Sobre la gripe española de 1918

Por: | 02 de agosto de 2014

El 29 de julio en la edición digital y al día siguiente en la impresa se publicó un reportaje sobre  la gripe española de 1918 basado en un nuevo estudio sobre aquella pandemia. Se titulaba “La gripe de 1918 pudo ser española”, una posibilidad que, como explicaba el texto principal, no se basaba en el citado estudio. Es una hipótesis que admite, pero advierte que no está probada, uno de sus autores. En un párrafo se comentaba que “nada de esto demuestra que el virus surgiera en España, y los propios autores del trabajo discrepan sobre ese punto. Pero uno de ellos, el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, Antón Erkoreka, considera perfectamente posible esa hipótesis —“desde luego, ya no es descabellada”, dice por teléfono—, aunque ni mucho menos la considere probada”. Sin embargo, en un despiece de Emilio de Benito se dice “La huella de la gripe de 1918 —que ahora se confirma como española—“, afirmación errónea ya que el origen español de la misma no está probado. Ello ha motivado la queja razonable de Beatriz Echeverri, una de las autoras del informe y responsable de varios estudios sobre la citada pandemia. En la carta explica que es “la autora sénior del artículo “Spatial-temporal excess mortality patterns of the 1918-19 influenza pandemic in Spain”. Junto al primer autor, Doctor Gerardo Chowell-Puente, fui la responsable de la investigación”. "Basándose en suposiciones y en declaraciones manipulables de uno de los autores del artículo, sugiere que el origen del virus de 1918 fue español. Es más, el segundo autor de la página, Emilio de Benito, afirma rotundamente que se confirma el origen español de la pandemia”. Echeverri replica lo que considera un lamentable error subrayando que en el estudio ”señalamos que el nombre de Gripe Española, con el que se conoce la pandemia de 1918, se debió a que la prensa de los países beligerantes censuraron la noticia, mientras que en España fue noticia desde el primer momento. Toda la investigación seria sobre esta pandemia está de acuerdo en que la aparición de la gripe en España en mayo de 1918 fue precedida por su difusión en Estados Unidos en marzo y en Francia en abril. Es increíble que en un periódico de la seriedad de EL PAÍS, se juegue a los titulares sensacionalistas y a la desinformación de sus lectores, la mayoría de los cuales no van a leerse un artículo científico en inglés. Con periodismo de este tipo, no me extraña que la ciencia española haga el ridículo en los círculos científicos internacionales”.

Javier Sampedro, autor del texto principal, a quien trasladé la carta, me ha remitido la siguiente respuesta: “La idea de que la gripe de 1918 pudo ser española después de todo, que en todo momento presenté como una hipótesis, no se deriva del trabajo técnico, sino de mis conversaciones con uno de sus autores, el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, Anton Erkoreka. Pese a que esto me pareció suficiente en el momento de redactar la pieza, reconozco ahora que fue un error no haber recabado la opinión de la lectora, máxime sabiendo que la cuestión era objeto de discrepancia entre unos y otros autores del artículo técnico. Pido disculpas por ello”. Emilio de Benito admite que la afirmación de que ahora se confirma el origen español es errónea. Aunque se baraje como hipótesis, no está demostrada.

Hay 5 Comentarios

Pido perdón, pues no se donde quejarme y lo pongo aquí, aunque no tiene nada que ver con la gripe del 18.
Internet me esta enseñando cosas nuevas constantemente y opino que si diéseis la oportunidad de permitir opinar todos vuestros artículos (todos), seriáis vanguardistas dentro de los periódicos.
Reconocer, que por bueno o malo que sea un artículo, si no puedo comentarlo, puede crear ansiedad o frustación, pero si puedo dar mi opinión justo debajo, aunque nadie lo lea me gustara leer más, que si solo puedo leerlo

La gripe que se conoce omo española, no fuè española, yo siempre lo crei.

En su día comenté en un post el artículo, dado el desorden de mi blibioteca no encuentro un tomo con una versión canónica de la famosa gripe. El origen del virus, sus mutaciones y el recorrido geográfico están indubitadamente establecido y buscar otras teorías me parece un ejercicio inútil y malévolo, algo así como el negacionismo olas teorías conspiranoicas

Pues el director del museo danés de la medicina, otra autoridad en materia de pandemias, opina que la gripe comenzó a partir de una nueva cepa surgida bajo el árbol de Guernica :-)

¡En 1918 los instrumentos de seguimiento de los virus ya estaban muy desarrollados!

De todos modos, es costumbre denominar las epidemias con la nacionalidad que peor nos caiga. Un ejemplo: vayan por Europa y estudien las idiosincrasias históricas de la sífilis. Unas veces es el 'mal español' y otras el 'mal francés'.

¿Cómo denominaremos el mal de la falta de rigor y del afán de crear impactos periodísticos a partir de la lectura superficial de revistas científicas?

En fin ¡para una vez que parecía que España exportaba algo ya en aquellos años de principio del siglo XX!

No quiero ni imaginar qué no podría reprochar al diario El País Palestina, si pudiera ponerle los puntos sobre las íes, no ya al pasado, al presente de titulares como este, y a sus contenidos:
.
“Las aerolíneas reanudan vuelos mientras Hamás mantiene sus ataques”
.
http://internacional.elpais.com/internacional/2014/07/24/actualidad/1406229853_817732.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal