Defensora del lector

La Defensora

del lector

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.

últimos artículosVer todos

Puertas abiertas

Esta sección recoge las quejas, preguntas y sugerencias que la Defensora considera de interés general y que no han podido ser tratadas en su artículo dominical por falta de espacio.

Los lectores nos corrigen

En este espacio se exponen las correcciones que los lectores envían, tanto sobre los contenidos del diario como sobre el uso del lenguaje, con el objeto de hacer más efectiva su muy apreciada colaboración.

Debates de periodismo

En este blog, la Defensora someterá a debate entre los lectores cuestiones relativas a la ética y la práctica del periodismo, con el fin de propiciar una reflexión colectiva al respecto.

ENLACES DE INTERÉS

Contacto

Los lectores pueden contactar con la Defensora del Lector:

19 mar 2011

Críticas y precisiones desde Tokio

Por: Milagros Pérez Oliva

Reproduzco aquí dos extensas cartas recibidas desde Tokio. Son de dos lectores de EL PAÍS, Sato, una socióloga japonesa, y Inko Elguezua, joven español estudia en la Universidad de Waseda, en Tokio. Por lo excepcional de su testimonio y el esfuerzo que han realizado para corregir o matizar las informaciones publicadas por el diario, reproduzco íntegramente sus extensas aportaciones:  

“Me llamo Sato, y soy licenciada en Sociología. Escribo desde Tokio, Japón. Siempre veo su página web, en edición global. Considero que EL PAÍS es un medio serio, y por eso he visto hoy con tristeza y cierta
indignación algunas equivocaciones sobre la situación de terremoto que
vive Japón.

Querría que, por favor, lo corrigieran. Son de la fotogalería:

(1)  "Día 7: Japón trata de sobrevivir al terremoto","HUIDA"
http://www.elpais.com/fotogaleria/Dia/Japon/trata/sobrevivir/terremoto/elpgal/20110317elpepuint_1/Zes/6
Esta foto no es de gente evacuando Tokio por miedo a la radioactividad. Ayer, el día 17, el Gobierno anunció que había una posibilidad de apagón programado en todo Tokio y que era posible que la gente no pudiera volver a su casa desde el trabajo. Por este anuncio, nosotros dejamos de trabajar e intentamos
volver lo más pronto posible. Todas las estaciones de Tokio estaban llenas de gente esperando
trenes como se ve en la foto, no para huir, sino para volver a casa.


(2) "Japón, una semana después del terremoto", "Compra compulsiva de sal yodada"
http://www.elpais.com/fotogaleria/Japon/semana/despues/terremoto/elpgal/20110318elpepuint_1/Zes/14
Esto no es una foto de Japón. Es de un supermercado de China (todos los carteles están en chino).
Allí en China, hay un rumor de que el mar está contaminado por la radiactividad de Fukushima y la sal va a estar contaminada. Y, la gente de China se va al supermercado y compra sal. Este asunto está relacionado con el terremoto de nuestro país, pero creo que por lo menos hay que mencionar dónde ocurre y el verdadero motivo.

El problema de las centrales nucleares es muy grande para nosotros y para todo el mundo.
Pero en realidad, nuestra preocupación más grande es otro terremoto (porque sigue habiendo terremotos de M2, M3.) y los sobrevivientes que están aguantando la situación sin agua, gas, electricidad ni gasolina.
En el norte nieva, y la previsión del tiempo dice que va a llover a partir de día 20. Ellos están congelados.

Muchísima gente profesional esta luchando (teniendo el peligro de ser contaminados) para que no se produzca un desastre radiactivo: ingenieros, médicos, etc. Nosotros, la población, no podemos hacer nada con esto, hacemos lo que podemos hacer. Por favor, por todos los damnificados y los que están trabajando sin dormir para rescatarnos de cualquier manera,  publiquen noticias
correctas y hagan que la gente de Europa sepa nuestra situación real y ayude.


Atentamente,
Sato

…………………………………………………….

Estimada señora Pérez Oliva,

Mi nombre es Inko Elgezua, estudiante español en la Universidad de Waseda en Tokio. Me dirijo a usted como "Defensora del lector" para comunicarle mi malestar acerca de la cobertura dada al terremoto, tsunami y posterior crisis en la planta nuclear de Fukushima. Su periódico, EL PAÍS y otros muchos medios internacionales, han estado dando una extensa cobertura de los hechos. Desgraciadamente dicha cobertura ha sido en mi opinión, cuando menos sensacionalista, imprecisa, errónea y bordeando a veces, si no cruzando, la línea de la ética periodística.

Por desgracia, he de decir que su periódico ha sido de los más moderados entre otros medios españoles. La desgracia es que haya medios informativos que se dediquen a generar confusión y mentiras en vez de a informar.

El hecho es que ustedes, junto con el resto de la prensa internacional, han contribuido a propagar la sensación de inseguridad, miedo e histeria entre la comunidad internacional en Japón y sobre todo, a los familiares y amigos que viven en Europa en este caso. Nosotros, al fin y al cabo vivimos aquí, vemos la realidad y podemos filtrar la información; nuestros familiares y amigos únicamente conocen lo que leen y oyen en la prensa. Y aunque intentemos explicarles y calmarles, es difícil abstraerse y menos cuando desde algunos medios occidentales se está diciendo que los medios japoneses mienten y por tanto, nosotros no vemos la realidad.

La consecuencia es que muchos extranjeros, por no decir la mayoría, han abandonado Tokio y/o Japón. Muchos no por sensación de inseguridad, sino para calmar a sus familiares y amigos, quienes insistentemente piden que nos marchemos, nos escriben y llaman a todas horas.

Sé que son acusaciones graves y por tanto en lo que sigue de correo aportaré pruebas para que usted evalúe y actúe en consideración. 

Como bien es sabido, el pasado viernes 11 de marzo Japón sufrió un fuerte terremoto seguido por un tsunami en la zona noreste del país. Y a consecuencia, los problemas en las centrales nucleares de Fukushima I y II. Lo primero que le haré notar, es que constantemente se refieren a la situación en Japón. Sin embargo, Japón es un país muy extenso y no todo Japón está en la misma situación. De hecho, las únicas áreas que han sufrido un gran daño, y en la que la situación es crítica, son las áreas afectadas por el tsunami. Los daños no fueron producidos en su mayor parte por el terremoto sino por el tsunami, y esto es algo que con frecuencia se ha pasado por alto.

Para dar una idea de la situación, en la gran área metropolitana de Tokio viven aproximadamente 30 millones de habitantes. En dicha región se registraron según la NHK 19 muertes. En las regiones de Fukushima, Miyagi e Iwate van ya desgraciadamente por 7.000 muertos y 9.000 desaparecidos. Creo que esto puede dar una idea de lo que realmente provocó el daño. Sin embargo, las imágenes, las informaciones sobre muertes, falta de alimentos, etcétera son en general atribuidas a Japón en general o a Tokio. O bien no se indica el lugar”.

(El lector adjunta varios ejemplos de imágenes y textos en los que no se indica el lugar al que se refieren. Y noticias sobre estanterías vacías en los supermercados de Tokio cuando las provisiones ya habían sido repuestas)

“Otra frase que se repite constantemente es "la planta nuclear situada al norte de Tokio". Cualquiera que lo lea, se imagina que dicha central nuclear está a las afueras de Tokio. La realidad es que dicha central está a 300 kilómetros al norte de Tokio. De nuevo, la información lleva a confusión.

Otros dos motivos de queja son los continuos titulares ambiguos. Titulares que bien pueden significar una cosa u otra en función de quien los lea, o que bien sin ser falsos, no son del todo precisos. Por ejemplo: "Detectados niveles de radiación potencialmente dañinos para la salud”. ¿Dónde?, ¿cuándo?, ¿para quién?, son muchas veces preguntas que se responden escondidas en mitad del artículo, pero la mayoría de la gente se queda con el titular. Y nuevamente cunde el miedo y la confusión.

 

Luego están las informaciones erróneas, superficiales o parciales. Le voy a dar algunos ejemplos. Su periódico publicó una nota de prensa de la agencia EFE en la que se cuenta la peripecia de dos españoles que huyeron de Sendai a Osaka he hicieron los 300 kilómetros de distancia en taxi. Bonita historia. Desgraciadamente, todos, sin excepción los medios españoles la publicaron sin contrastar. Hay un error de bulto, y se da mi opinión una visión totalmente falsa de la realidad.

 Lo primero es que de Sendai a Osaka no hay 300 kilómetros, sino 900, como es fácilmente comprobable. Basta una simple búsqueda en Google maps. Doblemente contrastado con mi guía de viajes. Mucha gente ha oído que Osaka es seguro, Tokio no, si Osaka está a sólo 300 kilómetros de Sendai, ¿a cuánto está Tokio? ¿El mal estado de las carreteras? ¿De todas o sólo las de Sendai? Nuevamente información errónea y que lleva más confusión.

Menos preocupante, pero otro ejemplo más, es este artículo en el que se cuenta como el terremoto ha apagado la noche tokiota. Este artículo carece de rigor. El motivo no es otro que el periodista cuenta única y exclusivamente cómo en la zona de Roppongi apenas hay gente en los locales de fiesta. Bien, la noticia es cierta, no digo lo contrario, el problema es que es de todos sabido que la zona de Roppongi es casi exclusiva de clientela extranjera. Los japoneses salen por otras zonas de la ciudad. Como los extranjeros se han ido, Roppongi está vacío, sin embargo, eso no significa que el resto de zonas de marcha lo estén.

Con este artículo nuevamente se da una visión falsa de la situación en Tokio, como si ya nadie saliera por miedo en vez de porque no hay clientes. Lo cierto es que por la noche apenas hay gente, como indica otra noticia reciente. Nuevamente da a entender que es por razones que puede que no sean tal. Si mucha gente se queda en casa y no va de marcha es por varios motivos, no sólo miedo. Es porque ha ocurrido una tragedia en el país y la gente no cree que sea el momento de celebrar; también para ahorrar energía, porque los transportes aún no funcionan al 100 % hacia el norte de Tokio; porque mucha gente trabaja desde casa y no vienen a Tokio centro, y porque aún existen réplicas y se recomienda estar en lugares seguros donde sea fácil la comunicación con familiares y amigos. A pesar de ello, cualquiera que conozca la forma de divertirse de los japoneses puede ver que la gente lo sigue haciendo. En Tokio, la vida sigue.

Más ejemplos. En este artículo no es hasta el tercer párrafo que se indica que los vuelos de EEUU son para los ciudadanos que quieran irse voluntariamente. El titular, cabecera y primeros párrafos dan a entender que estamos siendo evacuados. El motivo es que los vuelos desde Tokio están saturados hasta el día 24 según la última información de la que dispongo. NO es que nos obliguen a irnos, es que algunos por miedo se quieren ir. Pero nuevamente el titular y artículo dan a entender algo diferente. Aquí he de hacerle notar también otra información errónea dada por su periódico. Los vuelos completos no son entre España y Tokio, cosa normal porque no hay, sino fuera de Japón. Aquí la nota oficial de la embajada española:

NOTA: Se señala especialmente a los españoles en Japón que según la información disponible, los vuelos con salida desde Tokio están completos hasta el jueves 24 de marzo. También existen dificultades para adelantar vuelos de billetes ya emitidos. No obstante, existen vuelos disponibles desde otros aeropuertos japoneses.

El resultado es que, en los comentarios a esa noticia, podemos encontrar los siguientes (las negritas son mías):

122 Amparo - 18-03-2011 - 18:00:08h

  • No entiendo como hay españoles en Japón diciendo que está todo la mar de bien. Mirad este video de un ciudadano francés residente en el radio cercano a las centrales dañadas. Está asustado y pidiendo información verdadera, parece ser que los ciudadanos no están correctamente informados http://www.youtube.com/watch?v=RRv_7sQWfcY

Como puede comprobar, no es que sea mi impresión, sino que es la idea que ustedes han transmitido al público sobre la situación en Japón. Terremotos constantes, falta de alimentos, electricidad, etc. Bien, usted misma puede comprobar en estos vídeos que yo mismo grabé el jueves a la tarde que la falta de comida en Tokio no es tal, y que la de electricidad es relativa.

Otra constante ha sido la falta de buenas noticias. No tardaron tiempo en publicar imágenes de estanterías vacías en los supermercados en Tokio, pero les está faltando tiempo para decir que la situación ya no es tal. Es cierto que los supermercados se quedaron vacíos tras el terremoto. No por falta de comida o transporte, sino porque las autoridades japonesas pidieron a la población que estuviera preparada ante nuevas réplicas que pudieran ocasionar más problemas. Por ejemplo, que al parar el transporte por tren para revisar la infraestructura, como se hace habitualmente tras terremotos de cierta importancia, la gente no pueda ir a trabajar y tiendas o supermercados queden cerrados, o simplemente, por precaución ante consecuencias serias.

Hay que entender que los japoneses son preventivos y no reactivos. Ante una situación de posible peligro pondrán los medios para minimizar daños. De ahí que la gente comprara comida en masa. Únicamente el lunes se dio la situación de que la gente compró comida por pánico a la radiación. Desde el martes los supermercados están llenos y excepto algún producto, no falta de nada.

He encontrado muchos más ejemplos en la misma línea. Por ejemplo, no fue hasta ayer que la cifra oficial de muertos superó los 6.500, sin embargo su periódico dio el miércoles ya esa cifra. Aquí puede comprobar como a esa misma fecha la NHK daba un cifra oficial de 3.600. Ustedes fueron los únicos.

O esta nota dando información sobre otra nube terrorífica (imagen 12.jpg). Pensaba que los periodistas debían abstenerse de añadir valoraciones subjetivas. Cosa que de nuevo, no hace más que alimentar el miedo de los lectores.
 
Creo que le he dado ejemplos suficientes para sostener mis opiniones, y estoy seguro, de que si sigue revisando las noticias de los últimos días encontrará más ejemplos de lo mismo. Este correo electrónico se lo escribo de forma personal, sin embargo, son muchos otros los españoles que se están quejando del comportamiento de los medios de comunicación españoles. Puede ver ejemplos aquí, aquí o en este otro blog. Por mi parte, escribí esta entrada en mi blog para tranquilizar a mi familia y amigos. Siéntase libre de consultarla en caso de que quiera conocer mi opinión, aunque lo importante relativo a mi queja ha quedado escrito en este mensaje.

Muchas gracias de antemano y quedo a la espera de su respuesta”.

 Atentamente,
 
  Inko Elgezua.

 Tokio, 19 de marzo de 2011.

 

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal