La batalla de la vacuna contra la varicela

Por: | 07 de diciembre de 2014

Hace algo más de un año, las autoridades españolas de Sanidad bloquearon la venta en farmacias de la vacuna contra la varicela, para evitar los abusos que venían detectando. El criterio del Ministerio de Sanidad es que no debe administrarse en edades tempranas, pero los pediatras han seguido prescribiéndola. La multinacional farmacéutica Sanofi Pasteur Merck Sharp and Dohme, fabricante de esa vacuna, contraatacó con todas sus armas contra la decisión del Gobierno español. Un reportaje publicado el 9 de noviembre en el suplemento Domingo, en el que se relataba este enfrentamiento, ha motivado una queja de la Asociación Española de Pediatría.

El artículo, titulado La inyección farmaceútica, y firmado por José Luis Barbería, relataba esta pugna feroz entre la Administración y Sanofi Pasteur MSD. En él se contaba cómo, aunque el Ministerio de Sanidad decidió en 2005 que no se vacunara contra la varicela en edades tempranas (a los niños que no pasan la enfermedad se les vacuna a los 12 años), los pediatras españoles han prescrito 400.000 dosis de la vacuna, haciendo caso omiso de la recomendación oficial. El texto señala que Sanofi Pasteur se ha apoyado en esta guerra contra la tesis gubernamental, en la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Española de Vacunología, y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, partidarias de vacunar contra la varicela en edades tempranas.

    El doctor Serafín Málaga Guerrero, presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que agrupa a 9.000 pediatras, me ha remitido una larga carta de protesta en la que comienza quejándose de que el autor del reportaje no se pusiera en contacto con esta asociación, antes de pasar a abordar otros aspectos del mismo, dado que, señala, "algunas de las afirmaciones vertidas en el artículo resultan inexactas, tendenciosas y sesgadas”. Éstas son las principales quejas de la AEP:

     “En primer lugar, la Asociación Española de Pediatría nunca ha respaldado a la compañía Sanofi Pasteur MSD en su conflicto con el Ministerio de Sanidad y sus organismos dependientes. La AEP, a través de su Comité Asesor de Vacunas y de acuerdo a la evidencia científica de la que dispone, ha mostrado públicamente su desacuerdo con la decisión de la Administración de cortar la distribución de la vacuna de la varicela y, posteriormente, de declararla de uso hospitalario”.

   “Respecto a la afirmación de que “la gran mayoría de los países europeos reservan la vacuna a los adolescentes de 12 años que no hayan pasado la infección y a los grupos de riesgo”, quiero matizar que, aunque, efectivamente, solo Alemania, Grecia, Letonia, Austria, Luxemburgo, Chipre y algunas regiones italianas tienen incluida la administración temprana de la vacuna en sus calendarios, todos los países europeos, excepto España, tienen disponible la venta de la vacuna de la varicela en las farmacias. Desde nuestro punto de vista, esto deja a los niños españoles en una situación de desventaja respecto al resto de los niños europeos. Cabe mencionar, además, que Estados Unidos, Canadá y Australia vacunan también a los niños pequeños frente a la varicela de forma sistemática.”

  En el artículo, Francisco Salmerón, jefe de la división de productos de la Agencia Española del Medicamento denuncia, sin embargo, el abuso que representa para el consumidor español el hecho de que España sea el país de Europa donde esta vacuna tiene un precio más elevado (71 euros dos dosis). Y este dato no me parece irrelevante.

  El doctor Málaga prosigue: “Respecto al tono dubitativo en el que el autor realiza la afirmación de que “La opinión de que los médicos tienen libertad de prescripción está muy asentada”, queremos manifestarle que, en nuestro Sistema Nacional de Salud, la libertad de prescripción es una máxima que garantiza que el profesional sanitario pueda hacer la mejor recomendación para la salud del paciente teniendo en cuenta únicamente las evidencias científicas y clínicas, no a condicionantes o decisiones políticas. Algo de lo que deberíamos enorgullecernos en lugar de ser utilizado para cuestionar la profesionalidad de los médicos españoles”.

       “En cuanto a los conflictos de intereses de los que nos acusa el señor Ildefonso Hernández, presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), nos gustaría aclarar una vez más que las relaciones de la AEP y sus representantes con la industria es pública y transparente y no afecta de ninguna manera a su profesionalidad y sus recomendaciones clínicas y científicas. Estas relaciones, reconocidas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se rigen por el Código de Buenas Prácticas de las Sociedades Científico-Médicas de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME). El interés de la AEP por vacunar responde única y exclusivamente a su defensa de los intereses de salud de la población”.

  “Por último, queremos matizar que la persona del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría que acudió al juicio entre la compañía farmacéutica y la administración fue llamada a declarar como experto técnico, sin tener opción a decidir si quería o no participar en ese juicio”.

 José Luis Barbería, autor del reportaje, responde a estas críticas:

      “No me parece que pueda considerarse sesgada la afirmación de que el laboratorio farmacéutico fabricante de la vacuna contra la varicela ha contado en su conflicto con la Administración con el respaldo de la Asociación Española de Pediatría, (AEP) la Asociación Española de Vacunología (AEV) y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene. De hecho, los argumentos aportados públicamente por esas asociaciones médicas censurando el criterio de la autoridad sanitaria gubernativa son los que la empresa farmacéutica ha exhibido en todo momento a lo largo del proceso. El contexto del artículo en el que figura esa afirmación remite al lector a un respaldo exclusivamente argumental, técnico, profesional, puesto que a continuación se expone la postura favorable a la vacunación temprana que defienden esas tres asociaciones”.

   En cuanto a la queja de la AEP de que nunca fue contactada, Barbería añade: “Creo que los directivos de la AEP no pueden dar a entender que los planteamientos de su asociación no hayan sido claramente expuestos. El principio inapelable del periodismo que nos obliga a consultar y contrastar las fuentes se ha aplicado en este caso recogiendo expresa y textualmente la parte central de los argumentos con los que la propia AEP justifica en su página web oficial la recomendación de vacunar a todos los niños de entre uno y dos-tres años. Esas explicaciones se suman a los postulados recogidos en el artículo que comparten con las otras dos asociaciones contrarias a la política de la Administración y a las declaraciones que en apoyo de las mismas tesis efectúa en formato entrevista, dentro del reportaje, el vicepresidente primero de la Asociación Española de Vacunología, Fernando Moraga Llop, que es además presidente de la Societat Catalana de Pediatría, y como tal, forma parte de la junta directiva de la Asociación Española de Pediatría”.

     Barbería concluye: “El reportaje periodístico carece de la vocación exhaustiva del informe; se limita a describir hechos, realidades, y a ilustrarlos con datos, opiniones y elementos que permitan al lector considerar el asunto desde distintos ángulos y hacerse una idea, una opinión. Por lo demás, no me corresponde entrar a sopesar las objeciones de la AEP a las críticas que recibe de las otras partes implicadas en la polémica: la Agencia Española de Medicamentos y aquellas asociaciones médicas que sí respaldan la política de vacunación contra la varicela aplicada por la Administración. Hacerlo requeriría reabrir turnos de réplica y contrarréplica”.

     He leído con suma atención el reportaje, y me parece bien argumentado y suficientemente documentado. Considero que están recogidas las posiciones de todas las partes en esta polémica, y se exponen con un criterio justo todos los argumentos.

Otra cosa es que el reportaje no sea neutral, como no pueden serlo los reportajes interpretativos, un género del periodismo que permite (y obliga) al autor investigar un tema, sacar sus propias conclusiones, y redactarlo en consecuencia. Barbería ha recogido amplia información sobre el caso, ha hablado con las partes, ha analizado el tema, y su reportaje hace una interpretación, a mi juicio justa, de los hechos, tal y como permite el Libro de Estilo de EL PAÍS, evitando los juicios de valor.

Hay 4 Comentarios

Otro tema para reflexionar, la vacuna de la varicela en la primera infancia evita que el virus salvaje circule contagiando a personas vulnerables que en muchos casos desconocen que han pasado varicela, ancianos, enfermos con tratamientos anticancerosos que están inmunodeprimidos, embarazadas, personas con enfermedades de la piel, dermatitis atópica, lupus, dermatomiositis, la lista es interminable. También son pacientes de riesgo enfermos de VIH, HC, enfermedades neurolçogicas......
También quiero hacerles ver que la restricción de la venta de las farmacias atenta contra la libertad del individuo de elegir una opción terapeútica o no, ante una enfermedad grave y prevenible.

Sabían Uds. que los laboratorios Sanofi han lanzado una nueva vacuna contra el Herpes Zoster?
Como ya sabrán el HZ es la segunda infección del virus de la varicela. Es decir que para tener riesgo de padecer Herpes Zoster hay que padecer primero varicela. No les dice nada esto?Si suprimieran los casos de varicela en una generación posiblemente sería menos necesaria la nueva vacuna. Les agradeceré una buena investigación periodística.

La mayoría de los pediatras que recomendamos vacunas según lo que dice el Comité Asesor de Vacunas no teníamos ni idea que estuviera finaciado casi al 100% por el laboratorio Sanofi-pasteur. Aunque cumpla con la legalidad no han dado publicidad a este dato. No hay conflicto de intereses? A mi me ha parecido interesante conocer esta dato.

A lo mejor es necesario dar más información científica sobre la opinión en contra de vacunar ante determinadas enfermedades, sin embargo, a la mayor parte de los sanitarios se nos ha formado para ante una enfermedad en la que no hay un tratamiento efectivo y existe vacuna, aplicar ésta de forma preventiva y, a poder ser, cuanto antes mejor; cierto es que hay enfermedades sumamente peligrosas en las que la vacunación es primordial para evitar su aparición, a lo mejor esto hay que pensárselo ante una enfermedad más leve, sin embargo, en este caso, el sólo hecho que por producirse la enfermedad pueda dar motivo a complicaciones con otras enfermedades más graves o ser motivo de reactivación del virus en la vida adulta, es suficiente como para valorar la necesidad de la vacunación en edades tempranas.
En este asunto hay que ser serios y, como he dicho al inicio, sólo la evidencia científica puede hacer cambiar los métodos; a veces se ha utilizado la falta de vacunación ante una enfermedad peligrosa con fines propagandísticos pretendiendo hacer creer a la población que no era necesaria la vacuna porque la enfermedad no se presentaba, sin embargo, siempre que exista el peligro de una forma cercana o próxima o probable la vacunación se hace siempre necesaria, si no, si apareciera la enfermedad podría resultar difícil de controlar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal