Latinoamérica no es un país

Por: | 02 de diciembre de 2014

El 19 de noviembre, el hallazgo de los cuerpos sin vida de María José Alvarado, Miss Honduras 2014, de 19 años de edad, y de su hermana Sofía, de 23 años, medio enterrados en un establo del municipio hondureño de Arada, en el departamento Santa Bárbara, conmocionó al mundo. Las dos hermanas habían dejado la casa familiar para acudir a una fiesta el 13 de noviembre. Nunca regresaron, y la policía las buscó durante casi seis días afanosamente hasta que localizó los cadáveres enterrados en estiércol. Un nuevo ejemplo de violencia de género que hace estragos en este país latinoamericano.

    La policía hondureña detuvo poco después al novio de Sofía como presunto autor de los disparos que acabaron con las vidas de las dos jóvenes. EL PAÍS contó la noticia en las páginas de Internacional, y, unos días después, un reportaje sobre el caso podía leerse en la web de este diario, bajo el título La maldición de ser Miss en Latinoamérica.

Un lector me escribió desde el continente americano para expresar su "disgusto" por el uso de la palabra Latinoamérica en el periódico, partiendo, precisamente, del titular de ese reportaje. “Latinoamérica es una región muy extensa, que forma parte de un continente aun más extenso, con países muy distintos. Que en Venezuela y en Honduras se haya asesinado a estas personas, no indica, EN ABSOLUTO, que se las asesine en Latinoamérica”.

   El lector se queja de que aglutinemos bajo el término Latinoamérica una amplia franja de países, desde México a la Argentina, “como si fueran una unidad. Como usted probablemente sepa, muy poco hay en común entre un mexicano y un argentino, entre un guatemalteco y un chileno, entre un costarricense y un brasileño, etcétera. Cada vez que un articulista esté tentado de usar la palabra Latinoamérica, debería pensar si aplicaría Europa, por ejemplo, al escribir un determinado artículo que afectase a uno o dos países de este continente”.

        Creo que el lector tiene toda la razón…salvo por un detalle. El reportaje titulado La maldición de ser Miss en latinoamérica escrito para la revista Smoda, que se vende los sábados con EL PAÍS, no se limitaba a narrar los casos de reinas de la belleza muertas violentamente en Honduras y en Venezuela, sino que hacía un recorrido más amplio, tanto en el tiempo (se retrotraía a los años cincuenta del siglo pasado), y en el espacio, ya que incluía casos ocurridos en varios otros países, entre ellos Guatemala y México. Por lo tanto, la palabra Latinoamérica se utilizaba en el título con total propiedad. Aunque sea discutible que las circunstancias de algunos de esos asesinatos se ajustasen al patrón inicial del tema.

 El mismo lector lamentaba en el mismo mensaje que en la información titulada, "Obama: 'la inmigración es lo que nos define como país', se dice que el presidente dijo: “Si usted ha estado en América durante más de cinco años; si usted tiene hijos que son ciudadanos americanos o residentes legales...” Resulta que las personas a las que se refiere son más americanos que él mismo (el Sr. Obama NO es americano puesto que nació en Hawai) ya que se trata de mexicanos, guatemaltecos, nicaragüenses, etc. que son tan americanos como George Washington. Un periódico como EL PAÍS debería ser más cuidadoso en estos aspectos”.

     Andrea Rizzi, redactor jefe de Internacional, responde al lector: “En lo que se refiere al uso del término América, tiene razón en el concepto, pero en ese caso era un entrecomillado del presidente Barack Obama, y creo que hay que respetar los entrecomillados”.

     Me parece que Rizzi tiene razón, aunque no sea correcto que Estados Unidos se apropie del término América.

      Otro lector, Felipe A. Velásquez me envía la siguiente carta desde Colombia:

“Los que leemos EL PAÍS desde Colombia, vemos recurrentemente que se tiende a acudir a la figura de “Gobierno de Bogotá” para hacer referencia al gobierno colombiano.

Parece ser que eso es habitual en España, a pesar de ser un país de comunidades autónomas que no deben recibir muy bien que se diga “Gobierno de Madrid no para referirse al del señor Ignacio González, sino al de [Mariano] Rajoy.

En Colombia, cuando se dice “Gobierno de Bogotá” se entiende literalmente, es decir, el que gobierna el Distrito Capital, en este caso el señor Gustavo Petro, que por fortuna no es el gobernante de todo el país.

    Por eso, como hispanohablantes, esa terminología nos parece errónea, da lugar a graves equívocos. Colombia es una república unitaria pero, al igual que España, tiene identidades regionales fuertes, no obstante sentirnos todos colombianos. Pero cuando el periódico más importante de España nos informa sobre el “Gobierno de Bogotá” no nos sentimos ni bien informados ni identificados con esa figura.”

      Rizzi responde: “Históricamente utilizamos la capital de un país como sinónimo de su Gobierno. Recurrimos a ello para evitar repetir tanto el nombre del país en titulares, sumarios y destacados.

Por ejemplo, en un título se puede decir, “China y Rusia acuerdan profundizar su relación militar”, y en el sumario se diría, “Pekín y Moscú pactan maniobras militares en el mediterráneo”. A veces decimos Gobierno de Pekín, o de Moscú o cualquier otra capital en la que reside el Gobierno de un Estado”. 

 Aunque entiendo la queja del lector colombiano, lo cierto es que es una fórmula muy utilizada por la prensa europea. El diario francés Le Monde practica el mismo sistema, y también la mayoría de diarios españoles. Quizás podría intentarse una excepción en el caso de países iberoamericanos descentralizados, como es el caso de Colombia.

 

 

Hay 4 Comentarios

Ya que se habla sobre el tema, en el cuarto párrafo, la defensora del lector escribe: "El lector se queja de que aglutinemos bajo el término Latinoamérica una amplia franja de países, desde México a la Argentina". Sólo comentarle que el mundo latinoamericano, de norte a sur, comienza en México y termina en Chile, no en Argentina. Chile llega más al sur con sus terrenos de Tierra del Fuego.

Por otro lado, comprendo perfectamente al lector colombiano, Felipe A. Velásquez y decirle que esta costumbre de nombrar a todo el gobierno de un Estado con el de la capital, por desgracia, se utiliza mucho en España y me parece, igualmente, fatal, más con la idiosincracia española.

Es un defecto atribuible únicamente a Madrid, a donde se circunscribe este periódico, y no al resto de España, donde se intenta ser más respetuoso con este tipo de cosas. Nunca verá en la prensa catalana, salvo deshonrosas excepciones, que se diga "el Gobierno de Barcelona" o mismamente "Barcelona" para referirse a la Generalitat.

Aunque ese mensaje si lo digo yo con otro nick, no hay problema. Realmente lo de participación en Eskup es de pena. Nunca se ha visto peor y más arbitraria forma de moderación. Realmente carcen de la menor profesionalidad.

Latinoamérica no es un país y eskup es el de Kafka. Yo no seé con qué criterios se hace la moderación, pero que se borre un mensaje como este: Lo que nos hace humanos. Y el Erectus lo era. Cómo explicar sino el "empedrado" de Isernia La Pineta. La pavimentación más antigua de la Humanidad, una idea abstracta con 700 mil años de antigüedad.Un camino pavimentado con sorpresas, aunque no lo sean tanto, fascinantes adoquines que nos conducen a la Humanidad. http://archeologicamolise.beniculturali.it/index.php?it/215/museo-nazionale-del-paleolitico-di-isernia-la-pineta En esta noticia http://elpais.com/elpais/2014/12/03/ciencia/1417622202_331338.html dice mucho de la estupidez que reina por El País.

Soy mexicana y por lo tanto latinoamericana o incluso iberoamericana. :)
Estuve en Medellín, Colombia hace poco, platiqué con mucha gente local, al hablar del gobierno central (comparando la gestión municipal de la zona de Medellín con el general de Colombia pais) se referían al gobierno del país como Bogotá, quizás el lector sea de Bogotá y le guste hacer la diferencia de la gestión ciudad-todoel país, pero hay la gente en Medellin (que no toda seguro) que no hace distinción, que si se refiere a Bogotá es como la capital del país y por lo tanto la sede del gobierno,

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal