Una carta mal editada

Por: | 25 de julio de 2014

Las cartas al director se ajustan desde la redacción en su extensión muchas veces por razones de espacio. Sin embargo, este ajuste no debe suponer desfigurar el sentido de la misma. Ello ocurrió con un texto enviado por María Eugenia Corraliza. La lectora remitió su queja en la que exponía que el pasado 5 de julio este diario publicó una carta suya que "fue retocada de tal manera que perdió la idea principal del mensaje. El título suele hacer referencia a la idea principal y en la carta publicada ha quedado sin sentido”. Tras explicar los motivos que le condujeron a escribir la carta, Corraliza expone que cuando "vi mi texto publicado en este periódico y comprobé que no correspondía” con el original “envié un mensaje a través del formulario solicitando la retirada de mi nombre del texto sin recibir respuesta. No entiendo los motivos que han llevado para tomar esta decisión pero sí siento una falta de respeto hacia mi trabajo y creo que cuando un texto se retoca tanto que pierde la esencia principal, lo que procede es confirmar con el autor su aprobación antes de ser publicado”.

En el texto exponía sus sentimientos como madre de un niño discapacitado, pero se suprimieron en la publicación los párrafos inicial y final que situaba su relato en el contexto del actual debate sobre el aborto. La carta se titulaba “La ignorancia es la madre del atrevimiento” y la razón de este título se explicaba en el primer párrafo suprimido y que decía: “Esta frase la usaba mi madre y la utilizo para resumir la negativa del señor Ruiz Gallardón a incluir la malformación del feto dentro de los supuestos para abortar y utiliza su puesto para imponer su moral al resto de españoles”. La carta terminaba con otra frase igualmente suprimida: “Invito al señor Gallardón a vivir con nosotros antes de tomar una decisión que afectará a personas con y sin discapacidad”.
El responsable de Opinión  lamenta lo sucedido y suscribe el criterio de que las cartas pueden abreviarse por razones de espacio, pero ello no puede suponer jamás que se desnaturalice su sentido, como en este caso.

Hay 4 Comentarios

Nota del defensor del lector: Mi libertad de expresión no ha sido recortada.

La carta que escribí es mi respuesta a un artículo publicado en La Razón el 30 de junio, con el título "Lección de vida", en el que se argumentaba que tener un hijo con discapacidad es muy enriquecedor, cosa que suscribo, y que no conlleva dificutades. Solo se trataba de educarle como a un hijo más.
Respecto a las aportaciones que hace de la carta que escribí, tengo que decir que faltan algunos párrafos más de los que indica y para que pueda tener un sentido la transcribo a continuación en su totalidad.

"La ignorancia es la madre del atrevimiento

Esta frase la usaba mi madre y la utilizo para resumir la negativa del señor Ruiz Gallardón a incluir la malformación del feto dentro de los supuestos para abortar. Utiliza su puesto de responsabilidad para aplicar su moral al resto de españoles.

(éste es el párrafo que faltaba) Mi hijo tiene 20 años y alto grado de discapacidad. Tuvimos conocimiento de la malformación en su primer año de vida por lo que no vivimos la dificilísima situación de decidir si queríamos ser padres de una persona con muchos problemas que requiere apoyo y supervisión constantes.(final del párrafo que faltaba)

Tener un hijo con discapacidad no es el deseo que habría pedido a los Reyes Magos, pero hoy no lo cambio por nada en el mundo. Es de lo mejor que me ha pasado en la vida y me enseña a superar las dificultades que la vida nos pone por delante. Lucho constantemente para que su discapacidad no le limite las oportunidades.

Si tuviera que aconsejar sobre la opción de tener un hijo con discapacidad me limitaría a informarle y respetaría su decisión. Ser madre de una persona con discapacidad requiere mucha capacidad física, mental, emocional y económica. Estar dispuesta a dejar de vivir para ti. Es un camino con muchas barreras en el que tendrás que tirar y empujar, caer y volver a levantarte y, lo más importante, vivirlo con alegría, sin desperdiciar ningún momento de disfrute con él. Si tu hijo percibe que es una carga, le generará infelicidad.

Entrarás a formar parte de un grupo de dificultad social: (texto que faltaba) las babas provocan asco, los cuerpos y rasgos físicos extraños generan rechazo.(final del texto que faltaba) Tendrás que aprender a no pasar desapercibida.

Invito al señor Gallardón a vivir un día con nosotros antes de tomar una decisión que afectará a personas con y sin discapacidad."

EL COMENTARIO DEL SEÑOR Tomás Delclós HACE SOSPECHAR QUE SU LIBERTAD DE EXPRESIÓN TAMBIÉN HA SIDO RECORTADA ....

A mi me gustaría saber cómo esa explicación suya sobre editar comentarios tiene que ver con la supresión de los mismos? Lo primero, lo de María Eugenia, puede explicar en algo, aunque para decir verdad, me huele más a censura que a una verdadera explicación, pero la no publicación de un comentario corrobora más la censura que el editar textos. Defensor del lector quiere decir defender lo escrito y peor aún, cómo lo hizo saber Ma. Eugenia, el corrector al corregir sin ver, leer lo que corregía, quiere decir, otra vez, censura. Un editor debe dejar, por lo menos, el sentido del escritor. Me imagino que este comentario también va camino a la guillotina (basura), pero que le vamos a hacer, así es la mal llamada "libertad de expression."

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal