dicho en correcto castellano.  Igualmente, no hace falta pensar mucho para llegar a la conclusión de que “management audit” es lo mismo que “evaluación de la gestión”, y para “feedback” existen en español palabras como valoración, evaluación, etc. No entiendo el porqué de este tipo de jerga, totalmente innecesaria, en esta y otras piezas”.

Hay 5 Comentarios

A Coruña en gallego se traduce al castellano La Coruña. Lo mismo que Lleida y Girona en catalán se traducen Lérida y Gerona, respectivamente, al castellano. Así no tendremos que traducir Bilbo y Donostia del vasco ni Uvieu y Xixón del asturiano.
¿Tan dificíl les resulta a ustedes en El País entender esto, hombre?

¿Es que no hay nadie dentro de la plantilla de El País que pueda explicar a sus articulistas que a los oriundos de Ucrania, país, se les llama en castellano "ucranianos" y no "ucranios"? Es lamentable.
Ese término no tiene nada que ver con la denominación en catalán de los naturales de "Ucraina" que se denominan "ucrainos". Por favor

Coincido con el 99% de este artículo. Con quien lo ha escrito y con quien ha elevado la protesta. El punto porcentual que me reservo, obedece a la traducción de la palabra "feedback", que ciertamente traduce: retroalimentación y que se puede utilizar para hablar de la obtención de comentarios o respuestas a pruebas o preguntas antes expuestas, es decir, que se trata de conocer la opinión de alguien sobre algo que le ha sido revelado. "I need your feedback", vendría a ser algo como: Necesito saber qué te parece.

Excelente artículo. Yo muchas veces critico el uso desmedido en los medios gráficos de las palabras en idioma extranjero. Pero por insistencia o quizás desgano de mi parte, terminó utilizando alguno que otro anglicanismo. Por Ej. "aplique a este puesto".... Buscó controlarme pero a veces uno lo dice por inercia y no cuestione si esta bien dicho o no, simplemente la dice y sabré que mi interlocutor muy seguramente entenderá de que estoy ablando.

Otras perlas recientes:
Comprar vegetales por Internet (EPS) - No son plantas de interior, son verduras y hortalizas.

Los cocineros franceses no saben qué hacer con el repollo (Traducción del New York Times) - Llama la atención porque la 'choucroute', repollo en salmuera, es prácticamente un plato nacional francés. A lo que se refiere el artículo no es repollo, es kale en inglés, una berza rizada, que, según Wikipedia, en español se llama col verde, col crespa o berza col.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal