El problema de sacar demasiadas conclusiones de las encuestas

Por: | 08 de marzo de 2016

Interpretar los sondeos de opinión es tarea arriesgada porque, normalmente, los encuestados no tienen otra opción que escoger entre dos o tres respuestas esquemáticas, que en su obligada uniformidad encierran motivaciones muy diferentes dependiendo del individuo que contesta. El domingo 6 de marzo, EL PAÍS publicó los resultados de una encuesta realizada por Metroscopia el viernes anterior, nada más fracasar la segunda votación de investidura del líder socialista Pedro Sánchez. El titular que figuraba en la noticia que recogía los resultados del sondeo ha provocado numerosas quejas.

La encuesta se basaba en 750 entrevistas telefónicas realizadas a una muestra representativa de la población española mayor de 18 años, tal y como rezaba la ficha técnica. Una de las preguntas que se les hizo a las personas contactadas fue: “El ‘no’ final a la candidatura de Pedro Sánchez es una noticia: mala, buena, ni mala ni buena. No sabe/ no contesta.” Las respuestas estaban desglosadas en función del voto declarado de cada comunicante. Un 50% de aquellos que se declaraban votantes de Podemos, respondió que la noticia era ‘mala’. Pero el titular, -“La mitad de los electores de Podemos censura el no a la investidura de Sánchez”-,  no se limitaba a resaltar este dato, sino que interpretaba las razones del mismo, sin conocerlas.

Media docena de lectores me han escrito protestando por un titular que alguno de los comunicantes califica como 'manipulación informativa’.

Uno de ellos, José Gimbel García, que leyó la noticia en la edición digital del diario, me expone en un largo y detallado mensaje tanto los hechos que he resumido más arriba, como las reflexiones a las que ha llegado. El principal argumento de su queja es el siguiente:

 “El titular de la noticia (“La mitad de los electores de Podemos censura el no a la investidura de Sánchez”) no tiene sustento en la pregunta formulada. Es decir, de la pregunta no se deduce ni se infiere automáticamente el titular, ya que cabe perfectamente la posibilidad de que el 50% de los votantes de Podemos consideren que sea una mala noticia el hecho de que haya tenido que votarse no a la propuesta que finalmente realizó Pedro Sánchez para su investidura –les hubiera gustado haber votado sí porque se hubiera llegado a un acuerdo entre los partidos de izquierda-, pero que al mismo tiempo, y dados los contenidos del pacto entre PSOE y Ciudadanos, se sientan totalmente identificados con el no finalmente formulado por el partido al cual dieron su voto y no desaprueben ni censuren en absoluto el voto negativo al candidato socialista. A los votantes de Podemos no se les ha preguntado en la encuesta si desaprueban o censuran el voto negativo realizado por ese partido en la investidura de Sánchez. El titular, para que fuera coherente con la pregunta, debiera haber sido algo parecido a esto “El 50% de los votantes de Podemos consideran una mala noticia el no final a la investidura de Sánchez”. En ese sentido, el titular me parece tendencioso y falto de rigor, compadeciéndose mal respecto a la fuente en la que supuestamente se sustenta”.

Otro lector, Francisco Dorado Cuenca, hace una reflexión similar en el mensaje que me envía:

“¿De dónde se infiere que la mitad de los votantes de Podemos censuran el “no” a la investidura por haber dicho que les parece una mala noticia? Es completamente lógico que te parezca una mala noticia y que no lo censures, por ejemplo: “me parece una mala noticia el “no” porque supone un aplazamiento en la formación de un gobierno necesario, pero decir “sí” habría sido del todo inaceptable una vez vista la farsa del acuerdo”. Aquí no se censura el “no” como interpreta el titular ¿Le parece un buen uso periodístico?”

Manuel Cabello y Raúl Gómez Sánchez me han enviado también mensajes de queja. Otro lector, Lorenzo Peña, escribe:

“Me gustaría que me aclarara a través de que extraños vericuetos llegan  desde las respuestas a la  pregunta “El no final a la candidatura de Pedro Sánchez es una noticia (Buena/mala/ni buena ni mala)” al titular “La mitad de los electores de podemos censura el no a la investidura de Pedro Sánchez”.

    Dado que, como saben, la Defensora del Lector no participa de ninguna manera en la elaboración del diario, me he dirigido a las personas que redactaron, editaron y titularon la noticia objeto de las críticas para pedirles esa aclaración.

    Jorge A. Rodríguez, redactor-jefe que se encontraba el sábado 5 de marzo al frente de la sección Noticias, asume la responsabilidad del titular, Y explica: “Como sugieren los lectores, quizás hubiera sido más adecuado escribir que el 50% de los electores de Podemos ‘desaprueba’ el no del partido de Pablo Iglesias a la investidura de Pedro Sánchez. Pero también es cierto que censurar tiene la acepción de reprobar (No aprobar, dar por malo, según la RAE). Por lo tanto considero que, aunque la palabra pudo no ser la mejor elección, tampoco es censurable ni reprobable su utilización”.

         Es evidente que el término ‘censura’ es totalmente erróneo en este caso. Y en mi opinión, tampoco es correcto decir que el 50% de los votantes de Podemos ‘desaprueba’ la fallida investirá de Sánchez. Por la sencilla razón de que considerar que ese fracaso es ‘una mala noticia’, no implica valoración alguna de la votación de investidura que dio como resultado el ‘no’ a Sánchez, ni la pregunta entra a valorar en ningún momento las razones por las que la votación de investidura fracasó. Es un hecho que fracasó. Y este hecho les parece mal al 50% de los votantes de Podemos interrogados por Metroscopia, pero no se puede deducir de ese dato las razones por las que les parece mal, que pueden ser, como bien señalan los lectores, de índole muy diferente a las que supone el titular.

     Creo que el dato sólo significa una cosa: que a ese 50% de votantes de Podemos, les parece una mala noticia que fracasara la investidura de Sánchez, y por lo tanto, el titular solo debiera haber recogido este dato, del que se deduce todo lo más que el 50% de los votantes de Podemos, lamenta el ‘no’ a la candidatura de Sánchez.

Hay 3 Comentarios

Y todo esto, sin ademas entrar a valorar los frecuentes errores de metroscopia.

Creo que si en "el pais" quieren mantener su credibilidad, deberian simplemente renunciar a hacer encuestas mas alla de las estrictamente necesarias.

Creo, Sra. Defensora, que su comentario es adecuado y ojalá incida en el tratamiento que al tema se le da en el periódico. Sin embargo observo que persiste el tratamiento sesagado y poco objetivo, pues a propósito de las dimisiones de los dirigentes de Podemos en la Comunidad de Madrid, El País insiste en que hay una división en este partido por su posición frente a la investidura de Pedro Sánchez y en ninguna parte veo que se haya preguntado a los supuestos cabecillas de las dos fracciones, Iglesias y Errejon, quienes en otros medios las han negado, al igual que otros dirigentes de Podemos que tampoco son recogidos por el diario.

Mis más sinceras felicitaciones, Defensora. Realmente creo que su honestidad profesional es digna de felicitación.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Defensora del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensora del lector

Lola Galán

se incorporó a la plantilla de EL PAÍS en 1982, tras una etapa como colaboradora del diario. Ha sido redactora de las secciones de España y Sociedad, y reportera de la sección Domingo. Entre 1994 y 2003 ha ocupado las corresponsalías de Londres y Roma. En los últimos años ha trabajado para los suplementos del fin de semana, incluida la revista cultural Babelia. Madrileña, estudió Filosofía en la Universidad Complutense y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid.

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal