Más casas por el tejado

Por: | 26 de julio de 2010


020_GF_Santi Garces

 CASA GUINOVART FLORENSA. FOTO:SANTI GARCÉS

La marSeta_ sonia miralles_ foto 1 
VIVIENDA DE MIRALLES REQUENA EN MUTXAMEL (ALICANTE)

El año pasado El País se hacía eco de dos viviendas excepcionales con cubiertas singulares. La primera, firmada por Manuel Bailo y Rosa Rull, acoge un campo de mini golf en una azotea que es, en realidad, el eco de la distribución interna de la vivienda: una casa-descenso, una vivienda capaz de salvar un enorme desnivel del terreno con peldaños, pero sin escaleras. La otra casa llevaba la firma de Bach Arquitectes y le da la vuelta a la normativa que obliga a construir cubiertas a dos aguas para volcar las aguas de la cubierta hacia un punto central en el que un canalón recoge la lluvia. Ha pasado un año y dos viviendas más exprimen la idea de pensar la casa desde la azotea. Cadaval y Solà-Morales lo hacen en el Pirineo. Por su parte, la primera vivienda de Sonia Miralles es poco más que un talud de hormigón sembrado de romero en el campo alicantino. Ambas casas se asientan en el contexto, ambas se suman a un paisaje natural e histórico desde la nueva vida de sus cubiertas y ambas inventan otro paisaje, renovado, en su interior.


En la Casa Guinovart-Florensa, que firman Cadaval&Solà-Morales, dos planos forman una gran cubierta continua sobre el forjado superior. La arquitecta define su unión como “una llaga”, y ciertamente es una grieta, un rasguño para la visión de la montaña que queda detrás de la vivienda. La segunda llaga está al final de esa cubierta, que no se apoya sobre el muro de piedra. Es esa cubierta abierta, “llagada”, lo que configura el carácter del espacio principal de esta nueva casa antigua.
La intervención de Cadaval y Solá-Morales en la vivienda Guinovart Florensa es mínima. Pero el cambio es radical. La conservación de los muros de piedra seca asienta la vivienda, pero es la nueva cubierta, y los nuevos forjados, lo que genera espacios nuevos, abiertos, indefinidos, flexibles, actuales. En el basamento de la casa los arquitectos aprovecharon un punto de debilidad estructural en el antiguo muro de piedra seca para alojar un gran ventanal que lleva luz y vistas a las salas de la primera planta. Por debajo, el peso de la arquitectura tradicional convierte en sólido lo que esta nueva intervención ha entendido como liviano.
Entre tanto, en el campo de Mutxamel, en Alicante, la arquitecta Sonia Miralles Mud ha levantado su primera casa. Es una segunda residencia para los padres de una amiga de la infancia. Tiene 135 metros cuadrados y ella 34 años. Más cifras: el escueto presupuesto,160.000 euros. Y una idea: elevar el terreno como quien levanta la tierra con una pala. El resultado es una losa inclinada de hormigón, la cubierta en la que el paisaje de romero rastrero y lavanda no se detiene. Y una gran cristalera por fachada para contemplar ese paisaje.
Miralles ha diseñado esta casa-talud con Maribel Requena. Y la vivienda apunta hacia una voluntad cercana a la de Cadaval&Solà-Morales, que escuchan y valoran el lugar a partir de una cubierta. Más que materiales, la arquitecta alicantina describe la vegetación de su cubierta, y los árboles de la parcela rústica: cipreses, olivos, cítricos, pinos, moreras o chopos, como los componentes de su arquitectura.

Hay 6 Comentarios

Muy original la idea! me gusta!

@guzman, totalmente de acuerdo hay que adaptar la arquitectura al entorno, esto no quiere decir que no se tenga que inovar, todo lo contrario, pero luchar contra la madre naturaleza ya sabemos que trae desastres a largo plazo, la modicificacion de los tejados http://arquitectura.newsiana.com/tejado debe adaptarse al entrono y climatologia tanto en el diseño como en los materiales, estos ultimos son los que mas nos van a permitir modificar la estructura de la vievienda a nuestros gustos

Gracias

Para Ángel Zurilla Juan:

www.ca-so.com. Saludos, Anatxu

¿ Seria posible tener mas datos graficos o planimetricos de estas dos viviendas? Gracias

No es tan descabellado empezar a pensar la casa por el tejado. En San Sebastián, donde yo vivo, se empeñan en construir casas con azotea. Esta, adquiere un valor de venta que, desde luego no tendría un tejado a dos o cuatro vertientes, que es lo que siempre se ha hecho aquí. Luego, empiezan las lluvias (¡Es San Sebastián!), y con ellas, los problemas de humedades en el último piso, que te han vendido como ático con azotea y has comprado encantado. Definitivamente, hay que pensar en la cubierta antes de hacer la casa. Y fijarse en la arquitectura tradicional de cada zona climática: en Guipúzcoa, tejados inclinados, en Almería, azoteas. Dicho esto, las soluciones presentadas por Anatxu me parecen lógicas, adaptadas a las condiciones del medio, pero además bonitas e innovadoras.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal